Quitar este panel

Análisis y opinión de los AirPods Pro USB-C

💿 ¡Rebajas VIP-URcdkey! Licencia Windows 11 por solo 18€ y Office 2016 por 23€ [ Saber más ]

La llegada de los AirPods en 2016 supuso un soplo de aire fresco en el mercado de los auriculares inalámbricos, ya que ofrecía una estrecha integración con el iPhone y un cómodo estuche de carga con batería incorporada.

Posteriormente, en 2019, Apple lanzó los AirPods Pro, que mejoraron el diseño al reducir su tamaño y añadieron cancelación activa de ruido, así como ecualización adaptativa para ajustar la música a tu oído. El año pasado, en 2022, introdujo la segunda generación de los AirPods Pro que, sin grandes cambios en diseño, mejoraron la cancelación de ruido, la calidad de sonido y la autonomía, y añadieron la compatibilidad con la red Buscar.

Este año, coincidiendo con la incorporación del puerto USB-C en los iPhone 15 / 15 Pro, Apple ha lanzado los AirPods Pro con puerto USB-C.

He tenido oportunidad de probar a fondo los nuevos AirPods Pro con USB-C durante algunos días y, a continuación, os presento mi análisis a fondo.

 

Diseño y construcción

Los AirPods Pro llegan en un estuche ovalado de color blanco brillante que no solamente permite guardar los AirPods Pro cuando no estamos utilizándolos, sino que además los cargan gracias a su batería integrada.

El estuche es lo bastante pequeño como para que quepa en un bolsillo y cuenta con unos imanes que hacen que los AirPods Pro no se salgan ni siquiera al colocar el estuche boca abajo. La tapa se cierra con firmeza, por lo que no hay peligro de que se salgan.

Durante el tiempo que llevo utilizando AirPods, me ha sorprendido para bien la durabilidad del estuche. A pesar de que se me han caído al suelo en muchas ocasiones, mantienen el mismo aspecto que el primer día.

En la parte delantera del estuche, encontramos un indicador luminoso que aporta información sobre el estado de la carga del estuche y los propios auriculares. En la parte trasera, hay un botón que nos permite emparejar los AirPods Pro si lo mantenemos apretado durante unos segundos.

 

En la parte inferior encontramos un conector USB-C que nos permite cargar el estuche (y los auriculares si están dentro) mediante un cable. Es una suerte que Apple se haya decidido a actualizar el puerto de carga de los auriculares, ya que, en mi caso, era el único dispositivo de Apple que todavía conservaba el puerto Lightning. Además, si cuentas con un cable USB-C a USB-C a mano, puedes usar el iPhone 15 / 15 Pro para cargar el estuche de los auriculares.

Junto al conector USB-C, Apple ha añadido un altavoz que permite localizar el estuche más fácilmente si se pierde, e informa con un sonido cuando tiene poca batería o comienza a cargar.

Apple también incluye en el estuche un enganche para correa que permite colgarlo de un bolso o una mochila. Ahora bien, en la caja no viene ninguna correa, por lo que tendrás que hacerte con una por tu cuenta.

Otra de las características que incluye el estuche es un chip U1 que permite activar la búsqueda con precisión desde un iPhone, siempre que tengas un iPhone 11 o posterior. La búsqueda con precisión hace que, cuando te acercas a la ubicación del estuche, la app Buscar muestre una flecha apuntando hacia el lugar donde se encuentra, en lugar de simplemente indicar que está «cerca».

 

Los auriculares en sí tienen un palito que sobresale de cada auricular y que, como veremos más adelante, permite acceder a ciertas funciones sin echar mano del dispositivo al que están conectados.

Los auriculares utilizan almohadillas de silicona para un mejor aislamiento. Apple incluye almohadillas en cuatro tamaños, incluyendo un tamaño extra pequeño (XS). Es importante que elijas el tamaño de almohadilla que mejor se ajusta a tu oído (mediano en mi caso, pero pequeño en el de mi mujer).

👉🏻 Nota: Apple advierte de que no deberías intercambiar las almohadillas de los AirPods Pro de primera y segunda generación, ya que cada uno ha sido diseñado para su generación en particular.

Si no estás seguro de si has elegido el tamaño de almohadilla correcto, puedes hacer una prueba de ajuste de almohadillas desde el propio iPhone. En caso de que los resultados no sean correctos, el iPhone te sugerirá ajustar mejor los AirPods Pro o probar un tamaño diferente de almohadilla. Es posible que necesites un tamaño diferente para la almohadilla izquierda y la derecha.

En mi experiencia, los AirPods Pro resultan muy cómodos en el oído incluso después de varias horas y, por supuesto, se mantienen en su sitio, aunque hagas movimientos bruscos, por lo que puedes utilizarlos en el gimnasio.

Los AirPods Pro son resistentes al agua y al sudor en entrenamientos y deportes no acuáticos, así como al polvo, gracias a que poseen una calificación IP54. Lo mismo ocurre con el estuche, que cuenta igualmente con calificación IP54.

 

Los AirPods Pro solamente están disponibles en color blanco. Me sorprende que Apple no ofrezca otras opciones de color, sobre todo cuando la compañía suele lanzar sus dispositivos en, al menos, tres o cuatro colores.

 

Configuración

La configuración inicial de los AirPods Pro es realmente sencilla. Basta con abrir el estuche de los AirPods Pro cerca de un iPhone para que este detecte rápidamente su presencia y queden enlazados con solo pulsar un botón.

Una vez enlazados, la información se comparte con todos los dispositivos asociados al mismo Apple ID. Esto permite utilizar los AirPods Pro con cualquiera de tus dispositivos — bien sea un iPhone, un iPad, un ordenador Mac, un Apple TV o incluso un reloj Apple Watch — sin ninguna configuración adicional.

La sencillez de este proceso contrasta con lo tedioso que resulta configurar otros auriculares Bluetooth: activar modo descubrimiento en el dispositivo, buscar dispositivos Bluetooth desde el smartphone, esperar a que aparezca, confirmar emparejamiento y confiar en que no se pierda la conexión, por ejemplo por superar el número máximo de dispositivos enlazables.

 

En mi caso, he tenido oportunidad de utilizar los AirPods Pro con un iPhone 15 Pro, un Apple Watch Ultra y un Apple TV. En todos ellos, los AirPods Pro han aparecido como nuevos dispositivos de sonido sin necesidad de realizar ninguna configuración.

Si un día decides emparejarlos con un dispositivo asociado a otra cuenta de Apple diferente, basta con que los elimines en la app Buscar y, después, mantengas el botón del estuche apretado unos segundos para iniciar de nuevo el proceso de emparejamiento.

Una mejora de los nuevos AirPods Pro de segunda generación es que su estado de carga sigue visible en el iPhone durante todo el tiempo cuando no los usas. En la generación anterior, desaparecían del widget de carga al cabo de unos minutos tras parar de utilizarlos y dejarlos en reposo.

 

Los nuevos AirPods Pro también pueden enlazarse con otros dispositivos Bluetooth — como un smartphone Android o un ordenador con Windows — pero perderás algunas de las funcionalidades como que la música se pare o reanude al quitar o poner un auricular. Ahora bien, la cancelación de ruido sigue funcionando.

iOS 13 añadió una funcionalidad llamada Audio Compartido que permite compartir el sonido del iPhone o iPad con una persona que utilice otros AirPods. De esta forma, dos personas pueden escuchar la misma canción o el mismo vídeo, cada uno con sus propios AirPods. Lo he usado para ver películas en un avión con un iPad y funciona de maravilla.

 

Uso de los AirPods Pro

Nada más introducir los AirPods Pro en los oídos, se escucha un gong que nos indica que ya están listos para funcionar.

Los AirPods Pro cuentan con el chip H2. Este chip es responsable de que la conexión con nuestro iPhone (u otro dispositivo) sea rápida y que el cambio de un dispositivo a otro se realice sin interrupciones. En comparación con el chip H1, el nuevo chip H2 logra una cancelación de ruido más potente, una mayor autonomía y un mejor sonido tridimensional.

 

Como ocurre ya con muchos auriculares, cuando estamos escuchando música, es suficiente con quitarse uno de ellos para que la reproducción se interrumpa. Si lo vuelves a introducir, la música continúa sonando.

Los AirPods Pro cuentan con el mismo sensor de detección de piel que los AirPods de tercera generación, lo que permite una pausa automática más precisa cuando se retira un auricular de cualquiera de las orejas.

Los auriculares poseen un sensor de presión en la parte alargada que permite iniciar / poner en pausa la reproducción del sonido o responder / finalizar una llamada con una pulsación simple, así como avanzar / retroceder entre pistas pulsando dos / tres veces el sensor de presión.

Este sensor también permite controlar cuánto sonido ambiental llega a tu oído. Si lo mantienes pulsado, cambias entre los modos de cancelación activa de ruido (ninguna, sonido ambiente, adaptativo y cancelación de rudo) de los que hablaremos en el apartado Sonido.

Como novedad con iOS 17, es posible silenciar / activar el micrófono de los AirPods Pro con una pulsación simple o doble cuando estás en medio de una llamada. Esto es realmente útil cuando estás en llamadas multitudinarias, pero quieres moverte por la casa o la oficina sin llevar el portátil, iPad o iPhone a cuestas.

Es posible subir y bajar el volumen arrastrando el dedo sobre el palito hacia arriba y hacia abajo. Es una funcionalidad realmente útil y que muchos usuarios agradecerán. Los auriculares emiten un tímido «tic» con cada paso de volumen, para que sepas que te han hecho caso. El volumen de este «tic» es siempre el mismo, en lugar de aumentar o disminuir con el cambio de volumen.

 

Los AirPods Pro están siempre atentos a la activación de Siri, por lo que es posible comenzar a utilizar el asistente con solo decir «Oye Siri» mientras los llevas puestos. Esto es útil para reproducir una canción, hacer una llamada u obtener indicaciones sin utilizar las manos.

Siri permite controlar la reproducción de la música con la voz. Si quieres pasar a otra canción, puedes decir «Oye Siri, pasa a la siguiente canción» (sin necesidad de hacer pausa entre «Oye Siri» y la instrucción). Lo mismo ocurre para pedirle que vuelva a sonar la canción que estás escuchando, preguntar qué está sonando, etc.

Por último, es posible hacer que Siri lea las notificaciones que llegan a tu dispositivo cuando llevas los AirPods Pro puestos.

 

Sonido y funcionalidades

Los AirPods Pro incorporan cancelación activa de ruido, una característica permite anular el ruido exterior para que podamos centrarnos en la música o el audio que estamos escuchando.

Los micrófonos con cancelación de ruido y la rejilla trasera están colocados para detectar el sonido a tu alrededor y trabajan a la vez anulándolo antes de que te llegue. Además, Apple incluye un micrófono orientado hacia dentro que comprueba si queda algún sonido no deseado y lo anula también con una señal antiruido.

Apple afirma que la cancelación se ha ajustado específicamente para situaciones cotidianas, como una oficina o una cafetería muy concurrida en la que hay que concentrarse con con mucha gente alrededor o cuando se viaja en autobús, tren o avión y se quiere reducir todo el ruido de fondo no deseado.

 

En mi experiencia, los AirPods Pro consiguen reducir en gran medida el ruido ambiente del entorno, especialmente en lugares con un ruido de fondo constante, como la cabina de un avión, el vagón de un tren o en casa con la lavadora funcionando, etc. Si el ruido de fondo es más errático — por ejemplo, una conversación entre dos personas al lado — la cancelación no es tan efectiva.

Gracias al chip H2, Apple promete una mejora de hasta el doble en la cancelación de ruido respecto a la primera generación. Aunque no dispongo de herramientas para poder medir si esto es así, en mis pruebas he notado una mejora sustancial de la cancelación de ruido respecto a la primera generación.

Para comprobarlo, me he colocado junto a fuente de ruido (unos altavoces emitiendo sonidos de motor de avión, tráfico en ciudad, murmullos de personas hablando, etc.) y he ido cambiando entre los AirPods Pro de primera generación y segunda generación. La diferencia entre una generación y otra es enorme.

 

Uno de los inconvenientes de los auriculares con almohadilla es que el aislamiento del sonido exterior es tan fuerte que resulta difícil interactuar con otras personas sin quitártelos. En los AirPods Pro, puedes mantener pulsado el sensor de presión en la parte alargada del auricular para conmutar entre el modo de cancelación activa de ruido y el modo de sonido ambiente, si así lo configuras.

En el modo de sonido ambiente (antes llamado transparencia), el sonido captado por los micrófonos se reproduce en tu oído sin ningún tipo de cancelación, por lo que puedes escuchar a otras personas perfectamente. Este modo es más apropiado que el modo desactivado si quieres hablar con alguien, ya que en este último todo se escucha amortiguado por el aislamiento que producen las almohadillas en el oído.

El cambio entre modos no solamente puede realizarse mediante pulsaciones largas en el sensor de presión sino también desde el propio iPhone si mantienes pulsado el control de volumen en el Centro de Control.

Con iOS 17, Apple ha añadido audio adaptativo, que fusiona el modo de sonido ambiente y la cancelación activa de ruido de manera dinámica para ajustar el sonido en función de dónde estés y de lo que hagas a lo largo del día. Este modo  permite mantener la conexión con el entorno sin escuchar ruidos ambientales que pueden causar distracciones, como las conversaciones de los compañeros en la oficina, la aspiradora en casa o el ambiente de una cafetería.

Por ello, en mi caso, he configurado la pulsación larga para que conmute entre no el modo adaptativo y el modo de cancelación de ruido. La mayor parte del tiempo utilizo el modo adaptativo, pero si forzar la cancelación de ruido, cambio a este modo con una pulsación larga.

Otra función útil es Volumen Personalizado, que analiza las condiciones ambientales y ajusta el volumen para ir adaptando automáticamente el audio según tus preferencias a lo largo del tiempo, ya que va aprendiendo de tus hábitos.

Y si empiezas a hablar con alguien mientras estás escuchando música o viendo una película, la función Detección de Conversación automáticamente baja el volumen, reduce el ruido de fondo y destaca las voces de tus interlocutores. Muy útil para no tener que estar parando el sonido cada vez que quieres hablar con alguien.

 

En cuanto a la calidad del sonido, a pesar de su pequeño tamaño, los altavoces de los AirPods Pro cuentan con un transductor de audio de baja distorsión y un amplificador de alto rango dinámico para ofrecer graves más definidos y un sonido nítido en un intervalo de frecuencias más amplio.

Apple sigue utilizando el codec AAC, que si bien es un codec muy probado, no ofrece sonido inalámbrico en alta resolución o sin pérdidas al escuchar música del iPhone. Solo al ser enlazados con el Apple Vision Pro (aún no está a la venta), se consigue audio sin pérdida de 20 bits a 48 kHz con latencia ultrabaja.

Otra de las funcionalidades que ofrece Apple es la ecualización adaptativa, que adapta la música a la anatomía de tu oído para una mayor calidad.

Para comprobar la calidad de sonido, he recurrido a la misma lista de reproducción que utilicé al probar los AirPods Max, ya que es bastante representantiva de distintos estilos musicales.

“Hunter” de Bjork

“Acid Rain” de Lorn

“Undone” de Spaces (feat. Sarah De Warren)

“Aljamiado” de Renaud Garcia-Fons

“Windowlicker” de Aphex Twin

“Killing in the Name” de Rage Against the Machine

“Paper Moon” de Booka Shade

“Dragonborn” de Jeremy Soule

“Breathe Into Me” de Marian Hill

«Wild Monk» de Osamu Kitajima

 

En mi opinión, la calidad de sonido que ofrecen los AirPods Pro es muy buena y supera las expectativas de mi oído. Se percibe un sonido algo más rico en matices que la primera generación, aunque reconozco que tengo que fijarme bien para notar diferencia, ya que la mejora de sonido no es abismal.

 

Los AirPods Pro ofrecen audio espacial, que realiza un seguimiento dinámico de la cabeza para disfrutar de sonido grabado en 5.1, 7.1 y Dolby Atmos. Al mover la cabeza, la ubicación de la que procede el sonido al escuchar se mantiene en su lugar, en lugar de girar con la cabeza.

Para asegurar la mejor experiencia 3D, Apple ofrece audio espacial personalizado, que adapta el sonido a la forma única de tus orejas analizando la geometría de tu cabeza mediante la cámara TrueDepth del iPhone. Tras escanear tu cabeza desde diferentes ángulos, con especial foco en las orejas, se crea un perfil que se sincroniza en todos tus dispositivos.

Si quieres probar esta tecnología, te recomiendo que busques en Apple Music «audio espacial» y encontrarás listas de reproducción con pistas en audio espacial.

 

Además de escuchar música y vídeos, los AirPods Pro permiten llevar a cabo llamadas gracias a los micrófonos que incorpora cada auricular.

Los AirPods Pro son capaces de notar que estás hablando gracias a la detección de pequeñas vibraciones, y los micrófonos se centran en captar el sonido de tu voz, filtrando cualquier ruido externo de forma que se escuche tu voz claramente al otro lado. La rejilla del micrófono ahora ocupa más superficie, lo que mejora la calidad de las llamadas cuando hace viento.

Los AirPods Pro utilizan Bluetooth 5.3 y permanecen todo el tiempo emparejados con el iPhone, incluso si te alejas a varios metros de distancia. Yo los encuentro especialmente prácticos para poder hablar por teléfono mientras me muevo por casa. Vivo en un chalet con tres plantas, y estando el iPhone en la planta de arriba, puedo estar dos plantas más abajo sin problemas de audio.

 

Autonomía y carga de batería

Con una carga completa, los AirPods Pro ofrecen hasta 6 horas de música con el volumen ajustado al 50% y la cancelación activa de ruido activada (o 5,5 horas si está activado el audio espacial con seguimiento dinámico de la cabeza) y hasta 4,5 horas de conversación.

Se trata de una autonomía más que respetable tratándose de unos auriculares tan pequeños y, además, que incorporan cancelación activa de ruido.

Ahora bien, como ocurre con los smartphones, las baterías de los auriculares inalámbricos se degradan a lo largo del tiempo. Esto significa que cabe esperar que la autonomía se reduzca notablemente al cabo de un par de años y, lamentablemente, no se puede cambiar su batería.

 

Los AirPods Pro se cargan cuando están dentro de su estuche, que es capaz de almacenar carga para más de 30 horas de reproducción de música (o 24 horas de conversación). Con solo 5 minutos dentro del estuche, los nuevos AirPods Pro consiguen 1 hora de música o conversación.

Si guardas siempre los AirPods en el estuche, te resultará muy fácil mantenerlos siempre completamente cargados.

Puedes cargar el estuche utilizando el conector USB-C del estuche (con un cargador convencional o incluso conectándolo al iPhone 15), apoyándolo sobre una base de carga inalámbrica estándar o incluso sobre el cargador del Apple Watch.

El estuche cuenta con MagSafe para acoplarse magnéticamente a los cargadores que cuentan con esta tecnología. Al colocarla sobre una base de carga, la luz se ilumina durante 8 segundos y el altavoz emite un sonido para que tengas la certeza de que se está cargando.

 

En la parte frontal del estuche encontramos un pequeño indicador luminoso que marca el estado de carga de los AirPods Pro cuando estos están en la funda. Cuando los AirPods Pro no están en la funda, la luz marca el nivel de carga de la funda: verde si está cargada y naranja si le queda menos de una carga completa.

 

Precio y disponibilidad

El precio de los AirPods Pro con USB-C es 279€ e incluye un grabado con una combinación de emojis, nombres, iniciales y números si los compras directamente a Apple. Este grabado aparece en la pantalla de tu dispositivo cuando se muestra el estuche en pantalla.

Su elevado precio se debe a la comodidad que supone utilizar unos auriculares inalámbricos que no solamente se conectan de forma sencilla y rápida a cualquier dispositivo Apple, sino que además ofrecen una excelente calidad de sonido con una cancelación activa de ruido muy potente y funcionalidades de detección automática del entorno.

Si puedes prescindir de la cancelación activa de ruido, una opción interesante son los AirPods de tercera generación. Están a la venta por 199€ con estuche de carga convencional y 209€ con estuche de carga inalámbrica Magsafe.

AirPods 3ª gen. (izquierda) y AirPods Pro 2ª gen. (derecha)

 

Conclusiones

Los nuevos AirPods Pro USB-C llegan con un estuche con un puerto USB-C, que permiten cargarlos sin tener que recurrir al cable Lightning. Por supuesto, también puedes cargarlos con un cargador inalámbrico estándar, un cargador MagSafe e incluso con el cargador del Apple Watch.

El estuche resulta fácil de encontrar si lo extravías, ya que incorpora un altavoz que emite un sonido al buscarlo y un chip U1 (el mismo que llevan las AirTags) para localizarlo con una alta precisión en la app Buscar. Apple también ofrece un enganche para correas en un lateral, que puede ser útil si quieres atarlo a un bolso o una mochila.

Los auriculares en sí presentan un diseño muy similar a la primera generación, con almohadillas de silicona que se introduce en el oído para ofrecer un mejor aislamiento. Están disponibles en cuatro tamaños (incluyendo un tamaño XS) y el propio iPhone te ayuda a elegir cuál es la que mejor ajusta en tu oído.

En mi experiencia, los AirPods Pro resultan muy cómodos en el oído y no me canso de llevarlos aún después de varias horas con ellos puestos.

 

El proceso inicial de configuración de los AirPods Pro no podría ser más sencillo ya que basta con abrirlos cerca de un iPhone para comenzar el emparejamiento. Una vez completado, todos los dispositivos asociados a tu Apple ID (iPhone, iPad, Mac, Apple TV o Apple Watch) pueden utilizar los AirPods Pro sin ninguna configuración adicional.

En el día a día, el manejo de los auriculares resulta muy cómodo. Introduces los AirPods en el oído y la música comienza a reproducirse sin tocar nada. Los sacas del oído y la música se interrumpe. Dices «Oye Siri» y el asistente responde sin haber pulsado ningún botón.

Los AirPods Pro incorporan un sensor de presión en los laterales que nos permite iniciar/parar música, contestar/finalizar una llamada, avanzar/retroceder pistas, conmutar entre los modos de cancelación y activar/silenciar micrófono durante una llamada mediante pulsaciones. El palito largo ahora presenta superficie táctil que permite subir o bajar el volumen con solo arrastrar el dedo.

 

El chip H2 que incorporan los nuevos AirPods Pro hace que comiencen a funcionar rápidamente nada más introducirlos en nuestro oído y reduce la latencia en caso de que los utilices mientras juegas. Si en el futuro los emparejas con el Apple Vision Pro (todavía no está prevista su llegada a España), conseguirás audio sin pérdida con una latencia ultrabaja.

Como la generación anterior, ofrecen un modo de cancelación activa de ruido, que consigue anular hasta el doble de ruido. En mis pruebas, la diferencia es totalmente perceptible al comparar entre los auriculares de primera y segunda generación, por lo que si acostumbras a moverte en entornos ruidosos, lo agradecerás.

Apple ofrece ahora un modo de audio adaptativo, que combina el modo de sonido ambiente (que deja pasar parte del sonido ambiental) y la cancelación activa del ruido (que bloquea los ruidos externos) para ajustar el control del ruido en función de las condiciones del entorno.

También incorpora Detección de conversación que, cuando detecta que empiezas a hablar con alguien, baja el volumen, destaca el sonido de las voces que lleguen de frente y reduce el ruido de fondo. Y está presente  Volumen personalizado, que adapta automáticamente el volumen del audio según aprende tus preferencias a lo largo del tiempo.

En mi experiencia, la cancelación de ruido funciona muy bien, sobre todo con ruidos monótonos como los motores de un avión, el tráfico rodado o el sonido de fondo de la lavadora en casa, por citar algunos ejemplos. La calidad del sonido también es excelente, con un rango frecuencial amplio.

 

Los AirPods Pro ofrecen audio espacial, que realiza un seguimiento dinámico de la cabeza para posicionar los sonidos en 3D al escuchar contenido grabado en 5.1, 7.1 y Dolby Atmos.

La autonomía es uno de los puntos fuertes de los AirPods Pro. Su batería de 6 horas de reproducción de música con cancelación de ruido o 4,5 horas de conversación es muy elevada para su pequeño tamaño y prestaciones. Además, su estuche, ahora con conector USB-C, alberga batería para 30 horas y los mantiene cargados cuando están dentro

Los AirPods Pro cuestan 279€, un precio que refleja su integración con el sistema de Apple, sus funcionalidades avanzadas de sonido y la versatilidad de su estuche de carga. En mi opinión, si tienes un iPhone, son los mejores auriculares compactos que puedes comprar.

Lo mejor:

  • Tamaño compacto y comodidad en el oído. Excelente sujeción incluso al realizar movimientos bruscos con la cabeza
  • Incorporación de altavoz y chip U1 para localizar más fácilmente el estuche mediante la búsqueda con precisión si no sabes donde lo has dejado.
  • Configuración inicial simple con todos los dispositivos asociados a tu Apple ID.
  • Manejo simple mediante pulsaciones o deslizamiento del dedo en la parte de alargada. Posibilidad de subir/bajar el volumen con gestos y activar/silenciar micrófono en una llamada.
  • Activación de Siri con solo pronunciar la frase «Oye Siri»
  • Excelente cancelación de ruido gracias a los micrófonos externos e internos que incorporan los auriculares. Buena calidad de sonido para escuchar música.
  • Gran calidad de voz gracias a unos micrófonos que reducen el ruido del viento.
  • Funcionalidades avanzadas para ajustar la cancelación al ruido ambiental, subir/bajar el volumen si inicias una conversación, etc.
  • Buena autonomía, que se ve mejorada con la batería que incorpora el propio estuche y que los va cargando cuando están guardados.
  • Estuche de carga con carga por cable (¡por fin USB-C!) e inalámbrica (estándar, MagSafe o mediante el cargador del Apple Watch)
  • Resistencia al sudor y al agua IP54 (no para deportes acuáticos) de los auriculares y el estuche.

Lo peor:
  • Solo un color para elegir (¿para cuándo opciones de color como en los iPhone?)
  • Precio más elevado que otros auriculares inalámbricos.

💿 ¡Rebajas VIP-URcdkey! Licencia Windows 11 por solo 18€ y Office 2016 por 23€ [ Saber más ]

¿Cuál es tu reacción?
Sorprendido
0%
Feliz
0%
Indiferente
0%
Triste
0%
Enfadado
0%
Aburrido
0%
Incrédulo
0%
¡Buen trabajo!
100%
Sobre el Autor
Luis A.
Luis es el creador y editor jefe de Teknófilo. Se aficionó a la tecnología con un Commodore 64 e hizo sus pinitos programando gracias a los míticos libros de 🛒 'BASIC para niños' con 11 años. Con el paso de los años, la afición a los ordenadores se ha extendido a cualquier cacharrito que tenga una pantalla y CPU.
Comentarios
Deja un comentario

Deja un comentario