Quitar este panel

Análisis del Samsung Galaxy Z Fold3 y opinión

Especificaciones
Panel

Pantalla exterior: Dynamic AMOLED 2X de 7.6" QXGA, HDR10+ y 120Hz
Pantalla interior: Dynamic AMOLED 2X de 6.2" Full HD+

Procesador

Qualcomm Snapdragon 888

Memoria RAM

12 GB de RAM

Almacenamiento

256/512 GB UFS 3.1
Sin ranura para micro-SD

Conectividad

WiFi 6, Bluetooth 5.2 Dual, NFC, USB Tipo-C
Conectividad 5G (Sub-6 GHz)

Cámara trasera

Gran angular (26mm): 12MP (1/1.76", 1.8µm), f/1.8, AF Dual Pixel y OIS
Teleobjetivo 2x (52 mm): 12MP (1/3.6", 1.0µm), f/2.4, PDAF y OIS
Ultra gran angular (12 mm, 123º): 12MP (1.12µm), f/2.2

Cámara frontal

Exterior: 10MP (1/3", 1.22µm), f/2.2,
Interior: 4 MP (2.0µm), f/1.8, bajo la pantalla

Audio

Altavoces estéreo. Sin conector de 3.5 mm.

Sistema Operativo

One UI 3.1 sobre Android 11

Batería

4.400 mAh con carga rápida con cable a 25W e inalámbrica a 11W. Carga inversa.

Otros

Lector de huella en un lateral, UWB

Precio

1.859€ (12GB/256GB) y 1.959€ (12GB/512GB)
Consulta las ofertas en Amazon 🛒

💿 Black Friday: Windows 10 Pro por 11€ para siempre en VIP-URcdkey [ Saber más ]

¿No tienes tiempo de leer el análisis completo? Dirígete directamente a la sección de Conclusiones para conocer lo que más y lo que menos me ha gustado del Samsung Galaxy Z Fold3.

Samsung es la compañía que más fuerte ha apostado por los plegables y, en su catálogo, cuenta con dos estilos diferentes de este tipo de dispositivos: la familia Galaxy Z Flip con un diseño de «concha» y la familia Galaxy Z Fold con un formato de «libro.»

El pasado verano, Samsung presentó la tercera generación de su plegable más avanzado, el Galaxy Z Fold3, que llega con mejoras interesantes respecto al modelo anterior.

El Samsung Galaxy Z Fold3 cuenta con una pantalla exterior de 6.2″, una pantalla interior de 7.6″, un chip Snapdragon 888, 12GB de RAM, 256/512GB de almacenamiento UFS 3.1, cámaras traseras de 12MP (gran angular) + 12MP (ultra gran angular) + 12MP (teleobjetivo 2x), cámara frontal exterior de 10MP, cámara frontal interior de 4MP, altavoces estéreo con Doby Atmos, batería de 44000 mAh con carga rápida a 25W y resistencia al agua.

El Samsung Galaxy Z Fold3 está a la venta a un precio oficial de 🛒 1.859€ (256GB) y 🛒 1.959€ (512GB), aunque puedes encontrarlo a un precio más ajustado en tiendas online como Amazon.

He tenido la oportunidad de probar y utilizar el Samsung Galaxy Z Fold3 a fondo durante varias semanas y, a continuación, os traigo mi análisis en profundidad.

 

Apartados del análisis

  1. Diseño
  2. Pantalla
  3. Hardware
  4. Biometría
  5. Batería
  6. Software
  7. S Pen
  8. Multimedia
  9. Cámara
  10. Llamadas
  11. Precio
  12. Conclusiones

Diseño y construcción

El Samsung Galaxy Z Fold3 posee un factor de forma muy diferente al de otros smartphones ya que, gracias a su pantalla plegable, es posible disfrutar de una pantalla de gran tamaño cuando está abierto sin renunciar a la comodidad de transporte de un smartphone cuando está cerrado.

Aunque Samsung ha reducido el grosor del dispositivo en cada generación, el Galaxy Z Fold3 sigue siendo un smartphone más grueso que un smartphone convencional cuando está cerrado, ya que en la zona de la bisagra alcanza una altura de 16 milímetros.

Este grosor se debe a que las dos mitades, cada una de 6,4 mm de grosor, no se tocan cuando el smartphone está plegado (probablemente para no dañar las pantallas por el roce), por lo que el perfil tiene forma de cuña.

 

Acostumbrados a smartphones de unos 8 mm de grosor, el Galaxy Z Fold3 puede resultar un tanto grande si lo llevas en un bolsillo ajustado del pantalón o en el bolsillo interior de la chaqueta. Sus 271 gramos tampoco pasan desapercibidos, por lo que nos encontramos ante un dispositivo contundente.

Dejando a un lado el tema del grosor y el peso, el Samsung Galaxy Z Fold3 presenta un aspecto premium con acabados en aluminio y cristal. Samsung indica que, en comparación con la generación anterior, el material de construcción es un 10% más duradero.

El Samsung Galaxy Z Fold3 está en disponible en un acabado mate en colores Phantom Black (negro), Phantom Silver (plata) y Phantom Green (verde). Este último tono es muy oscuro y, en vivo (he tenido oportunidad de verlo en persona), parece gris.

 

El frontal del dispositivo es totalmente uniforme y, hasta que no pulsas el botón de encendido, no eres consciente de que hay una pantalla de 6.2″ en la parte de delante.

A diferencia de las generaciones anteriores, la pantalla frontal se extiende a toda la superficie, lo que hace que resulte mucho más útil que antes. En la parte superior, la pantalla cuenta con un orificio que alberga la cámara selfie.

En parte trasera solo encontramos el módulo de cámara, que sobresale ligeramente de la superficie y alberga tres cámaras situadas en vertical.

El logotipo de Samsung no está en la parte trasera, ya que la compañía ha optado por colocarlo en el lateral, grabado en el metal.

No es mala idea ya que así queda centrado cuando el Galaxy Z Fold3 está abierto y visible cuando está apoyado sobre la mesa.

En los bordes del teléfono (ambos a la derecha cuando el teléfono está plegado) encontramos el botón de encendido (que integra un lector de huella), el botón de volumen y la ranura para las tarjetas nano-SIM.

Por defecto, el reconocimiento de huella se produce cuando aprietas el botón de encendido, pero es posible activar una opción para que el teléfono se desbloquee automáticamente nada más colocar el dedo sobre el lector.

Sin embargo, por el lugar elegido por Samsung para colocar el lector de huella, es fácil que lo toques accidentalmente al llevar el teléfono en la mano. Al cabo de 5 intentos fallidos el teléfono se bloquea y pide el PIN, por lo que es posible que prefieras desactivar el desbloqueo automático.

La pantalla exterior y el cristal trasero están protegidos por Gorilla Glass Victus, la última generación del revestimiento de Corning que es un 50% más resistente que la generación anterior Gorilla Glass 6. El módulo de cámara está protegido por Gorilla Glass DX.

Laterales del Samsung Galaxy Z Fold3 cuando está cerrado

 

Cuando abrimos el Samsung Galaxy Z Fold3, se hace la magia y nos encontramos ante una pantalla gigante de 7.6″. El ratio de pantalla es mucho más cuadrado (11.2:9) que cualquier otro smartphone (las pantallas actuales suelen ser 18:9 o 19:9). por lo que la superficie de pantalla es muy superior a la de otros dispositivos con longitudes de diagonal similares.

Según Samsung, la pantalla interior cuenta con una nueva lámina protectora que es un 80% más resistente que la anterior, por lo que resiste mejor los arañazos.

Por primera vez en un smartphone Samsung, la cámara frontal se esconde bajo la pantalla. La cámara no es invisible del todo ya que la densidad de píxeles justo encima de la cámara se reduce notablemente.

Esto hace que se note un círculo de aspecto diferente en la zona de la cámara, especialmente en fondos claros y uniformes. Al jugar o ver un vídeo, pasa bastante más desapercibido, ya que el fondo cambia más rápidamente.

A continuación, se pueden ver algunos ejemplos de cómo se ve la cámara frontal.

 

Una vez abierta, la pantalla sigue mostrando el pliegue vertical en el centro que ya estaba presente en los modelos anteriores.

Este pliegue produce un curioso efecto óptico. Si colocas la pantalla justo delante de ti, este pliegue no se ve ni siquiera con la pantalla totalmente en blanco. Sin embargo, si giras el teléfono a derecha o izquierda, el pliegue se hace visible (no es tan visible si giras hacia arriba o hacia abajo). Esto hace que la gente que tienes al lado vea el pliegue mucho más marcado de lo que tú lo estás viendo.

También se nota el pliegue al tacto al arrastrar el dedo por la pantalla. Un sitio donde se nota mucho es en la interfaz de cámara ya que para cambiar de modo de disparo es necesario arrastrar el dedo horizontalmente.

 

El Samsung Galaxy Z Fold3 ofrece, por fin, resistencia IPX8, que garantiza que el teléfono pueda resistir hasta 30 minutos bajo 1,5 metros de agua. Aunque Samsung no recomienda sumergir el teléfono, es una tranquilidad saber que no le pasará nada si le cae agua encima o cae en una piscina o la bañera por accidente.

Ahora bien, no cuenta con resistencia al polvo, por lo que no es conveniente llevarlo a sitios donde pueda haber pequeñas partículas en suspensión, como la playa.

Pantalla interior

La pantalla interior del Samsung Galaxy Z Fold3 cuenta con un panel Dynamic AMOLED 2X de 7.6″, con un ratio 11.2:9 bastante más cuadrado que lo que estamos acostumbrados a ver en otros smartphones

Su resolución es 2.208 × 1.768 píxeles por lo que ofrece con una densidad de píxeles elevada de 374 ppp.

Una pantalla de este tamaño es ideal para navegar por Internet, ver fotografías y vídeos, utilizar varias apps a la vez, jugar a toda pantalla y muchas más actividades. Es como tener un pequeño tablet que puedes llevar en el bolsillo.

 

La pantalla del Samsung Galaxy Z Fold3 soporta HDR10+, el formato que mejora el rango dinámico del estándar HDR y que está impulsado principalmente por la propia Samsung. El formato HDR10+ compite con Dolby Vision, que en la actualidad es el formato HDR con metadatos dinámicos más extendido. HDR10+ solo está disponible en Amazon Prime Video, mientras que Dolby Vision es soportado por Netflix y otras.

Además, el panel admite mapeo tonal dinámico, que consiste en alterar el vídeo de forma dinámica para que se ajuste mejor a las capacidades de la pantalla. Esto permite mejorar la calidad visual tanto de material HDR como no HDR, por ejemplo juegos.

El Samsung Galaxy Z Fold3 posee una elevada tasa de refresco adaptable de hasta 120 Hz. La frecuencia se ajusta automáticamente desde 10 hasta 120 Hz en función del contenido mostrado. De esta forma se consigue reducir el consumo de batería ya que ciertos contenidos estáticos no se verían beneficiados por una alta tasa de refresco.

Por ejemplo, cuando juegas a videojuegos que requieren cambios rápidos de imagen, la pantalla se puede llegar a refrescar a 120 Hz. Sin embargo, cuando ves un vídeo, la pantalla se puede refrescar a los 60 Hz habituales, y bajar a 30 Hz cuando se muestra un correo electrónico en pantalla. Al ver imágenes fijas, la tasa de frecuencia baja a solo 10 Hz.

La tasa de refresco del Samsung Galaxy Z Fold3 se nota especialmente al hacer scroll vertical en el cajón de aplicaciones, el navegador o en tus feeds de redes sociales como Twitter, Facebook o Instagram. El contenido se desplaza con más suavidad.

 

Centrándonos en la calidad de la pantalla, el panel ofrece una gama de colores que alcanza el 100% del espacio de color DCI-P3, que es el utilizado habitualmente en la industria del cine. Las pantallas de Samsung cuentan con la certificación Mobile Color Volume 100% de VDE Alemania, que significa que cubre este gamut a todos los niveles de brillo.

El Samsung Galaxy Z Fold3 posee un panel OLED, que utiliza la misma matriz PenTile que Samsung viene usando desde hace tiempo, con sub-píxeles dispuestos en un patrón de rombo en lugar de estar en hileras.

A continuación, vamos a ver los resultados de un conjunto de pruebas realizadas con el software profesional CalMAN Ultimate y un colorímetro X-Rite i1Display Pro para comprobar la calidad de la pantalla del Samsung Galaxy Z Fold3.

Desde hace ya un tiempo, Samsung ofrece únicamente dos modos de pantalla: Natural e Intenso. El modo Natural es el que refleja los colores de forma más natural tanto en el gamut estándar sRGB como en el más amplio gamut DCI P3, mientras que el modo Intenso está pensado para producir colores más vibrantes aunque menos realistas.

 

La mayoría de los smartphones proporcionan uno o varios gamuts de color pero estos son fijos. Sin embargo, el Samsung ofrece gestión automática del color. Esto significa que cambia automáticamente al gamut de colores adecuado al mostrar un contenido de imagen que tenga un perfil ICC dentro del amplio espacio de color soportado por pantalla OLED, de modo que las imágenes se ven con los colores correctos. Esto funciona, por ejemplo, en apps como Google Fotos y Galería.

En el modo Natural, la fidelidad es excelente ya que el error medio al mostrar contenidos sRGB resulta ser muy bajo, 1.8 dE (un valor por debajo de 4 dE se considera excelente y por encima de 9 se considera inaceptable), y el error máximo resulta ser 4.2 dE, un valor también muy reducido.

La temperatura de color de la pantalla en el modo Natural es 6.304ºK, bastante cerca del nivel de referencia de 6.500ºK, lo que implica un color blanco sin apenas tinte de color. En este modo, la pantalla cubre un 100% del espacio de color sRGB.

Resultado de pruebas de pantalla en el modo Natural (Portrait Displays)

 

El modo Intenso aprovecha todo el gamut de color del panel OLED, por lo que ofrece una amplitud de colores impresionante que apunta al gamur DCI P3. Ahora bien, si activamos este modo, notaremos que los colores se ven sobresaturados ya que la inmensa mayoría de apps de Android están creadas pensando en que la pantalla ha sido calibrada para el gamut sRGB.

Esa es la razón por lo que Samsung denomina Intenso a este modo. A pesar de que los colores sean menos precisos, mucha gente prefiere ver colores más intensos (aunque no sean fieles realidad) que colores realistas más apagados. Este modo tiene además otra ventaja importante y es que resulta muy útil cuando utilizamos el teléfono a plena luz del día dado que, bajo el sol, los colores pierden fuerza.

Debido al exceso de saturación de los colores que hemos comentado, la fidelidad de color del modo Intenso respecto al gamut DCI P3 es buena, ya que el error medio resulta ser 3.2 dE y el error máximo resulta ser 6.6 dE. No ocurre lo mismo en comparación con el gamut sRGB, donde obtenemos un error medio de 5.1 dE y un error máximo de 9.9 dE.

En este modo, el teléfono cubre el 100% del espacio de color DCI P3 y un 142% del espacio de color sRGB. La temperatura de color es 6.862ºK, por encima del nivel de referencia de 6.500ºK, lo que implica un tono azulado que es apreciable en aplicaciones con fondo blanco, como el navegador.

Existe cierta tendencia de los fabricantes a hacer que sus pantallas azuleen ya que, instintivamente, nuestro cerebro asocia los colores cálidos a cosas antiguas (como un papel viejo) y los colores fríos a cosas modernas.

Por suerte, Samsung ha añadido un ajuste de color blanco llamado Balance de color que permite alterar el nivel de rojo, verde y azul de la pantalla. De esta forma podemos reducir el nivel de azul y acercarnos bastante al valor ideal de 6.500ºK.

Resultado de pruebas de pantalla en el modo Intenso (Portrait Displays)

 

El brillo máximo de la pantalla interior con el brillo automático desactivado es de unos 470 nits, pero al activar el modo de brillo automático se tiene acceso al modo de alto brillo (HBM). En este modo, he medido un brillo de 805 nits bajo una luz intensa como el sol.

Se trata de un valor cercano a los 900 nits que anuncia Samsung en su página web, pero a cierta distancia. Estas pruebas se han realizado, como es habitual, con la pantalla totalmente en blanco.

Si en lugar de mostrar toda la pantalla en blanco, reducimos la superficie blanca a un rectángulo que ocupe un 5% de la superficie (siendo el resto de color negro), el brillo del área iluminada se dispara y alcanza, en mis pruebas, 1.135 nits (el brillo máximo de una pantalla OLED depende de la cantidad de píxeles encendidos).

Samsung afirma que se pueden alcanzar los 1.200 nits pero probablemente eso requiere reducir el área iluminada a un tamaño demasiado pequeña para poder ser medida con el colorímetro que he utilizado.

En esta gráfica comparativa reflejamos el valor de brillo máximo con la pantalla al 100% en color blanco, ya que es la forma habitual de medir y comparar el brillo de una pantalla.

 

El valor máximo de brillo con la pantalla iluminada al 100% es muy elevado, aunque es superado por algunos smartphones de gama alta. Un brillo tan elevado asegura que podrás ver la pantalla en cualquier situación, incluso por la calle bajo la luz del sol.

El color negro es muy profundo, hasta el punto de que el colorímetro ha sido incapaz de medir ningún nivel de brillo. Esto significa que los negros son realmente negros y el contraste es, teóricamente, infinito. Una ventaja de un color negro tan profundo es que, al ver una película, las franjas negras alrededor de la imagen se ven completamente negras. Además, los píxeles de color negro no consumen batería, por lo que el modo oscuro de Android tiene mucho sentido en pantallas OLED.

Las pantallas OLED tienen un comportamiento peculiar al ser observadas desde un ángulo. Por un lado, los emisores de luz están más cerca de la superficie, y esto hace que el contraste y el brillo varíen menos al desplazarnos respecto al centro, pero por otro lado la matriz Pentile provoca que los colores se distorsionen.

En el caso del Galaxy Z Fold3 5G, los ángulos de visión son amplios y los colores no se ven apenas alterados al observar la pantalla desde un ángulo. Ahora bien, el pliegue de la pantalla resulta bastante más visible cuando observas la pantalla desde un ángulo.

 

La pantalla del Samsung Galaxy Z Fold3 5G cuenta con la funcionalidad Always On Display (Pantalla Siempre Activa) que hace que el teléfono muestre la hora (con varios diseños de reloj disponibles) y la fecha cuando el teléfono está bloqueado, junto con iconos de notificaciones con colores e información de contacto (por ejemplo, tu número de teléfono o dirección de e-mail). El nivel de brillo de los elementos de la pantalla se ajusta en función de la luz ambiente.

Es posible configurar que la pantalla Always On Display esté activa en todo momento, solo durante 10 segundos cuando toquemos la pantalla o entre determinadas horas. También es posible controlar la reproducción de música desde esa pantalla.

Ahora bien, teniendo en cuenta que la mayor parte del tiempo el teléfono está cerrado mientras no lo usas, la funcionalidad Always On Display en la pantalla interior no tiene una gran utilidad salvo que dejes el teléfono desplegado sobre la mesa.

Samsung ha incorporado una funcionalidad llamada Protector de la Vista que ajusta los niveles de luz azul de forma automática, en función de la hora del día, para reducir las molestias en los ojos y ayudar a conciliar el sueño por la noche.

Ofrece dos modos de funcionamiento: adaptable y personal. El modo adaptable ajusta automáticamente los colores en función de la hora, con pequeñas variaciones durante el día y colores mucho más cálidos por la noche. En el modo personal, puedes elegir la temperatura de color que más te guste y el horario en el que se aplica (siempre, del anochecer al amanecer o tu propio horario).

Hay pocos «peros» que poner a la pantalla del Samsung Galaxy Z Fold3 pero, aparentemente, carece de la tecnología MEMC (Motion Estimation, Motion Compensation) para incrementar artificialmente la tasa de frames por segundo de contenidos grabados a 30 FPS o menos. Algunos smartphones de gama alta cuentan con esta tecnología.

Pantalla exterior

En el exterior, encontramos una pequeña pantalla Dynamic AMOLED de 6.2″ y resolución 832 × 2268 píxeles (390 ppp) con un inusual ratio 25:9. El ratio tan alargado de esta pantalla hace que no resulte especialmente cómoda para ciertas tareas, como leer páginas web.

Por defecto, la pantalla exterior permanece siempre apagada, pero es posible activar la funcionalidad Always On Display para que se muestren la hora, fecha, nivel de batería e iconos de notificaciones pendientes.

 

Al igual que la pantalla interior, la exterior ofrece una elevada tasa de refresco adaptable de hasta 120 Hz, lo que hace los desplazamientos y animaciones se vean más suaves.

El brillo máximo con el brillo automático desactivado es de unos 396 nits, pero aumenta a 665 nits al activar el modo de brillo automático ya que se tiene acceso al modo de alto brillo (HBM).

Se trata de un valor considerablemente inferior al que se consigue con la pantalla interior, pero suficiente para ver la pantalla en exteriores sin muchos problemas.

Hardware y rendimiento

Aunque Samsung acostumbra a comercializar dos variantes de sus smartphones de gama alta, uno con procesador Snapdragon y otro con Exynos, este no es el caso del Galaxy Z Fold3.

El smartphone plegable llega únicamente con procesador Snapdragon 888, el más potente de Qualcomm sin contar con el Snapdragon 888 Plus.


ℹ️ Info: Así es el chip Qualcomm Snapdragon 888

El chip Qualcomm Snapdragon 888 está fabricado en un proceso de 5 nm y cuenta con un núcleo prime Cortex-X1a 2.84 GHz, tres núcleos de alto rendimiento Cortex-A78 a 2.42 GHz y cuatro núcleos de eficiencia Cortex-A55 a 1.8 GHz.

El rendimiento de los núcleos del procesador está en torno a un 15 por ciento por encima del antiguo Snapdragon 865+. La GPU Adreno 660 integrada ofrece un rendimiento de un 35% según Qualcomm, aunque probablemente está medido frente al Snapdragon 865.

El Snapdragon 888 integra un modem WiFi 6e, un DSP Hexagon 780 con un rendimiento IA de hasta 26 TOPS y un ISP Spectra 580. El controlador de memoria integrado soporta memoria LPDDR5 hasta 3.200 MHz. También incluye un modem Snapdragon x60 para conectividad 5G.


El Samsung Galaxy Z Fold3 viene con 12 GB de RAM, aunque Samsung no especifica si se trata de LPDDR5 — suponemos que sí. Se trata de una cantidad de memoria muy elevada que no tiene nada que envidiar a otros smartphones de gama alta.

He sometido al Galaxy Z Fold3 a algunas pruebas de rendimiento para ver qué tal se comporta frente a otros teléfonos de gama alta y, a continuación, vamos a revisar los resultados en cada test.

 

En el benchmark AnTuTu v8, ha conseguido un resultado de 756.416 puntos, una puntuación muy alta que está en línea con los mejores smartphones del mercado.

 

En el benchmark Geekbench 5 centrado en el rendimiento del procesador, ha conseguido 855/3.311 puntos en las pruebas mono/multi-núcleo, que son unos resultados excelentes.

 

En el test de rendimiento general PCMark 3.0 que mide el rendimiento al realizar tareas cotidianas, ha obtenido una puntuación de 12.558 puntos, un valor muy alto.

 

En el apartado de almacenamiento, el teléfono obtiene unos resultados muy altos en las pruebas de AndroBench de velocidad de lectura y escritura ya que cuenta con almacenamiento UFS 3.1.

 

En la prueba CPU Throttling que mide la caída de rendimiento de CPU al cabo de 15 minutos de carga sostenida, el teléfono ha obtenido un resultado mejorable ya que el rendimiento cae un 30% en dicho período. Esto significa que el desempeño al ejecutar apps muy exigentes puede verse afectado tras largos períodos de uso.

 

 

A continuación, vamos a ver los resultados en diversas pruebas gráficas para comprobar el rendimiento esperable en juegos.

En la prueba GFXBench con APIs tradicionales, el teléfono ha logrado unos resultados que no son demasiado altos.

 

En las pruebas de GFXBench basadas en las APIs modernas de bajo nivel y alta eficiencia (Metal/OpenGL y Vulkan), consigue unos resultados altos.

 

En la prueba 3DMark Wild Life Unlimited, el teléfono ha conseguido un resultado que también es elevado.

 

Además del rendimiento gráfico puntual, es importante conocer si el teléfono es capaz de sostener este rendimiento a lo largo del tiempo o si se ve reducido por el aumento de temperatura del procesador. La prueba 3DMark Wild Life Stress Test mide precisamente la variación en el rendimiento gráfico tras 20 minutos de ejecución del test.

El teléfono ha obtenido un resultado bastante pobre de 60%, lo que significa que el rendimiento gráfico empeora tras un largo período de tiempo de uso. En la práctica, podrías ver caídas de rendimiento en largas partidas si juegas a juegos 3D exigentes.

 

Para comprobar el rendimiento gráfico en el día a día, he probado varios juegos 3D exigentes — Real Racing 3, Asphalt 9 y Call of Duty Mobile — y, en todos ellos, la experiencia al jugar con el Galaxy Z Fold3 5G ha sido muy buena en su gran pantalla.

Utilizando el software GameBench, he podido medir diversos parámetros de rendimiento en estos juegos en partidas reales.


👉 ¿Conoces GameBench Pro? GameBench Pro es la herramienta líder de la industria para medir el rendimiento de juegos en smartphones Android e iOS. Si quieres saber más, puedes visitar su página web.


Dos de los juegos obtienen una tasa estable cerca de alrededor de 60 FPS sin apenas pérdidas de frames, mientras que Real Racing consigue una media de 116 FPS con picos de hasta 120 FPS.

Juego FPS (mediana) Estabilidad FPS Min. FPS Min.-Máx.
%CPU
%GPU
Asphalt 9 59 98% 47-61 10% 74%
Real Racing
116 100% 107-121 7% 65%
Call of Duty 60 100% 56-61 9% 40%

(*) Configuración de calidad de los juegos:

Asphalt 9: Calidad gráfica configurada a «predeterminado»
Real Racing 3: Calidad gráfica por defecto
Call of Duty Mobile: Calidad gráfica «muy alta» y cuadros por segundo a velocidad «alta» por defecto

 

El Samsung Galaxy Z Fold3 se comercializa en dos variantes de almacenamiento: 256 o 512 GB. Este almacenamiento es de tipo eUFS 3.1, el más rápido que se puede encontrar en un smartphone a día de hoy.

Samsung no ofrece la posibilidad de ampliar el almacenamiento mediante una tarjeta micro-SD aunque con estas cantidades no parece que vayas a necesitas más almacenamiento.

El puerto USB-C es de tipo USB 3.2 Gen 1 y es compatible con OTG, por lo que puedes conectar un llave USB-C y acceder a ella como si fuera almacenamiento externo, pero no soporta MHL.

En cuanto a conectividad, el Samsung Galaxy Z Fold3 soporta WiFi 6 (802.11ax), el reciente protocolo para redes WiFi que no solamente aumenta la velocidad sino que está especialmente pensado para conectar una gran cantidad de dispositivos a la vez. Obviamente necesitas un router compatible para aprovechar esta tecnología.

No es compatible con el nuevo estándar WiFi 6E que hace uso de la banda de 6 GHz, aunque muy pocos smartphones soportan este tipo de redes.

El teléfono soporta Ultra Wide Band (UWB), por lo que podrás localizar objetos perdidos con precisión si te haces con la Smart Tag+.

Samsung incluye una ranura para doble SIM y además ofrece soporte para eSIM, por lo que puedes hacer uso de la funcionalidad Dual SIM tanto con dos tarjetas físicas como mediante la combinación de nanoSIM + eSIM.

Por supuesto, el Samsung Galaxy Z Fold 3 5G es compatible con redes 5G y soporta la banda por debajo de 6 GHz (Sub-6), pero no España no trae soporte para la banda mmWave.


ℹ️ Info: Conectividad 5G: Sub-6 vs. mmWave

El espectro utilizado para 5G se divide en dos franjas: por debajo de 6 GHz (Sub-6) y por encima de 24 GHz (mmWave).

La principal diferencia entre ambos es la velocidad y la cobertura. La banda Sub-6 proporciona mejor cobertura pero las velocidades máximas son solo un 20 por ciento superiores a 4G LTE, así que no es tan impresionante.

La banda mmWave ofrece una velocidad de descarga altísima (hasta 10 Gbps) pero la cobertura es bastante peor, unos 200 metros, por lo que puede ocurrir que tu teléfono pase más tiempo conectado a 4G que a 5G, sobre todo cuando estás dentro de un edificio.

Este tipo de tecnología está pensado para espacios abiertos o zonas con alta densidad de usuarios donde se instalen muchas antenas. La menor cobertura de mmWave es la razón por la que los operadores quieren llenar las ciudades de antenas 5G, para que siempre haya una con la que tengas visión directa.

En España, la única banda que está ya en uso para 5G es sub-6GHz, por lo que tener un smartphone con conectividad 5G mmWave no sirve para nada a día de hoy — al menos hasta que se subaste esa banda de frecuencias en algún momento de los próximos meses.

En Estados Unidos, sin embargo, algunos operadores sí que han desplegado estas redes, y esta es la razón por la que algunos smartphones ofrecen acceso a redes 5G de onda milimétrica (mmWave).


La conectividad 4G es Cat. 20, por lo que puede alcanzar velocidades máximas teóricas de 2 Gbps para bajada y 200 Mbps para subida.

En las pruebas que he realizado, la velocidad de red tanto por Wi-Fi como celular han sido satisfactorias. El Samsung Galaxy Z Fold3 5G ha alcanzado los 300 Mbps de bajada y de subida en Wi-Fi con una conexión de 300 Mbps.

En la prueba de conectividad celular 5G, he medido velocidades de alrededor de 114 Mbps de bajada y 33 Mbps de subida con la red de Movistar.

 

El Galaxy Z Fold3 5G es compatible con Bluetooth 5.2, NFC y varios sistemas de posicionamiento (GPS, Galileo, Glonass, BeiDou).

En el apartado de «ausencias», cabe destacar que no incorpora radio FM, lo cual algunos usuarios lo encontrarán como una limitación, ni tampoco emisor de infrarrojos.

Biometría

Samsung no ha incorporado un lector de huella bajo la pantalla del Galaxy Z Fold3, sino que el lector de huella está situado en un lateral, integrado en el botón de encendido

El reconocimiento funciona de manera rápida y fiable, y su posición en un lateral resulta bastante cómoda ya que queda a una buena altura del dedo pulgar o índice.

Por defecto, el lector de huella no está en funcionamiento todo el tiempo, sino que debemos encender primero la pantalla para que se active. Sin embargo, es posible configurarlo para que esté siempre encendido para que baste con colocar el dedo para iniciar el reconocimiento. El inconveniente es que, dada su posición, no es raro que se pulse por error al llevarlo en la mano y, tras cinco intentos fallidos, pide el PIN.

El reconocimiento de huella dactilar funciona de forma bastante rápida

 

Samsung también ha añadido un sistema de reconocimiento facial que utiliza la cámara frontal situada en el exterior o el interior para captar una imagen 2D, por lo que no es tan seguro como el reconocimiento 3D. En cualquier caso, en mis pruebas no he sido capaz de engañar al sistema con una fotografía de mi rostro ni siquiera en el modo de reconocimiento más rápido que reduce la seguridad.

Samsung permite tener activos a la vez el reconocimiento de huella y el de rostro, por lo que podemos utilizar en cada momento el que más nos convenga.

En mi caso, he optado por utilizar el desbloqueo por huella cuando el teléfono está plegado porque el dedo queda en el lugar adecuado al sujetar el teléfono en la mano. Sin embargo, he recurrido al reconocimiento facial al abrir el Galaxy Z Fold3 ya que nada más abrirlo se inicia el reconocimiento.

Batería

El Samsung Galaxy Z Fold3 cuenta con dos baterías, una en cada mitad. Su capacidad combinada es de 4.400 mAh que puede parecer algo escasa para alimentar una pantalla tan grande.

 

Para comprobar la autonomía, he llevado a cabo la prueba de batería del conocido test PCMark: Work 3.0.


ℹ️ Info: Una reflexión sobre las pruebas de autonomía

Dada la importancia que tiene la pantalla en el consumo de la batería, es importante calibrar con un colorímetro (o un instrumento similar) las pantallas al mismo nivel absoluto de brillo (no es válido ponerlo al 50%) si quieres obtener resultados de autonomía comparables entre dispositivos.

De lo contrario, los resultados pueden verse muy afectados por el nivel de brillo de la pantalla de cada smartphone y, por tanto, no son comparables. Comento esto aquí porque no todos los análisis tienen esto en cuenta y, en esta prueba, se ven a veces valores absurdos.

En el caso de PCMark: Work 3.0, el propio test indica que la prueba debe realizarse con la pantalla calibrada a 200 nits para que los resultados sean comparables. Así es como nosotros realizamos las pruebas de autonomía los smartphones.


PCMark Work 3.0 pone a prueba la autonomía del terminal al realizar una mezcla de tareas cotidianas y exigentes ya que la prueba simula la navegación por páginas web, la escritura de textos e inserción de imágenes, la aplicación de filtros a fotografías, la edición de vídeos y la manipulación de datos.

Dado el impacto que tiene la tasa de refresco en la autonomía de los smartphones, he realizado esta prueba cuatro veces: una vez con cada pantalla y una vez con cada frecuencia de refresco.

En la prueba con la pantalla interior configurada a 60 Hz he obtenido un resultado de 8 horas y 3 minutos, mientras que con la frecuencia adaptativa a 120 Hz, la autonomía se reduce a 6 horas y 22 minutos, lo que supone una caída de alrededor de un 21 por ciento.

En la prueba con la pantalla exterior configurada a 60 Hz he obtenido un resultado de 10 horas, mientras que con la frecuencia adaptativa a 120 Hz, la autonomía se reduce a 9 horas y 18 minutos, lo que supone una bajada de alrededor de un 7 por ciento.

Estos resultados reflejan lo que ya nos temíamos. La batería del Samsung Galaxy Z Fold3 resulta escasa si utilizas mucho tiempo su gran pantalla interior, pero correcta si utilizas la pantalla exterior. Dado que lo normal es utilizar una combinación de ambas, el resultado está a medio camino, por lo que presenta una autonomía correcta sin más.

 

En la práctica, la autonomía del Galaxy Z Fold3 es suficiente para llegar al final del día siempre que no hagas un uso muy intensivo de la pantalla interior, ya que su consumo es muy superior al de la pantalla interior.

Si el uso que le das al smartphone es muy intenso, quizás quieras desactivar la tasa adaptativa a 120 Hz, aunque si puedes evitarlo, la experiencia es más fluida cuando está activo.

Por suerte, la pantalla exterior es ahora suficientemente grande como para que muchas tareas — consultar una notificación, enviar/recibir un mensaje de WhatsApp, etc. — puedan ser realizadas cómodamente sin desplegar el smartphone.

 

En cualquier caso, si quieres extender la autonomía de tu dispositivo, te alegrará saber que Samsung incorpora un modo de ahorro energía. El modo ahorro de energía limita el rendimiento máximo de la CPU al 70%, reduce el brillo en un 10%, desactiva 5G y desactiva la pantalla Always On Display,

Además, existe una opción que permite limitar las apps y la pantalla de Inicio. Lo que hace este modo es que se limita el número de aplicaciones que podemos utilizar, limita todas las actividades en segundo plano, desactiva los contenidos Edge y cambia a un tema oscuro.

Samsung incluye una opción llamada batería adaptable, que limita el uso de la batería por parte de las aplicaciones que no usas normalmente.

Opciones de batería y ahorro de energía

 

Samsung también ha incorporado una opción que permite poner en modo inactivo apps que llevan un tiempo sin usarse. Estas aplicaciones no se ejecutan en segundo plano, por lo que es posible que no reciban actualizaciones ni envíen notificaciones. Podemos elegir manualmente aquellas apps que no queden nunca inactivas, así como aquellas que deben estar siempre en modo inactivo.

El Galaxy Z Fold3 ofrece carga rápida por cable a 25W, que no es especialmente rápida si la comparamos con otros buques insignia, sobre todo de marcas chinas ya que los últimos iPhone cargan a una velocidad similar. Por cierto, Samsung no incluye cargador ni cable en la caja, así que tendrás que hacerte con él si no tienes alguno disponible.

En mis pruebas con un cargador de 27W de otra marca, el proceso completo de carga del Galaxy Z Fold3 5G ha llevado un total de 1 hora y 29 minutos. Como podemos apreciar en la gráfica, el proceso de carga es bastante lineal.

Proceso de carga del Samsung Galaxy Z Fold3 5G

 

El Samsung Galaxy Z Fold3 soporta carga inalámbrica a 11W, que de nuevo no es la más rápida ya que, por ejemplo, el Galaxy S21 Ultra y el iPhone 13 carga a 15W.

Es posible desactivar las cargas rápidas por cable e inalámbrica, en caso de que quieras preservar la vida de tu batería. También existe una opción para limitar la carga máxima al 85%, que prolonga la vida útil de la batería a cambio de una mejor autonomía.

Samsung ha incluido la funcionalidad Wireless PowerShare que permite utilizar el Galaxy Z Fold3 como una base de carga inalámbrica para cargar a otros smartphones, auriculares u otros dispositivos que admitan este tipo de carga. El inconveniente de esta carga es que es bastante lenta y no demasiado eficiente (se pierde energía en el proceso de transmisión).

Software

El Samsung Galaxy Z Fold3 corre One UI 3.1.1 sobre Android 11. Samsung ha confirmado que sus smartphones de gama alta más recientes recibirán tres años de actualizaciones principales del sistema operativo, lo cual es una excelente noticia.

Dado que esta capa de software es la misma que la del del Galaxy S21 Ultra que analizamos hace unos meses, te invitamos a que leas el apartado Software de nuestro análisis del Galaxy S21 Ultra para conocer sus características.

Como aspecto particular del Galaxy Z Fold3 5G, posee dos pantallas y podemos utilizar cualquiera de las dos para manejar el smartphone. Cada una puede mostrar diferentes apps y widgets en el escritorio, así como diferentes papeles tapiz en las pantallas de inicio y bloqueo de ambas pantallas.

En mi día a día, he optado por utilizar la pantalla exterior para acciones rápidas como comprobar una notificación, ver los últimos mensajes de Whatsapp, echar un vistazo a Twitter, realizar una llamada de teléfono, etc. El inconveniente de esta pantalla es que es bastante estrecha, lo que dificulta ciertos contenidos como páginas web o la introducción de información a través del teclado.

Por otro lado, he recurrido a la pantalla interior plegable cuando he querido navegar por Internet, escribir un email, hacer publicación en mis redes sociales, tomar una fotografía o, por supuesto, ver un vídeo o jugar.

Dado el gran tamaño de la pantalla interior, por defecto el teclado se muestra dividido en dos mitades, cada una pegada a un borde de la pantalla. También es posible configurar el teclado como una ventana flotante en la pantalla u optar por el teclado convencional que ocupa toda la franja inferior de la pantalla.

 

Samsung ha incluido una función llamada Continuidad de Aplicaciones que permite pasar de utilizar una app en la pantalla exterior a hacerlo en la pantalla grande con solo abrir el smartphone, sin ninguna interrupción.

Esto funciona bien con apps como Twitter, Instagram, Netflix, YouTube, Galería y otras. Sin embargo, a la hora de navegar por páginas web encuentro el problema de que tanto el navegador de Samsung como Chrome solo pueden ser configurados para mostrar una de las dos versiones de las páginas: móvil o escritorio. Me gustaría que en la pantalla exterior se viera la versión móvil pero que en la pantalla grande se viera la de escritorio.

Por defecto, si estamos utilizando una app en la pantalla plegable y cerramos el Galaxy Z Fold3, el smartphone se bloquea. Sin embargo, podemos configurar que ciertas apps pasen a la pantalla frontal al cerrar el smartphone.

El Samsung Galaxy Z Fold3 ofrece Multi Active Window que permite utilizar hasta tres aplicaciones a la vez en su gran pantalla desplegada. La forma de conseguirlo es seleccionando las apps mediante la bandeja multiventana que aparece al arrastrar el dedo desde el borde derecho hasta el centro.

Podemos tener dos apps abiertas, una al lado izquierdo y otra al lado derecho (no podemos dividir la pantalla horizontalmente) o tres apps abiertas, una al lado izquierdo y dos al lado derecho (estas últimas apiladas en vertical). También podemos abrir una app como una ventana flotante a la que podemos cambiar el tamaño y mover a cualquier lugar de la pantalla.

Interfaz multi-ventana de One UI en el Galaxy Z Fold3

S Pen

Otra de las novedades del Samsung Galaxy Z Fold3 es el soporte de S Pen, con dos opciones de lápiz:

  • S Pen Fold Edition: Posee una longitud de 132 mm, un diámetro de 7.7 mm y un peso de 6,7 gramos. No posee Bluetooth, por lo que no admite gestos en el aire, y es exclusivo del Galaxy Z Fold.
  • S Pen Pro: Posee una longitud de 173.6 mm, un diámetro de 9.5 mm y un peso de 13,8 gramos. Cuenta con Bluetooth y posee un interruptor que permite cambiar entre el modo S Pen convencional (compatible con Galaxy S21 Ultra, serie Note20, serie Note10, Galaxy Tab S7/S7+, Galaxy Book Pro 360) y el modo Z Fold. Saldrá al mercado más adelante

Dado que el Galaxy Z Fold3 no posee un compartimento para el S Pen, Samsung ha creado una funda en la que se puede introducir y guardar el S Pen Fold Edition.

 

El puntero S Pen permite escribir y dibujar sobre la pantalla, como en los antiguos Galaxy Note, lo cual es muy interesante dada la gran superficie de pantalla que tiene el Galaxy Z Fold3.

Multimedia

El Samsung Galaxy Z Fold3 cuenta con dos altavoces que ofrecen sonido estéreo. Estos altavoces están situados en la zona superior e inferior del lado izquierdo, por lo que si quieres lograr la máxima separación estéreo lo mejor es sujetar el teléfono de manera que los altavoces queden a izquierda y derecha.

El sonido de los altavoces del Galaxy Z Fold3 resulta agradable y potente, con una buena reproducción de tonos medios y agudos. Al máximo volumen, el sonido se escucha sin distorsión.

El Samsung Galaxy Z Fold3 es compatible con sonido surround Dolby Atmos (incuye Dolby Digital y Dolby Digital Plus), que puedes disfrutar tanto con auriculares como con los altavoces del propio teléfono para una experiencia de sonido más inmersiva y tridimensional.

Además, el smartphone es compatible con audio UHQ de 32 bits, y también soporta PCM hasta 32 bits.

 

Además, cuenta con la funcionalidad Bluetooth Dual Audio que permite reproducir música en dos dispositivos Bluetooth al mismo tiempo, lo cual puede ser útil si tenemos más de un altavoz o de unos auriculares Bluetooth. Ahora bien, los altavoces no suenan necesariamente en perfecta sincronía, por lo que está más pensado para situaciones en las que los altavoces están separados — por ejemplo, uno en cada habitación — o se usan auriculares.

Samsung ha incorporado algunas funciones interesantes de sonido como Adapt Sound para calibrar el sonido emitido a través de los auriculares a la respuesta frecuencial de nuestro oído. Samsung incorpora un ecualizador y una función llamada Optimizador UHQ que mejora la resolución del sonido de la música y vídeos.

Otra opción interesante es sonido de aplicación independiente, que permite reproducir el sonido de una aplicación en otro dispositivo de audio. De esta forma podemos hacer que una app como Spotify reproduzca el sonido por un altavoz Bluetooth mientras que el resto de sonidos siguen sonando en el teléfono.

Samsung ha optado por eliminar el conector de auriculares de 3.5 mm., como viene siendo habitual en los smartphones de gama alta. Esto significa que tendrás que recurrir a auriculares Bluetooth o USB-C, o bien utilizar un adaptador de USB-C a 3.5 mm. que Samsung no ha incluido en la caja.

 

La aplicación Galería se utiliza para visualizar las fotos y vídeos almacenados en el teléfono, así como para editar las imágenes mediante diversas funcionalidades integradas. La app cuenta con cuatro pestañas en la parte inferior: Imágenes, Álbumes e Historias.

Una de las características que incorpora esta app es la posibilidad de agrupar fotografías similares de un mismo objeto (hasta 100 tomas en un mismo día) en la galería para una mayor limpieza. De esta forma no verás tantas fotografías repetidas si has tomado más de una foto del mismo objeto.

 

La reproducción de vídeos es buena gracias a su gran pantalla, pero su ratio de pantalla bastante cuadrado hace que se vean bandas negras bastante gruesas por encima y por debajo de la imagen.

Para comprobar la compatibilidad con diversos formatos de audio y vídeo, he probado a reproducir cuatro ficheros con resolución Full HD y con resolución 4K, codificados con el formato H.264 y con el más moderno HEVC. Los cuatro se reproducen perfectamente con total suavidad.

Por supuesto, los vídeos de servicios de streaming como Netflix, HBO y Amazon Prime Video se reproducen sin ningún problema. El dispositivo cuenta con la certificación Widevine L1, por lo que podemos reproducir vídeos HD de servicios protegidos por DRM como Netflix sin problemas incluso en calidad HDR.

Cámara de fotos

En el apartado fotográfico, Samsung ha incluido nada menos que cinco cámaras en el Galaxy Z Fold3: 1 cámara frontal exterior, 1 cámara frontal interior y 3 cámaras traseras.

Comenzando con las cámaras traseras, nos encontramos con la siguiente configuración:

  • Cámara gran angular (83º) de 12MP (1.8μm) con lente con apertura f/1.8, estabilización óptica y enfoque Dual Pixel AF
  • Cámara ultra gran angular (123º) de 12MP (1.12μm) con lente con apertura f/2.2
  • Cámara teleobjetivo 2x de 12MP (1.0μm) con lente con apertura f/2.4 y estabilización óptica

Esta configuración de cámaras no es tan potente como la que encontramos en la serie Galaxy S21, por lo que si buscas lo mejor en fotografía, harías mejor mirando el Galaxy S21 Ultra.

El Samsung Galaxy Z Fold3 posee tres cámaras en la parte de atrás

 

La triple cámara trasera del Samsung Galaxy Z Fold3 ofrece una gran versatilidad ya que permite tomar fotografías tanto con un amplio campo de visión (ultra gran angular) como con zoom (teleobjetivo) para acercarnos a los detalles.

A continuación podemos ver las mismas escenas capturada por las tres cámaras y la diferencia de perspectiva es abismal.

 

La app de Cámara no se limita a hacer fotografías sino que te sugiere modificar el encuadre en ciertas capturas. No obstante, si eres un fotógrafo con cierta experiencias, probablemente querrás desactivar estos consejos ya que están reñidos con la creatividad.

En otras ocasiones, la app de Cámara sugiere que utilices una cámara en particular. Esto ocurre, por ejemplo, al al fotografiar grandes edificios, ya que aparece un mensaje que sugiere utilizar la cámara ultra gran angular.

 

Cámara trasera ultra gran angular

La cámara ultra gran angular permite tomar fotografías muy espectaculares que permiten captar muchos más elementos de los que normalmente caben en una fotografía.

En cuanto a la calidad de imagen, se echa de menos un mayor rango dinámico o un mejor procesamiento HDR, ya que en las escenas con zonas muy iluminadas, estas se ven quemadas, como se pueden apreciar en algunos de los siguientes ejemplos.

Esta cámara no posee estabilización óptica y su apertura es algo limitada, por lo que no está indicada para tomar fotografías en situaciones de poca luz, ya que el ruido hace acto de presencia y se pierden los detalles.

A continuación, se incluyen algunos ejemplos de fotografías tomadas con esta cámara.

Fotografías tomadas con la lente ultra gran angular

 

La cámara ultra gran angular permite capturar imágenes en modo Noche, que se ven más luminosas y con menos ruido. A continuación, se incluyen algunos ejemplos.

 

Cámara trasera teleobjetivo

La cámara teleobjetivo permite tomar fotografías con zoom óptico 2X, lo que permite acercarnos a objetos lejanos sin perder calidad. Esto puede resultar muy útil para aquellas ocasiones en las que queremos centrar la atención sobre un elemento en particular.

Un inconveniente es que la cámara teleobjetivo es menos luminosa y, con poca luz, la calidad de la imagen disminuye. Tampoco el nivel de zoom es muy elevado en comparación con otros smartphones que ofrecen zoom 3X o incluso superior.

A continuación, podemos ver algunos ejemplos de fotografías tomadas con la lente teleobjetivo.

Fotografías tomadas con la lente teleobjetivo

 

En situaciones de muy poca luz, aunque escojamos la cámara teleobjetivo, la fotografía es realmente tomada con la cámara principal y, posteriormente, recortada. Esto se debe a que la cámara principal es más luminosa, así que compensa recortar la fotografía para lograr el zoom antes que tomarla con la cámara teleobjetivo.

A continuación podemos ver un ejemplo en el que la fotografía tomada con la cámara teleobjetivo ha sido realmente tomada con la cámara principal, como se puede comprobar si accedemos a los datos EXIF de la imagen y vemos la apertura de la cámara (f/1.8, que corresponde a la cámara principal)

Las fotografías con teleobjetivo en condiciones de poca luz utilizan en realidad un recorte de la cámara principal

 

Cámara trasera principal gran angular

Por último, la cámara gran angular es la que se utiliza habitualmente para tomar fotografías.

Samsung ha optado por un sensor de 12MP, cuya resolución está por debajo de lo que vemos en otros smartphones que utilizan sensores de 64 o incluso 108 MP. Estos sensores de gran resolución hacen uso de la funcionalidad pixel binning para combinar varios píxeles en uno y reducir el ruido.

A continuación, podemos ver algunas fotografías tomadas con la cámara estándar. En general, la cámara hace un buen trabajo a la hora de preservar los detalles y mantener un buen colorido en condiciones de buena luz.

Sin embargo, la calidad de imagen no llega al nivel de otros buques insignia cuando la luz es muy escasa, ya que se pierde nitidez.

Fotografías tomadas con la lente principal

 

Samsung ha incorporado un sistema de optimización de escenas mediante IA que optimiza los parámetros de captura en función de lo que estemos fotografiando: comida, flores, edificios, etc.

Este modo puede desactivarse fácilmente mientras tomamos la fotografía, pero no a posteriori. En muchos casos, el ajuste consiste en incrementar la saturación de los colores para que el objeto se vea más vivo pero, por suerte, el efecto no es demasiado exagerado.

A continuación, podemos ver algunas fotografías tomadas sin y con el sistema de optimización de escenas.

Ejemplos de funcionamiento de optimización de escenas

 

Samsung también ofrece un modo Noche que incrementa la luz en escenas oscuras mediante la captura y posterior fusión de varias imágenes con distintas exposiciones. No resulta tan cómodo como en otros smartphones donde se activa automáticamente cuando es necesario, ya que en el Galaxy Z Fold3 es necesario activarlo manualmente.

Este modo tarda un poco más de tiempo en registrar la imagen, pero las escenas oscuras parecen haber sido tomadas con mucha más luz y, además, se ven más nítidas, por lo que es un modo muy recomendable. Ahora bien, en ocasiones, la luminosidad añadida produce un imagen menos fiel a la realidad.

A continuación, podemos ver algunos ejemplos de capturas tomadas sin y con el modo Noche.

Ejemplos de funcionamiento del modo Noche

 

Si eres un usuario experto, te alegrará saber que Samsung incluye un modo Pro que permite ajustar a mano parámetros como la sensibilidad ISO, el punto de enfoque, el balance de blancos, el tiempo de exposición y más. También podemos guardar las imágenes en formato JPEG y RAW para su posterior edición.

 

Modo Retrato

Aunque el Samsung Galaxy Z Fold3 no posee una cámara de profundidad, es posible tomar retratos con efecto bokeh mediante procesado software escogiendo el modo Retrato.

La lente ideal para tomar un retrato es aquella con una distancia focal de unos 50 mm, lo que equivale a un zoom 2x, por lo que los retratos se toman por defecto con la cámara teleobjetivo. En todo caso, también es posible tomar una captura en modo Retrato con la cámara gran angular.

A continuación, podemos ver unos ejemplos de fotografía tomadas en modo Retrato. El Galaxy Z Fold3 hace un excelente trabajo a la hora de separar a la persona del fondo de la imagen, con solo algunos pequeños fallos en la zona del pelo.

 

Por último, la presencia de una pantalla exterior facilita la captura de selfies con las cámaras traseras ya que, estado desplegado, las cámaras quedan a la izquierda y la pantalla frontal a la derecha muestra la imagen que se va a capturar.

Dado que la cámara principal gran angular posee mejor calidad que cualquiera de las dos cámaras frontales, esta es la mejor forma de tomar un selfie de alta calidad.

Dual Preview

 

Grabación de vídeo

El Samsung Galaxy Z Fold3 es capaz de grabar vídeo hasta resolución 4K (3840×2160) a 60 fps pero no es posible grabar vídeo a 8K como los últimos buques insignia de Samsung.

La estabilización electrónica de vídeo, la grabación en formato HDR10+ y la función de AF con seguimiento (mantener la cámara enfocada en el sujeto seleccionado incluso si se mueve) están disponibles a resoluciones hasta 4K a 30 fps pero no a 4K a 60 fps.

También encontramos un modo de grabación llamado Vídeo Profesional que ofrece controles manuales para escoger el nivel de ISO, la velocidad de obturación, el punto de enfoque, la temperatura de color y exposición.

A continuación, podemos ver unos ejemplos de vídeos grabados en resolución [email protected] y [email protected] por el día. En general, la calidad de la imagen y la estabilización es muy buena.

 

A la hora de grabar vídeo, ofrece un modo Super Estabilización que solamente está disponible en resolución Full HD a 30 fps y que utiliza siempre la cámara ultra gran angular. Este modo produce una imagen muy estable, aunque debido a las características de la cámara ultra gran angular solo es útil en condiciones de buena iluminación.

Con objeto de reducir el espacio ocupado por los vídeos, Samsung permite utilizar el formato HEVC (H.265) de alta eficiencia que reduce el espacio ocupado por el vídeo pero puedes tener problemas de compatibilidad al reproducirlo en otro dispositivo.

Otra funcionalidad interesante es que permite grabar Vídeo Retrato, es decir, grabar vídeo con el fondo desenfocado, como si estuviéramos aplicando el modo Retrato al vídeo.

Samsung ha incluido la llamada Toma Única con la que sólo tienes que apuntar con el teléfono a un sujeto, apretar el obturador y esperar entre 5, 10 o 15 segundos. La cámara capturará una pequeña película, algunos GIF y algunas fotos con todas las cámaras. Luego los presenta todos en un collage donde puedes elegir tus favoritos. En mi opinión, es más una curiosidad que algo realmente útil.

 

Cámara frontal exterior

Como he comentado anteriormente, los selfies de mayor calidad se obtienen con la cámara trasera al utilizar la pantalla frontal como vista preliminar de la captura.

No obstante, en algunas ocasiones, por rapidez y comodidad, es posible que prefieras utilizar la cámara frontal exterior. Esta cámara ofrece dos modos de disparo: normal y gran angular. El segundo modo es útil si quieres hacer un selfie en el que aparezcan dos personas ya que el campo de visión es superior.

Aprovechando que el teléfono se puede doblar, es posible apoyarlo sobre la mesa en ángulo recto y alejarse para capturar una fotografía con temporizador donde no se vea tu brazo extendido.

A continuación, podemos ver algunos selfies captados con la cámara frontal exterior del Galaxy Z Fold3, que ofrecen una buena calidad de imagen sin sobreexponer en exceso el fondo incluso en situaciones de alto contraste.

Selfies tomados con la cámara frontal exterior gdel Samsung Galaxy Z Fold3

 

La cámara de profundidad permite tomar selfies con el efecto Enfoque Dinámico que difumina el fondo de la imagen. A continuación podemos ver algunos ejemplos con el fondo desenfocado.

Selfies tomados con la cámara frontal en modo de enfoque dinámico

 

Otro aspecto interesante es que la cámara frontal es capaz de grabar vídeos en formato UHD (3.840 x 2.160 píxeles), algo que agradecerán aquellos que acostumbren a grabarse en vídeo.

 

Cámara frontal interior

La cámara frontal interior del Samsung Galaxy Z Fold3 tiene menos utilidad de lo que podrías pensar, dya que probablemente solo la emplearás para videollamadas con bel teléfono desplegado. Para tomar selfies, resulta más cómodo utilizar la cámara frontal exterior o las cámaras traseras tal y como se ha explicado.

Dado que la cámara está situada bajo la pantalla, la cantidad de luz que le llega es inferior a una cámara estándar. Por otro lado, su resolución, 4 MP, es inferior a lo que solemos encontrar en las cámaras de los smartphones.

Como resultado, nos encontramos ante una cámara que ofrece una calidad de imagen bastante mejorable, como podemos apreciar en estas capturas.

 

Para facilitar la comparación entre la calidad de ambas cámaras para selfies, a continuación se puede ver un selfie tomado con la cámara para selfies exterior y otro tomado con la cámara para selfies interior.

Llamadas de voz

En las pruebas que he realizado la calidad de la voz es correcta y hemos podido mantener perfectamente conversaciones en entornos con cierto ruido sin dificultades.

La aplicación de Contactos de Samsung y la de Teléfono cumplen adecuadamente con su cometido. Si abrimos los detalles de un contacto, se muestran todas las posibles formas de contactar con él, incluso mediante aplicaciones de terceros como WhatsApp.

Una funcionalidad interesante es que puedes realizar una llamada rápidamente arrastrando el dedo de izquierda a derecha sobre el nombre de un contacto. Si lo arrastras en dirección contraria le envías un mensaje de texto.

Precio

El Samsung Galaxy Z Fold3 está a la venta a un precio oficial de 🛒 1.859€ (256GB) y 🛒 1.959€ (512GB), aunque puedes encontrarlo a un precio más ajustado en tiendas online como Amazon.

Aunque no es un smartphone para todos los bolsillos, su precio se ha visto reducido respecto a las generaciones anteriores.

Si buscas un smartphone plegable, una alternativa de tamaño más compacto que parece estar teniendo bastante éxito de ventas es el Samsung Galaxy Z Flip3 5G (🛒 1.059€).

Este teléfono con una pantalla interior plegable de 6,7″ Full HD+, una pantalla exterior de 1.9″, Snapdragon 888, 8 GB de RAM LPDDR5, 128/256 GB UFS 3.1, cámara trasera gran angular (12MP, f/1.8) + ultra gran angular (12MP, f/2.2), cámara interior gran angular (10MP, f/2.4) y batería de 3.300 mAh.

Conclusiones

Samsung se adelantó a todas las grandes marcas lanzando al mercado el primer smartphone plegable y, desde entonces, la compañía ha ido mejorando su características y construcción año tras año. El Samsung Galaxy Z Fold3 es la culminación de todos estos esfuerzos.

El Samsung Galaxy Z Fold3 posee un diseño muy particular. Cuando está plegado, es un teléfono contundente con un grosor de 16 mm. en la zona de la bisagra y un peso de 271 gr. (en comparación, el «enorme» Galaxy S21 Ultra tiene un grosor de 8,9 mm y pesa 227 gr.). Esto hace que se note cuando lo llevas en un bolsillo.

El cuerpo del teléfono es ahora más resistente y, como novedad, Samsung ha dotado de resistencia al agua IPX8 al Galaxy Z Fold3, que era una de las asignaturas pendientes.

El tekéfono cuenta en la parte exterior con una pantalla de 6.2″ que ahora ocupa todo el frontal. Esta pantalla evita tener que abrir el teléfono para tareas cotidianas como ver notificaciones, realizar llamadas o utilizar apps.

El inconveniente de esta pantalla es que es muy alargada (ratio 24.5:9), por lo que resulta demasiado estrecha para ciertas apps. No resulta especialmente cómoda para ver ciertos contenidos como páginas web o teclear en la pantalla.

Cuando abrimos el Galaxy Z Fold3, se hace la magia al desplegarse ante nosotros la gran pantalla de 7.6″.

La pantalla interior cuenta con un aspecto bastante cuadrado (ratio 11.2:9) y ocupa toda la superficie, ya que Samsung ha ocultado la cámara bajo la pantalla.

Esta cámara no pasa totalmente desapercibida, ya que la menor densidad de píxeles sobre la cámara delata su existencia de forma más visible de lo deseado, sobre todo sobre fondos uniformes con colores claros.

La pantalla presenta un pliegue vertical en la zona central que, curiosamente, resulta prácticamente invisible si miras la pantalla justo de frente pero es perfectamente apreciable si la observas desde un ángulo — o sea, la ven más tus amigos que tú mismo. Este pliegue también se nota al tacto al arrastrar el dedo sobre la pantalla. No es grave pero está ahí.

La pantalla plegable es un panel Dynamic AMOLED 2X Display con una densidad de píxeles 374 ppp, por lo que presenta una buena nitidez. Se trata de un panel con alta tasa de refresco adaptativa hasta 120 Hz, amplio gamut de color compatible con HDR10+ y una excelente fidelidad de color.

En el modo de color Natural, la fidelidad del color es excelente, mientras que el modo Intenso produce colores sobresaturados (más irreales pero más llamativos). La pantalla ofrece negros puros, por lo que el contraste es prácticamente infinito. El brillo máximo de la pantalla interior no es tan elevado como en otros smartphones de gama alta sino que se queda en 805 nits según mis mediciones (aunque Samsung habla de 900 nits).

 

Samsung ha incorporado un lector de huella dactilar en el botón de encendido en una posición que resulta bastante cómoda de alcanzar cuando el teléfono está cerrado. También podemos optar por un sistema de reconocimiento facial que, en general, funciona muy bien. Este es el sistema que utilizo al abrir el teléfono ya que, mientras se abre, se produce el reconocimiento.

El rendimiento del Galaxy Z Fold3 es excelente como era de esperar dado que incorpora el potente procesador Snapdragon 888 acompañado por 12 GB de RAM, más de lo que necesita cualquier dispositivo móvil.

Tanto en los benchmarks como en mi experiencia de uso, el Galaxy Z Fold3 ofrece un rendimiento muy elevado. No solamente las apps se mueven con total fluidez sino que juegos 3D exigentes como Asphalt 9, Dead Effect 2, PUBG o Fortnite se mueven a toda velocidad en el modo de calidad máxima.

El Samsung Galaxy Z Fold3 llega con 256 o 512 GB de almacenamiento eUFS 3.1, el más rápido que podemos encontrar a día de hoy. No es ampliable mediante micro-SD pero, con esta capacidad, no parece probable que necesites más espacio.

En cuanto a conectividad, el Samsung Galaxy Z Fold3 soporta WiFi 6, Bluetooth 5.1, USB Tipo-C, Ultrawideband y NFC. No obstante, carece de radio FM o emisor de infrarrojos.

Como no podía ser de otra forma, es compatible con conexiones 5G y cuenta con una ranura para doble tarjeta para Dual SIM. También es compatible con eSIM.

Samsung ha dotado al Galaxy Z Fold3 de dos baterías que suman una capacidad de 4.400 mAh, una cantidad que no parece demasiado grande para una pantalla tan grande (aunque también es cierto que muchas veces usarás la pantalla externa).

En mis pruebas, el Galaxy Z Fold3 ha obtenido unos resultados correctos de autonomía, pero ni mucho menos espectaculares.

Al final, la autonomía dependerá mucho del uso que hagas de la pantalla exterior (en lugar de la interior) y de si activas la tasa de refresco adaptativa a 120 Hz. En todo caso, en la práctica, no deberías tener problema para llegar al final del día si haces un uso combinado de ambas pantallas.

Samsung ha incorporado carga rápida por cable a 25W y carga rápida inalámbrica a 11W. No es la carga más rápida del mercado, pero últimamente Samsung está moderando las velocidades de carga — probablemente para no perjudicar la vida de la batería. El proceso de carga completo por cable lleva 1 hora y 29 minutos.

El Samsung Galaxy Z Fold3 cuenta con altavoces estéreo, situados a derecha e izquierda cuando el smartphone está desplegado, y ofrece sonido envolvente Dolby Atmos para una experiencia de audio 3D más inmersiva. Estos altavoces emiten un sonido con gran potencia y buena calidad. En el apartado de ausencias debemos citar el conector de auriculares de 3.5mm, que no está presente.

Como novedad, Samsung ha añadido soporte para S Pen, por lo que podemos dibujar y escribir con el puntero S Pen sobre la pantalla. Aunque el Samsung Galaxy Z Fold3 no tiene un orificio para guardar el S Pen, Samsung ha lanzado una funda que sí que tiene un espacio para guardarlo.

 

El Samsung Galaxy Z Fold3 llega con Android 11 y, por encima, la capa de personalización Samsung One UI 3.1. Según las últimas políticas de Samsung, cabe esperar que este terminal reciba actualizaciones principales de Android durante tres años.

El Samsung Galaxy Z Fold3 cuenta con una gran cantidad de funcionalidades software por encima de Android como el control por gestos, los modos de ahorro de energía, la carpeta segura, la mensajería dual, las Game Tools, los paneles Edge, Samsung Pass, Samsung Pay, Quick Share o Compartir Música.

Samsung ha añadido algunas funcionalidades especialmente pensadas para la gran pantalla plegable como Continuidad de Aplicaciones, que permite abrir una app en la pantalla secundaria y seguir utilizándola en la gran pantalla plegable al abrir el smartphone sin fisuras, o Multi-Active Window, que permite mostrar hasta tres apps en la pantalla a la vez, todas ellas ejecutándose simultáneamente.

Samsung ha incorporado tres cámaras en la parte trasera del Galaxy Z Fold3 que ofrecen una gran versatilidad ya que permiten tomar capturas con lentes ultra gran angular (12MP f/2.2), gran angular (12MP f/1.8) y teleobjetivo (12MP f/2.4).

Samsung ha añadido una funcionalidad llamada Optimización de Escenas que, mediante IA, detecta una escena como comida o vegetación y aplica ciertos ajustes de manera automática, normalmente relacionados con la saturación del color.

También encontramos un modo Noche que aumenta el brillo de la escena como si estuviéramos tomando una fotografía de larga exposición, pero sin riesgo de que salga movida. La fotografía tarda más en guardarse pero el resultado es bueno.

Por supuestó, cuenta con el modo Enfoque Dinámico que permite desenfocar el fondo de una fotografía (incluso a posteriori) para simular el conocido efecto bokeh, y el resultado es bastante bueno. Este efecto también está disponible al grabar vídeo.

En general, el rendimiento de las cámaras traseras del Samsung Galaxy Z Fold3 es bueno, tanto en condiciones de buena luz como por la noche, aunque está por detrás de lo qu ofrecen los mejores buques insignia del momento — incluyendo smartphones de Samsung como el Galaxy S21 Ultra.

La cámara frontal externa del Samsung Galaxy Z Fold3 cuenta con un sensor de 10MP y apertura f/2.2, y permite tomar selfies individuales o selfies de grupo con un ángulo de visión más amplio. La cámara frontal interna posee un sensor de 4MP y apertura f/1.8, pero al estar situada debajo de la pantalla, la calidad de imagen es claramente mejorable.

La cámara trasera es capaz de grabar vídeo en resolución 4K a 30/60fps, Full HD a 30/60fps y HD. Además, el Samsung Galaxy Z Fold3 permite grabar vídeo HDR10+ a 30fps con mayor contraste y colorido aunque esta funcionalidad está en beta. En los vídeos que he grabado, la calidad de imagen ha sido excelente en todos los modos.

 

El Samsung Galaxy Z Fold3 posee nn precio oficial de 🛒 1.859€ (256GB) y 🛒 1.959€ (512GB), aunque puedes encontrarlo a un precio más ajustado en tiendas online como Amazon.

En conclusión, el Samsung Galaxy Z Fold3 es un smartphone con una pantalla que enamora y hace difícil volver a las pantallas convencionales. Su hardware es de lo mejorcito de la gama alta, por lo que su principal hándicap es, a parte del precio, su ergonomía ya que resulta un dispositivo bastante voluminoso cuando está cerrado.

Lo mejor:

  • Diseño con un factor de forma plegable que permite disfrutar de una pantalla de gran tamaño en un dispositivo de bolsillo.
  • Pantalla de 7.6″ plegable con panel Dynamic AMOLED 2X compatible con HDR10+ y tasa de refresco a 120 Hz, que ofrece excelente nitidez, contraste, fidelidad de color y ángulos de visión.
  • Pantalla frontal de 6.2″ con Always On Display que resulta útil para usar el smartphone sin tener que abrirlo para consultas rápidas o llamadas
  • Rapidez en el manejo del teléfono gracias a un potente procesador Snapdragon 888 y 12 GB de RAM. Almacenamiento de 256/512 GB muy rápido (eUFS 3.1).
  • Cámara principal muy versátil (gran angular, ultra gran angular y teleobjetivo 2X) con buen rendimiento. Grabación de vídeo [email protected] HDR y [email protected] .
  • Cámara frontal exterior con auto-enfoque, modos selfie individual / grupo, enfoque dinámico y excelente calidad de imagen.
  • Interfaz Samsung One UI con mejoras interesantes sobre Android como Game Tools, Carpeta Segura, Mensajería Dual, modos de Ahorro de Energía, Samsung Pass, Samsung Pay, control por gestos, etc.
  • Funcionalidades para pantallas plegables como Continuidad de Aplicaciones (mover una app de la pantalla secundaria a la pantalla plegable) y Multi Active Window (varias apps ejecutándose a la vez en pantalla)
  • Lector de huella en el botón de encendido que reconoce desbloquea el teléfono de manera cómoda. Reconocimiento facial práctico de utilizar.
  • Soporte para escritura sobre la pantalla mediante S Pen.
  • Conectividad WiFi 6, Bluetooth 5.1, NFC y 5G. Soporte de Dual SIM.
  • Carga rápida por cable a 25W (aunque otros ofrecen potencias superiores), carga inalámbrica a 11W y carga inversa.
  • Altavoces estéreo que ofrecen una excelente calidad de sonido. Soporte Dolby Atmos y envío de sonido a dos dispositivos a la vez (Dual Bluetooth).
  • Resistencia IPX8 al agua (pero no al polvo)

Lo peor:
  • Elevado grosor cuando está plegado (16 mm.) y peso por encima de otros smartphones (27q gr.).
  • Pantalla auxiliar bastante estrecha, por lo que su utilidad queda limitada.
  • Pantalla plegable con un pliegue en el centro que, aunque no se ve estando justo delante, se nota al pasar el dedo o ver la pantalla desde un lado.
  • Cámara interior con calidad mejorable y que no queda totalmente oculta bajo la pantalla
  • Precio al alcance de pocos bolsillos

Nota: El Samsung Galaxy Z Fold3 ha sido cedido amablemente por Samsung España para la realización de este análisis.

Si te ha gustado el análisis, comparte el artículo en tus redes sociales. También puedes pulsar este botón:

💿 Black Friday: Windows 10 Pro por 11€ para siempre en VIP-URcdkey [ Saber más ]

¿Cuál es tu reacción?
Sorprendido
0%
Feliz
50%
Indiferente
50%
Triste
0%
Enfadado
0%
Aburrido
0%
Incrédulo
0%
¡Buen trabajo!
0%
Sobre el Autor
Teknófilo
Luis es el creador y editor jefe de Teknófilo. Se aficionó a la tecnología con un Commodore 64 e hizo sus pinitos programando gracias a los míticos libros de 🛒 'BASIC para niños' con 11 años. Con el paso de los años, la afición a los ordenadores se ha extendido a cualquier cacharrito que tenga una pantalla y CPU.
Comentarios
Deja un comentario

Deja un comentario