¡SORTEOS! Sorteamos un impresionante Moto G5s Plus, una PlayStation 4 y más [ Ver sorteos ]

¿Qué hay de cierto en los problemas de la pantalla del Pixel 2 XL? La analizamos a fondo

El Pixel 2 XL salió ayer a la venta en España a partir de 939 euros y, por suerte, ya tenemos una unidad en nuestro poder que estamos probando a fondo.

Como es bien sabido, el Pixel 2 XL cuenta con una pantalla P-OLED de 6″ con resolución QHD+ (1440 x 2880 píxeles) y ratio de aspecto 18:9.  Las pantallas OLED se caracterizan por su elevado contraste ya que los colores negros son totalmente negros dado que el píxel permanece apagado.

Además, las pantallas OLED son capaces de mostrar un rango de colores (gamut) más amplio que las pantallas LCD. En términos técnicos, la pantalla del Pixel 2 XL es capaz de reproducir el 100% del gamut Display P3, en lugar de estar limitado al gamut sRGB

Aunque sobre el papel todo esto suena muy bien, en la última semana hemos leído algunas quejas sobre la calidad de la pantalla, así que hemos decidido ponernos manos a la obra y analizar en detalle el panel OLED que incorpora el nuevo smartphone estrella de Google.

 

Android 8.0 incorpora (por fin) gestión del color

Antes de comenzar con las pruebas sobre la pantalla, conviene repasar los cambios que ha introducido Android 8.0 con respecto a la gestión del color.

Las versiones de Android anteriores a 8.0 no tenían en cuenta el espacio de color de los contenidos a mostrar en la pantalla ni tampoco las características de reproducción de color de la propia pantalla.

Espacio sRGB en negro. Espacio Display P3 en amarillo.

O dicho de otra forma, el sistema operativo asumía que tanto el contenido como la pantalla utilizaban el espacio de color sRGB.

Como las pantallas OLED cubren un espacio más amplio, el resultado era que los colores en las pantallas OLED se veían más saturados de lo normal, salvo que el fabricante del smartphone hubiera incluido ajustes adicionales, como Samsung con sus modos de pantalla Adaptive, Básico, Cine y Foto, que deben ser seleccionados manualmente por el usuario.

Con Android 8.0, las cosas han cambiado. El sistema operativo identifica el espacio de color utilizado en la creación del contenido a mostrar (por ejemplo, una imagen JPG) y además conoce el gamut de color que es capaz de reproducir la pantalla.

El Pixel 2 XL es de los pocos smartphones con pantalla OLED que llegan con Android 8.0 de serie. Debido a estas mejoras en android, los colores que muestra el Pixel 2 XL son más fieles a la realidad, es decir, no están sobre-saturados.

Sin embargo, esa fortaleza es también una debilidad. Aunque pueda parecer contradictorio, una mayor fidelidad de colores no es siempre lo que más gusta a los usuarios. Esta es la razón por la que muchos usuarios se han quejado de que los colores de la pantalla del Pixel 2 XL apagados. No es que se vean apagados sino que nos hemos acostumbrado a ver colores sobresaturados.

Muchos usuarios prefieren los colores sobresaturados, ya que son más vivos y resaltan más. Google ya se temía esta reacción y, por ello, incorporó un ajuste al Pixel 2 XL llamado “Colores intensos” que viene activado por defecto y que expande los colores un 10%, haciendo que se vean más saturados de lo que deberían.

 

La gente no quiere colores fieles a la realidad, quiere colores llamativos

Para comprobar estos puntos, hemos realizado de pruebas sobre la pantalla del Pixel 2 XL con el software profesional CalMAN Ultimate y un colorímetro X-Rite i1Display Pro.

Con el modo “colores intensos”, el error medio de en la fidelidad de los colores resulta ser 3.2 dE. Un valor por debajo de 4 dE se considera excelente y por encima de 9 se considera inaceptable.,

Si desactivamos el modo “colores intensos” para una mayor fidelidad, el error medio en la fidelidad de los colores se reduce 2.6 dE, que es un valor muy bueno — aunque el iPhone 8 Plus ofrece un valor todavía mejor, tan solo 1.6 dE.

Los usuarios se han quejado de que los colores son demasiado apagados incluso con el modo “colores intensos” activado, por lo que Google ha explicado que añadirá un nuevo modo en el que distorsionará todavía más los colores para que se vean más saturados.

 

El azul es el nuevo blanco

En cuanto a la temperatura de color, Google afirma que ha calibrado la pantalla del Pixel 2 XL para una temperatura de 6.700 ºK (en nuestras pruebas, no obstante, la pantalla está más cerca de 6.900ºK que de 6.700ºK).

Esto puede parecer extraño ya que casi todos los fabricantes apuntan a una temperatura de color más cálida de 6.500 ºK, que es lo que suele considerar como el blanco puro.

Google afirma que ha optado por un tono algo más azulado porque muchos usuarios perciben los colores amarillentos como algo “viejo” y los colores azulados como “nuevo”.

En principio esto no es ningún problema ya que apenas se percibe diferencia, pero nos hubiera gustado que Android incluyese un control para ajustar la temperatura de color, como añaden algunos fabricantes en su capa de personalización.

 

Brillo suficiente pero no excelente

Dejando a un lado el tema de los colores, otro factor importante a la hora de evaluar una pantalla es el brillo máximo, que en el caso del Pixel 2 XL resulta ser de 415 nits según nuestras pruebas pruebas.

Como podemos observar en la gráfica, se trata del mismo valor de brillo que encontramos en el Pixel XL del año pasado y resulta ser un valor de brillo algo escaso para un smartphone de gama alta. Otros smartphones con pantalla OLED como el Samsung Galaxy S8+ o el Galaxy Note8 superan los 500 nits.

 

No te alejes del centro para mirar la pantalla

Las pantallas OLED tienen un comportamiento peculiar al ser observadas´desde un ángulo. Por un lado los emisores de luz están más cerca de la superficie que en los paneles LCD, y esto hace que el contraste y el brillo varíen menos al desplazarnos respecto al centro, pero por otro lado la matriz Pentile provoca que los colores se distorsionen.

En el caso del Pixel 2 XL, los colores tienden a mostrar un tinte de color azul-verdoso al observar la pantalla desde un ángulo, incluso sin ser el ángulo demasiado extremo. Esto se nota especialmente en aplicaciones con fondo blanco, como el navegador, o al observar la barra de búsqueda del escritorio.

Aunque otros smartphones con pantallas OLED también exhiben este fenónemo, en el caso del Pixel 2 XL es más acusado.

 

Comentarios finales

Por último, respecto a las imágenes fantasma (fenómeno burn-in) que han experimentado algunos usuarios, en nuestras pruebas no hemos encontrado ningún signo de este problema, aunque todavía llevamos pocas horas con el dispositivo como para poder afirmar que no está presente.

En definitiva, la pantalla del Pixel 2 XL ofrece una buena reproducción del color, a pesar de que no sea del agrado de los que prefieren colores más vibrantes, pero se queda algo corta en cuanto a brillo máximo y tiende a mostrar un tinte demasiado azulado al ser observada desde un ángulo.