Quitar este panel

Análisis del LG G6 a fondo y opinión [REVIEW]

💻 ¡Ofertón! Consigue Windows 10 Home por solo 11,09€ en CDKdeals [ Ofertón ]

¿No quieres leer el análisis completo? Dirígete directamente a la sección de Conclusiones para conocer lo que más y lo que menos nos ha gustado del LG G6.

Si por algo destaca LG, es por su capacidad de innovar y sorprender cada año con su smartphone estrella. En 2013, LG movió los botones a la parte de atrás en el LG G2; en 2014, estrenó la resolución QHD en el LG G3; en 2015, experimentó con materiales poco convencionales en el LG G4; y en 2016 lanzó el primer smartphone modular con el LG G5.

Este año, LG ha vuelto a sorprender al mundo con su smartphone estrella, LG G6, cuya pantalla FullVision de 5.7″ abandona el tradicional ratio 16:9 y estrena una nueva proporción 18:9 más alargada. Además, LG ha reducido los marcos por encima y por debajo de la pantalla a la mínima expresión, y ha conseguido un diseño con superficies planas, sin protuberancias.

LG tampoco ha descuidado los componentes internos del teléfono y ha dotado al LG G6 de unas especificaciones potentes — Qualcomm Snapdragon 821, 4GB de RAM, cámaras de 13MP/5MP, batería de 3.300 mAh y Android 7.0 Nougat — aunque, todo hay que decirlo, le ha faltado hacerse con un procesador Snapdragon 835 para cubrir las expectativas de los usuarios más exigentes.

El precio oficial del LG G6 es 749 euros, un precio elevado pero en línea con lo que cabe esperar de un teléfono de estas características.

Aunque ya tuvimos oportunidad de probar el LG G6 durante el Mobile World Congress, ahora hemos pasado varios días analizando a fondo el teléfono y, a continuación, os presentamos nuestro análisis en profundidad.

 

 

Diseño y construcción

En los últimos años, el tamaño de las pantallas de los smartphones ha ido en aumento siguiendo las preferencias de los usuarios.

Esto ha provocado que los dispositivos sean cada vez más grandes y, por tanto, menos manejables, por lo que para muchos el tamaño de 5 – 5.5″ se ha convertido en el límite.

LG ha decidido enfrentarse a este problema de dos maneras diferentes: cambiando el ratio de aspecto de la pantalla y reduciendo el tamaño de los marcos.

En primer lugar, LG ha tenido la idea de modificar el ratio de la pantalla de 16:9 a 18:9 o, lo que es lo mismo, ha alargado el cuerpo del teléfono.

El objetivo de este cambio es poder incrementar la longitud de la diagonal de la pantalla sin incrementar su anchura. A fin de cuentas, la anchura del teléfono es de lo que más influye en su manejabilidad, por ejemplo, al teclear con una sola mano, y en su sujeción.

En segundo lugar, a pesar de que la pantalla es más alargada de lo habitual, la altura del teléfono no ha aumentado tanto como cabría esperar, ya que LG ha conseguido reducir de forma notable los marcos superior e inferior de la pantalla.

El LG G6 ofrece un ratio de pantalla-a-cuerpo de 79%, lo que supone un incremento importante respecto al LG G5 (70%) y a otros teléfonos de gama alta como el Samsung Galaxy S7 (76%) o iPhone 7 Plus (68%) — aunque queda por debajo del Galaxy S8 (84%).

Basta con colocar el LG G6 junto a cualquier otro smartphone del mercado para dejarlo en evidencia. A excepción del Samsung Galaxy S8, que todavía no ha salido a la venta, cualquier otro smartphone de gama alta — iPhone 7, Huawei P10, Sony Xperia XZ, Google Pixel XL, OnePlus 3T, etc. — posee unos marcos mucho más anchos.


LG G6 (izquierda) junto al LG G5 (derecha)

 

El resultado es un smartphone que, a pesar de contar con una gran pantalla de 5.7″, posee un tamaño bastante compacto que no resulta demasiado grande en la mano.

La pantalla del LG G6 no es rectangular, como en otros smartphones, sino que las esquinas están ligeramente redondeadas, como imitando las esquinas del dispositivo. LG ha explicado que ha redondeado las esquinas del cuerpo del teléfono para absorber mejor el impacto en caso de caída.

El LG G6 cuenta con un cuerpo metálico y una parte de atrás de cristal que, a diferencia del modelo del año pasado, no cuenta con ninguna protuberancia. LG ha conseguido que la cámara quede completamente a ras de la superficie, y lo mismo ocurre con el lector de huella dactilar.

El LG G6 está a la venta en tres colores: negro (en exclusiva con Vodafone), platino y blanco. A pesar del acabado en cristal, las huellas dactilares no quedan apenas marcadas en la variante en color blanco que hemos probado.

El LG G6 utiliza Gorilla Glass 5 para proteger el cristal de la parte de atrás, pero recurre a Gorilla Glass 3 para proteger la cámara y el cristal frontal. Parece extraño que LG haga uso de una generación tan antigua de Gorilla Glass para proteger la gran pantalla del LG G6, pero todo parece deberse a que la pantalla está menos expuesta al ser completamente plana, sin cristal 2.5D.

 

El LG G6 cuenta con un grosor de 7.9 mm, en línea con otros smartphones de gama alta — como el Samsung Galaxy S8, el Sony Xperia XZ o HTC U Ultra, por citar algunos — pero queda por encima del iPhone 7 Plus con 7.3 mm.

El resultado es un smartphone con un diseño muy atractivo que llama la atención donde quiera que va. Durante las semanas que lo llevo utilizando (antes de que saliera a la venta), mucha gente se ha quedado observando el teléfono por la calle y se ha sorprendido de su diseño y gran pantalla.

La parte de delante del LG G6 está ocupada principalmente por la gran pantalla FullVision, cuyos marcos laterales son bastante delgados.

Como ya hemos comentado, la principal novedad del LG G6 es que los marcos de encima y debajo son realmente estrechos en comparación con otros smartphones.

Un aspecto peculiar del LG G6 es que el cristal frontal es completamente plano, a diferencia de otros teléfonos que utilizan un cristal frontal 2.5D ligeramente redondeado en los bordes.

Encima de la pantalla encontramos el altavoz para el oído, la cámara frontal, y los sensores habituales de proximidad, luz y gestos.

LG ha decidido prescindir de un LED de notificaciones en el LG G6, probablemente porque cuenta con una pantalla Always On que permanece siempre encendida y muestra los iconos de las apps con notificaciones pendientes de leer.

En la parte inferior solamente encontramos el logotipo de LG, ya que el LG G6 no posee botones físicos. Los botones virtuales se muestran sobre la pantalla cuando es necesario, como es ya habitual en la mayoría de los teléfonos.

En la parte de atrás encontramos la cubierta trasera de cristal ligeramente redondeada en los bordes.

El acabado de la cubierta trasera es brillante, pero las huellas dactilares no quedan apenas marcadas sobre la superficie en el modelo blanco.

En la zona superior de la parte de atrás encontramos las dos cámaras, que se encuentran a ras de superficie y no sobresalen de la superficie del teléfono.

Aunque el cristal que protege la cámara parece ligeramente hundido, no nos atrevemos a decir que no haya riesgo de que se raye si se apoya boca abajo con frecuencia, aunque por suerte está protegido con Gorilla Glass.

Entre ambas cámaras encontramos el flash de doble tono, y justo debajo está el lector de huella dactilar, que actúa también como botón de encendido y se hunde ligeramente al pulsarlo.

En el lateral derecho encontramos solamente el compartimento para la tarjeta nano-SIM y la tarjeta micro-SD.


 

En el lateral izquierdo encontramos los dos botones de volumen, que tienen un buen recorrido y resultan cómodos de pulsar.

 

En la parte superior encontramos el conector de auriculares pero, a diferencia del LG G5, no hay emisor de infrarrojos.

 

La parte inferior del teléfono solo posee un conector USB Tipo-C 3.1 y el altavoz.

 

El agarre del teléfono es bueno ya que los bordes del dispositivo no son angulosos sino que presentan un cierto bisel que hace que no se claven en la mano.

La parte de atrás del teléfono es plana, lo cual tiene la ventaja de que es más fácil operar con él cuando este está apoyado sobre una superficie plana, como una mesa –otros teléfonos “bailan” al pulsar sobre la pantalla si la cubierta trasera es curvada.

La pantalla es demasiado grande para que podamos alcanzar cómodamente todas las zonas con una sola mano, pero el hecho de que el teléfono tenga un ratio de pantalla alargado ayuda a que resulte relativamente cómodo teclear con una sola mano, ya que es menos ancho de lo que cabría esperar.

LG ha dotado por primera vez al LG G6 con resistencia IP68 frente al polvo y el agua, aunque esto también significa que la batería ha dejado de ser reemplazable.

Pantalla

LG ha incorporado en el LG G6 una pantalla de 5.7″ a la que ha bautizado con el nombre de FullVision, en clara alusión a su gran tamaño y experiencia visual inmersiva.

El panel LCD IPS de 5.7″ del LG G6 posee una resolución Quad HD+ (2880 x 1440 píxeles, 320 píxeles más de lo habitual debido al ratio 18:9), lo que hace que la densidad de píxeles sea muy elevada: 564 ppp.

La pantalla del LG G6 es muy nítida aunque, como siempre hemos comentado, resulta complicado apreciar un incremento real de nitidez respecto a una pantalla Full HD, salvo para aplicaciones de Realidad Virtual.

En cualquier caso, parece que el uso de paneles QHD (o QHD+, en este caso) se ha generalizado entre los smartphones de gama alta y, de hecho, no sería extraño que en un futuro próximo comenzasen a popularizarse las pantallas con resolución 4K.

Además de contar con una gran resolución, la pantalla del LG G6 es compatible con la tecnología de HDR de alto rango dinámico. En concreto, es capaz de mostrar contenidos creados bajo los estándares HDR10 y Dolby Vision, al igual que sus propios televisores.

Espacios de color. Fuente: AVSForum

Si no estás familiarizado con HDR, se trata de una tecnología de paneles que permite mostrar un rango de colores más amplio de lo habitual.

Esto se traduce en el soporte de nuevos espacios de color.

Los paneles HDR están diseñados para ir más allá del espacio de color Rec. 709 estándar, tratan de cumplir con el estándar DCI-P3 utilizado en la industria cinematográfica, y apuntan hacia el espacio de color aún más amplio Rec. 2020, que cubre un 76 por ciento del espectro visible.

Ningún panel actual es capaz de mostrar el espacio de color completo Rec. 2020, sino que se quedan en torno al 60 por ciento, pero muchos paneles sí que se acercan al 90 por ciento del espacio DCI-P3.

En nuestras pruebas con el software profesional CalMAN Ultimate y un colorímetro X-Rite i1Display Pro, el LG G6 cubre un 99,9% del espacio de color sRGB, un 62% del espacio de color Rec. 2020 y un 86% del espacio de color DCI-P3.

 

La matriz de sub-píxeles del LG G6 es de tipo RGB, como es habitual en los paneles LCD. En las pantallas RGB los sub-píxeles se organizan uno a continuación de otro en hileras rojo-verde-azul (RGB).

A igualdad de resolución, este tipo de pantallas se ven más nítidas que las PenTile, características de los paneles OLED como los de Samsung, que poseen una peculiar disposición de los sub-píxeles que reduce la resolución efectiva.

Matriz RGB del LG G6

 

El brillo máximo del LG G6 es de 548 nits según nuestras propias mediciones. Este no es un valor tan alto como esperábamos ya que otros smartphones de gama alta — como el Sony Xperia XZ, el iPhone 7 Plus o el Huawei Mate 9 — superan los 600 nits con bastante facilidad, y algunos incluso llegan a los 700 nits

Mientras que el LG G5 activaba un modo de brillo intenso llamado Daylight Mode cuando el teléfono estaba bajo la luz del sol e incrementaba el brillo hasta los 850 nits, no hemos sido capaces de activar este modo en el LG G6, lo que nos hace pensar que no está presente.

 

Centrándonos en el espacio de color sRGB, el error medio en la fidelidad de color resulta ser bastante bueno, 4.3 dE (un valor por debajo de 4 dE se considera excelente y por encima de 9 se considera inaceptable), y el error máximo resulta ser de 9.9 dE, un valor algo elevado.

 

El color blanco presenta una temperatura de color de 8.123 ºK, bastante por encima del nivel de referencia de 6.500 ºK, lo que implica un marcado tono azulado que es apreciable en aplicaciones con fondo blanco, como el navegador. Lamentablemente LG no ofrece ninguna forma de ajustar la temperatura de color de la pantalla.

El valor de gamma es correcto, 2.4, y el color negro es muy profundo (0,293 nits), a pesar de no tratarse de una pantalla AMOLED, lo que implica que el contraste es bastante elevado, alrededor de 1860:1.

Los ángulos de visión son amplios y los colores no se ven alterados al observar la pantalla desde un ángulo, lo cual es importante en una pantalla de este tamaño.

Una característica interesante de la pantalla del LG G6 que hereda del LG G5 es la función Always On (Siempre Activa) que hace que el teléfono muestre la hora y la fecha en todo momento, junto con iconos de notificaciones.

La función de Pantalla Always On permite elegir entre un reloj digital, un reloj analógico o añadir un mensaje personal. También podemos configurar el apagado de la pantalla a una hora concreta, en caso de que nos moleste para dormir, y activar un modo de alto brillo para que se vea mejor a costa de consumir más batería.

Hardware y rendimiento

El LG G6 llega con procesador Qualcomm Snapdragon 821, que fue anunciado en julio del año pasado, y viene acompañado por una GPU Adreno 530. Se trata del mismo procesador que vimos en el OnePlus 3T o el Google Pixel XL del año pasado.

El Snapdragon 821 alcanza velocidades de reloj de hasta 2.4/2.0 GHz para los núcleos de alto/bajo rendimiento, y LG ha optado por dos núcleos Kryo a 2.35 GHz y otros dos núcleos Kryo a 1.6 GHz.

¿Por qué LG no ha optado por el procesador más potente Snapdragon 835? Según la compañía, la principal razón es la limitada disponibilidad de este chip, que hubiera obligado a retrasar el lanzamiento del teléfono.

LG también cita la fiabilidad que supone emplear un chip muy probado — recordemos los problemas que tuvieron el HTC One M9, Sony Xperia Z5 y otros con el sobrecalentamiento del Snapdragon 810.

En la práctica, esto significa que el LG G6 no llega con el chip más avanzado hasta la fecha, sino con el más potente del 2016. En la práctica, además de las diferencias en rendimiento, podría haber diferencias en autonomía (el Snapdragon 835 está fabricado en un proceso de 10nm más eficiente que el de 14nm de Snapdragon 821).

Al chip Snapdragon 821 le acompañan 4 GB de memoria RAM LPDDR4, suficiente para mover con soltura cualquier aplicación y no tener problemas a la hora de conmutar entre una y otra. Algunos fabricantes, sobre todo chinos, ya incorporan 6GB de RAM en sus teléfonos estrella, pero no se aprecia una gran mejora.

Como no podía ser de otra forma, hemos sometido al LG G6 a algunas pruebas de rendimiento para ver qué tal se comporta frente a otros teléfonos de gama alta.

 

En el benchmark AnTuTu v6 ha dado un resultado de 144.031 puntos, una puntuación muy alta por encima de otros smartphones con el mismo procesador como el Pixel XL.

 

En el benchmark Geekbench 4.1 centrado en el rendimiento del procesador ha conseguido 1.812/4.249 puntos en las pruebas mono/multi-núcleo, que son unos resultados inferiores a los que obtienen los procesadores Exynos de Samsung y Kirin de Huawei.

 

En el apartado de almacenamiento, el teléfono obtiene unos resultados buenos en las pruebas de AndroBench de velocidad de lectura y escritura, pero no especialmente altos — quizás influya que utiliza almacenamiento UFS 2.0 en lugar de UFS 2.1 como los teléfonos de gama alta de Samsung y Huawei.

 

Hemos comparado los tiempos de carga de varios juegos exigentes — Asphalt 8, N.O.V.A. 3 y Modern Combat 5 — y los resultados están en línea con los que obteníamos en el test anterior de velocidad del almacenamiento.

 

En el test de rendimiento general PCMark 1.0, ha obtenido una puntuación de 6.419 puntos, un valor que no destaca, aunque hay que tener en cuenta que la resolución QHD pasa factura frente a otros smartphones de gama alta con resolución Full HD.

 

En el test de rendimiento general PCMark 2.0, ha obtenido una puntuación de 5.186 puntos, un valor que es bastante elevado, pero es superado por otros smartphones con pantalla de menor resolución.

 

Pasando a las pruebas gráficas, en la prueba SlingShot de 3DMark el teléfono ha obtenido unos resultados buenos.

 

Por último, en el test gráfico GFXBench, el dispositivo ha obtenido unos resultados buenos, aunque por debajo de otros teléfonos de gama alta.

Los resultados de las pruebas off-screen (en color verde, son aquellas que se llevan a cabo a resolución 1920 x 1080 independientemente de la resolución de la pantalla) muestran unos resultados correctos, en línea a otros teléfonos de gama alta con la misma GPU, aunque algo por debajo.

En las pruebas on-screen (en color morado, son aquellas a la resolución nativa de la pantalla), el LG G6 queda bastante por debajo de ciertos smartphones de gama alta, probablemente debido a su resolución QHD+.

 

Los benchmarks indican que el LG G6 es un teléfono muy potente, como era de esperar dado que incorpora unos componentes hardware punteros, aunque su rendimiento no supone un salto respecto a lo que podemos encontrar en otros smartphones de gama alta del año pasado. A fin de cuentas, el LG G6 posee unos componentes similares a los que encontramos en los smartphones estrella de 2016.

¿Echamos de menos un procesador Snapdragon 835? A nivel de rendimiento, la respuesta es no. La potencia que ofrece cualquier smartphone de gama alta a día de hoy es más que suficiente incluso para los usuarios más exigentes.

Ahora bien, tendremos que esperar a probar los primeros smartphones con Snapdragon 835 para entender cómo afecta la mayor eficiencia del proceso de 10nm en un aspecto clave como la autonomía, Otras de las mejoras del Snapdragon 835 — como la velocidad de descarga de hasta 1Gbps o el manejo de cámaras de altísima resolución — no son cuestiones relevantes a día de hoy.

Dejando a un lado los benchmarks, en el tiempo que he estado utilizando el teléfono, el LG G6 ha respondido con una exquisita fluidez. Mi uso habitual del teléfono incluye un uso bastante intenso de apps como WhatsApp, Twitter, Facebook, Taptalk, Feedly, Chrome, Gmail y Google Maps, así como juegos ocasionales.

El interfaz se mueve con mucha suavidad, tanto a la hora de abrir aplicaciones como de conmutar entre unas tareas u otras. Tampoco hemos notado que el teléfono cierre aplicaciones por falta de memoria, como ocurre con otros teléfonos.

 

He probado juegos 3D exigentes que por defecto se configuran en el modo de calidad alta, y se desenvuelven con mucha fluidez sin pérdida aparente de frames. Además, el soporte de Vulkan garantiza que el teléfono está preparado para correr sin problemas los nuevos juegos que están por llegar.

Utilizando el software GameBench, hemos podido medir diversos parámetros de rendimiento en estos juegos y el resultado ha sido muy bueno:

Juego FPS medio Estabilidad FPS %GPU %CPU
Asphalt 8 29 100% 74% 13%
Modern Combat 5 42 88% 67% 13%
Unkilled 29 99% 65% 15%


Como todos los teléfonos de gama alta, se calienta al ser sometido a una carga elevada de trabajo, especialmente en juegos 3D. Hemos medido temperaturas máximas en la superficie del teléfono de 36 grados, que no es un valor excesivamente alto y no resulta para nada molesto.

Aunque existe una variante de 64GB que se comercializa en algunos países, en España el LG G6 solo se comercializa con 32GB de almacenamiento interno, de los cuales el sistema utiliza unos 10GB. Por suerte, incorpora la posibilidad de ampliar el almacenamiento fácilmente mediante una tarjeta micro-SD hasta 2TB.

Lamentablemente, LG ha optado por desactivar “Adoptable Storage”, una de las funcionalidades más interesantes que llegaron Android Marshmallow, así que no es posible formatear la tarjeta micro-SD como parte del almacenamiento interno.

Probablemente LG haya tomado esta decisión para evitar problemas con usuarios que utilizan la tarjeta micro-SD para intercambiar ficheros con el ordenador, especialmente fotos y vídeos, y eso no es posible si la tarjeta se ha formateado como interna ya que está cifrada.

En el aspecto de conectividad, el LG G6 va bien servido ya que soporta Wi-Fi 802.11 a/b/g/n/ac en las bandas de 2.4 y 5 GHz, Bluetooth 4.2, 4G/LTE Categoría 6 (hasta 300 Mbps), NFC, y GPS-A.

El puerto USB Tipo-C es compatible con USB 3.1 y USB-On-The-Go, lo que significa que puedes conectar una memoria USB o disco duro a través de un adaptador compatible.

LG ha incorporado un año más la radio FM pero ha prescindido del emisor de infrarrojos que estaba presente en el LG G5 del año pasado.

En las pruebas que hemos realizado la velocidad de red tanto por Wi-Fi como por 4G han sido satisfactorias. El LG G6 ha alcanzado los 200 Mbps de bajada y 30 Mbps de subida en Wi-Fi con una conexión de fibra óptica 300/30. En la prueba de 4G, se han alcanzado los 24 Mbps de bajada y 4 Mbps de subida con una conexión 4G de Vodafone.

El LG G6 cuenta con una batería de 3.300 mAh, una capacidad que puede resultar algo escasa para un smartphone con una pantalla de este tamaño, aunque a decir verdad el Samsung Galaxy S8 todavía incorpora una batería más pequeña con un tamaño de pantalla similar.

 

La batería del LG G6 ha dejado de ser reemplazable ya que el teléfono cuenta con un cuerpo de una sola pieza.

En la prueba de batería de PCMark Work 1.0, con la pantalla calibrada a 200 nits, el teléfono ha dado un resultado de 7 horas y 35 minutos. Este resultado se encuentra por encima de otros teléfonos que hemos probado pero queda por debajo de muchos otros, como se puede apreciar en la gráfica.

 

En la prueba de batería de PCMark Work 2.0, con la pantalla calibrada a 200 nits, el teléfono ha dado un resultado de 6 horas y 17 minutos. Este resultado se encuentra en la franja media de autonomía en comparación con otros teléfonos que hemos probado.

 

En el día a día, sin ningún modo de ahorro activado, el teléfono aguanta sin problemas un día de uso, llegando al final del día con aproximadamente un 25% de carga con un uso normal. Si realizas un uso muy intenso, probablemente tendrás que recargar antes de que acabe el día.

Una de las ventajas que hubiera tenido el LG G6 en caso de haber usado el Snapdragon 835 es el menor consumo energético del procesador debido a un proceso de fabricación más eficiente de 10nm. Tendremos que esperar a ver cómo se comporta el Samsung Galaxy S8 o el Sony Xperia XZ Premium.

LG incorpora un modo de ahorro de batería que permite desactivar algunas funcionalidades del teléfono cuando la batería está baja.

Este modo reduce el uso de funciones como el brillo y la vibración, puede restringir las aplicaciones que corren en el fondo y, opcionalmente, bloquear el uso de Pantalla Always-On.

También incorpora una función llamada ahorro de batería en juegos, que puede ajustar la resolución de vídeo para ahorrar batería y, opcionalmente, también la velocidad de los fotogramas.

A diferencia de otros teléfonos, el LG G6 no posee un modo de ahorro de energía extremo.

Tampoco encontramos la posibilidad de desactivar selectivamente ciertos servicios o aplicaciones para que no se ejecuten en segundo plano cuando la batería está baja. En este aspecto, el software de Sony o Samsung incorpora más funcionalidades.

El LG G6 cuenta con carga rápida Quick Charge 3.0, y afortunadamente LG ha incorporado un cargador rápido en la caja del producto.

En nuestras pruebas, el proceso de carga completo tarda un total de 1 hora y 40 minutos con el cargador incluido. Como podemos apreciar en la gráfica, el proceso de carga es muy rápido hasta el 80 por ciento y luego se ralentiza hasta completar el 20 por ciento restante.

 

El LG G6 que se comercializa en España no cuenta con carga inalámbrica, aunque sí que existe una variante con esta tecnología en otros países.

Por último, el LG G6 cuenta con un lector de huella dactilar situado en la parte de atrás del teléfono. El proceso de reconocimiento de la huella es bastante rápido y basta con colocar el dedo encima para que se desbloquee el teléfono, sin necesidad de apretar el botón.

El inconveniente de esta ubicación es que, cuando el teléfono está colocado sobre una mesa, resulta incómodo tener que introducir el código de desbloqueo o levantar el teléfono. Ojalá en un futuro veamos los lectores de huella integrados en la propia pantalla.

Lamentablemente LG no ha imitado el gesto de los Pixel de desplegar el área de notificaciones arrastrando el dedo hacia abajo por el lector de huella dactilar. Dada la altura de la pantalla, sería un añadido muy útil.

El lector de huella permite proteger el acceso a la Galería y QuickMemo+, pero no podemos restringir el acceso a cualquier app, como ocurre en otros smartphones.

 

Software y funcionalidades

El LG G6 corre Android 7.0 Nougat, la última versión del sistema operativo de Google. Por encima del sistema operativo, LG incorpora su propia capa de personalización UX 6.0.

En el pasado, la capa de software de LG ha sido criticada por mostrar iconos con un aspecto algo infantil y ofrecer un interfaz demasiado colorido, con tonos pastel.

La capa de personalización de LG sigue ofreciendo un aspecto más colorido que otras capas, tanto en los fondos de pantalla que vienen por defecto como en los iconos de las apps del sistema.

Dicho esto, el aspecto de la capa de LG no me desagrada para nada, aunque esto es cuestión de gustos.

LG se ha asociado con Pantone para crear un conjunto de fondos de pantalla muy coloridos que aprovechan el nuevo ratio de pantalla.

Por defecto la pantalla principal muestra un widget con la hora y la temperatura, la barra de búsqueda de Google, y queda espacio para colocar 12 iconos de aplicaciones o carpetas en el escritorio.

LG permite personalizar algunos aspectos del interfaz, como el efecto de cambio de pantalla, la forma de los iconos (original o cuadrado redondeado), el orden de las apps (por nombre o fecha descargada), el tamaño de la cuadrícula (4×4, 4×5 o 5×5) y más.

También es posible ocultar algunas apps del escritorio, en caso de que no queramos que se muestren, y existe un gestor de temas con cinco temas por defecto y más para descargar desde LG SmartWorld.

Algunas de las apps del sistema como Contactos, Calendario o Clima aprovechan la nueva resolución de la pantalla y muestran dos cuadrados, uno al lado del otro, para proporcionar información adicional.

 

Uno de los grandes cambios de UX 5.0 fue la desaparición del cajón de aplicaciones, lo que significa que todas las aplicaciones instaladas están desparramadas por las distintas pantallas del escritorio, al más puro estilo de iOS o de la capa de personalización de Huawei. LG también incorpora un launcher que permite recuperar el cajón de aplicaciones, si así lo deseas.

El LG G6 permite activar opcionalmente una pantalla de Inicio adicional llamada Smart Bulletin, que muestra pestañas de información personalizada sobre LG Health, Calendario, Música, Smart Settings y Evernote.

Bastante más interesante resulta la función Buscar, que se activa deslizando hacia abajo la pantalla estando en el escritorio.

Esta función nos permite buscar rápidamente apps o contenido dentro de las mismas en nuestro teléfono — al estilo de Spotlight de iOS.

Por ejemplo, si buscamos el nombre de una persona, aparece su contacto, los mensajes de correo electrónico que hemos intercambiado con esa persona, etc.

Si pulsamos sobre el botón de Tareas, accedemos a una vista de las aplicaciones abiertas recientemente.

Las aplicaciones se muestran en forma de baraja de cartas, y es posible cerrar una de estas aplicaciones deslizándola hacia la izquierda o la derecha.

También es posible cerrar todas de golpe con el botón ‘LIMPIAR TODO’, a excepción de aquellas que hayamos fijado con una chincheta.

Algunas apps muestran en la vista de Tareas un icono que permite utilizarlas en pantalla dividida, es decir, mostrando dos apps a la vez en pantalla, en dos cuadrados uno al lado del otro, aprovechando el ratio 2:1 de la pantalla.

 

En cuanto a widgets, el LG G6 incorpora unos pocos propios para LG Health, Música, QuickMemo+, Radio FM, etc. pero ninguno de ellos es especialmente destacable. La ha dejado de incluir el widget Smart Notice, que ofrecía información relevante en forma de tarjetas.

Al arrastrar la pantalla hacia abajo desde el extremo superior aparece el panel de notificaciones.

En la primera fila encontramos los ajustes rápidos, que pueden ser personalizados para añadir o eliminar iconos a nuestro gusto.

El primero de estos elementos se llama Captura+ y permite tomar notas con el dedo sobre la imagen de la pantalla, y guardar el resultado como una imagen o en la aplicación QuickMemo+.

En la segunda fila encontramos el ajuste brillo. Si arrastramos la pantalla una segunda vez hacia abajo los ajustes rápidos se expanden y aparecen también dos botones para activar las funciones de Compartir Pantalla y Compartir Archivos.

Otra funcionalidad que que está presente en el LG G6 es el Protector de Pantalla, que muestra información como la hora/alarmas o imágenes cuando el teléfono está en reposo y la batería está cargando (o el teléfono está acoplado a una base de carga). Es posible establecer un nivel de brillo muy bajo para que no resulte nada molesto si tenemos el teléfono en la mesilla cargando mientras dormimos.

El LG G6 ofrece algunas funciones relacionadas con movimientos. Como ya hemos comentado, es posible encender y apagar la pantalla haciendo un doble toque sobre la misma. Durante una llamada entrante es posible atenderla simplemente llevándose el teléfono al oído. Otra posibilidad es silenciar el tono de llamada al darla vuelta al dispositivo.

LG ofrece algunas funciones interesantes en el teclado. En primer lugar es posible ajustar la altura del teclado para que ocupe una franja mayor o menor de la pantalla y, por tanto, las teclas sean mayores.

Otra función bastante interesante es la posibilidad de desplazar el cursor por una palabra apretando y arrastrando el dedo sobre la barra espaciadora, ya que de esta forma no es necesario alejar el dedo del teclado.

El teclado sugiere palabras a medida que escribimos y es posible seleccionar automáticamente una de las sugerencias deslizando el dedo hacia arriba por el teclado. Si lo hacemos en la zona izquierda, se selecciona la palabra sugerida de la izquierda, mientras que si lo hacemos en la zona derecha, se selecciona la de la derecha.

El teclado de LG va aprendiendo de la forma de escribir del usuario, de forma que si pulsas la tecla la tecla ‘o’ cuando tratas de pulsar la ‘i’, el teclado aprenderá y corregirá este comportamiento.

El LG G6 también incorpora una utilidad interesante llamada Smart Doctor que permite identificar ficheros que pueden ser eliminados del teléfono para liberar espacio. Entre estos ficheros se encuentran ficheros temporales, ficheros RAW, ficheros descargados, o las aplicaciones no utilizadas.

Esta app también permite identificar que apps están haciendo uso de la memoria RAM y parar algunas de ellas. O incluso podemos optimizar el teléfono eliminando ficheros temporales y cerrando apps con el botón ‘Optimizar’.

Por último, esta app permite realizar pruebas de distintos componentes de hardware — WiFi, Bluetooth, sensor de proximidad, sensor de luz, sensor de huella, acelerómetro, giroscopio, sensor de movimiento y magnetómetro — llevar a cabo un diagnóstico de la batería, las aplicaciones, el almacenamiento y la red del teléfono.

LG ha incorporado la funcionalidad Smart Settings que permite automatizar ciertas acciones – perfil de sonido, Bluetooth o Wi-Fi – cuando llegamos o salimos de casa.

También es posible automatizar la apertura de una aplicación cuando conectamos auriculares o nos conectamos por Bluetooth.

Aunque la idea de Smart Settings es muy interesante, las opciones que ofrece en cuanto a acciones a automatizar y ubicaciones son bastante escasas en comparación con otras aplicaciones específicas como Llama.

LG también ofrece una tecla de Acceso Directo que permite abrir rápidamente ciertas aplicaciones cuando la pantalla está bloqueada

Si presionamos la tecla de volumen hacia arriba dos veces, accedemos a Captura+. Si presionamos la tecla de volumen hacia abajo dos veces accedemos a la Cámara y, opcionalmente, podemos hacer que se tome una fotografía instantáneamente.

Lamentablemente LG no permite personalizar las aplicaciones que se abren con estos accesos directos, por lo que no podemos crear un atajo para abrir rápidamente WhatsApp u otra aplicación.

LG ha incluido una funcionalidad llamada Papelera de aplicaciones que funciona de forma parecida a la papelera de reciclaje de Windows.

Las aplicaciones que desinstalamos se borran permanentemente después de haber estado en la papelera durante 24 horas.

LG ha restado importancia a la función QSlide que permite ejecutar algunas aplicaciones en una ventana. Si bien antiguamente esta función aparecía destacada en el área de notificaciones, ahora tenemos que activarla desde las pocas aplicaciones que son compatibles, por ejemplo, Teléfono y Mensajes.

El nuevo ratio de pantalla 18:9 también ha hecho que LG incluya una opción en el menú de Ajustes que permite configurar cómo se deben mostrar las aplicaciones en pantalla.

En general, no es necesario realizar ningún ajuste sobre las apps para que se vean bien, pero si tienes problemas con alguna de ellas, este es el sitio donde debes ir.

Por último, LG ha incluido el asistente de Google en el LG G6, aunque por el momento solo entiende inglés, así que no es de gran ayuda para los que utilizamos el teléfono en otro idioma.

 

Aplicaciones incluidas

El LG G6 incluye algunas aplicaciones propias preinstaladas como Gestor de Archivos, QuickMemo+, RemoteCall Service, SmartWorld, LG Health y LG Mobile Switch, por citar las más importantes. A continuación, vamos a repasar brevemente en qué consiste cada una de estas aplicaciones.

Gestor de Archivos permite gestionar todos los archivos almacenados en el teléfono, así como aquellos que tenemos alojados en servicios de almacenamiento en la nube como Dropbox, Drive, Box y OneDrive.

QuickMemo+ es una herramienta para tomar notas, bien sea con el teclado o dibujando con el dedo. A cada nota podemos añadir un recordatorio para que la nota se muestre a una hora determinada o al llegar a una ubicación concreta.

La aplicación RemoteCall Service permite establecer una conexión remota con el centro de soporte de LG para que un especialista nos ayude. Sin embargo no hemos podido utilizarla ya que nos pide un número de acceso de 6 dígitos que debe proporcionar el Centro de Servicios de LG.

SmartWorld es una tienda propia de LG donde ofrece fondos de pantalla (incluidos los 360º), paquetes de personalización, tipos de letra, temas, aplicaciones, etc. que a primera vista no nos ha parecido que aporte ningún aspecto diferencial respecto a Google Play.

 

LG Health es una aplicación que permite registrar sesiones de ejercicio (caminata, correr, ciclismo, senderismo y patinaje) y contar el número de pasos. También es posible introducir parámetros corporales como el peso, la presión arterial, la temperatura corporal, etc.

Por último, LG Mobile Switch es una herramienta que permite transferir datos como SMS, imágenes y pantallas de inicio desde un dispositivo antiguo a un dispositivo nuevo por cable USB, conexión inalámbrica y tarjeta SD.

LG también ha incorporado algunas aplicaciones de terceros como Evernote, Facebook e Instagram. Mientras que las dos últimas pueden ser instaladas, Evernote no puede ser eliminada del dispositivo.

 

Multimedia

El LG G6 cuenta con un altavoz mono en la parte inferior, que suena con un volumen relativamente potente, lo cual es interesante para no perder ninguna alarma o llamada, además de para disfrutar de música o vídeos en entornos ruidosos.

Lógicamente el sonido carece de profundidad ya que los bajos brillan por su ausencia.

Nos hubiera gustado más que LG incorporase altavoces estéreo frontales pero somos conscientes de que apenas queda espacio de los marcos de la pantalla.

El altavoz cumple de sobra con su cometido para ver vídeos de YouTube o escuchar música ocasionalmente, pero no destaca especialmente por su calidad de sonido.

La posición del altavoz tampoco es la mejor, ya que es sencillo taparlo con un dedo o con la mano, sobre todo al jugar con el teléfono en horizontal.

La calidad de reproducción con auriculares tampoco es algo destacable, ya que LG ha decidido no incorporar el Quad DAC en el modelo que comercializa en España.

Pasando al apartado software, el LG G6 incorpora un reproductor de música bastante completo, que permite visualizar las canciones por título, álbum, artista y género.

El reproductor también incorpora otras funcionalidades interesantes como un ecualizador con ajustes preconfigurados, la posibilidad de ajustar el tono y la velocidad de la reproducción, y el acceso a YouTube para buscar el vídeo de una canción. También es posible reproducir ficheros de música almacenados en Drive, Box, Dropbox o OneDrive.

Lamentablemente el reproductor no es capaz de descargar carátulas ni acceder a la letra de la canción, algo que sí que encontramos en otros teléfonos.

 

La aplicación Galería se utiliza para visualizar y reproducir las fotos y vídeos almacenados en el teléfono e incluso aquellas almacenadas en discos NAS conectados a la red o servicios en la nube como Drive, Box, Dropbox o OneDrive.

La aplicación Galería no permite editar directamente las imágenes sino que, al intentar hacerlo, redirige a la aplicación Fotos de Google.

 

La reproducción de vídeo es excelente y el teléfono es capaz de reproducir sin problemas ficheros de vídeo compatibles con suavidad gracias a su procesador.

Para comprobar la compatibilidad con diversos formatos de audio y vídeo, hemos reproducido cuatro ficheros, dos con resolución Full HD y dos con resolución 4K, codificados con el formato H.264 y con el más moderno HEVC. Los cuatro se reproducen perfectamente con total suavidad.

También he probado a reproducir dos ficheros de vídeo de demostración idénticos, uno grabado con HDR y otro sin HDR, para apreciar la diferencia de calidad. El vídeo grabado con HDR presenta un colorido mucho más vivo y un contraste muy superior al grabado sin esta tecnología.

Por supuesto, los vídeos de servicios de streaming como Netflix y Amazon Prime Video se reproducen sin ningún problema, aunque por el momento las series y películas de estos servicios no pueden ser visionados en HDR en el LG G6 hasta que ambas compañías actualicen sus apps móviles.

La mayoría de los vídeos están grabados en formato 16:9, por lo que a derecha e izquierda aparecen dos bandas negras, como se puede apreciar en la siguiente imagen.

 

La aplicación de Vídeos es bastante simple, pero presenta algunas opciones interesantes como la posibilidad de recortar el vídeo o incluso reducir su resolución.

También es posible reproducir un vídeo en una ventana flotante, lo que permite que sigas utilizando el resto del teléfono y, por tanto, que puedas responder un WhatsApp, mandar un mensaje, o cualquier otra actividad sin dejar de ver el vídeo.

 

Cámara de fotos

LG ha optado por replicar en el LG G6 la idea de una cámara dual con dos lentes de diferente distancia focal que vimos en el LG G5. Sin embargo, mientras que la lente estándar del LG G5 tenía una resolución de 16MP y la gran angular de 8MP, ahora LG   ha igualado la resolución de las dos cámaras a 13MP.

A través de la aplicación de Cámara podemos elegir cuál de las dos lentes queremos utilizar: la lente estándar de 71º con apertura f/1.8 o la lente gran angular de 125º con apertura f/2.4. La lente estándar cuenta además con estabilización óptica y enfoque por detección de fase, mientras que la gran angular carece de estas funcionalidades.

LG ha decidido abandonar el sensor de espectro de color que incorporó en el LG G5, y también ha prescindido del enfoque por láser en favor del enfoque por detección de fase. Resulta extraño ver cómo los fabricantes a veces eliminan funcionalidades que ensalzaron doce meses antes, pero suponemos que tendrán buenas razones para ello.

 

Cada cámara del LG G6 es independiente y, sorprendentemente, LG no ofrece ningún modo que aproveche ambas cámaras para, por ejemplo, captar información de profundidad y difuminar el fondo en retratos como hace el iPhone 7 Plus.

El uso de la lente con gran angular es un añadido muy interesante del que pueden presumir pocas cámaras. Permite tomar fotografías que incluyen un mayor número de elementos — fotografías que, con la cámara estándar, obligarían a tomar una foto panorámica o alejarte mucho del sujeto.

Ahora bien, dado que la lente con gran angular posee una peor apertura y carece de estabilización óptica, está más indicada para fotografías con buena luz. En caso de fotografía nocturna, resulta más recomendable utilizar la cámara estándar.

A continuación, puedes ver un ejemplo de el mismo edificio captado por ambas cámaras. Como podemos apreciar, la imagen captada por la cámara de gran angular posee ciertas distorsiones en los extremos debido precisamente a este inusual ángulo de visión.

 

Gracias a la lente gran angular, podemos tomar fotografías tan impresionantes como estas dos que hemos capturado en un viaje a Dubái:


 

En cuanto al interfaz de la cámara, en la parte derecha encontramos los habituales botones de captura de foto y grabación de vídeo, así como la última foto tomada y un botón para ir atrás. En la parte de arriba tenemos el selector de lente — estándar y gran angular — y, tras tomar una fotografía, tenemos iconos que nos permiten compartir la captura en redes sociales o apps de mensajes.

En la parte izquierda de la pantalla tenemos varios iconos:

  • Opciones: Modo básico, cuadrado, manual fotografía y manual vídeo
  • Flash: Activado, desactivado y automático
  • Cámara frontal/trasera
  • Filtros
  • Modo: Automático, resaltar, panorámica, videoclip, 360 Panorama, cámara lenta, alimento y cámara rápida.
  • Ajustes: HDR, disparo por voz, temporizador, formato de almacenamiento de archivos (JPG o RAW), seguimiento de objetos, etc.

 

LG también incluye un modo manual que ofrece mucha más opciones de ajuste para los fotógrafos experimentados: velocidad del obturador, nivel de exposición, balance de blancos, ISO, bloqueo de la exposición, enfoque manual, etc.

Mi única queja respecto al modo manual es que es demasiado manual. Por ejemplo, al seleccionar un valor de sensibilidad ISO, los parámetros de apertura y exposición no se ajustan automáticamente, sino que es necesario ajustarlos manualmente. Me gustaría que LG ofreciera un modo semiautomático al estilo de los modos Av/Tv de las cámaras réflex.

Centrándonos en la calidad de la fotografía, a continuación vamos a comparar las imágenes captadas por la lente estándar del LG G6 (13MP, OIS) con las capturadas por el iPhone 7 Plus (12MP, OIS), Samsung Galaxy S7 edge (12MP), LG G5 (16MP, OIS), y Huawei P10 (20MP, OIS).

En primer lugar, hemos querido comparar la nitidez de la imagen y para ello hemos ampliado la misma zona de una imagen capturada por las cámaras de todos los smartphones en el mismo momento.

El LG G6 ofrece una imagen muy nítida, que permite apreciar perfectamente todos los detalles de la imagen. Si nos fijamos en el cartel que cuelga a la izquierda, las letras se leen mejor en la imagen captada por el LG G6 que en la obtenida por otros smartphones, a excepción del LG G5 que ofrece una nitidez similar.

La reproducción de colores y el rango dinámico también es excelente, aunque en este aspecto todos los smartphones que hemos comparado ofrecen unos buenos resultados.

 

A continuación, hemos repetido la misma prueba en una escena nocturna para apreciar el rendimiento del sensor con poca luz.

En esta ocasión la calidad de la cámara del LG G6 vuelve a destacar sobre todas las demás. A pesar de la poca luz con la que se ha tomado la foto, el LG G6 consigue captar una buena cantidad de detalle. Las letras del cartel que cuelga a la izquierda de la imagen se ven bastante mejor en la imagen captada en el LG G6 que en el resto de los smartphones.

 

El LG G6 permite aprovechar la proporción 2:1 de su pantalla para tomar fotografías con aspecto cuadrado. El modo cuadrado de cámara divide la pantalla en dos cuadrados idénticos, lo que permite hacer fotos de 1:1 en una ventana, mientras que en la otra se puede ver y editar la captura anterior.

El LG G6, como todos los smartphones de gama alta, pueden captar fotografías en HDR. Aquí tenemos una buena muestra de la riqueza de tonos que se captan en dicho formato en esta imagen del atardecer de Dubái.

 

El LG G6 llega con algunos modos preestablecidos para resaltar ciertas escenas, como el modo alimentos para resaltar los colores de la comida.

 

Por último, aquí podéis ver algunas imágenes tomadas con poca luz aprovechando el modo manual de la cámara.

 

Aquí os dejamos con una galería de fotografías tomadas con el LG G6 en tamaño original para que podáis apreciar la calidad de las imágenes en una gran variedad de situaciones.

 

El LG G6 es capaz de grabar vídeos en resolución UHD (3840×2160) a 30 fps y Full HD (1920×1080) a 60 fps. La grabación a cámara lenta se realiza con resolución 720p a 120 fps.

Durante la grabación es posible alternar entre la cámara estándar y la de gran angular y, a diferencia del LG 6, ya no se nota ningún salto en la grabación. Por primera vez, LG ofrece un modo completamente manual para la grabación de vídeos que, en las manos adecuadas, puede producir vídeos de gran calidad ya que ofrece funcionalidades como reducción de ruido de viento, ajustar el volumen del micrófono, etc.

A continuación, podemos ver un vídeo grabado a plena luz del día con resolución Ultra HD con el LG G6.

 

Aquí tenemos un vídeo grabado por la noche también en calidad Ultra HD.

 

La cámara frontal posee un sensor de 5MP con una lente que tiene una apertura f/2.2 y un angular de 100º, y permite tomar buenos selfies.

A la hora de captar el selfie es posible realizar ajustes en tiempo real sobre la iluminación y el tono (que viene a ser el suavizado de la piel), así como alternar entre dos modos de disparo, uno para selfies individuales y otro para selfies de grupo que ofrece un mayor angular.

A continuación, podemos ver un selfie captado con la cámara del LG G6.

 

La cámara frontal permite capturar selfies con un gesto con la mano: basta con levantar la mano y cerrar el puño para que el teléfono inicie una cuenta atrás de tres segundos. Si cierras el puño dos veces, la cámara toma cuatro fotos en un lugar de una.

Otra posibilidad es que la cámara frontal tome selfies automáticamente utilizando la detección de rostro. Cuando se detecta un rostro aparece un indicador blanco y, cuando se vuelve azul, debemos estar muy quietos ya que la fotografía se toma unos segundos después.

Por último, también es posible activar el disparo por voz diciendo «cheese», «smile», «whisky», «kimchi» o «LG».

Llamadas de voz

En las pruebas que hemos realizado la calidad de la voz es correcta y hemos podido mantener perfectamente conversaciones en entornos moderadamente ruidosos sin dificultades.

La aplicación de Contactos parece no tener nada de especial cuando la abrimos con el teléfono en vertical, pero basta con girar el teléfono y ponerlo en horizontal para disfrutar de otra vista que muestra información adicional a través de dos paneles cuadrados, uno al lado del otro. Lo mismo ocurre con la aplicación de Calendario.

 

Precio y competidores

El LG G6 está a la venta por un precio oficial de 749 euros, un precio acorde con su condición de gama alta.

Si nos fijamos en otros teléfonos, tenemos varias opciones interesantes en la gama alta que pueden competir frente al LG G6.

El Samsung Galaxy S8 ([amazon template=precio&asin=B06XXFHG6J]) es sin duda el competidor más fuerte del LG G6. Cuenta con un diseño exquisito con una pantalla curvada de 5.8” con resolución QHD+ (2960×1440 píxeles) rodeada por unos marcos superior e inferior muy estrechos, procesador Exynos 8895 / Snapdragon 835, 4GB de RAM, cámara principal de 12MP y batería no extraíble de 3.000 mAh. Cuenta con algunas funcionalidades interesantes como la carga inalámbrica o el asistente virtual Bixby.

El Huawei P10 ([amazon template=precio&asin=B06XC4GZGB]) cuenta con una pantalla más pequeña Super LCD 5 de 5.1” con resolución Full HD, procesador HiSilicon Kirin 960, 4GB de RAM, cámara dual de 12MP+20MP, y batería de 3.200 mAh. Incluso con mejores especificaciones está el Huawei P10 Plus, aunque todavía no se comercializa en España.

El OnePlus 3T (EUR 439) es una gran opción por su reducido precio. Cuenta con una pantalla AMOLED de 5.5″, procesador Snapdragon 821, 6GB de RAM, cámara de 12MP, y batería de 3.300 mAh.

Por último, no podemos dejar de hablar del iPhone 7 Plus (EUR 909), que posee un delgado cuerpo de aluminio, una pantalla de 5,5″ con resolución 1080p y 3DTouch, una CPU/GPU extremadamente potente, y una cámara de 12MP con buen rendimiento.

Conclusiones

Nadie diría que entre el LG G5 del año pasado y el actual LG G6 de este año solo ha pasado un año. La compañía ha re-diseñado por completo su smartphone estrella y el nuevo LG G6 tiene poco que ver con la apuesta del año pasado.

Comenzando por su diseño, LG ha sido el primer fabricante en lanzar un smartphone con pantalla 18:9 rodeada por unos sorprendentemente estrechos marcos.

Otras marcas le seguirán pronto, pero LG tiene el honor de haber sido la primera en inaugurar este ratio de aspecto.

El diseño del LG G6 es precioso, tanto por su gran pantalla Full Vision como por su sofisticado acabado en cristal y metal, sin ninguna protuberancia.

La proporción 18:9 es un acierto para incrementar el tamaño de la pantalla sin perjudicar su manejabilidad.

Por el momento, la mayoría de las apps de terceros no aprovechan este espacio extra y, en muchos casos, vemos bandas negras por arriba y abajo de la pantalla, o bien a derecha e izquierda si vemos vídeos 16:9 o juegos en horizontal. Algunos títulos populares como Asphalt 8 ya se han adaptado y cubren la pantalla completa.

LG también se ha unido a la moda de los smartphones resistentes al agua, y ha dotado al LG G6 de la esperada protección IP68. Esta mejora ha sido posible gracias a que el LG G6 cuenta con un cuerpo de una sola pieza, lo que tiene el inconveniente de la batería ha dejado de ser reemplazable.

La pantalla del LG G6 nos ha dejado una sensación excelente gracias a su elevada nitidez, alto brillo (aunque hay pantallas más brillantes) y amplios ángulos de visión. La fidelidad de los colores de la pantalla es buena, aunque adolece de un cierto tinte azulado que para la mayoría de los usuarios pasará inadvertido.

 

La pantalla del LG G6 es capaz de reproducir contenido HDR en formatos HDR10 y Dolby Vision y, en nuestras pruebas con vídeos creados en estos formatos, los resultados son espectaculares. Lamentablemente, por el momento no hay apenas contenido disponible, aunque se espera que Netflix y Amazon Prime Video actualicen sus apps móviles para soportar HDR.

Un aspecto que ya estaba presente en el LG G5 pero que nos sigue gustando es la Pantalla Always-On, que permite ver de un solo vistazo la hora y, sobre todo, las notificaciones que tenemos pendientes de leer.

LG ha incorporado unos componentes hardware muy potentes en el interior del LG G6, como un procesador Qualcomm Snapdragon 821 y 4GB de RAM LPDDR4, pero ha prescindido del procesador más potente del momento, Snapdragon 835.

Aunque hay quienes consideran esta ausencia como algo imperdonable para un teléfono estrella, en mi opinión no es algo preocupante, al menos en potencia.

El Snapdragon 821 es un chip extremadamente potente y, en la práctica, las diferencias de potencia entre ambos procesadores serán imperceptibles para la mayoría de los usuarios.

Ahora bien, esto significa que el LG G6 no ha batido récords en benchmarks de rendimiento. De hecho, en algunas pruebas sintéticas queda algo por debajo de otros smartphones estrella del año pasado.

El rendimiento del LG G6 en el día a día es excelente, sin parones ni lag a la hora de movernos por el interfaz o utilizar las apps y juegos más exigentes que hemos probado.

La compañía ha incorporado 32GB de almacenamiento de tipo UFS 2.0 en el LG G6 (¿por qué no UFS 2.1, LG?), que por suerte pueden ser ampliados mediante micro-SD ya que el sistema ocupa en torno a 10GB. LG no ha habilitado la función Adoptable Storage de Android, por lo que no podemos formatear las tarjetas micro-SD como una extensión del almacenamiento interno.

La autonomía del LG G6 es buena, aunque no destaca respecto a otros smartphones de gama alta. En la práctica, no hemos tenido problemas para llegar al final del día con tranquilidad, pero quizás el uso del Snapdragon 835, más eficiente que el Snapdragon 821, aportaría algo más de autonomía.

 

En el aspecto software, LG ofrece un interfaz con un aspecto colorido y bastantes opciones de personalización, aunque no tantas como las capas de software de otros fabricantes.

LG sigue haciendo limpieza y eliminando (o escondiendo) funcionalidades que tienen poca aceptación entre los usuarios, como Smart Notice, que ya no está presente, o Smart Bulletin, que viene desactivado por defecto.

Por suerte, muchas de nuestras funciones favoritas – como el teclado de altura personalizable de LG, la tecla de acceso directo, el doble toque en pantalla para encenderla, el control por gestos, etc. – siguen presentes en el LG G6.

No obstante, echamos de menos algunas de las funcionalidades que incorporan otros fabricantes, como la posibilidad de proteger el acceso a cualquier app mediante huella (no solo la Galería), un control más exhaustivo de los permisos de las apps para consumir datos o energía en segundo plano, una función para clonar apps y configurar dos cuentas, etc.

LG ha incorporado aplicaciones interesantes para reproducir ficheros multimedia – imágenes, vídeos y música – que pueden conectarse a servidores NAS de ficheros de la red local o servicios populares de almacenamiento en la nube.

LG ha repetido la fórmula del éxito del LG G5 y ha incorporado dos cámaras traseras que permiten elegir entre un campo de visión estándar o un campo de visión gran angular, lo cual resulta útil para sacar fotos de grupo o de edificios desde cerca.

La cámara principal del LG G6 nos ha dejado gratamente sorprendidos, ya que la calidad de las imágenes es excepcional tanto en escenas con buena iluminación como en escenas nocturnas. Además, el software de LG ofrece una gran cantidad de controles manuales, algo que será del agrado de los aficionados a la fotografía

 

El precio oficial del LG G6 (EUR 749) es elevado, pero está en línea de otros smartphones de gama alta. Nos hubiera gustado que por este precio el LG G6 que llega a España contase con funcionalidades como el Quad DAC, la carga inalámbrica o el almacenamiento de 64GB, que han quedado relegadas a otros países.

¿Merece la pena comprar el LG G6? Sin duda, las sensaciones que nos quedan después de utilizar el LG G6 durante varias semanas son muy positivas: el LG G6 nos ha enamorado por su diseño y gran pantalla, nos ha convencido por su rendimiento y nos ha asombrado con su cámara.

Lo mejor:

  • Diseño elegante en metal y cristal con marcos frontales muy estrechos. Las huellas quedan poco marcadas en el modelo blanco que hemos probado.
  • Pantalla de 5.7″ con panel LCD IPS y resolución QHD, que ofrece una excelente nitidez, brillo, ángulos de visión y contraste
  • Nuevo ratio 18:9 que favorece la manejabilidad aún a pesar de contar con una gran pantalla
  • Pantalla Always-On que muestra notificaciones e información relevante en todo momento
  • Rapidez en el manejo del teléfono gracias a un potente procesador Snapdragon 821, 4 GB de RAM LPDDR4 y 32GB de almacenamiento UFS 2.0.
  • Cámara con excelente rendimiento en condiciones de poca luz y múltiples opciones de control manual en fotografía y vídeo
  • Almacenamiento ampliable mediante tarjeta micro-SD (aunque no soporta Adoptable Storage)
  • Carga rápida Quick Charge 3.0 que carga el teléfono en menos de dos horas
  • Mejoras interesantes de LG sobre Android como Smart Settings, Smart Cleaning, control por gestos, doble toque para encender, etc.
  • Presencia de radio FM y conector de auriculares
  • Resistencia IP68 al agua y el polvo

Lo peor:
  • Potencia similar a otros smartphones de gama alta de finales del año pasado
  • Autonomía correcta pero poco destacable en comparación con otros teléfonos de gama alta
  • Calidad de sonido mejorable
  • Sin batería reemplazable
  • Diferencias regionales hacen que el modelo que se comercializa en España llegue sin carga inalámbrica, Quad DAC o 64GB de almacenamiento

Nota: El teléfono LG G6 ha sido cedido amablemente por LG España para la realización de este análisis.

💻 ¡Ofertón! Consigue Windows 10 Home por solo 11,09€ en CDKdeals [ Ofertón ]

¿Cuál es tu reacción?
Sorprendido
25%
Feliz
0%
Indiferente
0%
Triste
0%
Enfadado
0%
Aburrido
0%
Incrédulo
0%
¡Buen trabajo!
75%
Sobre el Autor
Teknófilo
Luis es el creador y editor jefe de Teknófilo. Se aficionó a la tecnología con un Commodore 64 e hizo sus pinitos programando gracias a los míticos libros de 'BASIC para niños'. Con el paso de los años la afición a los ordenadores se ha extendido a cualquier cacharrito que tenga una pantalla y CPU.
Comentarios
Deja un comentario

Deja un comentario