Análisis del Samsung Galaxy TabPro S a fondo

Ir a página :

Desde siempre hemos oído que los tablets acabarán por reemplazar los PCs, y compañías como Microsoft y Apple lo vienen intentando lanzando al mercado dispositivos como el Surface Pro y el iPad Pro.

Samsung ha decidido unirse a la moda de lanzar tablets enfocados a la productividad y hace unos meses anunció el Galaxy TabPro S. Se trata de un dispositivo con pantalla de gran tamaño y apariencia de tablet Android, y corre en su interior Windows 10 Home o Pro, un sistema operativo de escritorio capaz de ejecutar cualquier aplicación.

Sus especificaciones internas no son demasiado potentes – procesador Intel Core M y 4GB de RAM – así que no es un dispositivo enfocado a utilizar aplicaciones exigentes sino a tareas relativamente sencillas, como navegación web, ofimática, etc.

Por cortesía de Samsung, hemos tenido oportunidad de probar el nuevo Galaxy TabPro S durante varias semanas y, a continuación, os traemos nuestras conclusiones tras un análisis detallado.

Índice

  1. Diseño y Pantalla
  2. Hardware y rendimiento
  3. Software y Precio
  4. Conclusiones finales

 

Diseño y construcción

El TabPro S guarda un gran parecido exterior con otros tablets Android de la serie Galaxy que han pasado por nuestras manos, si bien posee un tamaño de pantalla superior a cualquiera de ellos – con permiso del monstruoso Galaxy View.

Posee un cuerpo metálico bastante más delgado (6.3 mm) y ligero (693 gramos) que un ordenador portátil, por lo que es el compañero ideal para largos viajes o desplazamientos por la ciudad, ya que se transporta cómodamente en cualquier mochila o maletín – o incluso debajo del brazo.

Modelo Peso Grosor
Samsung Galaxy TabPro S (12″) 693 gr. 6,3 mm
iPad Pro (12.9″) 713 gr. 6,9 mm
Surface Pro 4 (12.3″) 766 gr. 8,45 mm

Ahora bien, como tablet resulta algo voluminoso debido a su gran pantalla de 12″. De hecho, el TabPro S no es un dispositivo que resulte cómodo para un uso casual, por ejemplo para navegar o ver vídeos en el sofá de casa, ya que resulta demasiado grande.

En mi opinión, el Galaxy TabPro S es un tablet que está más dirigido a la productividad – a fin de cuentas en Windows 10 tampoco hay muchas aplicaciones optimizadas para su uso en modo tablet – y por ello resulta realmente útil cuando se utiliza junto a un teclado y un ratón (o trackpad).

Samsung incorpora una funda con teclado completo con la compra del TabPro S, que se acopla al tablet a través de unos conectores imantados situados en la parte inferior del tablet y ofrece únicamente dos ángulos de inclinación – en este aspecto nos gusta más el Surface que puede colocarse en casi cualquier ángulo.

 

A diferencia del teclado del Surface, la funda de Samsung cubre el tablet por completo, tanto la parte de delante como la de atrás. Esto ofrece una mayor protección pero, en más de una ocasión, al abrir el tablet y colocarlo sobre la mesa, la funda se ha soltado por atrás ya que el acoplamiento entre la funda y la zona trasera del tablet no es demasiado fuerte.

El teclado incluye las teclas habituales que encontraríamos en un portátil, incluida una fila superior con teclas de función y teclas de atajos. En mis pruebas tras un uso bastante exhaustivo, el teclado nos ha causado una buena impresión.

Las teclas son suficientemente grandes y ofrecen un buen recorrido, aunque lamentablemente no están iluminadas. El teclado incluye además un trackpad que, aún siendo bastante pequeño, cumple bien con su cometido ya que incluso reconoce los gestos de Windows 10.

Un aspecto que nos gusta del teclado del TabPro S es que la parte de abajo es rígida, por lo que podemos apoyarlo en nuestras piernas si no tenemos una mesa cerca o estamos en el sofá. También nos ha resultado cómodo que incorpore un espacio libre para apoyar las muñecas en la base.

Un accesorio que echamos de menos es el lápiz stylus. Microsoft incluye uno con cada Surface, pero Samsung no parece considerar tan importante a este accesorio.

Samsung Galaxy TabPro S - Teknofilo - 3

 

Pantalla

El Tab Pro S cuenta con una pantalla Super AMOLED de 12″ con resolución 2160 x 1440 píxeles, lo que supone una densidad de píxeles muy elevada de 216 ppp.

Las pantallas Super AMOLED de Samsung son de las mejores que podemos encontrar a día de hoy en smartphones y tablets, por lo que es todo un lujo poder disponer de una pantalla así en un tablet de 12″. De hecho, si no estoy equivocado, el TabPro S es el primer dispositivos con Windows que incorpora una pantalla de tipo OLED.

En general, las pantallas OLED ofrecen colores negros profundos y colores muy vivos, aunque sufren de un nivel de brillo máximo por debajo de los paneles LCD convencionales y los colores no siempre se reproducen de forma realista.

Samsung Galaxy TabPro S - Teknofilo - 4
Matriz PenTile del panel AMOLED del Galaxy TabPro S

 

Para analizar la calidad de la pantalla hemos realizado diversas pruebas con el software profesional CalMAN Ultimate y un colorímetro X-Rite i1Display Pro.

El brillo máximo de la pantalla ha resultado ser de 365 nits según nuestras propias mediciones. Este es un valor bastante alto para una pantalla de este tamaño, por lo que deberíamos poder utilizar el tablet a plena luz del día con menos problemas que otros dispositivos.

El nivel de negro que hemos medido es muy profundo, 0.077 nits, el mínimo que puede medir nuestro colorímetro, por lo que el contraste es muy elevado – teóricamente en un panel OLED es infinito. Los ángulos de visión de la pantalla son muy amplios y los colores permanecen inalterados aún al ser observados desde ángulos extremos – aunque al observarlo cerca de 180 grados empiezan a aparecer unos reflejos verdosos en la pantalla.

La gama de colores del panel del TabPro S es muy buena ya que cubre perfectamente el espacio de color sRGB. La fidelidad de los colores es relativamente buena, ya que el error medio resulta ser 4.7 dE (un valor por debajo de 3 dE se considera excelente y por encima de 9 se considera inaceptable), y el error máximo resulta ser de 8.5 dE, que se da en el color rojo.

El temperatura de color de la pantalla resulta ser de 7.513 ºK, un valor que está considerablemente por encima del nivel de referencia de 6.500 ºK, lo que implica que el blanco tiene un tinte azulado. El valor de gamma, 2.3, está muy cerca del valor ideal de 2.2.

En caso de que quieras jugar con la reproducción de los colores, Samsung ha incorporado una aplicación llamada “Ajustes Galaxy” que permite, entre otras cosas, establecer algunos modos predeterminados de visualización de la pantalla como Adaptive Display (por defecto), AMOLED Cine, AMOLED Foto o Básico.

Cada uno de estos modos tiene una utilidad diferente – por ejemplo, el modo AMOLED Foto ofrece unos colores más fieles a la realidad (el error medio disminuye de 4.7 a a 4.2 dE), mientras que el modo AMOLED Cine muestra unos colores muy saturados.

Un aspecto curioso es que el Galaxy TabPro S llega con el salvapantallas activado. Con la desaparición de los monitores CRT en favor de las pantallas LCD, el uso de salvapantallas en los monitores ha dejado de tener sentido.

Sin embargo, las pantallas OLED pueden sufrir de píxeles quemados si los mismos píxeles permanecen iluminados durante mucho tiempo (por ejemplo, el logotipo blanco de Windows del botón Inicio), así que Samsung ha decidido recuperar el uso del salvapantallas como medida preventiva.

De igual forma, la pantalla del Galaxy TabPro S se atenúa al cabo de unos minutos para evitar la degradación del panel OLED, ya que este tipo de pantallas va perdiendo brillo y colorido con el paso del tiempo. Por defecto lo hace al cabo de un minuto y es posible extender este periodo de gracia hasta 10 minutos, pero el sistema no permite ampliarlo más allá.

Samsung Galaxy TabPro S - Teknofilo - 5

Ir a página :