Análisis de Xiaomi Mi A1 a fondo y opinión

Ir a página

¿No quieres leer el análisis completo? Dirígete directamente a la sección de Conclusiones para conocer lo que más y lo que menos me ha gustado de Xiaomi Mi A1.
El pasado mes de noviembre, Xiaomi expandió su marca a nivel global, siendo España el primer país europeo en el que la compañía desembarcó de manera oficial. Desde aquel anuncio, ha habido un producto que ha acaparado gran parte de la atención de los amantes de Android en España: Xiaomi Mi A1.

Conocido por ser el primer smartphone de Xiaomi con Android One, el dispositivo es fruto de la colaboración entre Google y Xiaomi para ofrecer un smartphone Xiaomi con Android puro. Es tal el éxito que ha tenido que, durante muchas semanas, ha liderado la lista de smartphones más vendidos de Amazon.

El Xiaomi Mi A1 cuenta con una pantalla de 5.5″ con ratio de aspecto 16:9, resolución Full HD, procesador Snapdragon 625, 4GB de RAM, 32 o 64GB de almacenamiento interno (ampliable con tarjeta micro-SD), doble cámara trasera de 12 MP (teleobjetivo + gran angular), cámara delantera de 5 MP y batería de 3080 mAh.

El Xiaomi Mi A1 está a la venta en España a un precio oficial de 209€ en su versión 4GB de RAM y 32 GB almacenamiento, y 229€ para su versión 4GB de RAM y 64GB almacenamiento. Este terminal se puede comprar tanto en su web oficial como en plataformas colaboradoras como Amazon.

Tras varias semanas de uso, os presentamos nuestro análisis en profundidad de este smartphone.

Índice de páginas

  1. Diseño
  2. Pantalla
  3. Hardware y Batería
  4. Software y Multimedia
  5. Cámara y Llamadas
  6. Precio y Conclusiones

Diseño y construcción

En un mercado que ha sufrido un avance tan gigantesco en los últimos años, los smartphones han sido siempre criticados por la similitud de sus diseños, sobre todo en las gamas no premium.

El Xiaomi Mi A1 no destaca por ser un terminal único en diseño, pero posee su aspecto agradable a la vista.

Cuenta con un cuerpo metálico, que produce una sensación agradable en la mano ya que no se nota grande, pesado o resbaladizo.

Los marcos que rodean la pantalla por encima y por debajo son más anchos de lo que nos gustaría, pero al menos Xiaomi ha aprovechado el marco inferior colocando allí los botones capacitivos para que no ocupen espacio en la pantalla.

En el marco superior, además de los sensores, altavoz y cámara frontal, Xiaomi ha incluido un LED de notificaciones, algo que resulta útil para muchos usuarios pero que muchos fabricantes no incluyen.

Los marcos a los lados de la pantalla tienen un grosor adecuado, en línea con otros smartphones, aunque también hay margen de mejora.

La pantalla de Xiaomi Mi A1 posee un ratio tradicional 16:9, por lo que el teléfono mantiene un aspecto clásico, lejos del diseño más alargado 18:9 que parece que se está imponiendo en todas las gamas de smartphones.

La parte de atrás del Xiaomi Mi A1 ofrece un aspecto atractivo con un diseño minimalista que nos recuerda mucho al del OnePlus 5T, especialmente en el acabado en color negro que hemos probado.

 

 

El Xiaomi Mi A1 posee un chasis metálico resistente y liviano a su vez. La pantalla está protegida por Gorilla Glass 3, que asegura resistencia frente a arañazos. No es la última iteración de esta protección pero debería ser suficiente para mantener el teléfono a salvo de pequeños roces.

El dispositivo es muy delgado ya que cuenta con 7.3 mm de espesor y tiene un peso medio, de 165 gramos, que no parecen notarse con el terminal en la mano. Sus bordes son redondeados, por lo que resulta cómodo de sujetar incluso al hacer fuerza en la mano.

El Xiaomi Mi A1 se comercializa en una amplia variedad de colores. La parte de atrás está disponible en rojo, dorado, negro y rosa; mientras que en la parte delantera encontraremos color negro si escogemos la versión roja o negra, y color blanco si escogemos la versión dorada o rosa.

A continuación, vamos a revisar los elementos que encontramos en la superficie del teléfono.

La parte delantera de Xiaomi Mi A1 está ocupada principalmente por la pantalla y los botones capacitivos.

Como ya hemos comentado, la pantalla está rodeada por unos marcos bastante generosos encima y debajo de la pantalla.

Encima de la pantalla podemos encontrar la cámara frontal, el auricular del oído, los sensores de iluminación y proximidad y el LED de notificaciones.

En la parte inferior encontramos los botones capacitivos de Menú, Inicio y Atrás, que normalmente permanecen ocultos pero se iluminan al encender la pantalla.

Nos hubiera gustado ver un diseño con marcos más estrechos y sin botones capacitivos, como ya es habitual en todos los smartphones que Google ha lanzado.

Cabe destacar que, a diferencia de la mayoría de terminales de Xiaomi hasta el momento, el lector de huella dactilar no se encuentra en la parte frontal sino en la parte de atrás.

En la parte trasera encontramos un diseño muy plano y, debido a la construcción unibody, no tenemos acceso a la batería.

En la esquina superior izquierda encontramos el flash de doble tono y, justo al lado, la doble cámara.

La cámara trasera sobresale ligeramente de la superficie del teléfono, por lo que no tenemos la certeza de que no se pueda rayar si la apoyamos mucho de ese lado.

En la mitad superior de la cubierta trasera encontramos el sensor de huellas, que posee un tamaño adecuado y está ligeramente hundido.

Si nos desplazamos un poco más abajo, podemos encontrar el logotipo de Xiaomi, apenas visible, y un poco más abajo el logotipo de Android One, que también se confunde con el color negro.

En el lateral derecho encontramos el botón de encendido y, encima de este botón, el control de volumen, de una sola pieza y alargado. Ambos botones presentan una buena sensación al tacto y un recorrido suficiente.

 

En el lateral izquierdo solamente encontramos la ranura para la tarjeta nano-SIM y micro-SD.

 

La parte superior del teléfono cuenta con un micrófono y el emisor de infrarrojos.

 

La parte inferior del teléfono posee un conector USB-C en el centro. Al lado izquierdo encontramos el puerto de auriculares de 3.5mm y el micrófono de llamadas y grabación de vídeo, y al lado derecho, se encuentra el altavoz principal.

 

El acabado mate de este dispositivo hace que las huellas dactilares no queden apenas marcadas en la superficie, por lo que no tendrás que pasar el tiempo limpiando la superficie como en otros dispositivos construidos en cristal o con un acabado brillante.

Lamentablemente, el Xiaomi Mi A1 no es resistente a inmersiones (en este rango de precios, ninguno lo es), por lo que debemos tener precaución para que no se caiga al agua.

Ir a página