Análisis del Huawei P8 Lite (2017) y opinión [REVIEW]


¡SORTEO! Sorteamos un Xiaomi Mi Pad 3 [Participar]

Ir a página

 

Huawei anunció a finales de enero el Huawei P8 Lite (2017), la renovación de uno de los terminales más populares de nuestro país, el Huawei P8 Lite de 2015.

No resulta sencillo encontrar una lógica a la nomenclatura seguida por Huawei para bautizar a sus terminales de gama media.

A fin de cuentas, el Huawei P8 Lite (2017) se sitúa a medio camino entre el P9 Lite, que fue anunciado el año pasado por estas fechas, y el P10 Lite que ha sido anunciado recientemente.

El Huawei P8 Lite (2017) llega con un diseño atractivo, con cristal en la parte delantera y trasera, y posee unas especificaciones de gama media bastante interesantes: pantalla Full HD de 5.2″, procesador Kirin 655, 3GB de RAM, cámaras de 12MP/8MP y batería de 3.000 mAh.

El Huawei P8 Lite (2017) está a la venta por 229 euros (Single SIM) o 235 euros (Dual SIM) en Maxmovil, quien ha tenido la amabilidad de enviarnos este dispositivo para su análisis.

 

Índice

  1. Diseño
  2. Pantalla
  3. Hardware
  4. Batería y Software
  5. Multimedia, Cámara y Llamadas
  6. Precio y Conclusiones

 

Diseño y construcción

Huawei ha ido refinando progresivamente el diseño de los terminales de su serie P y, en sus últimas iteraciones, su aspecto recuerda bastante al del iPhone 7, con un cuerpo compacto y bordes curvados.

Tanto los laterales como las esquinas del Huawei P8 Lite (2017) poseen un acabado redondeado y, por tanto, ofrece un aspecto moderno y resulta cómodo de sujetar en la mano.

El frontal está protegido por un cristal 2.5D, que le otorga un acabado sofisticado y un tacto agradable al arrastrar el dedo por la pantalla.

Los marcos laterales de la pantalla no son particularmente finos, y los marcos superior e inferior son algo más anchos de lo que nos gustaría — aunque, a decir verdad, no distan mucho de lo que encontramos en otros smartphones de este rango de precios.

El espacio debajo de la pantalla está algo desaprovechado, ya que no encontramos ni botones ni un lector de huella dactilar — tan solo el logotipo de Huawei en letras plateadas.

Personalmente me hubiera gustado que Huawei incorporase el lector de huella dactilar en el frontal, como ha hecho en el Huawei P10, pero hay quienes prefieren que esté en la parte de atrás.

La parte de atrás del Huawei P8 Lite (2017) tiene un acabado en cristal muy llamativo, ya que refleja el entorno. El principal inconveniente de este acabado es que se ensucia con bastante facilidad y, además, es algo más delicado que un acabado en metal. De hecho, en el modelo que hemos analizado, había algunos pequeños arañazos en la superficie.

 

El chasis del teléfono no es de metal, como ocurre con otros smartphones de precio superior, sino que es de plástico. Este es posiblemente el único aspecto de su diseño que refleja que no nos encontramos ante un smartphone de gama alta.

El tamaño de pantalla del Huawei P8 Lite (2017) hace que sea relativamente fácil de ser utilizado con una sola mano. Aunque es imposible alcanzar todas las zonas de la pantalla con el pulgar, sí que podemos teclear con una sola mano con bastante comodidad.

Para facilitar el manejo con una mano, Huawei también ofrece la posibilidad de mostrar un botón flotante en la pantalla, que se puede arrastrar hacia los bordes derecho o izquierdo para facilitar el acceso a ciertas funciones. El botón flotante se expande al pulsarlo y muestra accesos directos a Volver, Inicio, Tareas recientes, Pantalla de bloqueo, y Optimización.

Con 7,6 mm de grosor, el Huawei P8 Lite (2017) no es un smartphone especialmente delgado pero tampoco podemos decir que sea un smartphone grueso. La cámara trasera no sobresale sino que queda completamente a ras de la superficie.

La parte de delante del Huawei P8 Lite (2017) está ocupada principalmente por la pantalla, que como hemos comentado no está rodeada por unos marcos especialmente estrechos.

Encima de la pantalla encontramos el altavoz para el oído y, a su izquierda, los sensores habituales de proximidad y luminosidad.

A la derecha del altavoz, encontramos la cámara frontal y, cerca del extremo, el LED de notificaciones, que pasa desapercibido y no es visible cuando está apagado.

Es un acierto que Huawei haya incluido un LED de notificaciones, ya que muchos fabricantes prescinden ya de este elemento.

En la parte inferior encontramos solamente el logotipo de HUAWEI ya que, como hemos comentado, no hay ningún botón físico o capacitivo.

En la parte de atrás encontramos la cubierta trasera con acabado en cristal, que no se puede retirar y, por tanto, no tenemos acceso a la batería.

En la esquina superior izquierda encontramos la cámara junto al flash, que no sobresalen ni un milímetro.

En la zona central superior encontramos el lector de huella dactilar, con forma circular, que es fácilmente accesible cuando sujetamos el teléfono en la mano.

Un poco más abajo se encuentra el el logotipo de HUAWEI y, debajo del todo, algunas inscripciones con las certificaciones.

El aspecto de la cubierta trasera es bastante atractivo, con un aspecto que nos recuerda un poco al Google Pixel. Ahora bien, el cristal de la superficie trasera hace que resulte bastante fácil que se resbale al dejarlo apoyado sobre una superficie pulida.

En el lateral derecho encontramos el botón de encendido y, encima de este botón, está el control de volumen, de una sola pieza y alargado. Ambos botones presentan una buena sensación al tacto y un recorrido suficiente.

 

En el lateral izquierdo solamente encontramos la ranura para albergar una tarjeta SIM más una tarjeta micro-SD.

 

La parte superior del teléfono únicamente cuenta con el conector de auriculares.

 

La parte inferior del teléfono posee un conector micro-USB en el centro y, a ambos lados, seis orificios. Aunque pudiera parecer que cuenta con dos altavoces, en realidad solamente los orificios del lado derecho emiten sonido.

 

El agarre del teléfono es bueno ya que, como hemos comentado, los bordes laterales del teléfono son redondeados y, por tanto, no se clavan en la mano al sujetarlo con fuerza. La parte de atrás es completamente plana, por lo que no se adapta tan bien a la mano pero, a cambio, podemos utilizarlo cómodamente estando apoyado sin que “baile” al teclear sobre la pantalla.

Aunque no nos hemos atrevido a someter al teléfono a un test de caídas, la presencia de cristal en el frontal y en la parte de atrás nos hace pensar que puede ser un poco delicado.

Como es habitual en este rango de precios, el Huawei P8 Lite (2017) no es resistente al agua, por lo que debemos tener precaución para que no se moje.

Ir a página