Una competición de e-sports lleva las PS5 al límite y sus puertos USB se derriten

🧹🪣 ¡Conga 8290! ¡Conoce el robot aspirador con mejor calidad-precio que he probado! [Más info ]

Gracias al chipset APU de 7nm de AMD basado en la arquitectura Zen 2, la PlayStation 5 no suele calentarse demasiado ni hacer demasiado ruido incluso durante sesiones de juego prolongadas, al menos en circunstancias normales.

Sin embargo, algunas consolas PS5 han sido llevadas al límite en un evento de deportes electrónicos celebrado en Las Vegas, Nevada, durante el pasado fin de semana.

TE INTERESA:
Los juegos que aprovechen la potencia de la PS5 Pro tendrán una etiqueta especial

Según Kotaku, varios participantes del torneo Evo 2023, dedicado a juegos de lucha como Street Fighter 6 y Mortal Kombat, se quejaron de que el sobrecalentamiento de las consolas PlayStation 5 ha causado daños materiales en sus equipos.

 

Mientras que la propia consola de Sony habría sido bastante fácil de sustituir, los mandos USB especiales utilizados por los jugadores profesionales se convirtieron en las víctimas de estas PS5 sobrecargadas.

Por ejemplo, un competidor describe una situación bastante curiosa en la que dice que su «oponente cortésmente me quitó el cable y salió con él el receptor USB de PS5», de lo que no se dio cuenta hasta que intentó conectar su mando de PlayStation 5 para la siguiente partida.

Al parecer, sólo los puertos USB traseros de las PS5 que se sobrecalientan se han visto afectados por este problema, lo que tiene sentido si se tiene en cuenta su proximidad a la salida del ventilador de la videoconsola de Sony.

🤯 ¡Descuentos Keysfan! ¡Office 2021 Pro por 27,75€ y más ofertas increíbles! [ Saber más ]

¿Cuál es tu reacción?
Sorprendido
100%
Feliz
0%
Indiferente
0%
Triste
0%
Enfadado
0%
Aburrido
0%
Incrédulo
0%
¡Buen trabajo!
0%
Sobre el Autor
Luis A.
Luis es el creador y editor jefe de Teknófilo. Se aficionó a la tecnología con un Commodore 64 e hizo sus pinitos programando gracias a los míticos libros de 🛒 'BASIC para niños' con 11 años. Con el paso de los años, la afición a los ordenadores se ha extendido a cualquier cacharrito que tenga una pantalla y CPU.
Comentarios
Deja un comentario

Deja un comentario