¿Se ve reducido el rendimiento en los iPad antiguos con baterías degradadas?

La gestión de la energía es un complejo mecanismo que busca lograr un equilibrio entre el rendimiento y la autonomía. La situación se complica cuando la batería envejece y no es capaz de proporcionar energía lo suficientemente rápido al sistema que lo necesita. Esta fue la causa de los inesperados apagones del iPhone 6 que Apple abordó hace un año en su actualización iOS 10.2.1.

En concreto, Apple introdujo una función para gestionar dinámicamente los picos de rendimiento y evitar que un iPhone se apague inesperadamente. Esta función sólo se aplica al iPhone 6, iPhone 6 Plus, iPhone 6s, iPhone 6s, iPhone 6s Plus y iPhone SE. Recientemente, en su actualización a iOS 11.2, Apple amplió la función para incluir el iPhone 7 y iPhone 7 Plus.

Los comunicados de Apple sobre este asunto hacían referencia únicamente a las baterías y rendimiento de iPhone, por lo que muchos usuarios se preguntan si los iPad no se han visto afectados. 

En un documento de soporte técnico titulado “Batería y rendimiento del iPhone”, Apple aborda específicamente de este tema declarando lo siguiente;

Esta función de administración de la energía es específica del iPhone y no se encuentra en ningún otro producto de Apple.

Aunque no es completamente inmune, la batería de mayor tamaño de un iPad (hasta 4 veces más grande que la de un iPhone) es capaz de manejar sin problemas los picos de rendimiento que apagarían un iPhone. Además, debido a la forma en que utilizamos nuestros iPads, se cargan con menos frecuencia, lo que mejora la vida útil de la batería.

Por ello, por el momento, ningún modelo de iPad incorpora la controvertida función de gestión de energía de Apple.

En el futuro, podremos ver por nosotros mismos cómo la edad de la batería afecta al rendimiento, ya que Apple proporcionará una mayor visibilidad en una próxima actualización de iOS.