Análisis del LG Nexus 5X y opinión


🎁 ¡Sorteo! Sorteamos una 🎮 Xbox One S 1 TB Edición FortniteParticipar ]

Ir a sección

Interfaz y funcionalidades

Screenshot_20160131-012027El aspecto de Android 6.0 Marshmallow es similar al de Android 5 Lollipop.

El diseño del interfaz está basado en el mismo estilo Material Design, que debutó con Marshmallow y se caracteriza por el uso de formas simples y colores planos.

Google ya ha incorporado el diseño Material Design en muchas de sus aplicaciones, así que el diseño es bastante consistente a lo largo de todo el teléfono.

Otros elementos como el menú de aplicaciones recientes y las notificaciones visuales también permanecen sin cambios.

El menu de Ajustes tampoco ha sufrido modificaciones importantes, por lo que el interfaz del Nexus 5X resultará familiar para aquellos que vengan de un dispositivo que corra Lollipop.

El interfaz del Nexus 5X se mueve con suavidad y rapidez. Esto es bastante común en dispositivos Nexus que corren Android puro sin ninguna capa de personalización, pero nos ha sorprendido la agilidad con la que se mueve el interfaz.

Aunque hay pocos cambios en el exterior, Marshmallow trae muchos cambios que no son apreciables a simple vista. Uno de ellos es Doze, una funcionalidad que hace que los procesos duerman durante periodos de inactividad con el objetivo de prolongar la autonomía de la batería. Como comentábamos anteriormente, no es tan avanzado como el modo Stamina de Sony, ya que no podemos controlar qué aplicaciones deben estar funcionando, pero es un añadido muy interesante.

Marshmallow hace más fácil la migración de datos de un teléfono antiguo ya que ahora existe una opción para transferir los ajustes de “un dispositivo cercano”. Esta opción se muestra cuando iniciamos el proceso de configuración inicial del teléfono, y basta con seguir las instrucciones para transferir el contenido. Algunas aplicaciones requieren que te vuelvas a identificar, mientras que otras ya estarán pre-configuradas.

Durante la configuración inicial del teléfono también debemos seleccionar opciones de seguridad. Ahora el contenido del teléfono está cifrado por defecto, y también tenemos la posibilidad de que el teléfono nos solicite un PIN para desbloquearlo cuando lo reiniciamos. Esta opción ya estaba disponible en Lollipop pero ahora se muestra durante el proceso de configuración del teléfono.

 

Uno de los aspectos donde Android ha creado bastante confusión últimamente es en los controles de volumen y las notificaciones. Por suerte con Marshmallow las cosas vuelven a ser sencillas. Si pulsas la tecla de subir o bajar volumen, se muestra el cuadro de control de volumen donde podemos pulsar sobre una pequeña flechar para ajustar de manera independiente el volumen del timbre, de la alarma y de contenido multimedia.

Estos nuevos ajustes hacen que sea muy sencillo cambiar los niveles de volumen sin tener que entrar en menús como ocurría en el pasado. También podemos pulsar en el icono de la campana para activar el modo vibración, o bien pulsar la tecla de bajar volumen hasta activar la vibración o silenciar el teléfono si seguimos pulsando.

Cuando activas el modo Silencio, las notificaciones cambian al modo “Solo alarmas”, lo que quiere decir que solamente serás molestado por la alarma del reloj.

Si arrastramos el panel de Ajustes Rápidos encontramos un botón “No Molestar”. Si lo pulsamos aparece un nuevo panel de control donde podemos seleccionar “Silencio total”, “Solo alarmas” y “Solo con prioridad”. Para cada opción podemos seleccionar un plazo de tiempo en el que estará activa o dejarlo indefinidamente activo hasta que lo desactivemos manualmente.

Desde ese mismo panel tenemos un botón llamado “Más Opciones” que nos lleva a los Ajustes para configurar qué elementos tienen prioridad: recordatorios, eventos, mensajes, llamadas o llamadas repetidas. También podemos establecer reglas automáticas para controlar el comportamiento durante los fines de semana, las noches, etc.

 

También podemos establecer qué aplicaciones pueden ser consideradas como “prioritarias”, aunque esto se hace desde Sonido y notificaciones > Notificaciones de aplicaciones. De esta forma, si decidimos que Twitter es una aplicación prioritaria, recibiremos sus notificaciones cuando estemos en el modo “Solo con prioridad” pero las notificaciones de otras aplicaciones serán bloqueadas. Esto puede ser útil si, por ejemplo, no queremos ser molestados mientras estudiamos y trabajamos.

Marshmallow ha mejorado el control de los permisos de las aplicaciones. Dentro de los ajustes de una aplicación podemos bloquear todas las notificaciones, las vistas previas de las notificaciones (aquellas que se muestran en la parte superior de la pantalla mientras utilizamos otra aplicación) y la información de las notificaciones que se muestra en la pantalla de bloqueo.

Tenemos la posibilidad de controlar los permisos de acceso al hardware para cada aplicación. Hasta ahora, si dabas acceso a una aplicación al hardware, podía hacer lo que quisiera. Ahora, los permisos se van pidiendo según la aplicación los va necesitando. Una vez que das un permiso, este queda activo para siempre, pero tienes la posibilidad de desactivarlo en cualquier momento.

Si sospechas que alguna aplicación está gastando tu batería más de lo debido, con Marshmallow es más sencillo ya que podemos ver el consumo de batería de cada aplicación individual, así como el uso de datos móviles y otra información útil..

Otra mejora es que puedes ver cuáles son las aplicaciones por defecto para cada acción. De esta forma, si tienes más de una aplicación de reproducción de música, puedes ver cuál se abrirá cuando quieras reproducir una canción y modificar este ajuste si lo deseas.

Ahora cuando abres el cajón de aplicaciones, aquellas que más frecuentemente utilizas aparecen en la parte superior. También podemos realizar búsquedas desde allí, pero Android sigue sin permitir crear carpetas en el cajón de aplicaciones.

Flex Storage es otra de las funcionalidades estrella de Android ya que permite ampliar el almacenamiento interno utilizando una tarjeta micro-SD. Hasta ahora, podías tener ciertos contenidos en la tarjeta externa – como fotos, música y vídeos – pero no era posible instalar cualquier aplicación.

Con la nueva funcionalidad, el almacenamiento externo se comporta como si fuera capacidad interna. El único inconveniente es que una vez que activas Flex Storage, la tarjeta micro-SD es cifrada e integrada, así que no puedes cambiarla por otra fácilmente, ni moverla a otro teléfono sin perder el contenido.

Lamentablemente el Nexus 5X no cuenta con una ranura para tarjeta micro-SD, por lo que esta funcionalidad no puede utilizarse.

Google debería tomar algunas ideas prestadas de las implementaciones de Android por otros fabricantes. Por ejemplo, resulta extraño que no haya un botón para activar el nivel brillo automático desde los ajustes rápidos, que no exista un modo multi-ventana o que no haya soporte nativo para temas.

Ir a sección