Quitar este panel

Análisis del Pixel 3a a fondo y opinión

👉 No te lo pierdas: Así cuidan de tu ❤️ salud los últimos dispositivos de Huawei [ Entérate ]

¿No tienes tiempo de leer el análisis completo? Dirígete directamente a la sección de Conclusiones para conocer lo que más y lo que menos me ha gustado del Pixel 3a.

Tradicionalmente Google siempre ha lanzado sus nuevos smartphones a finales de año y, desde hace un tiempo, han sido dispositivos de gama alta con hardware potente y, por tanto, precio elevado.

Sin embargo, este año Google ha sorprendido lanzando una variante más asequible de su smartphone estrella de 2018, Pixel 3 / 3 XL, al que ha bautizado como Pixel 3a / 3a XL.

El Pixel 3a llega con un hardware de gama media: pantalla OLED de 5.6″, procesador Snapdragon 670, 4GB de RAM, 64GB de almacenamiento (no ampliable) y batería de 3.000 mAh.

Sin embargo, hay un aspecto en el que Google ha querido igualar al Pixel 3a con su hermano mayor: la cámara. La cámara trasera de 12 MP del Pixel 3a es idéntica a la del Pixel 3, que ha sido elogiada por su tremenda calidad a pesar de contar con una sola lente en un mundo de cámaras dobles, triples o cuádruples.

👉 ¿Quieres mejorar tu salud? No te pierdas lo último que ha anunciado Huawei [ ♥ Entérate ]

El Pixel 3a con pantalla de 5.6″ está a la venta por 399€, mientras que el Pixel 3a XL con pantalla de 6″ está a la venta por 479€. Se trata de un precio bastante más bajo que el de los Pixel 3 y 3 XL.

Por cortesía de Google, he tenido oportunidad de probar a fondo el Pixel 3a y aquí os traigo nuestro análisis a fondo.

 

Índice de páginas

  1. Diseño y Pantalla
  2. Rendimiento y Batería
  3. Interfaz y Multimedia
  4. Cámara
  5. Llamadas, Precio y Conclusiones


Diseño y construcción

El año pasado, Google fue bastante criticado por dotar al Pixel 3 de unos grandes marcos rodeando la pantalla y, especialmente, por diseñar el Pixel 3 XL con una enorme muesca en la parte superior.

Con el Pixel 3a, la compañía no parece haber tomado nota de las críticas sobre el diseño sino que ha optado por un aspecto similar al del Pixel 3, con unos marcos generosos rodeando la pantalla que recuerdan a generaciones pasadas.

El Pixel 3a cuenta con un diseño frontal simétrico, con unos marcos de color negro bastante gruesos por encima y por debajo de la pantalla, y también bastante visibles a los lados.

La cuatro esquinas de la pantalla presentan forma redondeada aunque, en realidad, no se trata de un recorte real del panel sino de píxeles que se apagan. Esto se puede apreciar durante el arranque, cuando las esquinas adoptan otra forma.

El cuerpo del teléfono también presenta esquinas redondeadas pero la curvatura es menos abrupta que la de las esquinas de la pantalla.

Como comentaba, el frontal del teléfono presenta un aspecto menos moderno que otros terminales. Si bien es cierto que el Pixel 3a no es un dispositivo de gama alta, otros smartphones con precio similar tienen un frontal mejor aprovechado.

Si nos fijamos en el cuerpo del Pixel 3a, está hecho de policarbonato (plástico) de una sola pieza en lugar de mezclar metal y cristal como el Pixel 3. Su diseño, sin embargo, es similar al de su hermano mayor ya que cuenta con dos acabados diferentes en la parte de atrás.

La franja superior donde su ubica la cámara tiene un acabado brillante mientras que el resto de la cubierta trasera es de color mate. Google ha fundido ambas zonas en una única pieza sin fisuras.

La ventaja del acabado mate que predomina en la parte de atrás es que las huellas dactilares no quedan apenas marcadas en la superficie del teléfono, por lo que no tienes que andar limpiándolo cada dos por tres.

El Pixel 3a posee un cuerpo de policarbonato de una sola pieza 

 

La cámara trasera del Pixel 3a sobresale ligeramente de la superficie del teléfono y, en consecuencia, el teléfono baila al pulsar sobre la pantalla mientras está apoyado sobre la mesa.

En la parte trasera también encontramos el lector de huella dactilar, en una posición que resulta cómoda de alcanzar con el dedo siempre que tengamos el teléfono en la mano. Como inconveniente, no podremos hacer uso del lector de huella cuando el teléfono esté apoyado sobre la mesa salvo que lo levantemos.

Mientras que algunos fabricantes introducen ciertas curvas en la parte de atrás, Google optado por una parte de atrás plana, que solo se curva en los extremos. Esto hace que la superficie de contacto con la mano sea menor al agarrarlo y, por tanto, que debamos tener más cuidado para que no se resbale.

El Pixel 3a tiene un grosor de 8.2 mm. y un peso de 147 gramos, por lo que se siente cómodo en la mano. Si bien es cierto que otros smartphones de gama alta son más delgados, se trata de diferencias muy pequeñas para que se noten.

El Pixel 3a se comercializa en dos combinaciones de colores: negro y blanco. El modelo que he probado es el de color blanco, como se puede apreciar en las fotografías. Tiene el frontal negro pero el resto del cuerpo blanco.

 

A continuación, vamos a revisar los distintos elementos que encontramos en los laterales del teléfono.

En el lateral derecho encontramos el botón de encendido, que posee un peculiar color naranja que contrasta con el acabado blanco del resto de la superficie. Justo debajo encontramos un botón alargado de control de volumen. En mi opinión, ambos botones ofrecen algo más de resistencia de lo habitual.

 

En el lateral izquierdo encontramos  el compartimento que oculta la ranura para la tarjeta tarjeta nano-SIM.

 

La parte superior del teléfono incluye el conector de auriculares de 3.5 mm., un añadido interesante que no está en el Pixel 3.

 

La parte inferior del teléfono posee un conector USB-C y, a los lados, dos orificios. Uno de ellos corresponde con el altavoz inferior, mientras que el otro es meramente decorativo.

 

Google no ha dotado al Pixel 3a de protección frente al agua, por lo que debemos tener cuidado de que no se caiga al agua o se derrame líquido sobre él.

Pantalla

Uno de los aspectos que más me agrada del Pixel 3a es que Google no ha optado por un panel LCD sino que ha incluido un panel OLED más caro que, como es bien sabido, ofrece negros más profundos, contraste prácticamente infinito, mayor amplitud cromática y menor consumo de batería.

Ahora bien, en 2017 el Pixel 2 XL cosechó una gran cantidad de críticas por su panel P-OLED, que ofrecía colores muy apagados y, sobre todo, un marcado tinte azulado cuando se observaba desde un ángulo, por lo que iniciamos el análisis de pantalla del Pixel 3a con mucho interés.

El Pixel 3a llega con un panel OLED de 5.3″ con resolución Full HD+ (2.280 x 1.080 píxeles), lo que hace que la densidad de píxeles sea muy elevada: 441 ppp. La pantalla se ve muy nítida y, salvo para aplicaciones de Realidad Virtual, no echarás de menos la resolución QHD+.

El Pixel 3a utiliza un panel OLED «rígido», en comparación con el panel flexible de plástico P-OLED del Pixel 3 / 3 XL. Esto se traduce en una mayor cantidad de marco alrededor de la pantalla.

La pantalla del Pixel 3a está rodeada por unos marcos bastante generosos

 

Un aspecto en el que Google ha querido ahorrar es en la capa protectora de la pantalla ya que el Pixel 3a utiliza Dragontrail Glass en lugar del más conocido corning Gorilla Glass para protección frente a arañazos y caídas. Dragontrail tiene un coste menor, aunque no es fácil saber cuánto de protección estamos perdiendo.

La matriz de sub-píxeles del Pixel 3a es de tipo Pentile, como es habitual en los paneles OLED. En las pantallas LCD los sub-píxeles se organizan uno a continuación de otro en hileras rojo-verde-azul (RGB), mientras que en las pantallas OLED los sub-píxeles están organizados en formas geométricas como, por ejemplo, rombos.

A igualdad de resolución, las pantallas PenTile se ven menos nítidas que las RGB, pero la elevada resolución de la pantalla del Pixel 3a hace que, en este caso, eso no sea ningún problema.

Matriz de sub-píxeles del panel del Pixel 3a

 

Google ofrece tres modos de color para la pantalla: Naturales, Mejorados y Automático (por defecto). El modo «Automático» ha sido diseñado para mostrar los colores radiantes (y sobresaturados) que prefieren la mayoría de los usuarios.

Para los usuarios que prefieren colores más naturales, Google ofrece dos modos opcionales: «Naturales», que apunta al gamut sRGB ofreciendo los colores más realistas y «Mejorados», que expande los colores artificialmente (sRGB + 10%) para que se vean algo más intensos (pero no mucho).

Para analizar la calidad de la pantalla, hemos realizado diversas pruebas con el software profesional CalMAN Ultimate y un colorímetro X-Rite i1Display Pro.

Con el modo de color Automático, el error medio de en la fidelidad de los colores resulta ser 5.1 dE (media) / 13 (máximo), que son unos valores correctos. A modo de referencia, un valor por debajo de 4 dE se considera excelente y por encima de 9 se considera inaceptable.

En este modo se cubre un 140% del espacio de color sRGB y un 96% del espacio DCI P3 utilizado en la industria cinematográfica. La temperatura de color en el modo Automáitco resulta ser 6.588 ºK, que es un valor bastante cercano al valor ideal. El valor de gamma es 2.4.

Características de la pantalla en el modo de color Automático

 

En el modo de color Natural, el error medio de en la fidelidad de los colores resulta ser 2.3 dE (media) / 6 (máximo), que son unos valores bastante buenos. Este modo cubre un 97% del espacio de color sRGB y un 72% del espacio DCI P3.

La temperatura de color resulta ser 6.574 ºK, que de nuevo es un valor bastante cercano al valor ideal. El valor de gamma es 2.4.

Características de la pantalla en el modo de color Natural

 

En el modo de color Mejorado, el error medio de en la fidelidad de los colores resulta ser 0.9 dE (media) / 3.1 (máximo), que son unos valores excelentes. Este modo cubre un 100% del espacio de color sRGB y un 84% del espacio DCI P3.

La temperatura de color resulta ser 6.525 ºK, que de nuevo es un valor bastante cercano al valor ideal. El valor de gamma es 2.4.

Características de la pantalla en el modo de color Mejorado

 

Dejando a un lado el tema de los colores, otro factor importante a la hora de evaluar una pantalla es el brillo máximo, que en el caso del Pixel 3a resulta ser de 399 nits según mis propias pruebas.

Este brillo máximo se produce tanto en el modo de brillo manual, con el deslizador al máximo, como en el modo de brillo automático. Algunos smartphones poseen un modo de potenciación de brillo que, en el modo automático, incrementan temporalmente el brillo al estar bajo una luz intensa, pero no es el caso del Pixel 3a.

Como podemos observar en la gráfica, el resultado es que el Pixel 3a presenta un valor de brillo máximo algo limitado incluso para un smartphone de gama media.

 

Hablando sobre brillo, conviene saber que Android 9 Pie incluye una funcionalidad llamada brillo adaptativo, que ajusta el brillo de tu pantalla según tus preferencias y entornos de uso. Cada vez que modificas el nivel de brillo con respecto al que ha elegido el teléfono, este aprende sobre tus gustos.

Como cualquier pantalla OLED, el negro es totalmente puro y, en nuestras pruebas, el colorímetro no ha sido capaz de medir ningún nivel de brillo. En consecuencia, el ratio de contraste de la pantalla es infinito — Google habla de 100.000:1, que viene a ser lo mismo.

Las pantallas OLED tienen un comportamiento peculiar al ser observadas´desde un ángulo. Por un lado los emisores de luz están más cerca de la superficie que en los paneles LCD, y esto hace que el contraste y el brillo varíen menos al desplazarnos respecto al centro, pero por otro lado la matriz Pentile provoca que los colores se distorsionen.

En el caso del Pixel 3a, los ángulos de visión son amplios y solo se aprecia un ligero tinte de color azul-verdoso al observar la pantalla de un ángulo muy extremo (casi 90 grados). Esto se nota especialmente en aplicaciones con fondo blanco, como el navegador Chrome, pero no resulta para nada un problema.

La pantalla del Pixel 3a cuenta con la funcionalidad Always-On Display, que muestra la hora, la fecha, la temperatura y notificaciones pendientes de leer, y es posible encender la pantalla con un doble toque sobre la misma.

Rendimiento

El Pixel 3a cuenta con el procesador Snapdragon 670, que fue anunciado en agosto de 2018 como un procesador de gama media cerca del Snapdragon 710 en términos de rendimiento.

El Snapdragon 670 es un conjunto de chips de 10 nm con los mismos núcleos Kryo 360 que el 710, pero con una frecuencia de reloj de 2.0GHz.

El Snapdragon 670 tiene una GPU Adreno 615 que debería ser menos potente que la GPU Adreno 616 del Snapdragon 710.

En definitiva, el Snapdragon 670 es un Snapdragon 710 ligeramente menos potente. Tiene una CPU de reloj más baja, una GPU un poco menos potente y un módem más lento.

El Pixel 3a llega con 4 GB de RAM de tipo LPDDR4x, una cantidad que debería ser suficiente, especialmente teniendo en cuenta que el Pixel 3a no cuenta con una capa software de personalización pesada como otros fabricantes.

Google ha incorporado el chip de seguridad Titan que debutó con el Pixel 3 y que permite almacenar información sensible como datos de contraseñas, la clave de cifrado del almacenamiento, datos de aplicaciones, información sobre la integridad del sistema operativo, etc.

A continuación, vamos a ver los resultados del teléfono en diversos benchmarks de rendimiento de la CPU, la GPU y el almacenamiento.

En el benchmark AnTuTu v7 ha dado un resultado de 159.206 puntos, una puntuación bastante alta para un smartphone de gama media.

 

En el benchmark Geekbench 4.1 centrado en el rendimiento del procesador ha conseguido 1.615/5.163 puntos en las pruebas mono/multi-núcleo, que son unos resultados altos para un smartphone de gama media.

 

En el apartado de almacenamiento, el teléfono obtiene unos resultados muy altos en las pruebas de AndroBench de velocidad de lectura y escritura, a la altura de otros grandes smartphones.

 

En el test de rendimiento general PCMark 2.0, ha obtenido una puntuación espectacular de 7.301 puntos, un valor bastante algo para un smartphone de gama media.

 

El Pixel 3a ha obtenido unos resultados bastante altos en todas las pruebas en comparación con otros smartphones de gama media, aunque obviamente no es rival para dispositivos de gama alta con procesadores más potentes.

Si nos olvidamos de los benchmarks, el Pixel 3a se mueve con rapidez, con animaciones suaves y fluidas a lo largo de toda la interfaz. Tampoco he encontrado ningún problema de rendimiento a la hora de utilizar apps frecuentes como WhatsApp, Instagram, Twitter, Facebook, Google Maps, Chrome y otras.

Sus 4 GB de RAM permiten una buena experiencia a la hora de hacer multi-tarea aunque, en ocasiones, cuando quieres volver a una app pesada (por ejemplo, un juego) tras un tiempo utilizando otras apps, descubres que esta se ha cerrado.

Jugar a títulos 3D exigentes en el Pixel 3a es una delicia

.

En cuanto a la potencia gráfica, la GPU Adreno 615 ofrece un 25 por ciento más de rendimiento que la GPU Adreno 512 del Snapdragon 660. La GPU Adreno 615 puede mover pantallas FHD+ fácilmente y soporta reproducción de vídeo UHD con soporte de Open GL ES 3.2, Open CL 2.0 y las APIs Vulkan.

A la hora de analizar la potencia gráfica, comenzamos con la prueba SlingShot de 3DMark, donde el teléfono ha obtenido unos resultados muy buenos.

 

En la prueba GFXBench con APIs tradicionales, el Pixel 3a ha logrado unos resultados elevados.

 

En las pruebas de rendimiento gráfico, el Pixel 3a ha obtenido unos resultados muy buenos en comparación con otros smartphones de gama media, aunque queda lejos del rendimiento gráfico que ofrecen otros smartphones de gama alta.

Para comprobar el rendimiento gráfico en juegos, he probado títulos 3D exigentes — Asphalt 9, Dead Effect 2 y PUBG  — y, en todos ellos, la experiencia de juego con el Pixel 3a ha sido excelente.

Utilizando el software GameBench, he podido medir diversos parámetros de rendimiento en estos juegos y el resultado ha sido muy bueno. En los tres juegos obtenemos una tasa estable de prácticamente 30 o 60 fps, sin pérdidas de frames.

Juego FPS medio Estabilidad FPS Min. FPS Max. FPS %CPU
Asphalt 9 29 100% 27 31 12%
Dead Effect 2 58 100% 36 61 12%
PUBG 29 100% 8 31 16%

 

Los smartphones suelen calentarse bastante bajo situaciones de carga elevada, como a la hora de jugar a títulos 3D exigentes. En el caso del Pixel 3a, he medido temperaturas máximas en la superficie del teléfono de unos 36ºC por la zona de la cámara y el lector de huella, que no es un valor para nada elevado.

El Pixel 3a se comercializa en una única variante de 64 GB de almacenamiento interno. Google ha decidido utilizar el sistema de ficheros F2FS.

La principal ventaja de F2FS en comparación con el habitual EXT4 es la mejora del rendimiento, especialmente en las velocidades de escritura aleatoria, como hemos comprobado en las pruebas anteriores con AndroBench. También es menos propenso a disminuir la velocidad cuando el espacio libre de almacenamiento se va reduciendo.

Lamentablemente, Google no ofrece la posibilidad de ampliar el almacenamiento con tarjetas micro-SD, por lo que los 64 GB se pueden quedar escasos si tienes pensado instalar juegos, almacenar películas o, simplemente, tomar muchas fotografías y vídeos con tu Pixel 3a.

En el aspecto de conectividad, el Pixel 3a es compatible con Wi-Fi 802.11 a/b/g/n/ac a 2.4 y 5 GHz, Bluetooth 5.0 (aptX y aptX HD), 3G/HSPA+, 4G/LTE, NFC y GPS.

En las pruebas de velocidad, el Pixel 3a ha alcanzado los 383 Mbps de bajada y 84 Mbps de subida en Wi-Fi con una conexión de fibra óptica a 600 Mbps.

En cuanto a la conexión 4G, el Pixel 3a es capaz de alcanzar velocidades de hasta 600 Mbps Gbps de descarga y 75 Mbps de subida (LTE Cat. 11), aunque en la vida real nunca alcanzarás velocidades tan elevadas salvo en un entorno de laboratorio.

El Pixel 3a está equipado con una única nano SIM, por lo que si andas buscando un teléfono Dual SIM tendrás que mirar otras opciones.

En la prueba de conexión 4G he obtenido una velocidad de descarga de 13 Mbps y de subida de 8 Mbps, unos resultados correctos.

El Pixel 3a no posee emisor de infrarrojos, ni tampoco cuenta con radio FM a pesar de poseer un conector de auriculares.El puerto USB Tipo-C es compatible con USB 2.0, así que no es tan rápido como otros smartphones de gama alta.

El Pixel 3a posee un lector de huella dactilar en la parte de atrás que permite desbloquear el teléfono con solo apoyar el dedo, incluso estando la pantalla apagada. Aunque no me atrevería a decir que sea lento, mi sensación es que no es tan rápido como el del Pixel 3 u otros dispositivos de gama alta.

Un inconveniente de la posición de este lector de huella es que resulta complicado desbloquear el teléfono cuando está apoyado sobre una mesa. Me hubiera gustado ver un lector de huella en pantalla, siguiendo la tendencia actual.

El lector de huella también sirve para desplegar el área de notificaciones al arrastrar el dedo hacia abajo una vez, y mostrar los ajustes rápidos al arrastrar el dedo por segunda vez si activas la opción correspondiente.


Batería

La batería del Pixel 3a posee una capacidad de 3.000 mAh, una cantidad que se nos antoja algo reducida para un smartphone con este tamaño de pantalla.

 

En la prueba PCMark de autonomía de la batería, el Pixel 3a ha aguantado 8 horas y 27 minutos con el brillo de la pantalla calibrado a 200 nits. Este resultado no destaca especialmente frente a otros smartphones de gama media, como se puede apreciar en la gráfica.

 

En la práctica, la autonomía del Pixel 3a es correcta, y no deberías tener problema para  llegar al final del día con un uso moderado. No obstante, si realizas un uso intensivo, tendrás que recargar a mitad de tarde para llegar hasta la noche.

Android 9 Pie incluye una funcionalidad llamada Batería Inteligente que tiene en cuenta aquellas apps que más utilizas y limita el uso de la batería en segundo plano. Si aún con todo necesitas estirar todavía más la duración de la batería, la opción de Ahorro de Batería aumenta la duración desactivando algunas funciones del dispositivo, así como la actualización de apps en segundo plano.

 

En cuanto al proceso de carga, el Pixel 3a es compatible con la tecnología de carga rápida USB-PD 2.0 de 18W.

Utilizando el cargador que viene en la caja, el proceso de carga completo tarda un total de 1 horas y 34 minutos, por  lo que es bastante rápido. Como se puede ver en la siguiente gráfica, el 50% se alcanza en algo más de media hora.

Proceso de carga del Pixel 3a

 

A pesar de que Google dotó al Pixel 3 de carga inalámbica, la compañía no ha incluido esta funcionalidad en el Pixel 3a, que por el momento está reservada a dispositivos de gama alta.

Interfaz y funcionalidades

El Pixel 3a llega con Android 9.0 Pie, que es la última versión del sistema operativo de Google, aunque la compañía ya ha empezado a probar Android Q.

Los smartphones Pixel ofrecen una experiencia cercana a Android aunque la compañía se permite hacer algunos cambios en el launcher respecto a Android puro para aportar su propio toque.

El launcher del Pixel 3a se llama Pixel Launcher y ofrece algunas funcionalidades interesantes.

Google ha colocado la barra de búsqueda rápida en la parte inferior de la pantalla inicial, cerca de tu dedo. Esta barra permite buscar tanto en Internet como contenido guardado en el teléfono.

Además, esta barra tiene el icono de Google Assistant a la derecha para acceder al asistente de Google de forma rápida

Debajo de la barra de búsqueda encontramos el botón de inicio conforma de píldora horizontal que permite manejar la interfaz mediante gestos.

Si deslizas el dedo desde el botón de inicio hasta la parte de arriba de la pantalla, abrirás el cajón de aplicaciones.

Si haces un desplazamiento corto hacia arriba desde el botón de inicio, entras en la vista multitarea que muestra en la parte superior una imagen reducida de cada app que tengas abierta, y en el tercio inferior verás la barra de búsqueda y los botones de las apps que más usas.

En la vista de multi-tarea, si te desplazas lateralmente te moverás por la lista de apps abiertas. Para cerrar una app, puedes deslizarla hacia arriba. Si pulsas el icono redondo que aparece encima de la imagen reducida de cada app, seleccionas la vista de pantalla dividida. Las apps de la vista de multitarea están «en directo», y puedes elegir y copiar texto mientras te encuentras en esta vista — incluso el texto de las imágenes.

 

Estando en la pantalla de inicio, puedes desplazar el botón de inicio hacia la derecha y mantenerlo apretado para desplazarte entre aplicaciones, y si dejas de pulsarlo se abre la app que hayas dejado en el centro de la pantalla. Si haces un rápido desplazamiento hacia la derecha desde el botón de inicio, cambias a la app anterior.

El Pixel 3a no permite recuperar la botonera virtual sobre la pantalla sino que todo el manejo debe ser realizado obligatoriamente mediante gestos, por lo que tendrás que acostumbrarte a esta nueva forma de interacción. No obstante, todo esto va a cambiar con Android Q: los gestos serán algo diferentes y la botonera virtual podrá recuperarse de nuevo.

En la parte superior del cajón de aplicaciones hay una casilla de búsqueda que permite también invocar a Google Assistant y, justo debajo, la misma lista de apps más utilizadas que veíamos antes.

A continuación, se encuentran los iconos de todas las apps instaladas en el teléfono, que aparecen ordenadas por orden alfabético. No es posible crear carpetas ni cambiar el orden de las apps mostradas en el cajón de aplicaciones.

Los iconos de las apps tienen un aspecto redondeado por defecto aunque, si lo deseamos, podemos alterar su apariencia para que adopten un aspecto cuadrado, cuadrado redondeado, cuadrado con esquinas redondeadas o con forma de lágrima.

Una funcionalidad curiosa del Pixel 3a es que está continuamente escuchando la música que suena y, si identifica la canción, muestra el título en la pantalla de bloqueo.

Esta funcionalidad no utiliza la conexión a Internet ni envía datos fuera del teléfono, sino que utiliza una base de datos local de las canciones más populares en cada región.

El reconocimiento funciona bastante bien, sobre todo con hits del momento. Además, almacena la lista de canciones que ha escuchado, en caso de que quieras saber cómo se llamaba esa canción que sonaba hace un rato. Al pulsar sobre el título de alguna de las canciones identificadas, podemos reproducirla en Spotify, Google Play Music, YouTube Music, YouTube, etc.

Ciertas acciones pueden llevarse a cabo más rápido mediante el uso de gestos. Por ejemplo, si presionas dos veces el botón de encendido se abre la app de Cámara y, con la cámara abierta, si la giras dos veces rápidamente sobre el eje vertical, se activa la cámara frontal, y si pones el teléfono bocabajo, silencias los sonidos.

 

Google ha vuelto a incorporar la funcionalidad de bordes activos Active Edge. Basta con apretar con fuerza los marcos laterales del teléfono para abrir Google Assistant, incluso cuando la pantalla está apagada, o para silenciar alarmas, temporizadores, notificaciones y llamadas entrantes.

La funcionalidad Active Edge de los Pixel está lejos de lo que vemos en los smartphones de HTC. Google no permite personalizar la aplicación que se abre al apretar los marcos, ni tampoco permite establecer distintas acciones en función del tipo de apretón o personalizar la acción a ejecutar al apretar los marcos dentro de cada app.

Google ha incorporado en Android 9 Pie diversas funcionalidades para mejorar nuestro bienestar digital. El panel de control muestra el tiempo que has pasado con tu teléfono, las veces que lo has desbloqueado y las notificaciones que has recibido. También puedes ver tendencias a lo largo del tiempo.

Si quieres desengancharte a alguna app en concreto, puedes programar el Temporizador de Aplicaciones para limitar el tiempo que utilizas cada app. Cuando el temporizador llega al final del tiempo establecido, recibes una notificación, el icono cambia a color gris y no podrás volver a abrirla salvo que cambies el temporizador de dicha app.

Google también ha incluido una funcionalidad llamada No Molestar, que no solo silencia las notificaciones sino que oculta los elementos visuales. Es posible establecer una duración o que se desactive si se producen ciertos eventos.

El modo Descanso establece un horario en el que la pantalla se muestra en escala de grises y activa automáticamente el modo No Molestar para silenciar las notificaciones.

Y si no quieres que te molesten durante un rato, por ejemplo en una cena con amigos, puedes activarla función Silenciar al Girar que activa el modo No Molestar al poner el Pixel 3a boca abajo. Cuando lo vuelvas a poner boca arriba, se desactivará el modo No Silenciar y aparecerán todas las notificaciones no recibidas.


Multimedia

El Pixel 3a cuenta con un altavoz principal en el borde inferior, junto al conector USB Tipo-C, y un altavoz secundario situado en el auricular para el oído.

Al no estar ambos altavoces en el frontal y, además, sonar con potencia diferente (el altavoz del auricular suena más débil), la sensación de estéreo es claramente inferior a la que ofrece el Pixel 3.

Por otro lado, la posición del altavoz en el borde inferior implica que corremos el riesgo de taparlo accidentalmente al jugar o ver un vídeo con el teléfono en horizontal.

Como curiosidad, mientras que en otros smartphones hay 15 pasos de volumen entre el silencio absoluto y la máxima potencia, en el Pixel 3a hay 25 pasos, lo que permite afinar mejor el nivel de volumen.

El Pixel 3a posee conector de auriculares de 3.5 mm, lo cual es una buena noticia dado que el Pixel 3 prescindió de este conector.

La razón por la que Google ha decidido incluir conector de auriculares es porque considera que el público objetivo del Pixel 3a puede no haber dado el salto a los auriculares Bluetooth. Esto significa que no cabe esperar que el Pixel 4 llegue con conector de auriculares tradicional.

El teléfono emplea Play Música como reproductor de música por defecto, pero también llega YouTube Music preinstalado por defecto. YouTube Music es una plataforma de streaming que ofrece un catálogo de música y vídeos muy amplio.

La versión gratuita de YouTube Music tiene algunas limitaciones importantes, como que no es posible escuchar música en segundo plano con la pantalla apagada o al utilizar otras aplicaciones. La versión gratuita reproduce anuncios y no permite descargar música para escucharla sin conexión.

La suscripción a YouTube Music cuesta 9,99 euros al mes pero con el Pixel 3a recibes seis meses de suscripción gratuita.

 

La aplicación Fotos muestra todas las imágenes almacenadas en el teléfono organizadas por álbumes, lugares, fecha, personas y cosas.

En el apartado «cosas» podemos ver fotografías organizadas según elementos que ha identificado Google en las fotos. Por ejemplo, podemos ver fotos donde aparezcan «coches», «parques», «lagos» o «boda». Fotos también permite realizar ciertos retoques a la imagen como girar, recortar, aplicar filtros, ajustar la exposición, controlar el contraste, etc.

 

Los dueños del Pixel 3a disfrutarán de almacenamiento ilimitado de fotografías y vídeos en alta calidad. Ahora bien, no se trata de calidad original, como en el Pixel 3, sino de alta calidad, lo que significa que las fotografías podrían comprimirse o cambiar de tamaño.

Google ha incorporado una funcionalidad llamada Almacenamiento Inteligente que, si activas, elimina automáticamente las fotos y los vídeos antiguos (más de 30, 60 o 90 días de antigüedad) que se hayan incluido en copias de seguridad cuando el Pixel 3a esté lleno. Este contenido seguirá disponible en la app Google Fotos.

La aplicación Fotos es también la utilizada para reproducir vídeos. La interfaz de reproducción de vídeo es muy simple y no ofrece ninguna funcionalidad avanzada más allá de los controles de reproducción habituales.

Por el momento, el Pixel 3a no ha sido incluido en la lista de dispositivos YouTube Signature, un grupo de dispositivos seleccionados por Google por ofrecer la mejor experiencia de YouTube, pero suponemos que es cuestión de tiempo. En el caso del Pixel 3a, podemos disfrutar de vídeos en HDR gracias a su panel compatible con esta tecnología.

El Pixel 3a cuenta con la certificación Widevine L1, por lo que en teoría debería reproducir contenido HD de servicios de streaming como Netflix o Amazon Prime Video. En mis pruebas, sin embargo, los vídeos de Netflix se reproducen únicamente a resolución SD (960 x 540 píxeles).

Cámara de fotos

La cámara del Pixel 3 fue muy elogiada por su calidad de imagen. A pesar de contar con una sola lente, Google hace uso de la fotografía computacional para tomar fotografías muy luminosas por la noche (modo Visión Nocturna), aplicar un desenfoque acertado (modo Retrato) o ampliar la imagen (modo Super Res Zoom).

Por suerte, Google ha decidido llevar la excelente cámara del Pixel 3 al Pixel 3a y, por tanto, nos encontramos con una única cámara trasera de 12.2 MP (píxeles de 1.4µm) con una lente con apertura f/1.8 y enfoque mediante detección de fase con tecnología dual pixel. Además, la lente cuenta con estabilización de imagen óptica .

A nivel de hardware, la única diferencia es que el Pixel 3a carece del chip de procesado de imagen Visual Core. En el Pixel 3, este chip es utilizado a la hora de tomar fotografías en ciertos modos de disparo como Google Lens, HDR+, Mejor Toma, Autoenfoque en movimiento y Fotomatón. En cualquier caso, a la vista de los resultados, no parece que la ausencia sea grave.

El Pixel 3a ha optado por una sola cámara, en lugar de dos como otros smartphones

 

Google ofrece un modo HDR+ que toma hasta 8 capturas sub-expuestas y las combina mediante complejos algoritmos matemáticos. Al sub-exponer cada disparo, el riesgo de que la foto salga movida se reduce y, al combinar varias instantáneas de la misma escena, el ruido se reduce notablemente.

Google está tan convencido de las bondades del modo HDR+ que ha ocultado el control que permite deshabilitarlo, aunque podemos hacerlo visible manualmente en los ajustes de la cámara. Al activarlo, aparece una nueva opción que se llama HDR+ mejorado, que permite tomar una fotografía con un rango ligeramente más dinámico.

Mientras que las fotografías con HDR+ se toman instantáneamente, las fotografías con HDR+ mejorado requiere un tiempo de procesado. En mis pruebas, he detectado que el modo HDR+ mejorado realiza una corrección del balance de blancos espectacular, como se puede apreciar en las siguientes imágenes de ejemplo.

El modo HDR+ mejorado hace maravillas a la hora de corregir el balance de blancos

 

El Pixel 3a permite guardar fotografías en formato RAW además de los JPEG convencionales — algo que agradecerán los aficionados a la fotografía.

Según Google, hay una diferencia importante respecto al resto de la industria ya que sus ficheros DNG son el resultado de alinear y mezclar hasta 15 capturas, lo que las hacen más parecidas al resultado que obtendrías con una réflex.

 

A pesar de tener una sola cámara, el Pixel 3a es capaz de detectar la profundidad mediante software y aplicar un efecto de desenfoque al fondo de la imagen en el modo Retrato. El Pixel 3a utiliza técnicas de IA que permiten, por ejemplo, detectar mejor elementos del fondo que se ven a través huecos del sujeto en primer plano.

El Pixel 3a guarda dos versiones de las imágenes capturadas en modo Retrato, con y sin el procesado, por lo que siempre podemos volver a la imagen original si no estamos contentos con el resultado. Además, es posible editar la fotografía y ajustar el grado de desenfoque a posteriori,  así como teñir el fondo de blanco y negro y dejar a la persona en color.

A continuación podemos ver un ejemplo de fotografías tomadas en modo Retrato, donde podemos apreciar la diferencia entre la imagen original y la que ha sido procesada con este efecto.

Si observamos la imagen a tamaño completo, podemos apreciar el buen trabajo que hace el Pixel 3a a la hora de desenfocar el fondo de la imagen a pesar de tener una sola cámara, aunque en ocasiones comete algunos errores (por ejemplo, en algunas fotografías el hueco entre los brazos y el cuerpo no se detecta como fondo).

» Fotografías originales: Retrato / Normal

» Fotografías originales: Retrato / Normal

» Fotografías originales: Retrato / Normal

» Fotografías originales: Retrato / Normal

 

A continuación podemos ver una comparativa de fotografía tomada en modo retrato por el Pixel 3a, Pixel 3 XL y iPhone XS. El resultado conseguido por el Pixel 3a no decepciona para nada sino que se encuentra a la altura de los mejores.

iPhone XS

Pixel 3 XL

Pixel 3a

Fotografías tomadas en modo Retrato por iPhone XS, Pixel 3 XL y Pixel 3a

 

Google ha incorporado una funcionalidad que pretende evitar el problema de tomar una fotografía en el momento equivocado. El Pixel 3a comienza a tomar fotografías desde antes incluso de que pulses el botón de disparo y, si no te gusta la captura que has tomado, puedes dirigirte a Fotos y escoger manualmente la mejor instantánea en la sección «Fotogramas de esta foto.»

Funcionalidad de Mejor Toma

 

Otra de las funcionalidades presentes en el Pixel 3a es Visión Nocturna que mejora la calidad de las fotografías tomadas en condiciones de escasa luz al combinar hasta 15 capturas, siempre que sostengas el teléfono con firmeza tras pulsar el botón de disparo.

El hecho de que el Pixel 3a utilice un procesador menos potente que el Pixel 3 y la ausencia del chip Visual Core hacen que el procesado de las fotografías al tomar retratos o imágenes en HDR+ mejorado lleve más tiempo y, por tanto, que el retardo desde que capturas la imagen hasta que puedes ver el resultado sea apreciable.

Centrándonos en la calidad de la cámara, en condiciones de buena luz, la cámara del Pixel 3a toma excelentes imágenes con gran nitidez, amplio rango dinámico y colores vivos, como podemos apreciar en estas fotografías de ejemplo.

Fotografías en condiciones de buena luz

 

Cuando la luz escasea, la calidad de la imagen se resiente pero sigue ofreciendo unas capturas excelentes, como podemos apreciar en estas imágenes de ejemplo.

Fotografías en condiciones de escasa luz

 

El Pixel 3a incorpora un modo Patio de Juegos que permite añadir personajes y pegatinas animadas al entorno captado por la cámara gracias al uso de la Realidad Aumentada. Los personajes interactúan entre sí aunque el resultado no se ve demasiado real ya que no se adaptan a las condiciones de iluminación del entorno.

Modo Patio de Juegos con Realidad Aumentada

 

El Google Pixel 3a posee una única cámara frontal de 8 MP con un ángulo de visión de 84º y una lente con apertura f/2.0.

A continuación podemos ver un selfie tomado con la cámara frontal, que ofrece una buena calidad de imagen, incluso en escenarios a contraluz como el del ejemplo.

 

La cámara frontal también es capaz de tomar fotografías en modo Retrato, y el resultado es bastante bueno como podemos apreciar en este ejemplo.

» Fotografías originales: Retrato / Normal

 

En cuanto a la grabación de vídeo de la cámara trasera, el Pixel 3a puede grabar vídeo a 1080p y 4K a 30 fps pero no puede grabar vídeo 4K a 60 fps.

Un aspecto interesante es que es posible seleccionar si queremos guardar los vídeos en el formato tradicional H.264 o en el formato más moderno H.265, que reduce el tamaño de los vídeos sin disminuir calidad pero no es tan compatible .

Los vídeos tienen una calidad muy buena, destacando especialmente la estabilización del vídeo, como se puede apreciar en este ejemplo.

Vídeo grabado con el Pixel 3a a resolución 4K

 

La cámara frontal es capaz de grabar vídeo 1080p a 30 FPS y cuenta con estabilización digital de vídeo que actúa recortando ligeramente la imagen para que los rostros queden estables.

Aquí os dejamos con una galería de fotografías tomadas con el Pixel 3a en tamaño original para que podáis apreciar la calidad de las imágenes en una gran variedad de situaciones.

Llamadas de voz

En las pruebas que he realizado la calidad de la voz durante las llamadas es correcta y he podido mantener perfectamente conversaciones en entornos moderadamente ruidosos sin dificultades.

Google ha integrado la aplicación Duo en el marcador telefónico, lo que permite iniciar una videollamada directamente desde el marcador o la lista de contactos. También es posible convertir una llamada convencional en una videollamada.


Precio y competidores

El Pixel 3a con pantalla de 5.6″ está a la venta por 399€, mientras que el Pixel 3a XL con pantalla de 6″ está a la venta por 479€. Se trata de un precio significativamente inferior al del Pixel 3 / 3 XL.

Si nos fijamos en otros teléfonos, tenemos varias opciones interesantes en la gama media que pueden competir frente al Pixel 3a.

El Xiaomi Mi 9 (449 €) cuenta con pantalla AMOLED de 6.39″, procesador Snapdragon 855, 6GB de RAM, 64/128 GB de almacenamiento, cámara trasera 48+16+12 MP, cámara frontal de 20MP, lector de huella en pantalla y batería de 3.300 mAh

El Oppo Reno (499 €) llega con pantalla OLED de 6.4″ con resolución Full HD, Snapdragon 710, 6GB de RAM, 256GB de almacenamiento, cámara trasera de 48+5MP, cámara frontal de 16MP y batería de 3.765 mAh.

Con unas especificaciones más modestas, el Sony Xperia 10 Plus (378 €) posee una pantalla 21:9 de 6.5″ con resolución Full HD+, procesador Snapdragon 636, 4GB de RAM, 64GB de almacenamiento, cámara trasera 12+8MP, cámara frontal de 8MP y batería de 3.000 mAh

Pixel 3a y Pixel 3 XL

Pixel 3a (izquierda) y Pixel 3 (derecha)

Conclusiones

Desde que Google reemplazó la serie Nexus con la nueva serie Pixel, una de las quejas más repetidas de los usuarios ha sido el elevado precio de los dispositivos Pixel.

Por primera vez, Google ha lanzado un teléfono Pixel más asequible que mantiene muchas de las cualidades de su hermano mayor, Pixel 3, con un precio menor.

Obviamente Google ha tenido que hacer algunos sacrificios para lograr reducir el precio pero, como veremos, la compañía ha recortado características de forma acertada.

Comenzando por la construcción, el Pixel 3a mantiene un diseño similar al del Pixel 3 pero Google ha reemplazado el uso de cristal y metal por un cuerpo de plástico de una sola pieza, que se percibe menos premium.

En cuanto a durabilidad, el Pixel 3a aguantaría mejor una caída que golpee la parte de atrás pero soportaría peor un impacto sobre el chasis.

Una ventaja de este acabado es que no atrae las huellas dactilares, al menos en el color blanco que hemos probado — también está disponible en color negro. En mi opinión, la variante en color blanco se ve bastante atractiva, destacando el botón de encendido en color naranja.

El frontal posee unos marcos bastante generosos por encima y por debajo de la pantalla, así como a los lados. Este es uno de los pocos aspectos que no me gustan del Pixel 3a, ya que le confieren una apariencia antigua, más propia de un smartphone de 2016 que de mediados de 2019. En el caso del Pixel 3, el marco inferior alberga un segundo altavoz estéreo, pero en el Pixel 3a está totalmente desaprovechado.

Si nos fijamos en la parte de atrás, el Pixel 3a se parece mucho al Pixel 3, aunque en lugar de ser de cristal ahora es de plástico. No obstante, se mantienen los dos dos acabados: una franja brillante en la franja superior y mate el resto.

 

El Pixel 3a llega con un panel OLED de 5.6″ con ratio 18.5:9, resolución Full HD+ (441 ppp). La pantalla está recubierta por Dragontrail Glass, una protección menos costosa que Gorilla Glass, por lo que cabe esperar una durabilidad inferior.

Google ha activado por defecto un modo de color que incrementa la saturación de los colores y cubre prácticamente la totalidad del amplio gamut  DCI-P3, utilizado habitualmente en la industria cinematográfica.

Google también ha incorporado otro modo de color que refleja casi a la perfección los colores sRGB, en caso de que quieras ver contenidos tal y como se crearon. El brillo máximo de la pantalla es más bien limitado (399 nits), y no posee un modo de potenciación temporal del brillo en condiciones de mucha luz, como otros smartphones.

Los ángulos de visión son amplios y la pantalla no muestra un tinte azulado al ser observada desde un ángulo salvo desde posiciones muy extremas. Google ofrece la funcionalidad pantalla Always On, que muestra hora/fecha y notificaciones, y permite el encendido de la pantalla mediante un doble toque. Sin embargo, el Pixel 3a carece de LED de notificaciones.

Centrándonos en el rendimiento, el Pixel 3a llega con un Snapdragon 670, que fue anunciado a mediados de 2018 como un procesador de gama media cerca del Snapdragon 710 en términos de rendimiento.

El Pixel 3a llega con 4 GB de RAM de tipo LPDDR4x, una cantidad que debería ser suficiente para la mayoría de los usuarios. No obstante, si cargas apps pesadas como juegos, es posible que al ir a otra app pesada, te encuentres con que el sistema ha cerrado la primera.

En el día a día, el Pixel 3a se mueve con fluidez. Las aplicaciones se abren rápidamente, las animaciones de la interfaz se ven fluidas y los juegos 3D exigentes que hemos probado — como Asphalt 9, PUBG o Dead Effect 2– se mueven a altas tasas de FPS sin ningún problema.

La diferencia con otros smartphones de gama alta se encuentra principalmente en tiempos de carga ligeramente superiores y mayor retardo a la hora de realizar ciertas acciones como conmutar entre apps abiertas.

El Pixel 3a llega con 64 GB de almacenamiento interno, que ha sido formateado como F2FS (en lugar de EXT4) y ofrece unos rápidos tiempos de lectura/escritura. Google no ha incluido la posibilidad de ampliarlo mediante una tarjeta micro-SD, por lo que los 64 GB pueden resultar algo escasos si tienes pensado almacenar muchas fotografías y vídeos.

El lector trasero de huella funciona bien aunque mi sensación es que no es tan rápido como el que encontramos en otros smartphones. Su posición atrás no es la más cómoda, por lo que me hubiera gustado verlo en el marco frontal inferior, donde hay espacio más que suficiente.

 

El Pixel 3a tiene una batería de 3.000 mAh, que ofrece una autonomía correcta pero no especialmente elevada frente a otros smartphones, según las pruebas que he llevado a cabo con PCMark con el brillo de la pantalla calibrado a 200 nits. En todo caso, si haces un uso moderado, no deberías tener problema en llegar al final del día.

El Pixel 3a cuenta con carga rápida de 18W a través del estándar USB-PD 2.0, capaz de recargar un 50% en poco más de media hora, pero carece de carga inalámbrica.

Como era de esperar, encontramos Android 9 Pie de fábrica, la última versión del sistema operativo de Google. Una ventaja de ser un teléfono Pixel es que recibirá actualizaciones de versiones mayores de Android durante al menos dos años (o incluso más ya que el Pixel de 2016 está recibiendo la beta de Android 10 Q).

Android 9 Pie incorpora algunos cambios importantes en la interfaz, como la desaparición de la botonera virtual en favor del control por gestos, aunque muchos de estos cambios no se mantienen en Android Q.

El Pixel 3a incorpora Active Edge que permite abrir Google Assistant al apretar con fuerza los marcos laterales, así como silenciar el teléfono cuando recibe una llamada o suena una alarma. Lamentablemente, Google no permite personalizar la app que se abre al apretar los marcos ni configurar acciones dentro de una app.

En el aspecto multimedia, cabe destacar la presencia de altavoces duales, aunque la sensación es menos estéreo que en el Pixel 3 ya que el altavoz del auricular suena con menos potencia y el otro altavoz no está en el frontal sino junto al conector USB Tipo-C.

Google ha incluido un conector de auriculares de 3.5mm en el Pixel 3a, lo cual a buen seguro agradará a muchos usuarios. Sin embargo, no cuenta con radio FM.

Uno de los aspectos que más cuida Google en los Pixel es la cámara de fotos y, por suerte, la compañía ha incluido en el Pixel 3a la misma cámara que en el Pixel 3. A decir verdad, carece del chip de imagen Visual Core, pero la ausencia no parece importante.

El Pixel 3a posee una única cámara trasera de 12MP con apertura f/1.8 pero, gracias al procesado software, consigue tomar fotografías que nada tienen que envidiar a otros smartphones con dos o más cámaras.

La cámara del Pixel 3a ofrece una calidad de imagen notable, tanto en condiciones de buena iluminación como cuando la luz escasea, pero son sobre todo las  funcionalidades software que funcionan de forma transparente, sin que el usuario las tenga que activar, las que más llaman la atención.

 

El modo Retrato hace un buen trabajo con una sola cámara. Los algoritmos son capaces de separar el sujeto del fondo de la imagen y es posible modificar el grado de desenfoque a posteriori. 

El Pixel 3a también captura fotografías antes y después de pulsar el botón de disparo, y permite seleccionar otro fotograma si, por alguna razón, la captura original no es la mejor. Esto asegura una buena toma en momentos irrepetibles.

La cámara frontal del Pixel 3a cuenta una cámara de 8MP con apertura f/2.0, que permite tomar selfies de buena calidad. Esta cámara también incorpora un flash sintético que ilumina la pantalla para añadir luz extra y tomar mejores selfies con poca luz.

Fotografías tomadas con la cámara del Pixel 3a (más ejemplos en el apartado de Cámara)

 

A la hora de grabar vídeo, el Pixel 3a ofrece excelentes resultados de estabilización tanto con la cámara trasera como con la cámara frontal. Sin embargo, la cámara del Pixel 3a no puede grabar vídeo 4K a 60 FPS (tampoco la del Pixel 3 puede).

En definitiva, el Pixel 3a es una excelente compra para aquellos que buscan una experiencia de Android pura con actualizaciones rápidas y una gran cámara, pero que no necesitan todas las características de gama alta que ofrece el Pixel 3.

El Pixel 3a está a la venta por 399 € y, si buscas una pantalla algo más grande, tienes el Pixel 3a XL por 479 €.

Lo mejor:

  • Pantalla OLED con gran fidelidad de color, buena nitidez, amplios ángulos de visión y funcionalidad Always-On
  • Fluidez en el uso del teléfono gracias a un hardware suficientemente potente y una capa de personalización ligera
  • Última versión de Android y garantía de actualizaciones durante al menos dos años
  • Cámara trasera con buena calidad de imagen tanto en condiciones de buena luz como cuando la luz escasea. Cámara frontal con buena calidad.
  • Grabación de vídeo con estabilización muy competente.
  • Almacenamiento ilimitado de fotografías en alta calidad en Google Photos
  • Soporte para carga rápida por cable (18W)
  • Conector de auriculares

Lo peor:
  • Construcción en plástico menos sofisticada que otros smartphones y con grandes marcos rodeando la pantalla del teléfono.
  • Brillo máximo de la pantalla algo limitado (399 nits)
  • Procesado de imágenes al tomar fotografías HDR+ mejorado o modo Retrato más lento debido a la ausencia de chip Visual Core y un chip menos potente
  • Una única opción de almacenamiento (64 GB) y ausencia de ranura para tarjeta micro-SD o para segunda SIM
  • Ausencia de radio FM

Galería de fotografías del Pixel 3a

Si te ha gustado el análisis, comparte el artículo en tus redes sociales. También puedes pulsar este botón:

👉 No te lo pierdas: Así cuidan de tu ❤️ salud los últimos dispositivos de Huawei [ Entérate ]

¿Cuál es tu reacción?
Sorprendido
25%
Feliz
25%
Indiferente
25%
Triste
0%
Enfadado
0%
Aburrido
0%
Incrédulo
0%
¡Buen trabajo!
25%
Sobre el Autor
Teknófilo
Luis es el creador y editor jefe de Teknófilo. Se aficionó a la tecnología con un Commodore 64 e hizo sus pinitos programando gracias a los míticos libros de 'BASIC para niños'. Con el paso de los años la afición a los ordenadores se ha extendido a cualquier cacharrito que tenga una pantalla y CPU.
Comentarios
Deja un comentario

Deja un comentario