Cinco ventajas de los paneles LCD respecto a los OLED que quizás no conocías

💻 ¡Ofertón! Consigue Windows 10 por solo 11,09€ en CDKdeals [ Más ofertas ]

En los últimos años, las pantallas OLED han ido haciéndose un hueco en el mercado de los smartphones y desplazando a los paneles LCD en el segmento más premium.

Aunque las ventajas de las pantallas OLED son bien conocidas — negros profundos, menor grosor, amplio gamut de color, etc. — hay aspectos en los que las pantallas LCD se muestran superiores y que, en muchos casos, son desconocidos para los usuarios.

A continuación, vamos a revisar cinco ventajas de los paneles LCD respecto a los paneles OLED que deberías tener en cuenta cuando vayas a escoger tu próximo smartphone.

 

1. Mayor nitidez de la imagen

Los píxeles de una pantalla LCD están dispuestos en hileras de sub-píxeles Rojo-Verde-Azul (RGB), uno a continuación de otro. Para cada píxel individual, hay 3 sub-píxeles que corresponden a esos colores.

En los paneles OLED, los píxeles están dispuestos formando una matriz de sub-píxeles Rojo-Verde-Azul-Verde (RG-BG). Hay menos sub-pixeles rojos y azules que píxeles en total. Por tanto, las pantallas OLED tienen menos subpíxeles que una pantalla LCD tradicional a la misma resolución.

Matriz PenTile de panel OLED (izquierda) y matriz RGB de panel LCD (derecha)

 

En la práctica, esto significa que las pantallas LCD son más nítidas que las pantallas OLED para una misma resolución. Aunque esto no es un problema en smartphones de gama alta con resoluciones muy elevadas, sí que se puede llegar a notar en smartphones más asequibles con grandes pantallas pero resoluciones no tan altas.

 

2. Imagen sin parpadeos

En las pantallas LCD, el brillo de la pantalla se controla aplicando diferentes niveles de voltaje a los diodos emisores de luz.

Por otro lado, en las pantallas OLED, el brillo se controla encendiendo y apagando los LEDs de forma muy rápida. La siguiente imagen tres niveles de brillo en una pantalla OLED:

 

Tres niveles de brillo en una pantalla OLED

 

Este método se llama PWM (Modulación de la amplitud del pulso) y, en teoría, pasa inadvertido al ojo humano. Sin embargo, hay personas que perciben el efecto de PWM en las pantallas OLED como un parpadeo de la pantalla, especialmente cuando el brillo de la pantalla es muy bajo.

Esto produce a muchas personas molestias en los ojos y dolores de cabeza, aunque en la mayoría de los casos no sepan el origen de esas dolencias.

Aunque algunos paneles OLED incluyen un sistema llamado DC Dimming para evitar este parpadeo, este suele venir desactivado por defecto ya que a bajos niveles de brillo produce colores extraños en la pantalla que empeora la calidad de la imagen.

 

3. Sin imágenes «fantasma»

La «O» de OLED significa «Orgánico». A lo largo del tiempo, los componentes de una pantalla OLED se degradan, al igual que lo hacen las baterías.

Con un uso normal del smartphone, esto no debería ser un problema. Sin embargo, en ocasiones puede ocurrir que queden imágenes fantasma en aquellas zonas de la pantalla que han mostrado el mismo contenido ducho mucho tiempo.

Esto suele ocurrir cuando utilizar una pantalla OLED a niveles altos de brillo durante muchas horas al día con elementos estáticos — por ejemplo, personas que pasan muchas horas al día con el navegador GPS activo en el coche.

Imagen fantasma de los botones de Google Maps en la zona superior derecha

 

También se han visto casos en los que ha quedado marca en la pantalla OLED de algún elemento del teclado tras pasar mucho tiempo escribiendo a niveles altos de brillo. O incluso a algún usuario se le ha marcado la Pokeball de Pokémon Go.

Este problema no se da en pantallas LCD. Aunque estas pueden sufrir un problema parecido llamado persistencia de imagen, es raro que esto ocurra y, normalmente, no es permanente.

 

4. Menor consumo de energía en ciertos usos

En las pantallas OLED, los píxeles que consumen energía son aquellos que están encendidos, por lo que el consumo depende del nivel promedio de la imagen (Average Picture Level, APL) del contenido mostrado.

El nivel promedio de la imagen simplemente se refiere al brillo de la imagen promediado en toda la pantalla. El blanco es más brillante que el negro, por lo que una pantalla completamente blanca tiene un APL mucho más alto que una pantalla completamente negra. En las pantallas LCD, el consumo de energía no depende del APL del contenido mostrado.

Navegar por páginas web con fondo blanco consume más energía en las pantallas OLED

 

En la actualidad, las pantallas OLED son más eficientes las LCD para valores de APL de 70 por ciento o menos, y las LCD son más eficientes en cuanto al consumo de energía para valores de APL superiores al 70 por ciento.

Esto significa que las pantallas LCD son más eficientes que las OLED al mostrar contenidos en los que predomina el color blanco (por ejemplo, páginas web), mientras que las OLED son más eficientes al mostrar contenidos mixtos (por ejemplo, fotografías).

 

5. Coste de reparación más asequible

A día de hoy, las pantallas OLED son considerablemente más costosas que sus equivalentes LCD en tamaño y resolución. El precio aumenta todavía más cuando hablamos de paneles OLED con bordes curvados o, por supuesto, con paneles OLED plegables.

Este coste no solamente afecta a la hora de comprar un smartphone sino también en caso de que tengas que reparar la pantalla por una avería. La rotura de pantalla es la avería más frecuente de un smartphone.

Esta diferencia de precio ha llevado a que muchos fabricantes opten por paneles LCD para aquellos lanzamientos en los que buscan atraer al público más preocupado por el coste — como hizo Apple con el iPhone SE 2020 o Xiaomi con el recientemente anunciado Poco X3.

 

¿Qué tipo de pantalla tiene tu móvil? ¿La cambiarías por otro tipo? Déjanos tu opinión en los comentarios más abajo

💻 ¡Ofertón! Consigue Windows 10 por solo 11,09€ en CDKdeals [ Más ofertas ]

¿Cuál es tu reacción?
Sorprendido
2%
Feliz
0%
Indiferente
6%
Triste
1%
Enfadado
0%
Aburrido
85%
Incrédulo
1%
¡Buen trabajo!
4%
Sobre el Autor
Teknófilo
Luis es el creador y editor jefe de Teknófilo. Se aficionó a la tecnología con un Commodore 64 e hizo sus pinitos programando gracias a los míticos libros de 'BASIC para niños'. Con el paso de los años la afición a los ordenadores se ha extendido a cualquier cacharrito que tenga una pantalla y CPU.
Comentarios
Deja un comentario

Deja un comentario