Análisis del iPad Pro (2018) de 11″ a fondo y opinión


🎁 ¡Sorteo! Gana un Huawei P20, un Huawei P Smart+ o un WD MyCloud Home 2TB [ Participar ]

Ir a página

¿No tienes tiempo de leer el análisis completo? Dirígete directamente a la sección de Conclusiones para conocer lo que más y lo que menos nos ha gustado del iPad Pro de 11″.
A

pple presentó a mediados del año pasado los nuevos iPad Pro de 10.5″ y 12.9″, que llegaron con mejoras en pantalla, rendimiento y cámaras con respecto a sus predecesores.

Este año, la compañía ha vuelto a presentar nuevos modelos de iPad Pro, y esta vez llegan con más novedades nunca. Entre otras mejoras, los nuevos iPad Pro de 11″ y 12.9″ poseen marcos más estrechos rodeando la pantalla, incorporan Face ID en lugar de Touch ID y estrenan un conector USB Tipo-C.

Los recién estrenados iPad Pro cuentan además con unas especificaciones muy potentes: pantalla Liquid Retina con 264 ppp y refresco a 120Hz, procesador A12X, cámara trasera de 12MP con apertura f/1.8, cámara frontal TrueDepth de 7MP y cuatro altavoces estéreo.

Junto con los nuevos iPad Pro, Apple ha renovado dos accesorios: un nuevo Apple Pencil que se acopla magnéticamente al tablet para ser cargado y responde ante toques en su superficie en ciertas aplicaciones, y un nuevo Smart Keyboard Folio que protege mejor el tablet y ofrece dos posiciones con distintos ángulos.

Por cortesía de Apple, he tenido la oportunidad de probar el iPad Pro de 11″ junto con los nuevos Smart Keyboard Folio y Apple Pencil. A continuación, os presento mis impresiones tras haber utilizado estos dispositivos durante un buen tiempo.

Índice

  1. Diseño y pantalla
  2. Hardware, batería, software y multimedia
  3. Cámara, Apple Pencil y Smart Keyboard
  4. Precio y Conclusiones

 

Diseño y construcción

El iPad Pro de 11″ llega con un nuevo diseño a toda pantalla en el que los marcos se han reducido a la mínima expresión y tienen ahora la misma anchura en los cuatro lados.

La forma de conseguir esta reducción no ha sido otra que eliminar el botón circular de inicio Touch ID, que ocupaba un espacio muy valioso en el frontal del iPad desde el primer modelo que debutó en el año 2010.

La eliminación del botón Touch ID ha sido posible gracias a que Apple ha introducido Face ID, el sistema de reconocimiento facial que debutó con el iPhone X. Este sistema utiliza el módulo de cámara TrueDepth, que ha sido integrado en el marco del iPad Pro.

El iPad Pro de 11″ es un dispositivo muy atractivo desde cualquier ángulo

 

La reducción de los marcos ha permitido a Apple aumentar el tamaño de pantalla de 10.5″ a 11″ sin un incremento en el volumen del dispositivo. En el caso del iPad Pro de 12.9″, el tamaño de la pantalla no ha aumentado pero, a cambio, el volumen del dispositivo se ha visto reducido.

Las esquinas del cuerpo son redondeadas, así como también lo son las esquinas de la pantalla. El uso de metal en su chasis unibody hace que el iPad Pro de 11″ sea más resistente que otros tablets con un acabado en cristal pero, aún con todo, debemos tener cuidado ya que los arañazos y los golpes pueden quedar marcados sobre su superficie.

Otro de los cambios de diseño del iPad Pro se encuentra en sus bordes laterales, que ahora son totalmente rectos y lisos y nos recuerdan al diseño del iPhone SE. Tras unos cuantos años de bordes redondeados, el nuevo diseño resulta un cambio interesante.

Si nos fijamos en la parte de atrás, destaca la cámara de fotos, que sobresale considerablemente de la superficie del tablet en la esquina superior izquierda. En la parte inferior están los conectores que permiten que el teclado Smart Keyboard se comunique con el iPad y reciba energía.

Dado que hemos probado el modelo con conectividad celular, en la parte superior e inferior hay unas líneas de antena en color gris oscuro que rompen la uniformidad del aluminio para facilitar la transmisión y recepción de ondas electromagnéticas.

Los bordes laterales del iPad Pro de 11″ son totalmente lisos

 

El iPad Pro  de 11″ es uno de los tablets más finos y ligeros que podemos encontrar en el mercado, ya que posee un grosor de tan solo 5.9 mm y un peso inferior a medio kilogramo, tan solo 468 gramos.

El iPad Pro de 11″ está disponible en dos acabados: plata y gris espacial. El modelo que he probado es el gris espacial que, en mi opinión, tiene una apariencia muy elegante.

A continuación, vamos a revisar todos los lados del tablet para ver qué elementos encontramos.

En el lateral derecho encontramos los botones de control de volumen y, en el modelo con conectividad móvil, el compartimento para la tarjeta nanoSIM. En el centro encontramos un conector magnético que es el encargado de mantener firme el Apple Pencil.

 

En el lateral izquierdo está libre de botones.

 

En la parte superior encontramos el botón de encendido y dos altavoces.

 

En la parte inferior está el conector USB Tipo-C y los dos altavoces inferiores a ambos lados del conector.

 

Lamentablemente el iPad Pro de 11″ no es resistente al agua, por lo que debemos tener cuidado de que no se moje.

Dado que los últimos iPhone son resistentes al agua, nos hubiera gustado que el nuevo iPad también contase con esta protección ya que a mucha gente le gusta utilizar el tablet en la bañera o cerca del agua.

Pantalla

La pantalla del iPad Pro de 11″ posee un panel LCD IPS al que Apple denomina Liquid Retina. Según la compañía, se trata del panel LCD más avanzado y con la mayor precisión de color de la industria, aunque no podemos negar que nos gustaría ver que Apple diera el salto a los paneles OLED también en los iPad.

La pantalla del iPad Pro de 11″ posee una resolución de 2.388 por 1.668 píxeles, lo que implica la misma densidad de píxeles que encontramos en otras pantallas Retina: 264 ppp.

Esta densidad de píxeles es bastante elevada para un tablet, que se utiliza a una distancia mayor de los ojos que un teléfono. Las imágenes se ven muy nítidas y resulta imposible distinguir los píxeles individuales a simple vista.

Al tratarse de un panel IPS LCD, la matriz de sub-píxeles es RGB, como se puede apreciar en la imagen adjunta donde se ven los tres sub-píxeles — rojo, verde y azul — uno a continuación del otro.

Las matrices RGB ofrecen una resolución efectiva igual a la real, a diferencia de las matrices Pentile que encontramos habitualmente en las pantallas OLED. Estas últimas ofrecen una resolución efectiva menor por la disposición de los píxeles en formas geométricas, habitualmente en forma de rombo.

Matriz RGB del panel LCD IPS del iPad Pro de 11″

 

Además de contar con una buena resolución, la pantalla del iPad Pro de 11″ es compatible con la tecnología de HDR de alto rango dinámico. Apple no ha especificado qué formatos puede reproducir aunque suponemos que, como mínimo, será compatible con el estándar HDR10.

Espacios de color. Fuente: AVSForum

Si no estás familiarizado con HDR, se trata de una tecnología de paneles que permite mostrar unos rangos de color, contraste y brillo más amplios de lo habitual.

Los paneles HDR están diseñados para ir más allá del espacio de color sRGB / Rec. 709 estándar, tratan de cumplir con el estándar DCI-P3 utilizado en la industria cinematográfica, y apuntan a un espacio de color aún más amplio Rec. 2020, que cubre un 76 por ciento del espectro visible.

Ningún panel actual es capaz de mostrar el espacio de color completo Rec. 2020, sino que se suelen quedar en torno al 60 por ciento, pero muchos paneles sí que se acercan a cubrir el espacio DCI-P3 completo. En concreto, Apple asegura que el iPad Pro cubre el 100% del espacio de color DCI-P3.

Para analizar la calidad de la pantalla hemos realizado diversas pruebas con el software profesional CalMAN Ultimate y un colorímetro X-Rite i1Display Pro.

El brillo máximo es muy elevado, ya que se encuentra alrededor de los 614 nits según nuestras propias mediciones. Se trata de un valor similar al del iPad Pro de 10.5″ y, sin duda, muy alto para un tablet.

Gracias al elevado brillo máximo, la laminación integral (no hay una capa de aire entre el cristal y el panel) y la película anti-reflectante, el iPad Pro de 11″ ofrece un valor de reflectividad de tan solo un 1,8%, lo que significa que es posible utilizar el tablet en exteriores sin muchas dificultades.

La gama cromática del panel del iPad Pro  de 11″ es excelente ya que cubre un 100% del espacio sRGB. El error medio en la fidelidad de los colores es muy bueno, ya que resulta ser 1.8 dE (un valor por debajo de 4 dE se considera excelente y por encima de 9 se considera inaceptable), y el error máximo es 4.2 dE, de nuevo un valor excelente.

 

Los ángulos de visión son amplios y los colores no se ven alterados al observar la pantalla desde un ángulo.

El color blanco presenta una temperatura de color de 6.830 ºK, por encima del nivel de referencia de 6.500 ºK, lo que implica un cierto tono azulado que es ligeramente apreciable en aplicaciones con fondo blanco, como el navegador, si lo comparamos con un dispositivo perfectamente calibrado que esté al lado.

Para ajustar el balance de blanco a la luz ambiental, el iPad Pro de 11″ cuenta con la funcionalidad True Tone. El dispositivo cuenta con unos sensores de luz ambiental de cuatro canales que ajustan automáticamente el balance de blancos en función del color de la luz que ilumina nuestra estancia.

La tecnología True Tone pasa desapercibida la mayor parte del tiempo pero basta con desactivarla para notar la diferencia, sobre todo cuando estamos en un entorno iluminado por luz con cierto tono de color.

El color negro es bastante profundo incluso al nivel máximo de brillo, ya que se encuentra alrededor de 0,367 nits. No es un color negro puro como el que encontramos en una pantalla OLED, pero es bastante bueno para una pantalla LCD. El contraste resulta ser 1.700:1.

La pantalla del iPad Pro de 11″ posee una elevada calidad de imagen

 

Apple ha incorporado una tecnología denominada Pro Motion, que incrementa la tasa de refresco de la pantalla de 60 a 120 Hz. Esta tecnología es suficientemente inteligente para adaptar la tasa de refresco al contenido que estamos visualizando. Por ejemplo, al reproducir una película a 48 fps, esta tasa pasa a ser de 48 Hz y, si vemos una imagen estática, la tasa disminuye drásticamente para reducir el consumo de batería.

La tecnología Pro Motion se hace notar al hacer scroll en una página web, ya que el contenido en movimiento resulta más legible que en otros dispositivos, así como al movernos por la interfaz. Donde también se aprecia una mejora importante es a la hora de dibujar con el Apple Pencil, puesto que el retardo desaparece.

Apple también incorpora el modo Night Shift que ajusta automáticamente los colores de la pantalla hacia la parte más cálida del espectro de colores para ayudarte a descansar mejor. Es posible activarlo manualmente o programarlo para que se active a ciertas horas o desde la puesta a la salida del sol.

Apple no incorpora en los iPad Pro la tecnología 3DTouch sensible a la presión con la que cuentan los últimos iPhone. Esto hace que hay ciertas acciones que hacemos en el iPhone con una pulsación fuerte, no estén disponibles en el iPad Pro o se hagan de otra forma.

Ir a página