Un centro comercial en China instala cabinas de cristal con ordenadores para maridos que no quieren ir de compras

👉 No te lo pierdas: Así cuidan de tu ❤️ salud los últimos dispositivos de Huawei [ Entérate ]

Un centro comercial chino ha creado instalaciones de «almacenamiento de maridos» para que las mujeres puedan dejar a su esposo mientras hacen compras.

Según The Paper, el centro comercial Global Harbour de Shanghai ha montado unos cabinas de cristal donde las mujeres depositan a los maridos que no quieren ir de compras.

Dentro de cada cabina hay una mesa, un monitor, un ordenador y un mando para jugar a juegos retro de los años 90. Actualmente el servicio es gratuito pero, en el futuro, los usuarios podrán escanear un código QR y pagar una pequeña cantidad de dinero con su dispositivo móvil para usar el servicio.

Algunas personas que han probado las cabinas han explicado a The Paper que es una gran idea. Uno de ellos explicó que «son algo realmente fabuloso. He jugado a Tekken 3 y me sentí como si hubiera vuelto al colegio.»

👉 ¿Usas tu móvil para ver series? No te pierdas lo último que ha anunciado Huawei [ ♥ Entérate ]

Otro señalaba algunas áreas de mejora, como que «no hay ventilación ni aire acondicionado. Estuve allí jugando durante 5 minutos y estaba empapado en sudor.»

Estas cabinas han sido objeto de muchas mofas en las redes sociales chinas, y han generado un gran debate sobre si tendría sentido extenderlas a otras ubicaciones.

Algunos usuarios aprueban su existencia, afirmando que las cabinas «dan a estos hombres un incentivo para ir de compras, y pagar la factura» de sus esposas. Pero otros no están de acuerdo. «Si mi marido solo quiere salir para jugar, ¿qué objetivo tiene salir con él?»  |  Fuente: PCMag

👉 No te lo pierdas: Así cuidan de tu ❤️ salud los últimos dispositivos de Huawei [ Entérate ]

¿Cuál es tu reacción?
Sorprendido
0%
Feliz
0%
Indiferente
0%
Triste
0%
Enfadado
0%
Aburrido
0%
Incrédulo
0%
¡Buen trabajo!
0%
Sobre el Autor
Teknófilo
Luis es el creador y editor jefe de Teknófilo. Se aficionó a la tecnología con un Commodore 64 e hizo sus pinitos programando gracias a los míticos libros de 'BASIC para niños'. Con el paso de los años la afición a los ordenadores se ha extendido a cualquier cacharrito que tenga una pantalla y CPU.
Comentarios
Deja un comentario

Deja un comentario