Análisis del Pixel 3a a fondo y opinión

Ir a página

Rendimiento

El Pixel 3a cuenta con el procesador Snapdragon 670, que fue anunciado en agosto de 2018 como un procesador de gama media cerca del Snapdragon 710 en términos de rendimiento.

El Snapdragon 670 es un conjunto de chips de 10 nm con los mismos núcleos Kryo 360 que el 710, pero con una frecuencia de reloj de 2.0GHz.

El Snapdragon 670 tiene una GPU Adreno 615 que debería ser menos potente que la GPU Adreno 616 del Snapdragon 710.

En definitiva, el Snapdragon 670 es un Snapdragon 710 ligeramente menos potente. Tiene una CPU de reloj más baja, una GPU un poco menos potente y un módem más lento.

El Pixel 3a llega con 4 GB de RAM de tipo LPDDR4x, una cantidad que debería ser suficiente, especialmente teniendo en cuenta que el Pixel 3a no cuenta con una capa software de personalización pesada como otros fabricantes.

Google ha incorporado el chip de seguridad Titan que debutó con el Pixel 3 y que permite almacenar información sensible como datos de contraseñas, la clave de cifrado del almacenamiento, datos de aplicaciones, información sobre la integridad del sistema operativo, etc.

A continuación, vamos a ver los resultados del teléfono en diversos benchmarks de rendimiento de la CPU, la GPU y el almacenamiento.

En el benchmark AnTuTu v7 ha dado un resultado de 159.206 puntos, una puntuación bastante alta para un smartphone de gama media.

 

En el benchmark Geekbench 4.1 centrado en el rendimiento del procesador ha conseguido 1.615/5.163 puntos en las pruebas mono/multi-núcleo, que son unos resultados altos para un smartphone de gama media.

 

En el apartado de almacenamiento, el teléfono obtiene unos resultados muy altos en las pruebas de AndroBench de velocidad de lectura y escritura, a la altura de otros grandes smartphones.

 

En el test de rendimiento general PCMark 2.0, ha obtenido una puntuación espectacular de 7.301 puntos, un valor bastante algo para un smartphone de gama media.

 

El Pixel 3a ha obtenido unos resultados bastante altos en todas las pruebas en comparación con otros smartphones de gama media, aunque obviamente no es rival para dispositivos de gama alta con procesadores más potentes.

Si nos olvidamos de los benchmarks, el Pixel 3a se mueve con rapidez, con animaciones suaves y fluidas a lo largo de toda la interfaz. Tampoco he encontrado ningún problema de rendimiento a la hora de utilizar apps frecuentes como WhatsApp, Instagram, Twitter, Facebook, Google Maps, Chrome y otras.

Sus 4 GB de RAM permiten una buena experiencia a la hora de hacer multi-tarea aunque, en ocasiones, cuando quieres volver a una app pesada (por ejemplo, un juego) tras un tiempo utilizando otras apps, descubres que esta se ha cerrado.

Jugar a títulos 3D exigentes en el Pixel 3a es una delicia

.

En cuanto a la potencia gráfica, la GPU Adreno 615 ofrece un 25 por ciento más de rendimiento que la GPU Adreno 512 del Snapdragon 660. La GPU Adreno 615 puede mover pantallas FHD+ fácilmente y soporta reproducción de vídeo UHD con soporte de Open GL ES 3.2, Open CL 2.0 y las APIs Vulkan.

A la hora de analizar la potencia gráfica, comenzamos con la prueba SlingShot de 3DMark, donde el teléfono ha obtenido unos resultados muy buenos.

 

En la prueba GFXBench con APIs tradicionales, el Pixel 3a ha logrado unos resultados elevados.

 

En las pruebas de rendimiento gráfico, el Pixel 3a ha obtenido unos resultados muy buenos en comparación con otros smartphones de gama media, aunque queda lejos del rendimiento gráfico que ofrecen otros smartphones de gama alta.

Para comprobar el rendimiento gráfico en juegos, he probado títulos 3D exigentes — Asphalt 9, Dead Effect 2 y PUBG  — y, en todos ellos, la experiencia de juego con el Pixel 3a ha sido excelente.

Utilizando el software GameBench, he podido medir diversos parámetros de rendimiento en estos juegos y el resultado ha sido muy bueno. En los tres juegos obtenemos una tasa estable de prácticamente 30 o 60 fps, sin pérdidas de frames.

JuegoFPS medioEstabilidad FPSMin. FPSMax. FPS%CPU
Asphalt 929100%273112%
Dead Effect 258100%366112%
PUBG29100%83116%

 

Los smartphones suelen calentarse bastante bajo situaciones de carga elevada, como a la hora de jugar a títulos 3D exigentes. En el caso del Pixel 3a, he medido temperaturas máximas en la superficie del teléfono de unos 36ºC por la zona de la cámara y el lector de huella, que no es un valor para nada elevado.

El Pixel 3a se comercializa en una única variante de 64 GB de almacenamiento interno. Google ha decidido utilizar el sistema de ficheros F2FS.

La principal ventaja de F2FS en comparación con el habitual EXT4 es la mejora del rendimiento, especialmente en las velocidades de escritura aleatoria, como hemos comprobado en las pruebas anteriores con AndroBench. También es menos propenso a disminuir la velocidad cuando el espacio libre de almacenamiento se va reduciendo.

Lamentablemente, Google no ofrece la posibilidad de ampliar el almacenamiento con tarjetas micro-SD, por lo que los 64 GB se pueden quedar escasos si tienes pensado instalar juegos, almacenar películas o, simplemente, tomar muchas fotografías y vídeos con tu Pixel 3a.

En el aspecto de conectividad, el Pixel 3a es compatible con Wi-Fi 802.11 a/b/g/n/ac a 2.4 y 5 GHz, Bluetooth 5.0 (aptX y aptX HD), 3G/HSPA+, 4G/LTE, NFC y GPS.

En las pruebas de velocidad, el Pixel 3a ha alcanzado los 383 Mbps de bajada y 84 Mbps de subida en Wi-Fi con una conexión de fibra óptica a 600 Mbps.

En cuanto a la conexión 4G, el Pixel 3a es capaz de alcanzar velocidades de hasta 600 Mbps Gbps de descarga y 75 Mbps de subida (LTE Cat. 11), aunque en la vida real nunca alcanzarás velocidades tan elevadas salvo en un entorno de laboratorio.

El Pixel 3a está equipado con una única nano SIM, por lo que si andas buscando un teléfono Dual SIM tendrás que mirar otras opciones.

En la prueba de conexión 4G he obtenido una velocidad de descarga de 13 Mbps y de subida de 8 Mbps, unos resultados correctos.

El Pixel 3a no posee emisor de infrarrojos, ni tampoco cuenta con radio FM a pesar de poseer un conector de auriculares.El puerto USB Tipo-C es compatible con USB 2.0, así que no es tan rápido como otros smartphones de gama alta.

El Pixel 3a posee un lector de huella dactilar en la parte de atrás que permite desbloquear el teléfono con solo apoyar el dedo, incluso estando la pantalla apagada. Aunque no me atrevería a decir que sea lento, mi sensación es que no es tan rápido como el del Pixel 3 u otros dispositivos de gama alta.

Un inconveniente de la posición de este lector de huella es que resulta complicado desbloquear el teléfono cuando está apoyado sobre una mesa. Me hubiera gustado ver un lector de huella en pantalla, siguiendo la tendencia actual.

El lector de huella también sirve para desplegar el área de notificaciones al arrastrar el dedo hacia abajo una vez, y mostrar los ajustes rápidos al arrastrar el dedo por segunda vez si activas la opción correspondiente.

Batería

La batería del Pixel 3a posee una capacidad de 3.000 mAh, una cantidad que se nos antoja algo reducida para un smartphone con este tamaño de pantalla.

 

En la prueba PCMark de autonomía de la batería, el Pixel 3a ha aguantado 8 horas y 27 minutos con el brillo de la pantalla calibrado a 200 nits. Este resultado no destaca especialmente frente a otros smartphones de gama media, como se puede apreciar en la gráfica.

 

En la práctica, la autonomía del Pixel 3a es correcta, y no deberías tener problema para  llegar al final del día con un uso moderado. No obstante, si realizas un uso intensivo, tendrás que recargar a mitad de tarde para llegar hasta la noche.

Android 9 Pie incluye una funcionalidad llamada Batería Inteligente que tiene en cuenta aquellas apps que más utilizas y limita el uso de la batería en segundo plano. Si aún con todo necesitas estirar todavía más la duración de la batería, la opción de Ahorro de Batería aumenta la duración desactivando algunas funciones del dispositivo, así como la actualización de apps en segundo plano.

 

En cuanto al proceso de carga, el Pixel 3a es compatible con la tecnología de carga rápida USB-PD 2.0 de 18W.

Utilizando el cargador que viene en la caja, el proceso de carga completo tarda un total de 1 horas y 34 minutos, por  lo que es bastante rápido. Como se puede ver en la siguiente gráfica, el 50% se alcanza en algo más de media hora.

Proceso de carga del Pixel 3a

 

A pesar de que Google dotó al Pixel 3 de carga inalámbica, la compañía no ha incluido esta funcionalidad en el Pixel 3a, que por el momento está reservada a dispositivos de gama alta.

Ir a página