Análisis a fondo y opinión del altavoz inteligente Apple HomePod


🎁 ¡Sorteo! Gana un Huawei P20, un Huawei P Smart+ o un WD MyCloud Home 2TB [ Participar ]

¿No tienes tiempo de leer el análisis completo? Dirígete a la sección de Conclusiones para conocer lo que más y lo que menos me ha gustado de Apple HomePod.
En los últimos años, han aparecido en el mercado diversos altavoces inteligentes que, haciendo uso de asistentes de voz, permiten al usuario interactuar con servicios en la nube para reproducir música, obtener información y controlar el hogar conectado.

Apple lanzó su propio altavoz inteligente HomePod en junio de 2017 pero no ha sido hasta hace unas semanas cuando el producto ha desembarcado oficialmente en España — precisamente en el mismo año en el que también lo han hecho los altavoces Google Home y Amazon Echo.

A diferencia de las apuestas de Google o Amazon, centradas principalmente en la interacción con el asistente virtual, el HomePod de Apple pone especial énfasis en la calidad del sonido gracias a unos altavoces de graves y agudos muy bien diseñados y un sistema de detección espacial que adapta el sonido al entorno.

HomePod se integra perfectamente con los servicios de la compañía permitiendo escuchar música de Apple Music y podcasts , interactuar con nuestros aparatos inteligentes del hogar mediante HomeKit, ejecutar atajos en nuestro iPhone, obtener información del tiempo o el tráfico, añadir elementos a listas de cosas a recordar y mucho más.

Tras varias semanas utilizando dos Apple Home en casa, a continuación os presento mi análisis a fondo de este dispositivo.

 

Índice

 

Configuración inicial

Como todos los productos de Apple, el proceso de configuración inicial del HomePod es extremadamente sencillo. Basta con encender el altavoz, acercar el iPhone a unos pocos centímetros (no funciona con dispositivos Android) y, como por arte de magia, se inicia el proceso de configuración.

El primer paso es elegir la habitación en la que está situado el HomePod, lo que te permitirá dirigirte a él más fácilmente si tienes varios HomePod en casa. Por suerte, es posible elegir otra habitación más adelante, por lo que no hay ningún problema en mover el HomePod a otro lugar en cualquier momento.

El siguiente paso en el proceso de configuración es dar permisos a HomePod para que pueda acceder a tu información personal (mensajes, llamadas, agenda o recordatorios) si así lo deseas. Esto permite a HomePod realizar acciones que requieren acceso a tu cuenta de iCloud si bien, para preservar la privacidad del usuario del HomePod, este acceso solo se produce si el iPhone del usuario no está conectado a la misma red WiFi que el HomePod.

Por último, el HomePod comienza a recibir tu configuración de iCloud, iTunes y Apple Music, así como cualquier otro dato que necesite para estar operativo — como los datos de conexión a las redes WiFi para que no tengas que preocuparte de nada.

Una vez configurado, si quieres cambiar cualquier ajuste del HomePod, debes dirigirte a la app Casa del iPhone y mantener pulsado el icono del altavoz. Desde allí puedes controlar el acceso a información personal, modificar tus preferencias de Apple Music y cambiar ciertos ajustes de acceso a Siri.

Diseño y construcción

Si estás acostumbrado a utilizar altavoces Bluetooth portátiles para escuchar música procedente de tu iPhone, lo primero que te sorprenderá al abrir la caja del HomePod es su tamaño y, sobre todo, su peso. El HomePod tiene forma de cilindro de 14,2 cm de diámetro y 17,2 cm de alto, y un peso de 2,5 Kg

Cuando hablamos de altavoces, tamaño y peso suelen estar relacionados con una mejor calidad de sonido y, en efecto, como veremos más adelante, el Apple HomePod suena considerablemente mejor que otros altavoces que he probado.

El HomePod está recubierto por una malla sin costuras en blanco o gris espacial, que ha sido desarrollada para ser completamente neutra y no interferir con la transmisión del sonido. Esta malla no puede retirarse, pero puedes limpiarla con un paño seco o húmedo.

Ahora bien, dado que el interior del HomePod es de color negro y la malla deja ver el interior, desde ciertos ángulos da la sensación de que el modelo en color blanco esté sucio, cuando no es así.

 

El diseño del HomePod sigue las líneas minimalistas de Apple, por lo que se integra perfectamente en cualquier lugar de nuestro hogar. En mi casa tengo dos HomePod en color blanco, que es el color que predomina en mi casa, uno colocado en el salón junto al televisor y otro en la cocina. Ambos altavoces pasan desapercibidos en el día a día gracias a su diseño neutro.

Como curiosidad, el HomePod es uno de los pocos productos de Apple de gran tamaño que no muestran el logotipo de la manzana — para no mentir, sí que está presente en la base del altavoz, pero debemos dar la vuelta al altavoz para verlo.

Un ejemplo del cuidado que pone Apple en el diseño es el cable de alimentación, que está recubierto de una tela del mismo color que la malla. El cable está unido al cuerpo y no se puede separar, pero tiene una longitud suficientemente grande como para que no echemos de menos poder sustituirlo por uno más largo.

La base del HomePod está hecha de silicona para amortiguar las vibraciones del HomePod y evitar que se traspasen a la superficie sobre la que está apoyado cuando reproduce música.

Aún con todo, debemos tener cuidado con dónde lo colocamos para evitar este efecto, que puede distorsionar el sonido.

La zona superior de HomePod es un panel táctil que permite realizar diversas funciones mediante pulsaciones.

Podemos subir/bajar el volumen (mediante unos botones capacitivos +/-), pausar/reanudar la reproducción de música (mediante una pulsación en el centro), pasar a la siguiente canción (mediante una doble pulsación en el centro), pasar a la canción anterior (mediante una triple pulsación en el centro) o activar el asistente Siri manualmente sin usar la voz  (mediante una pulsación larga en el centro).

Además, el HomePod incorpora unas luces de colores en la zona central que nos avisan de que Siri ha escuchado el comando “Oye Siri” y está esperando nuestra orden. Esto resulta muy cómodo como confirmación visual de que el HomePod está escuchando cuando le hablas desde una cierta distancia o en un entorno muy ruidoso.

La parte superior del HomePod se ilumina cuando Siri está escuchando

 

El HomePod cuenta con seis micrófonos externos que escuchan todos los sonidos y hacen un trabajo excelente a la hora de captar la voz, incluso aunque hables desde una buena distancia.

Si está sonando música por el altavoz a tope, el sistema de cancelación de ruido y eco hace que sea posible dirigirse a HomePod desde el otro extremo de la habitación sin tener que levantar la voz. Cuando el sonido de la habitación no procede del propio altavoz — sino, por ejemplo, de un televisor encendido al lado — el sistema de detección de sonido ya no funciona tan bien.

El HomePod no tiene un botón físico para hacer que Siri deje de escuchar hasta nuevo aviso, sino que debes desactivar Siri desde la propia app del iPhone o mediante un comando de voz. Personalmente no encuentro necesario que exista un botón (y rompería la simetría del dispositivo) pero otros altavoces inteligentes sí que lo incorporan.

La malla que recubre el HomePod está diseñada para no afectar a la calidad del sonido

Capacidades de reproducción de música

Como comentábamos en la introducción, Apple ha puesto especial foco en la calidad de sonido a la hora de diseñar el HomePod ya que, ante todo, nos encontramos ante un altavoz. La pasión de Apple por la música no es ningún secreto, por lo que no nos sorprende que la compañía haya dedicado un gran esfuerzo a este apartado.

El HomePod posee un altavoz de graves (woofer) en la parte superior que está orientado hacia arriba para lograr un mayor alcance. El diafragma se mueve 20 mm — una cantidad muy elevada para un altavoz de este tamaño — por lo que los los graves se escuchan con fuerza incluso con un volumen bajo.

Los siete altavoces de agudos (tweeters) poseen cada uno de ellos un amplificador y el HomePod utiliza una tecnología de conformado de haz (beamforming) que orienta el sonido con gran precisión. Los siete altavoces están colocados alrededor de la base y poseen un diseño en forma de bocina que crea un sonido envolvente.

El cerebro del altavoz es el potente chip A8 que debutó con el iPhone 6 y que, en el HomePod, ofrece procesado en tiempo real para potenciar los graves y reducir la distorsión, se ocupa del buffering de sonido y mezcla de forma inteligente el sonido directo y el sonido ambiental.

Uno de los aspectos más interesantes del HomePod es que analiza el entorno en el que se encuentra a través de sus seis micrófonos externos y su micrófono interno para ajustar la respuesta de graves y ofrecer un sonido uniforme.

Los micrófonos analizan cómo rebota el sonido en las superficies cercanas y detecta si está pegado a una pared, si está colocado sobre una estantería o si está situado encima de una mesa sin nada alrededor.

Si el HomePod no tiene ningún obstáculo cercano, emite sonido en 360 grados a toda la habitación, pero si está pegado a una pared, el chip A8 analiza la música y dirige la las voces y e instrumentos principales al centro de la habitación, mientras que los demás se envían contra las paredes para reboten y se dispersen por toda la habitación como sonido ambiente.

Este ajuste se realiza automáticamente en cuestión de segundos y, cada vez que mueves tu HomePod, un acelerómetro de su interior detecta el cambio de posición y repite el proceso de ajuste sin que tú notes nada. Lo mismo ocurre si lo desconectamos de la corriente.

Lo que consigue Apple es que el sonido que emite el HomePod se escuche perfectamente casi desde cualquier punto de la habitación, y no únicamente desde una posición en concreto.

En general, la calidad de sonido del HomePod es muy elevada y supera con creces a la de otros altavoces inteligentes que he probado. Basta con mover el HomePod de sitio para notar cómo el altavoz modifica la distribución espacial del sonido para adaptarse al nuevo entorno. Es casi mágico.

Dos HomePod situados en la misma habitación pueden ser configurados como un par estéreo

 

Si tienes dos HomePod en la misma habitación, puedes combinarlos para crear un par estéreo. Cuando reproduces la primera canción, cada HomePod detecta la posición del otro y comparte información espacial para ofrecer un sonido consistente.

En un par estéreo, el HomePod de la izquierda no solamente reproduce el canal izquierdo sino que además separa y dirige la energía del sonido ambiente a izquierda y derecha. El HomePod de la derecha hace lo mismo para el canal de la derecha y, como resultado, se obtiene un sonido mucho más inmersivo que con un único HomePod — parece que estés dentro de la banda musical.

A la hora de reproducir música en el HomePod, podemos utilizar AirPlay 2 para enviar música desde nuestro iPhone (por ejemplo, usando las apps de Spotify o YouTube) o bien reproducir música directamente desde Apple Music utilizando comandos de voz.

En el caso de optar por AirPlay 2, si tenemos varios HomePod podemos elegir fácilmente desde nuestro iPhone si queremos reproducir el sonido en un HomePod en particular (casa o cocina en mi caso) o en todos a la vez de forma sincronizada.

También podemos controlar desde nuestro iPhone el volumen de cada HomePod de forma independiente.

En caso de que tengas un Apple TV, es posible hacer que la música suene en todos los HomePod y en el Apple TV a la vez — todo un deleite para tus vecinos.

Otra posibilidad interesante es pedir al HomePod que reproduzca música en un altavoz de otro fabricante que sea compatible con AirPlay 2, como Sonos, Bang & Olufsen, Denom o Pioneer, por citar algunos.

En mi experiencia al reproducir música desde una app con AirPlay 2, el control de por dónde suena la música debe realizarse preferiblemente desde el propio iPhone ya que si tratas de hacer cambios hablando con el HomePod, estos no siempre tienen efecto.

Si en lugar de utilizar AirPlay 2, empleas comandos de voz para reproducir música de Apple Music, puedes pedir a HomePod que reproduzca una canción en concreto (“reproduce ‘We didn’t start the fire’ the Billy Joel”), música de un estilo (“pon música chill out”) o una de tus lista sde reproducción (“pon la lista Latino”). También puedes utilizar frases algo más complejas como “reproduce la lista Latino de forma aleatoria”.

En ocasiones resulta un poco complicado hacer entender al HomePod el título de la canción que quieres reproducir, especialmente si está en otro idioma o no recuerdas el título a la perfección.

Si tienes varios HomePod, puedes pedir a cualquiera de los HomePod que reproduzca la música solo por ambos HomePod (“reproduce la lista Latino en toda la casa”), apagar la música en uno de ellos (“apaga la música en la cocina”) o pasar la música de un HomePod a otro (“pasa la música del salón a la cocina”) si te estás moviendo por casa.

Por supuesto, puedes controlar la reproducción de música en HomePod mediante la voz. Es posible ajustar el volumen (“pon el volumen al 80 por ciento en el salón”), saltarte una canción (“pasa a la siguiente canción”), avanzar una canción (“avanza 30 segundos”), escuchar una canción desde el principio (“reproduce desde el principio”), volver a escuchar la canción anterior (“pon la canción anterior”) o preguntar qué canción está sonando (“¿qué está sonando?”).

 

Apple Music aprende de tus gustos musicales, por lo que también es posible indicarle a HomePod que una canción que está sonando te gusta o no te gusta (“[no] me gusta esta canción”).

Un aspecto interesante es que es posible utilizar la app de Apple Music en el HomePod a la vez que la estás usando en tu iPhone o iPad para escuchar algo completamente diferente. Aunque una cuenta de Apple Music solo permite escuchar música por un dispositivo a la vez, el HomePod no cuenta como un dispositivo.

Capacidades de asistente virtual para el hogar

HomePod integra las capacidades de Siri, el asistente virtual que encontramos en los productos de Apple. Podemos dirigirnos a HomePod mediante la frase “Oye Siri” para pedir a Siri la misma ayuda que nos ofrece en nuestros dispositivos móviles.

Apple gestiona de forma inteligente qué dispositivo debe contestar a la frase “Oye Siri” si tienes un iPhone, un iPad o un Apple Watch cerca. Aunque al terminar de pronunciar la frase es habitual ver cómo otros dispositivos cercanos encienden la pantalla momentáneamente, normalmente es el HomePod quien atiende el comando si está dentro del rango de alcance de nuestra voz. En caso de que tengas varios HomePod, el más cercano el que atiende la orden.

Centrándonos en las capacidades de asistente virtual, Siri puede proporcionar información general sobre noticias (“cuéntame las noticias de deportes”), tráfico (“¿cómo está el tráfico hasta mi trabajo?”), previsión meteorológica (“¿qué temperatura va a hacer hoy?”), traducciones (“¿cómo se dice tengo tengo hambre en chino?”) y otro tipo de cuestiones (“¿cuántos mililitros caben en una taza?” o “¿dónde puedo comer unas buenas tapas?”).

Así responde HomePod a una pregunta sobre la previsión meteorológica

 

También puedes pedir a Siri acciones como que tire una moneda (“lanza una moneda”), piense un número aleatorio (“dime un número aleatorio del 1 al 10”), establezca una alarma (“pon la alarma a las 7 de la mañana”), inicie una cuenta atrás (“pon el temporizador 30 minutos”), haga operaciones matemáticas (“1250 por 3”) o localice sitios cercanos (“tengo hambre”).

HomePod está asociado a tu cuenta de Apple y a tu iPhone, por lo que puedes solicitar información sobre tu agenda (“¿qué tengo en mi agenda hoy?”), enviar mensajes a través de Mensajes (“mándale un mensaje a Sonia diciendo que la cena ya está”), enviar mensajes a través de WhatsApp y otras apps (“mándale un WhatsApp a Sonia para decirle ‘no vengas a recogerme'”), añadir un recordatorio (“añade sal a la lista de la compra”) o buscar un dispositivo (“¿dónde está mi iPhone?”).

Es posible realizar llamadas de voz convencionales (“llama a Sonia”) así como contestar llamadas (“contesta la llamada”) desde el HomePod, lo que permite utilizar el altavoz como un sofisticado sistema de manos libres. En mis pruebas, tanto la voz de la persona que te llama como la tuya propia se escuchan perfectamente.

Con iOS 12, Apple ha añadido la posibilidad de automatizar ciertas acciones en el iPhone (o iPad) mediante el uso de Atajos y, desde el HomePod es posible invocar cualquiera de estos atajos. Si estos atajos están relacionados con Apple Music, el sonido se reproducirá a través del HomePod. Por ejemplo, tengo un atajo que reproduce mi lista Latino 2018 de forma aleatoria cuando le digo “hoy toca reggaeton” al HomePod.

HomePod  puede controlar tus accesorios de hogar inteligente compatibles con HomeKit. Puedes decir “enciende las luces” para encender tus bombillas conectadas o “hace calor” para bajar la temperatura del termostato. Una ventaja de HomePod es que puede actuar como hub para acceder a tu hogar inteligente desde tu iPhone cuando estás fuera de casa — de igual forma a como lo hace Apple TV o un iPad que tengas fijo en casa.

 

Una limitación de HomePod es que únicamente se puede enlazar con una cuenta de Apple, por lo que todos los miembros de la casa acceden a la misma información. Me gustaría que HomePod fuera capaz de reconocer la voz de cada usuario — como ya lo hace en el iPhone — y las respuestas fueran personalizadas para cada persona con una cuenta de Apple.

Por ejemplo, si mi mujer pregunta “cuánto tardo en llegar al trabajo” obtiene la información del tráfico hasta mi trabajo, no hasta el suyo. De igual forma, el acceso a información sobre la agenda, el envío de mensajes, las peticiones de añadir nuevos elementos a las listas de recordatorios, etc. se hacen siempre sobre mi cuenta y no sobre su cuenta Apple.

Lo mismo ocurre con la música de Apple Music ya que todas las personas utilizan la cuenta de Apple Music del dueño del HomePod y no tienen acceso a sus propias listas de reproducción. En mi caso, mi mujer ha compartido conmigo sus listas de reproducción de Apple Music y yo me he suscrito a ellas para que pueda pedir al HomePod que las reproduzca mediante voz. Otra posibilidad es que ella utilice AirPlay 2 desde su propio iPhone para reproducir su música de Apple Music, pero eso requiere echar mano del iPhone y, además, consume batería.

Si te preocupa que Apple Music confunda los gustos musicales de otras personas de la casa como si fueran los tuyos, te alegrará saber que es posible hacer que Apple Music no tenga en cuenta el historial de reproducción del HomePod para crear tu perfil musical.

En cuanto a listas de recordatorios, es posible tener listas compartidas en iCloud entre varios usuarios, por lo que todos los miembros de la casa tenemos acceso a una lista común de la compra y podemos añadir elementos desde el HomePod.

Otra funcionalidad que echo de menos es la de intercomunicador, ya que otros altavoces inteligentes permiten enviar mensajes de voz o realizar “llamadas” entre el smartphone y los altavoces, o incluso entre varios altavoces de la misma casa.

Como ocurre con todos los altavoces inteligentes, a veces resulta complicado encontrar las palabras exactas para que el asistente virtual entienda la pregunta

Por ejemplo, mientras Siri entiende perfectamente el comando “reproduce la lista Latino de forma aleatoria”, no entiende “reproduce la lista Latino aleatoriamente.” En ocasiones esto puede resultar frustrante, sobre todo si no recuerdas cómo lo dijiste aquella ocasión en la que Siri te entendió.

Por último, si te preocupa tu privacidad, Apple afirma que el uso de Siri en el HomePod es tan seguro como en otros dispositivos.

La detección del comando “Oye Siri” ocurre en el propio dispositivo, por lo que no se envía nada a Apple hasta que se detecta la frase “Oye Siri” y se encienden las luces de la parte superior del HomePod. En ese momento, la petición se envía a Apple utilizando un identificador anónimo y toda la comunicación es cifrada.

Precio y competidores

HomePod está a la venta por 349 euros en la tienda de Apple en colores blanco y gris espacial (casi negro). Se tata de un precio bastante elevado pero, como hemos comentado, no solamente se trata de un altavoz inteligente sino que además ofrece una calidad de sonido excepcional.

Si eres usuario de iPhone, el HomePod es la mejor alternativa que tienes si quieres sacar el máximo partido a las capacidades de asistente virtual ya que tanto Google Home como Amazon Alexa están limitados a la hora de acceder a tus datos.

Si utilizas habitualmente Spotify, posiblemente quieras pasarte a Apple Music para mayor comodidad a la hora de reproducir música en el HomePod mediante voz. Aunque Apple no ofrece ninguna herramienta para importar tus listas de reproducción desde Spotify, existen herramientas como SongShift que permiten transferir música entre servicios de streaming.

Por otro lado, si eres usuario de Android, el HomePod no está indicado para ti ya que requiere un iPhone para poder configurarlo.

Conclusiones

Apple siempre ha tenido una relación muy especial con la música, por lo que no es extraño que la compañía haya puesto especial foco en la calidad de sonido de su primer altavoz inteligente HomePod.

El HomePod cuenta con un potente altavoz de graves (woofer) en la zona superior, cuyo diafragma es capaz de desplazarse hasta 20 mm, y siete altavoces de agudos (tweeters) con amplificadores independientes situados alrededor de su base.

A diferencia de otros altavoces que emiten sonido en 360 grados, el HomePod detecta el entorno que le rodea gracias a sus múltiples micrófonos y utiliza técnicas de beamforming para que las voces e instrumentos principales lleguen directamente a nuestros oídos mientras que el sonido ambiental rebote en las paredes y nos llegue desde todas las direcciones.

Como resultado, el HomePod se escucha de maravilla, especialmente teniendo que cuenta que su tamaño es bastante reducido. Si cuentas con dos HomePod, puedes colocarlos en la misma habitación formando un par estéreo para conseguir un sonido aún más inmersivo, o bien situarlos en distintas habitaciones para que la música te acompañe allí donde vayas.

 

Otro aspecto que llama la atención en el HomePod es la capacidad que tiene para escuchar las órdenes de voz del usuario incluso cuando la música está sonando bastante fuerte. Sus seis micrófonos externos unidos a la capacidad del potente procesador A8 de cancelar ruido y eco hacen posible hablar al HomePod desde otro extremo de la habitación sin levantar apenas la voz.

El HomePod es compatible con AirPlay 2 y, por tanto, puedes enviar sonido y música procedente de cualquier app de tu iPhone o iPad (como Spotify o YouTube). Sin embargo, la mejor experiencia se consigue cuando utilizas Apple Music, ya que puedes reproducir y controlar la música en el HomePod sin tener que echar mano de tu dispositivo móvil.

En mi casa, he colocado un HomePod en el salón y otro en la cocina, y me resulta muy cómodo pedir a cualquiera de ellos que reproduzca de mis listas favoritas en una de las habitaciones o en las dos a la vez de forma sincronizada. Si me muevo de una habitación a otra, puedo pedirle que pase la música de uno a otro altavoz con un simple comando.

Además de reproducir música y podcasts con gran calidad, HomePod ofrece funcionalidades de asistente virtual gracias a que integra las capacidades de Siri.

Podemos hacerle preguntas de ámbito general (previsión meteorológica, noticias, traducciones, cálculos matemáticos, conversiones, etc.) o pedirle cosas relacionadas con nuestra cuenta personal (añadir elementos a listas de recordatorios, ver la agenda del día, enviar mensajes o WhatsApps, contestar llamadas de voz en manos libres, etc.).

También podemos controlar nuestro hogar conectado si tenemos accesorios compatibles con HomeKit e invocar atajos definidos en nuestro iPhone para automatizar ciertas acciones.

 

Una limitación a día de hoy es la imposibilidad de enlazar varias cuentas de Apple a un mismo HomePod. En mi casa somos dos personas con iPhone y todas las preguntas y acciones relativas a Apple Music, listas de recordatorios, agenda de eventos, información de tráfico hasta el trabajo, llamadas o mensajes se realizan siempre sobre mi cuenta.

Esto quiere decir que, por ejemplo, otros miembros de la casa no pueden acceder a sus listas de reproducción de Apple Music salvo que las haya compartido con el dueño del HomePod (o envíe la música al HomePod desde su iPhone mediante AirPlay 2).

Dado que el HomePod es un dispositivo para ser compartido por todos los miembros de un hogar, me gustaría que Apple añadiese la funcionalidad de multi-usuario. Apple lleva ofreciendo identificación de voz desde el iPhone 6 para que solo el dueño del iPhone pueda dar órdenes a Siri, por lo que no parece descabellado que pudiera añadir la identificación de voz al HomePod.

Otra limitación común a todos los altavoces inteligentes es la comprensión de las órdenes de voz. No siempre está claro cuáles son las palabras que debes utilizar y, en ocasiones, una pequeña variación hace que Siri no entienda la orden (por ejemplo, mientras que Siri entiende el comando “reproducir música de forma aleatoria”, no entiende “reproducir música aleatoriamente”). Lo mismo ocurre con los títulos de las canciones, sobre todo si están en otro idioma, que no siempre son entendidos a la primera.

En cualquier caso, estas limitaciones son superables mediante actualizaciones de software y, dado el compromiso de Apple con la actualización de sus productos, no me sorprendería que en un futuro veamos mejoras en estos aspectos.

¿Merece la pena hacerse con el HomePod? Si te gusta disfrutar de la música y estás inmerso en el ecosistema de Apple, el HomePod es, sin ninguna duda, una gran compra para disfrutar de sonido de alta calidad y tener acceso a los servicios de Siri.

Lo mejor:

  • Diseño elegante en dos posibles colores que se integran perfectamente en cualquier rincón de la casa
  • Calidad de sonido excelente gracias a un buen conjunto de altavoces para graves y agudos y un procesado de señal avanzado mediante el chip A8
  • Sonido simultáneo en varios HomePod a la vez de forma sincronizada
  • Perfecta integración con Apple Music para reproducir música mediante voz
  • Capacidades de asistente virtual (Siri) sin tener que echar mano del iPhone
  • Control de dispositivos inteligentes del hogar gracias a HomeKit
  • Disponible en español (España, México, Estados Unidos)
  • Buena recepción de órdenes a través de sus micrófonos, incluso a gran distancia o mientras se reproduce música a un volumen elevado

Lo peor:

  • Solo puedes asociar una cuenta de Apple a cada HomePod, por lo que todos los usuarios utilizan la misma cuenta de Apple Music y otros servicios
  • Limitado al ecosistema de productos y servicios de Apple (por ejemplo, Apple Music y HomeKit)
  • Comprensión limitada de ciertas órdenes si no eliges las palabras adecuadas

Galería de fotografías del Apple HomePod

Nota: Los dos HomePod han sido cedidos amablemente por Apple para la realización de este análisis.