Quitar este panel

Análisis del Pixel 2 XL a fondo y opinión [REVIEW]

💻 ¡Ofertón! Consigue Windows 10 Home por solo 11,09€ en CDKdeals [ Ofertón ]

¿No quieres leer el análisis completo? Dirígete directamente a la sección de Conclusiones para conocer lo que más y lo que menos me ha gustado del Pixel 2 XL.

El año pasado, Google nos sorprendió lanzando al mercado dos smartphones Pixel que marcaron el final de la serie Nexus y el inicio de una nueva era en la que Google se ha erigido como un fabricante de smartphones de gama alta..

Los Pixel y Pixel XL eran dispositivos con especificaciones muy potentes y grandes capacidades fotográficas, pero lamentablemente ninguno de los dos llegó a España, al menos de manera oficial.

Este año, Google ha lanzado al mercado los nuevos Pixel 2 y Pixel 2 XL, que también llegan con unas características envidiables y, por supuesto, Android Oreo de fábrica. El primero de ellos ha sido fabricado por HTC mientras que el segundo procede de las fábricas de LG.

A España únicamente ha llegado el Pixel 2 XL, que posee una pantalla P-OLED de 6″ con resolución QHD+, procesador Snapdragon 835, 4GB de RAM, batería de 3520 mAh y, desde hace unos días, Android 8.1 Oreo. Destaca especialmente su cámara trasera, que ha obtenido la máxima puntuación en el test DxOBench.

Por cortesía de Google, he tenido oportunidad de probar el Pixel 2 XL durante cerca de una mes, y ahora os traemos nuestro análisis a fondo.

 

Índice de páginas

  1. Diseño
  2. Pantalla
  3. Rendimiento y Batería
  4. Interfaz y Multimedia
  5. Cámara y Llamadas
  6. Precio y Conclusiones

 

Diseño y construcción

Hasta el año pasado, la mayoría de los smartphones contaban con grandes marcos en el frontal que hacían complicado incorporar pantallas de más de 5.5″ sin perjudicar la manejabilidad.

Este año, sin embargo, la mayoría de los fabricantes han optado por dotar a sus smartphones de gama alta de grandes pantallas con ratio 18:9, esquinas redondeadas y marcos muy estrechos.

Algunos ejemplos recientes son el Samsung Galaxy Note8, el LG V30, el OnePlus 5T o el iPhone X.

La pantalla del Pixel 2 XL posee un ratio de aspecto 18:9 y cuenta con esquinas redondeadas, pero se queda a medio camino a la hora de unirse a esta nueva tendencia de pantallas sin apenas marcos.

Los marcos superior e inferior del Pixel 2 XL son considerablemente más estrechos que los del Pixel XL del año pasado, pero se ven más anchos que los de sus principales competidores.

Si nos fijamos en los marcos laterales, la cosa todavía es peor ya que el Pixel 2 XL posee unos marcos negros a los lados más anchos que sus competidores. Esto hace que el Pixel 2 XL se vea menos estilizado que otros dispositivos de gama alta de 2017.

A favor de Google debemos decir que, al menos, los marcos que rodean la pantalla tienen cierta utilidad. La compañía ha incorporado altavoces frontales estéreo delante y debajo de la pantalla, y unos sensores de presión a los lados que permiten la funcionalidad Active Edge de la que hablaremos más adelante.

El gran tamaño de su pantalla hace que no sea posible manejar el teléfono cómodamente con una sola mano, sino que hay que hacer malabarismos para poder alcanzar los extremos de la pantalla con el dedo. Lamentablemente Google no incorpora un modo de una sola mano en Android, ni tampoco en los Pixel.

El Pixel 2 XL cuenta con un cuerpo de aluminio, sobre el que Google ha añadido un panel de cristal en la parte de atrás que cubre la franja superior y le otorga un aspecto diferente. El teléfono cuenta con cristal Gorilla Glass 5, que debería resistir bien arañazos.

Esta zona de cristal podría pasar por plástico a primera vista, aunque en persona se ve  más atractivo que en las fotografías. A pesar de ser cristal, las huellas no quedan apenas marcadas.

El Pixel 2 XL cuenta con una construcción en metal y cristal

 

Mientras que otros fabricantes introducen ciertas curvas en la parte de atrás, Google optado por una parte de atrás plana, que solo se curva en los extremos. La ausencia de curvatura unida al gran tamaño de la pantalla y de los marcos hace que el teléfono sea más incómodo de agarrar que otros dispositivos.

El Pixel 2 XL es de los pocos smartphones que no cuenta con líneas de antena, probablemente porque el panel trasero de cristal hace que no sea necesario mejorar la transmisión de las ondas.

Google ha reducido el grosor respecto al modelo del año pasado, y ahora cuenta con un grosor de tan solo 7.9 mm., por debajo de otros teléfonos de gama alta como el Galaxy S8+ (8.1mm), Huawei Mate 10 (8.2mm) o HTC U11+ (8.5mm).

Esta reducción de grosor es probablemente la causa de que la cámara trasera del Pixel 2 XL sobresalga de la superficie del teléfono. Esto hace que el teléfono «baile» un poco al tocar la pantalla mientras está apoyado sobre una superficie plana como una mesa.

El Pixel 2 XL se comercializa en dos combinaciones de colores: solo color negro y una combinación de blanco y negro. El modelo que he probado es el negro, como se puede apreciar en las fotografías.

A continuación, vamos a revisar los distintos elementos que encontramos en la superficie del teléfono.

La parte de delante del Pixel 2 XL está ocupada principalmente por la pantalla que, como he comentado, presenta unos marcos laterales algo anchos.

Los marcos que están por encima y por debajo de la pantalla son también algo más amplios de lo que nos gustaría, especialmente para lo que se lleva en 2017.

Encima de la pantalla encontramos el auricular del oído, la cámara frontal, y los sensores habituales de proximidad y luz, que están situados en el centro, un lugar poco habitual.

Debajo de la pantalla encontramos el altavoz secundario, que permite escuchar sonido estéreo. Lo que no están presentes son los botones físicos, ya que Google ha optado una vez más por botones virtuales sobre la pantalla.

Google ha incorporado un LED de notificaciones en el marco superior, a la derecha del altavoz, pero curiosamente está desactivado por defecto. Si quieres que las apps hagan uso de él, debes activarlo en Ajustes > Aplicaciones y Notificaciones > Notificaciones > Luz parpadeante.

En la parte de atrás encontramos un panel de cristal cubriendo la franja superior, mientras que el resto de la superficie trasera es de metal.

En la esquina superior izquierda, encontramos la cámara principal, que sobresale ligeramente. Esto nos hace pensar que se podría rayar si lo apoyamos sobre ese lado.

Al un lado de la cámara encontramos el flash de doble tono.

En la superficie trasera, fuera del panel de cristal, está el lector de huella dactilar, con forma circular, que resulta fácil de localizar al tacto.

Por último, cerca de la parte inferior del teléfono, encontramos el logotipo de Google que apenas es visible ya que se confunde con la superficie metálica del teléfono.

En el lateral derecho encontramos el botón de encendido, que no cuenta con una textura que lo diferencie pero posee un recorrido correcto. Justo debajo encontramos un botón alargado de control de volumen.

 

En el lateral izquierdo encontramos el compartimento que oculta la ranura para la tarjeta tarjeta nano-SIM.

 

La parte superior del teléfono está libre de cualquier elemento.

 

La parte inferior del teléfono solo posee un conector USB-C.

 

Este año, Google ha dotado al Pixel 2 XL de protección frente al agua IP67, por lo que tendremos que preocuparnos si cae al agua o se derrama líquido sobre él. En cualquier caso, cabe recordar que la garantía de los fabricantes excluyen los daños por agua, por lo que no deberíamos introducirlo en agua salvo por accidente.

Pantalla

AVISO: Este análisis ha sido realizado después de la actualización del 7 de noviembre, que añadió nuevos modos de color pero redujo el brillo máximo para evitar problemas de persistencia de la pantalla.

El Pixel 2 XL llega con un panel P-OLED de 6″ protegido con Gorilla Glass 5. Si no estás familiarizado con la tecnología POLED, son las siglas de Plastic OLED, y es un tipo de panel OLED que utiliza plástico en lugar de vidrio como sustrato.

Mientras que el vidrio es rígido, los sustratos de plástico pueden ser moldeados con libertad, aunque el resultado final no es una pantalla flexible.Además, trabajar con plástico resulta mucho más económico que moldear vidrio.

Los paneles AMOLED de Samsung también utilizan un sustrato plástico para poder curvar la pantalla, pero presentan diferencias en otros aspectos como la capa TFT, el tipo de compuesto plástico utilizado, la clase de materiales orgánicos empleados en los LEDs y la disposición de los sub-píxeles de los diodos RGB.

El panel del Pixel 2 XL posee una resolución Quad HD+ (2880 x 1440 píxeles, 320 píxeles más de lo habitual debido al ratio 18:9), lo que hace que la densidad de píxeles sea muy elevada: 538 ppp.

La pantalla del Pixel 2 XL es muy nítida aunque resulta complicado apreciar un incremento real de nitidez respecto a una pantalla Full HD, salvo para aplicaciones de Realidad Virtual. En este aspecto, merece la pena destacar que, el Pixel 2 XL es compatible con la plataforma DayDream de Realidad Virtual de Google.

La matriz de sub-píxeles del Pixel 2 XL es de tipo Pentile, como es habitual en los paneles OLED. En las pantallas LCD los sub-píxeles se organizan uno a continuación de otro en hileras rojo-verde-azul (RGB), mientras que en las pantallas OLED los sub-píxeles están organizados en formas geométricas como, por ejemplo, rombos.

A igualdad de resolución, las pantallas PenTile se ven menos nítidas que las RGB, pero la elevada resolución de la pantalla del Pixel 2 XL hace que, en este caso, eso no sea ningún problema.

Matriz de sub-píxeles del panel del Pixel 2 XL

 

Además de contar con una gran resolución, Google anuncia que la pantalla del Pixel 2 XL es capaz de mostrar el 100% del espacio de color DCI-P3.

Espacios de color. Fuente: AVSForum

Si no estás familiarizado con los espacios de color, conviene que sepas que todos los smartphones de gama cubren el espacio de color estándar de Android: Rec. 709 / sRGB.

Los más avanzados tratan de cumplir con el espacio DCI-P3 utilizado en la industria cinematográfica, y unos pocos apuntan hacia el espacio de color aún más amplio Rec. 2020, que cubre un 76 por ciento del espectro visible

Ningún panel actual es capaz de mostrar el espacio de color completo Rec. 2020, pero muchos paneles sí que llegan a cubrir el espacio DCI-P3, como el Pixel 2 XL.

Otra tecnología interesante en el mundo de las pantallas de los smartphones es HDR, que incrementa el rango dinámico de tonos de color que se muestra en la pantalla. Lamentablemente, el panel de Google no es compatible con HDR10 o Dolby Vision, a diferencia de otros smartphones de gama alta de Samsung, LG o Apple.

Antes de comenzar con las pruebas sobre la pantalla, conviene repasar los cambios que ha introducido Android 8.0 con respecto a la gestión del color para entender mejor el origen de algunas de las críticas de los usuarios a la pantalla del Pixel 2 XL.

Las versiones de Android anteriores a 8.0 no tenían en cuenta el espacio de color de los contenidos a mostrar en la pantalla ni tampoco las características de reproducción de color de la propia pantalla. O dicho de otra forma, el sistema operativo asumía que tanto el contenido como la pantalla utilizaban el espacio de color sRGB.

Como las pantallas OLED cubren un espacio más amplio, el resultado era que los colores en las pantallas OLED se veían más saturados de lo normal, salvo que el fabricante del smartphone hubiera incluido ajustes adicionales, como Samsung con sus modos de pantalla Adaptive, Básico, Cine y Foto, que deben ser seleccionados manualmente por el usuario.

Con Android 8.0, las cosas han cambiado. El sistema operativo identifica el espacio de color utilizado en la creación del contenido a mostrar (por ejemplo, una imagen JPG) y además conoce el gamut de color que es capaz de reproducir la pantalla.

El Pixel 2 XL es de los pocos smartphones con pantalla OLED que llegan con Android 8.0 de serie. Debido a estas mejoras en Android, los colores que muestra el Pixel 2 XL son más fieles a la realidad, es decir, no están sobre-saturados.

Sin embargo, esa fortaleza es también una debilidad. Aunque pueda parecer contradictorio, una mayor fidelidad de colores no es siempre lo que más gusta a los usuarios. Esta es la razón por la que muchos usuarios se han quejado de que los colores de la pantalla del Pixel 2 XL se ven apagados. No es que se vean apagados sino que nos hemos acostumbrado a ver colores sobresaturados.

Muchos usuarios prefieren los colores sobresaturados, ya que son más vivos y resaltan más. Google ya se temía esta reacción y, por elloha incorporado tres modos de color: “reforzados”, “naturales” o “saturados”.

La opción “reforzados” expande los colores artificialmente para que se vean algo más intensos (pero no mucho), la opción “saturados” exagera todavía más colores para que se vean aún más vivos y, por último, la opción “naturales” es la que ofrece los colores más realistas pero también más apagados.

La pantalla del Pixel 2 XL ha recibido multitud de críticas, algunas de ellas infundadas

 

Para analizar la calidad de la pantalla he realizado diversas pruebas con el software profesional CalMAN Ultimate y un colorímetro X-Rite i1Display Pro.

Con el modo «colores reforzados», el error medio de en la fidelidad de los colores resulta ser 3.1 dE, mientras que con el modo «colores saturados», el error medio alcanza 7 dE debido al exceso de saturación que he comentado anteriormente. A modo de rerefencia, un valor por debajo de 4 dE se considera excelente y por encima de 9 se considera inaceptable.,

Si activamos el modo «colores naturales» para conseguir una mayor fidelidad a costa de colores más apagados, el error medio en la fidelidad de los colores se reduce 2.7 dE, que es un valor muy bueno — aunque el iPhone X ofrece un valor todavía mejor, tan solo 1.3 dE — y el error máximo queda en 6.1 dE.

 

En cuanto a la temperatura de color, Google afirma que ha calibrado la pantalla del Pixel 2 XL para una temperatura de 6.700 ºK, aunque en nuestras pruebas la temperatura de color está más cerca de 6.900ºK que de 6.700ºK.

Casi todos los fabricantes apuntan a una temperatura de color más cálida de 6.500 ºK, que es lo que suele considerar como el blanco puro, pero Google afirma que ha optado por un tono algo más azulado porque muchos usuarios perciben los colores amarillentos como algo «viejuno» y los colores azulados como «moderno».

En principio esto no es ningún problema ya que apenas se percibe diferencia, pero nos hubiera gustado que Android incluyese un control para ajustar la temperatura de color, como añaden algunos fabricantes en su capa de personalización.

 

Cuando una app comunica a Android Oreo que quiere utilizar el modo de amplio gamut, la pantalla conmuta al espacio de color DCI-P3. En nuestras pruebas, obtenemos una cobertura de este amplio espacio de color del 100% y la temperatura de color se sitúa en 6.533ºK, un valor muy cercano al blanco puro.

Dejando a un lado el tema de los colores, otro factor importante a la hora de evaluar una pantalla es el brillo máximo, que en el caso del Pixel 2 XL resulta ser de 360 nits según nuestras propias pruebas.

Aunque inicialmente el brillo de la pantalla del Pixel 2 XL estaba en torno a 415 nits, Google decidió reducir el brillo máximo en una reciente actualización para evitar el problema de persistencia de imagen (aparición de imágenes fantasma) que estaban experimentando algunos usuarios.

Como podemos observar en la gráfica, el resultado es que el Pixel 2 XL presenta un valor de brillo máximo bastante escaso para un smartphone de gama alta. Otros smartphones con pantalla OLED como el Samsung Galaxy S8+ o el Galaxy Note8 superan los 500 nits.

 

Las pantallas OLED tienen un comportamiento peculiar al ser observadas´desde un ángulo. Por un lado los emisores de luz están más cerca de la superficie que en los paneles LCD, y esto hace que el contraste y el brillo varíen menos al desplazarnos respecto al centro, pero por otro lado la matriz Pentile provoca que los colores se distorsionen.

En el caso del Pixel 2 XL, los colores tienden a mostrar un tinte de color azul-verdoso al observar la pantalla desde un ángulo, incluso sin ser el ángulo demasiado extremo. Esto se nota especialmente en aplicaciones con fondo blanco, como el navegador, o al observar la barra de búsqueda del escritorio.

Aunque otros smartphones con pantallas OLED también exhiben este fenómeno, en el caso del Pixel 2 XL es más acusado.

En definitiva, la pantalla del Pixel 2 XL ofrece una buena reproducción del color, a pesar de que no sea del agrado de los que prefieren colores más vibrantes, pero se queda  corta en cuanto a brillo máximo y tiende a mostrar un tinte demasiado azulado al ser observada desde un ángulo.

Rendimiento

El Pixel 2 XL cuenta con el potente procesador Qualcomm Snapdragon 835, el más potente hasta que el Snapdragon 845 comience a llegar a los primeros smartphones en primavera de 2018. El Snapdragon 835 ha sido construido en un proceso de 10nm, lo que garantiza una mayor eficiencia energética que la generación anterior.

El procesador cuenta con cuatro núcleos Kryo 280 corriendo a una frecuencia máxima de 2.4 GHz y otros cuatro núcleos a 1.9 GHz. Este Snapdragon 835 viene acompañado por una potente GPU Adreno 540.

El Pixel 2 XL llega con 4GB de RAM de tipo LPDDR4, la mínima cantidad que cabe esperar a día de hoy de un smartphone estrella. Algunos smartphones, como el Samsung Galaxy Note8, el OnePlus 5T o el Xiaomi Mi MIX 2, llegan con 6GB de RAM pero, en mi opinión, 4GB deberían ser suficientes para este terminal.

A continuación, vamos a ver los resultados del teléfono en diversos benchmarks de rendimiento de la CPU, la GPU y el almacenamiento.

El Pixel 2 XL ofrece unos resultados excelentes en los benchmarks

 

En el benchmark AnTuTu v6 ha dado un resultado de 160.217 puntos, una puntuación alta a la par de otros smartphones de gama alta.

 

En el benchmark Geekbench 4.1 centrado en el rendimiento del procesador ha conseguido 1.854/6.213 puntos en las pruebas mono/multi-núcleo, que son unos resultados altos pero por debajo de otros rivales de gama alta.

 

En el apartado de almacenamiento, el teléfono obtiene unos resultados buenos en las pruebas de AndroBench de velocidad de lectura y escritura, ya que utiliza almacenamiento UFS 2.1.

 

En el test de rendimiento general PCMark 2.0, ha obtenido una puntuación de 7.030 puntos, un valor muy elevado, que supera a otros smartphones e gama alta.

 

Pasando a las pruebas gráficas, en la prueba SlingShot de 3DMark el teléfono ha obtenido unos resultados excelentes.

 

Por último, en el test gráfico GFXBench, el dispositivo ha obtenido unos resultados buenos, aunque por debajo de otros teléfonos de gama alta en ciertas pruebas.

 

Los resultados que ha obtenido el Pixel 2 XL en las diferentes pruebas de rendimiento de CPU y GPU son similares a los obtenidos por otros smartphones de alta, y demuestran que nos encontramos ante un dispositivo muy potente.

Este año casi todos los fabricantes han optado por los mismos componentes para sus dispositivos de gama alta, por lo que no hay grandes diferencias entre los smartphones estrella.

Dejando a un lado los benchmarks, en el tiempo que he estado utilizando el teléfono, el Pixel 2 XL se ha movido con fluidez. Mi uso habitual incluye la utilización bastante intensa de apps como WhatsApp, Telegram, Twitter, Facebook, Taptalk, Feedly, Chrome, Gmail, Google Maps, TomTom Go así como juegos ocasionales.

El interfaz se mueve con suavidad, tanto a la hora de abrir apps como de conmutar entre ellas. Con sus 4GB de RAM no he notado que el teléfono cierre aplicaciones por falta de memoria, aunque quizás algunos usuarios echen de menos que Google no haya optado por 6GB de RAM, como otros fabricantes.

.

En cuanto a la potencia gráfica, la GPU Adreno 540 del Snapdragon 835 ofrece un 25 por ciento más de rendimiento 3D que la Adreno 530 del Snapdragon 820 y, por tanto, es sobradamente capaz de mover con suavidad los títulos más exigentes.

He probado juegos 3D exigentes como Asphalt Xtreme, Dead Effect 2 y Dead Trigger 2, y los tres juegos se desenvuelven con mucha fluidez sin pérdida de frames.

De hecho, utilizando el software GameBench, he podido medir diversos parámetros de rendimiento en estos juegos y el resultado ha sido muy bueno. En los tres juegos obtenemos una tasa estable y elevada de FPS.

Juego FPS medio Estabilidad FPS %GPU %CPU
Asphalt Xtreme 30 100% N/A 6%
Dead Effect 2  60 100% N/A 11%
Dead Trigger 2 60 100% N/A 12%


Como todos los teléfonos de gama alta, se calienta al ser sometido a una carga elevada de trabajo, especialmente en juegos 3D. He medido temperaturas máximas en la superficie del teléfono de 38 grados, que no es un valor excesivamente alto y no resulta para nada molesto.

El Pixel 2 XL es ideal para juegos gracias a su potencia, gran pantalla y altavoces frontales

 

El Pixel 2 XL se comercializa en una única variante de 64GB de almacenamiento interno. Lamentablemente, Google no ofrece la posibilidad de ampliar el almacenamiento con tarjetas micro-SD, por lo que me hubiera gustado ver alguna otra variante de almacenamiento para quienes necesitan más espacio en su smartphone.

En el aspecto de conectividad, el Pixel 2 XL es compatible con Wi-Fi 802.11 a/b/g/n/ac a 2.4 y 5 GHz, Bluetooth 5.0, 3G/HSPA+, 4G/LTE, NFC y GPS.

En nuestras pruebas de velocidad, el Pixel 2 XL alcanzó los 286 Mbps de bajada y 31 Mbps de subida en Wi-Fi con una conexión de fibra óptica 300/30 Mbps. En cuanto a la conexión 4G, el Pixel 2 XL es capaz de alcanzar velocidades de hasta 800 Mbps de descarga y 75 Mbps de subida (LTE Cat. 15), aunque en la vida real nunca alcanzarás velocidades tan elevadas salvo en un entorno de laboratorio.

El Pixel 2 XL está equipado con una única nano SIM, por lo que si andas buscando un teléfono Dual SIM tendrás que mirar otras opciones.

En la prueba de conexión 4G he obtenido una velocidad de descarga de 20 Mbps y de subida de 8 Mbps, unos resultados que no son espectaculares pero la cobertura 4G no era especialmente buena.

El Pixel 2 XL no posee emisor de infrarrojos, ni tampoco cuenta con radio FM. El puerto USB Tipo-C es compatible con USB OTG, así que podemos conectar dispositivos externos de almacenamiento.

El Pixel 2 XL posee un lector de huella dactilar en la parte de atrás que resulta bastante cómodo de utilizar ya que permite desbloquear el teléfono con solo apoyar el dedo, incluso estando la pantalla apagada.

Un inconveniente de la posición de este lector de huella es que resulta complicado desbloquear el teléfono cuando está apoyado sobre una mesa, pero no hay ninguna posición perfecta para el lector de huella. Dejando a un lado los aspectos ergonómicos, la tasa de acierto y la velocidad del sensor de huella del Pixel 2 XL son correctas

El lector de huella también sirve para desplegar el área de notificaciones al arrastrar el dedo hacia abajo una vez, y mostrar los ajustes rápidos al arrastrar el dedo por segunda vez.

El lector de huella del Pixel 2 XL es rápido y fiable, aunque su posición atrás no es la mejor

 

Batería

La batería del Pixel 2 XL no es reemplazable y posee una capacidad de 3.520 mAh, que es una cantidad adecuada para un smartphone con este tamaño de pantalla.

 

En la prueba PCMark de autonomía de la batería, el Pixel 2 XL ha aguantado 7 horas y 28 minutos con el brillo de la pantalla calibrado a 200 nits. Este resultado se encuentra en la franja media de autonomía en comparación con otros smartphones de alta que he probado.

 

En la práctica, la autonomía del Pixel 2 XL es buena, y no deberías tener problema para  llegar al final del día aún con un uso bastante intenso.

En cuanto al proceso de carga, el Pixel 2 XL es compatible con la tecnología de carga rápida USB-PD, que es el estándar de USB Tipo-C.

Utilizando el cargador rápido QuickCharge que viene en la caja, el proceso de carga completo tarda un total de 2 horas y 18 minutos, por lo que no es excesivamente rápido. Como se puede ver en la siguiente gráfica, el proceso de carga es más rápido hasta el 80% y luego se ralentiza hasta llegar al 100%.

carga-bateria-pixel-xl

Proceso de carga del Pixel 2 XL

 

Lamentablemente el Pixel 2 XL no cuenta con carga inalámbrica, algo que nos gustaría que se popularizase ya que aporta mucha comodidad.

Interfaz y funcionalidades

El Pixel 2 XL llega con Android 8.0 Oreo, aunque unos días Google ha empezado ya a distribuir la actualización a Android 8.1. En el momento de publicar este análisis, 10 de diciembre, nuestro terminal todavía no ha recibido Android 8.1.

Los terminales de Google ofrecen una experiencia cercana a Android aunque, en el caso de los Pixel, la compañía se permite hacer algunos cambios en el launcher respecto a Android puro.

La capa software del Pixel 2 XL se llama Pixel Launcher y añade algunas mejoras interesantes.

La novedad más visible del Pixel 2 XL nada más desbloquearlo es la posibilidad de utilizar fondos de pantalla con una animación continua.

En el fondo de pantalla que viene por defecto, las olas rompen contra la orilla, pero hay muchos otros fondos donde podemos ver vehículos moverse por una carretera, globos sobrevolando un barranco, un planeta Tierra en movimiento, etc.

Además de estos fondos animados, también podemos acceder a una gran selección de fondos de diferentes temáticas: Ven a jugar, Entre sombras, No podrás dejar de mirar, Paisajes, Paisajes marinos, Arte, etc.

Google ha eliminado la píldora de búsqueda que debutó el año pasado con los Pixel y ha colocado el widget de búsqueda de Google en la parte inferior, entre la fila de botones virtuales y los cinco iconos de acceso directo a aplicaciones.

Con el Pixel anterior, Google modificó la forma en la que acceder al cajón de aplicaciones, ya que el habitual botón central de acceso al cajón de aplicaciones fue sustituido por el gesto de arrastrar la pantalla principal de abajo a arriba para ver todas las apps instaladas. De igual forma, para esconder el cajón de aplicaciones debemos arrastrar la pantalla de arriba a abajo.

En la parte superior del cajón de aplicaciones hay una casilla de búsqueda y, justo debajo, las cinco apps más utilizadas.

A continuación se encuentran los iconos de todas las apps instaladas en el teléfono, que aparecen ordenadas por orden alfabético. No es posible crear carpetas ni cambiar el orden de las apps mostradas en el cajón de aplicaciones.

Los iconos de las apps tienen un aspecto redondeado por defecto aunque, si lo deseamos, podemos alterar su apariencia para que adopten un aspecto cuadrado, cuadrado redondeado, cuadrado con esquinas redondeadas o con forma de lágrima.

El inusual ratio de pantalla 18:9 del Pixel 2 XL hace que algunas apps no se vean correctamente sino que muestran barras negras por encima y por debajo. Mientras que otros fabricantes incluyen ajustes para expandir la pantalla, Google no ha incorporado ningún ajuste adicional.

La pantalla del Pixel 2 XL cuenta con la funcionalidad Always-On Display, que muestra la hora, la fecha, un icono de alarma y notificaciones pendientes de leer, y es posible encender la pantalla con un doble toque sobre la misma.

Nos hubiera gustado que esta funcionalidad fuera personalizable y pudiéramos añadir gráficos e imágenes personales como en el Galaxy Note8 o LG V30.

Una funcionalidad curiosa del Pixel 2 XL es que está continuamente escuchando la música que suena y, si identifica la canción, muestra el título en la pantalla de bloqueo. Lo interesante de esta funcionalidad es que no utiliza la conexión a Internet ni envía datos fuera del teléfono, sino que parece tener una base de datos local de las canciones más populares en cada región. En mis pruebas, el sistema funciona bastante bien, sobre todo con hits del momento.

La funcionalidad Autofill es de gran ayuda, ya que permite recordar el usuario/contraseña para acceder a muchas cuentas y servicios.

Las notificaciones han sido mejoradas con Oreo. El panel de notificaciones está dividido en tres secciones básicas. Las notificaciones para procesos en curso (como música o instrucciones de navegación) ocupan la parte superior. A continuación, encontramos las notificaciones de todas tus aplicaciones y, por último, están las notificaciones ocasionales, que normalmente incluyen datos de tráfico o del clima.

Google Assistant se activa al apretar los marcos del teléfono

 

Google ha tomado prestada una funcionalidad del HTC U11 para los nuevos Pixel: Active Edge. Basta con apretar con fuerza los marcos laterales del teléfono para abrir Google Assistant, incluso cuando la pantalla está apagada, o para silenciar alarmas y llamadas entrantes.

Lamentablemente, la funcionalidad Active Edge del Pixel 2 XL está lejos de lo que permite HTC en sus propios teléfonos. Google no permite personalizar la aplicación que se abre al apretar los marcos, ni tampoco permite establecer distintas acciones en función del tipo de apretón o personalizar la acción a ejecutar al apretar los marcos dentro de cada app.

Android Oreo llega con nuevas funcionalidades como la imagen dentro de imagen (Picture-in-Picture), que permite ver un vídeo en una ventana superpuesta sobre el escritorio. Al pulsar el botón de inicio mientras vemos un vídeo, la ventana reduce su tamaño y se coloca en una esquina. También podemos utilizar esta funcionalidad con Google Maps para seguir viendo las instrucciones de navegación mientras usamos el teléfono.

Los iconos de las apps muestran un punto cuando hay alguna novedad, y este punto es de un color que hace juego con el icono de la app. Si hacemos una pulsación larga sobre el icono nos muestra un vistazo de las últimas actualizaciones.

Google ha incluido un tablón de noticias a la izquierda de la pantalla principal, que podemos personalizar con nuestros temas de interés: deportes, televisión, cine, música, deportistas, actores, personajes públicos, negocios, aficiones, estilo de vida, noticias y política, y tecnología.

En este mismo panel también podemos ver notificaciones sobre la previsión meteorológica, incidencias de tráfico o tiempo de desplazamiento hasta nuestras citas, entre otras informaciones de interés.

Por supuesto, Oreo también incorpora otras características que no son visibles por el usuario, como mejoras en la autonomía.

Android Oreo ayuda a conservar la batería por más tiempo minimizando la actividad de las aplicaciones que menos usas. Con Android Oreo, también puedes ejecutar tareas más rápido gracias a un arranque de rápida velocidad cuando se enciende.

Google ha simplificado la sección de Ajustes, reduciendo el número de secciones y ocultando los ajustes más avanzados en menús desplegables. Esto significa que son necesarias más pulsaciones para llegar a ciertas opciones pero, en general, resulta más cómodo. Además, siempre puedes utilizar la búsqueda para encontrar el ajuste que buscas.

 

Multimedia

El Pixel 2 XL es uno de los pocos smartphones que llegan con doble altavoz estéreo en el frontal. La potencia de los altavoces es bastante elevada y, en general, la calidad del sonido está por encima de otros smartphones que he probado.

La posición de los altavoces tiene la ventaja de que no corremos el riesgo de taparlos accidentalmente al jugar, algo que ocurre con bastante frecuencia en otros teléfonos.

Como curiosidad, mientras que en otros smartphones hay 15 pasos de volumen entre el silencio absoluto y la máxima potencia, en el Pixel 2 XL hay 25 pasos, lo que permite ajustar mejor el nivel de volumen.

El teléfono emplea Play Música como reproductor de música por defecto. Play Música permite organizar nuestras canciones por géneros, artistas, álbumes y títulos.

También ofrece un servicio de suscripción de música en streaming similar a Spotify. Otra opción interesante es que permite crear mezclas al instante basadas en las canciones que más te gustan o en tus artistas favoritos.

Tiene soporte de listas de reproducción pero es incapaz de descargar portadas de discos o las letras de las canciones, por citar alguna limitación.

La aplicación de Play Películas permite comprar o alquilar películas para disfrutar de ellas en el teléfono. El precio de una película como La guerra del planeta de los simios  es de 2,99€/3,99€ (SD/HD) para alquiler y 13,99€ para compra en HD.

La aplicación Fotos muestra todas las imágenes almacenadas en el teléfono organizadas por álbumes, lugares, fecha, personas y cosas.

En el apartado «cosas» podemos ver fotografías organizadas según elementos que ha identificado Google en las fotos. Por ejemplo, podemos ver fotos donde aparezcan «coches», «comida» o «pájaros». Fotos también permite realizar ciertos retoques a la imagen como girar, recortar, aplicar filtros, ajustar la exposición, controlar el contraste, etc.

Otra posibilidad que ofrece Fotos es crear collages y animaciones a partir de fotografías, o crear películas combinando fotografías y vídeos. Por último, el Pixel 2 XL ofrece almacenamiento ilimitado de fotografías y vídeos en calidad original en Google Photos hasta principios de 2021. En este aspecto, hemos salido perdiendo ya que el Pixel del año pasado ofrecía almacenamiento en calidad original para toda la vida.

Una funcionalidad que incorpora el Pixel 2 XL es Google Lens, que escanea tus fotografías y muestra información sobre lo que ve. Por ejemplo, si capturas una fotografía de un monumento o la carátula de un DVD, Lens muestra resultados de búsqueda de Google relacionados. En cierta forma, Google Lens es similar a Bixby Vision pero parece funcionar mejor.

 

La aplicación Fotos es también la utilizada para disfrutar de vídeos. El interfaz de reproducción de vídeo es muy simple y no ofrece ninguna funcionalidad avanzada más allá de los controles de reproducción habituales.

Para comprobar la compatibilidad con diversos formatos de audio y vídeo, he reproducido cuatro ficheros, dos con resolución Full HD y dos con resolución 4K, codificados con el formato H.264 y con el más moderno HEVC. Los cuatro se reproducen perfectamente con total suavidad.

Por supuesto, los vídeos de servicios de streaming como Netflix y Amazon Prime Video se reproducen sin ningún problema. La mayoría de los vídeos están grabados en formato 16:9, por lo que a derecha e izquierda pueden aparecer dos bandas negras.

Cámara de fotos

La cámara del Pixel 2 XL tiene el honor de encabezar la clasificación de las mejores cámaras de smartphones de DxOMark, por lo que cabe esperar una gran calidad de imagen de sus capturas fotográficas.

El Pixel 2 XL llega con una única cámara trasera de 12.2MP con una lente con apertura f/1.8 y enfoque mediante detección de fase y láser.

Google ha desarrollado un modo HDR+ que sub-expone cada disparo y los combina mediante complejos algoritmos matemáticos. Al sub-exponer cada disparo, el riesgo de que la foto salga movida se reduce. Además, al combinar varias instantáneas de la misma escena, el ruido que suele aparecer en las zonas poco iluminadas se reduce notablemente.

Una de las ventajas de la cámara del Pixel 2 XL es que no existe ningún retardo al capturar la foto, incluso al utilizar el modo HDR+, mientras que otras cámaras introducen un retardo notable al disparar en el modo HDR.

El Pixel 2 XL ha optado por una sola cámara, en lugar de dos como otros smartphones

 

Google está tan convencido de las bondades del modo HDR+ que ha ocultado el control que permite deshabilitarlo, aunque podemos hacerlo visible manualmente en los ajustes de la cámara.

Al habilitar el control manual para HDR+ en la configuración de la aplicación de cámara del Pixel 2 XL, aparece una segunda opción en la vista previa de la cámara llamada HDR+ mejorada.

Esta opción se conocía como HDR+ on en la primera generación del Pixel y, en nuestras pruebas, no he notado ninguna diferencia de calidad entre los dos modos, aparte del hecho de que el modo HDR+ mejorada tarda más tiempo en procesar la foto.

Google ha explicado que no hay diferencia de calidad en la gran mayoría de los casos aunque, en un pequeño número de condiciones, el modo HDR+ mejorada puede tomar una foto con un rango ligeramente más dinámico.

La razón por la que el modo HDR+ mejorada lleva más tiempo en procesar se debe a que, en el HDR+ estándar, Zero Shutter Lag (ZSL) está activado, pero en HDR+ mejorada está desactivado. Como ZSL produce fotos tomadas casi sin retardo, esto significa que HDR+ mejorado está en desventaja.

A continuación podemos ver un ejemplo de la misma escena tomada con el modo HDR+ desactivado, el modo HDR+ y el modo HDR+ mejorado. Como podemos apreciar, la fotografía con HDR+ posee un mayor rango dinámico.

 

Otro aspecto interesante del Pixel 2 XL es que cuenta con un novedoso chip llamado Pixel Visual Core que, a partir de Android 8.1, permite a las aplicaciones de terceros utilizar la función HDR+ a través de la API de la cámara.

El interfaz de la cámara es bastante simple, como se puede observar en la imagen. A la derecha encontramos el botón de captura, una miniatura con la última fotografía tomada y el icono de conmutar entre cámara frontal y trasera.

En la parte izquierda tenemos los controles de flash, balance de blancos, cuadrícula, captura de movimiento, temporizador yt acceso a un menú donde podemos seleccionar distintos modos de disparo: cámara lenta, panorámica, photo sphere, retrato y ajustes.

 

La captura de movimiento emula el efecto de las Live Photos de iOS, que captura junto con cada fotografía un pequeño vídeo de los instantes previos y posteriores a la pulsación del botón de disparo.

El modo Retrato es, como su propio nombre indica, un modo especialmente indicado para tomar retratos ya que permite desenfocar el fondo de la imagen de forma similar a como lo hace una cámara réflex.

En lugar de utilizar dos cámaras, como la mayoría de sus competidores, el Pixel 2 XL es capaz de detectar la profundidad mediante software y aplicar el efecto de desenfoque. El teléfono guarda dos versiones de la misma imagen, con y sin el procesado, por lo que siempre podemos volver a la imagen original si no estamos contentos con el resultado.

A continuación podemos ver dos ejemplos de fotografías tomadas en modo Retrato, donde podemos apreciar la diferencia entre la imagen original y la que ha sido procesada con este efecto. Si observamos las imágenes a tamaño completo, podemos apreciar que el trabajo que hace el Pixel 2 XL a la hora de desenfocar el fondo de la imagen es muy bueno.

» Fotografías originales: Retrato / Normal

» Fotografías originales: Retrato / Normal

 

Centrándonos en la calidad de la fotografía, a continuación vamos a comparar las imágenes captadas por la lente estándar del Pixel 2 XL (12MP) con las capturadas por el Samsung Galaxy Note8 (12MP), iPhone X (12MP), LG V30 (16MP), Samsung Galaxy S8+ (12MP), Huawei Mate 10 (23MP), OnePlus 5T (16MP), BlackBerry KEYone (12MP) y LG G6 (13MP).

En primer lugar, he querido comparar la nitidez de la imagen y para ello he ampliado la misma zona de una imagen capturada por las cámaras de todos los smartphones en el mismo momento.

El Pixel 2 XL ofrece una imagen nítida, aunque con algo más de grano que otros smartphones. La reproducción de colores y el rango dinámico es bueno, aunque todos los smartphones que hemos comparado ofrecen unos buenos resultados.

Comparativa de la calidad de la imagen en condiciones de buena luz

 

A continuación, he repetido la misma prueba en una escena nocturna para apreciar el rendimiento del sensor con poca luz.

La calidad de imagen captada por la cámara del Pixel 2 XL en condiciones de poca luz es excelente. La nitidez de los pequeños detalles es elevada, como se puede apreciar en los carteles de la pastelería, pero lo que más sorprende es que el Pixel 2 XL ha conseguido captar mejor el interior del local que el resto de teléfonos.

Comparativa de la calidad de la imagen en condiciones de poca luz

 

La cámara frontal cuenta con un sensor de 8 MP y una lente con apertura f/2.4. Lo más interesante es que Google también ha añadido un modo Retrato a la cámara frontal, dado que el procesado se hace por software sin necesidad de que haya dos cámaras.

A continuación podemos ver una muestra de una fotografía tomada con la cámara frontal en modo Retrato. El resultado es bastante bueno aunque algunas partes del pelo han sido confundidas con el fondo de la imagen.

» Fotografías originales: Retrato / Normal

 

Aquí os dejamos con una galería de fotografías tomadas con el Pixel 2 XL en tamaño original para que podáis apreciar la calidad de las imágenes en una gran variedad de situaciones.

 

La cámara frontal del Pixel 2 XL permite grabar vídeo Full Hd a 30 fps, mientras que la cámara trasera puede grabar vídeo a 2160p a 30 fps, 1080p a 30 / 60 / 120 fps y 720p a 240 fps. El teléfono puede grabar videos con imágenes tan estables que parecen haber sido tomadas usando un trípode, a pesar de haber sido sostenido con la mano.

Google ha explicado que esto se consigue gracias a una tecnología llamada estabilización de vídeo fusionado. Esencialmente, esta es una combinación de estabilización óptica de imagen (OIS) y estabilización electrónica de imagen (EIS).

Además del temblor al sujetar la cámara, hay otras cosas pueden hacer que tus videos se vean temblorosos. Si mueve la cámara demasiado rápido, puede crear desenfoque de movimiento y hacer que el enfoque vuelva y se vaya. Si el sujeto entra y sale del primer plano, cambia el punto focal y, como resultado, el vídeo puede encogerse y expandirse, casi como si estuviera respirando.

OIS y EIS son las dos herramientas con las que cuentan los smartphones para contrarrestar muchos de los problemas que provocan que los vídeos tiemblen. Con OIS, muelles y electroimanes suspenden la lente en su módulo. El módulo compensa el temblor de la mano respondiendo rápidamente al movimiento.

EIS analiza el movimiento y desplaza cada fotograma. Puede hacer frente a más tipos de movimiento que OIS. Mientras que OIS es una forma mecánica de corregir el movimiento, EIS está basado en software. La mayoría de los teléfonos utilizan uno u otro para eliminar los temblores de vídeo, pero el Pixel 2 XL consiguen usar ambos.

El resultado, como podemos apreciar en el siguiente vídeo, es excelente.

 

Llamadas de voz

En las pruebas que he realizado la calidad de la voz durante las llamadas es correcta y he podido mantener perfectamente conversaciones en entornos moderadamente ruidosos sin dificultades.

Precio y competidores

El Pixel 2 XL está a la venta por 959 euros, un precio bastante elevado pero que no se aleja demasiado de otros smartphones de gama alta.

Si nos fijamos en otros teléfonos, tenemos varias opciones interesantes en la gama alta que pueden competir frente al Pixel 2 XL.

El Samsung Galaxy S8+ ([amazon template=precio&asin=B06XX1X2NY]) es, sin duda , uno de los competidores más fuertes del Pixel 2 XL. Cuenta con un diseño exquisito con una pantalla curvada de 6.2” con resolución QHD+ (2960×1440 píxeles) rodeada por unos marcos superior e inferior muy estrechos, procesador Exynos 8895 / Snapdragon 835, 4GB de RAM, cámara principal de 12MP y batería de 3.500 mAh.

El LG V30 (EUR 899) también es una buena alternativa para quienes buscan un smartphone muy potente. Llega con una pantalla OLED QHD de 6″ con ratio 18:9, procesador Snapdragon 835, 4GB de RAM, 64GB de almacenamiento, sonido Quad DAC de 32 bits, cámara de 16MP y batería de 3300 mAh.

El OnePlus 5T (EUR 499) es una gran opción por su reducido precio. Cuenta con una pantalla AMOLED de 6″ con resolución Full HD+, procesador Snapdragon 835, 6/8GB de RAM, 64/128GB de almacenamiento, cámara dual de 16/20MP, y batería de 3.300 mAh.

Por último, también tenemos el Huawei Mate 10 (EUR 677), que posee una pantalla IPS LCD de 5.9″ con resolución QHD, procesador Kirin 970, 4GB de RAM, cámara dual de12MP+20MP y batería de 4.000 mAh.

 

Conclusiones

Google nos dejó con un sabor agridulce el año pasado cuando decidió lanzar los Pixel y Pixel XL en un reducido número de países, entre los que no se encontraba España. Este año, sin embargo, la compañía no nos ha defraudado y ha optado por distribuir el Pixel 2 XL en nuestro país.

El Pixel 2 XL llega con un diseño muy parecido al del modelo del año pasado, con un cuerpo de metal en el que destaca el panel de cristal que ocupa la franja superior de la parte de atrás.

Siguiendo la moda de este año, Google ha reducido el tamaño de los marcos situados por encima y por debajo de la pantalla, pero siguen siendo más grandes que en otros smartphones de gama alta como el Samsung Galaxy S8, el LG V30 o el OnePlus 5T.

Lo mismo ocurre con los marcos laterales, que son bastante más visibles que los de sus competidores y desvirtúan la imagen de gama alta que esperaríamos de este teléfono.

Teniendo en cuenta que el Pixel 2 XL ha sido fabricado por LG, nos hubiera gustado ver un diseño más parecido al LG V30, más aún cuando ambos teléfonos han salido al mercado por la misma fecha.

La pantalla P-OLED de 6″ es, sin duda, el aspectos más controvertido del Pixel 2 XL. En las últimas semanas se han podido leer muchas críticas sobre su panel y, tras haberla examinado a fondo, es cierto que no está a la altura del conjunto pero algunas críticas son infundadas.

Si bien el panel ofrece una resolución elevada y exhibe unos colores fieles a la realidad (en el modo de color «natural»), el brillo máximo es bastante limitado, especialmente tras una reciente actualización en la que Google ha optado por disminuirlo para evitar los problemas de persistencia de imagen que han experimentado algunos usuarios.

Los ángulos de visión de la pantalla también son bastante reducidos ya que basta con alejarse ligeramente del centro de la pantalla para notar un tinte azulado bastante acusado. Aunque la distorsión del color es un problema habitual de los paneles OLED, en el Pixel 2 XL se da de manera más acusada.

Dejando a un lado los problemas de la pantalla, el rendimiento del Pixel 2 XL es excelente, a la altura de los mejores smartphones de gama alta. Este año, casi todos los smartphones estrella cuentan con unos componentes similares — Snapdragon 835, 4GB de RAM LPDDR4 y 64GB o más de almacenamiento UFS 2.1 — por lo que hay pocas diferencias en rendimiento.

En el día a día, el Pixel 2 XL se mueve con gran suavidad. Las aplicaciones que he probado se mueven con fluidez y la tasa de imágenes por segundo de los juegos 3D exigentes que he probado es muy elevada.

 

El Pixel 2 XL llega con 64 GB de almacenamiento interno, pero lamentablemente no ofrece la posibilidad de ampliarlo mediante una tarjeta micro-SD. Aunque esta cantidad de almacenamiento debería ser suficiente para la mayoría de los usuarios, nos hubiera gustado ver algunas opciones superiores de almacenamiento.

El lector trasero de huella funciona bien, y permite desbloquear el teléfono aún con la pantalla apagada, aunque su posición atrás no es la más cómoda. Google ofrece la posibilidad de desplegar el panel de notificaciones arrastrando el dedo hacia abajo sobre el lector de huella.

La autonomía del Pixel 2 XL es buena, gracias a la combinación de una pantalla OLED, un procesador fabricado en un proceso de 10 nm, una batería con una capacidad adecuada y la última versión de Android. No obstante, he probado smartphones con autonomía superior, como el Samsung Galaxy S8+ o el LG V30.

El Pixel 2 XL cuenta con carga rápida pero no posee carga inalámbrica, algo que poco a poco se va extendiendo entre los smartphones de gama alta.

Hablando de Android, el Pixel 2 XL corre Android 8 Oreo, la última versión del sistema operativo de Google.

La estética de la interfaz del Pixel 2 XL no se aleja mucho del Pixel XL, aunque la compañía ha introducido algunos cambios como la sustitución de la píldora de Google del escritorio por una barra de búsqueda en la parte inferior.

Oreo introduce algunas novedades visuales como los puntos de color en los iconos de las aplicaciones para indicar que hay alguna novedad, el modo Picture-in-picture y un panel de noticias de interés, así como optimizaciones internas para reducir el consumo de  batería.

Una novedad interesante del Pixel 2 XL es Active Edge, que permite lanzar Google Assistant al apretar con fuerza los marcos laterales del teléfono, de forma similar a la funcionalidad Edge Sense que debutó con el HTC U11.

El gesto de apretar los marcos también permite silenciar el teléfono cuando recibe una llamada o suena una alarma. Lamentablemente, a diferencia HTC, Google no permite personalizar la app que se abre al apretar los marcos ni tampoco podemos configurar acciones dentro de una app.

Una ventaja importante de ser un teléfono Pixel es que recibirá actualizaciones de Android durante al menos dos años. Esto es un punto a favor importante frente a otros fabricantes que actualizan lentamente sus terminales o, directamente, no lo hacen.

 

En el aspecto multimedia, cabe destacar la presencia de altavoces frontales estéreo, algo que es complicado de encontrar en los teléfonos de gama alta. Ahora bien, Google ha decidido prescindir del conector de auriculares de 3.5mm en el Pixel 2 XL.

Uno de los aspectos que más cuida Google es la cámara de fotos. El Pixel 2 XL no incluye una doble cámara trasera pero, gracias al procesado software, consigue tomar fotografías de gran calidad que nada tienen que envidiar a otros smartphones con doble cámara.

La cámara ofrece una calidad de imagen excelente, tanto en condiciones de buena iluminación como cuando la luz escasea. Google también ha introducido un modo Retrato que, sorprendentemente, produce tan buenos resultados como otros smartphones con cámara dual. A la hora de grabar vídeo, Google ha hecho un excelente trabajo con el algoritmo de estabilización.

El Pixel 2 XL se comercializa por 959 euros, un precio que es bastante elevado pero que no se aleja demasiado de otros grandes smartphones estrella del momento como el Samsung Galaxy Note8 o LG V30.

Lo mejor:

  • Construcción de alta calidad en aluminio y cristal protegido por Gorilla Glass 5
  • Pantalla con buena fidelidad de color, elevada nitidez y funcionalidad Always-On Display (aunque poco personalizable)
  • Fluidez en el uso del teléfono gracias a un hardware potente y una capa de personalización de Android muy ligera
  • Última versión de Android y garantía de actualizaciones durante al menos dos años
  • Mejoras de software respecto a Android original: marcos apretables Active Edge, reconocimiento continuo de la música que suena, gestos sobre el lector de huella, panel de noticias, etc.
  • Cámara trasera con excelente calidad de imagen y modo Retrato. Grabación de vídeo en 2160p con estabilización muy competente.
  • Altavoces frontales estéreo con una buena calidad de sonido
  • Buena autonomía y soporte para carga rápida
  • Resistencia al agua

Lo peor:
  • Diseño mejorable con marcos rodeando la pantalla más anchos que en otros smartphones de gama alta
  • Pantalla con brillo máximo limitado y ángulos de visión estrechos, que hacen que la pantalla se vea con un cierto tinte azulado al ser observada desde un ángulo. Sin soporte para contenidos HDR.
  • Pocas opciones de personalización de la funcionalidad Active Edge en comparación con lo que ofrece HTC
  • Ausencia de ranura para tarjeta micro-SD
  • Ausencia de carga inalámbrica
  • Ausencia de conector de auriculares
  • Ausencia de radio FM
  • Precio elevado

Nota: El teléfono Pixel 2 XL ha sido cedido amablemente por Google para la realización de este análisis.

💻 ¡Ofertón! Consigue Windows 10 Home por solo 11,09€ en CDKdeals [ Ofertón ]

¿Cuál es tu reacción?
Sorprendido
0%
Feliz
0%
Indiferente
0%
Triste
0%
Enfadado
0%
Aburrido
0%
Incrédulo
0%
¡Buen trabajo!
100%
Sobre el Autor
Teknófilo
Luis es el creador y editor jefe de Teknófilo. Se aficionó a la tecnología con un Commodore 64 e hizo sus pinitos programando gracias a los míticos libros de 'BASIC para niños'. Con el paso de los años la afición a los ordenadores se ha extendido a cualquier cacharrito que tenga una pantalla y CPU.
Comentarios
Deja un comentario

Deja un comentario