Cómo instalar un termostato inteligente si tu caldera no tiene termostato

🌼 ¡Rebajas Primavera! Consigue Windows 10 Pro por 7,40€ y más ofertas [ Ver ofertas ]

Hace un tiempo, publiqué un análisis del termostato tado° que instalé en mi casa para controlar la calefacción de forma inteligente, e incluso compartí un pequeño estudio que hice sobre el dinero que ahorré en calefacción en el primer invierno.

Si no conoces tado°, es un termostato inteligente que se conecta a Internet de forma inalámbrica y puede ser controlado a través de una app del móvil o incluso por voz mediante Alexa, Siri o Google Assistant. Por supuesto, admite programar la temperatura objetivo según hora/día de la semana.

Hasta aquí, nada especial que no tengan otros. Sin embargo, tado° tiene una funcionalidad que me gusta mucho y que no tienen todos los termostatos inteligentes: el control de presencia mediante geolocalización.

El termostato tado° puede detectar cuándo se queda vacía la casa y, por tanto, no hace falta calentarla con la misma intensidad que si estuvieras en ella.

 

¿Y cómo sabe tado° que no hay nadie en casa? Pues a través de la app, que utiliza la ubicación aproximada del móvil (no es necesario utilizar GPS) para saber a qué distancia te encuentras de tu hogar en cada momento.

Si todos los miembros de la casa tienen la app instalada, tado° puede detectar el momento en el que la casa se queda vacía y, en ese momento, reduce la temperatura objetivo de la casa para ahorrar calefacción.

La temperatura objetivo cuando estás fuera de casa es fijada en función de tu distancia a la casa, por lo que si viajas a otra ciudad, verás que la temperatura objetivo es mucho más baja que si has ido a comprar al supermercado que está a 300 metros y volverás ne cualquier momento.

Tan pronto como detecta que algún miembro de la casa se está acercando, comienza a subir la temperatura y, cuando llegas a casa, se restablece la temperatura objetivo que tengas marcada para ese día y hora de la semana.

Termostato Tado en la pared

 

En este ejemplo podemos ver que, mientras estaba en casa, la temperatura objetivo de la casa era 20.3ºC (esquina inferior derecha) y, en efecto, a las 10:12 esa era exactamente la temperatura que había (esquina superior izquierda)

 

Sin embargo, cuando mi mujer y yo salimos de casa, la temperatura objetivo cambió a 18.5ºC (esquina inferior derecha) y, a las 15:17, la casa estaba a 19ºC (esquina inferior derecha) y fue bajando hasta 18.5ºC.

 

¿Qué ventajas tiene la geolocalización? Muy sencillo, consigues que, si estás en casa, la temperatura sea la deseada, pero si sales a trabajar, a comprar, al cine, a casa de un amigo o si decides irte a pasar el fin de semana fuera o te marchas de vacaciones, el termostato deja de calentar la casa sin que tengas que hacer nada manualmente.

 

Instalación si tu caldera no tiene termostato con cable

Si tu casa ya tiene un termostato conectado por cables, instalar el termostato tado° es tan fácil como quitar uno y poner el otro siguiendo las instrucciones. Es un trabajo que no lleva más de 10 minutos.

Sin embargo, si en tu casa no hay un termostato con cable que sustituir, la cosa cambia. Recientemente, me he mudado a una casa nueva y, sorpresa, la instalación de la caldera no contaba con un termostato de pared que pudiera sustituir fácilmente por tado°, como había hecho en mi casa anterior.

En su lugar, el propio mando a distancia de la caldera actuaba como termostato inalámbrico pero, claro, utilizar ese mando no me permitía hacer uso de todas las funcionalidades que me gustan de tado°.

Por suerte, tado° ha previsto esa posibilidad. Si vives en una casa donde la caldera no tiene termostato de pared, todavía puedes instalar el termostato inteligente Tado.

Para esos casos, tado° vende un receptor inalámbrico que se conecta a la caldera directamente mediante unos cables y que se comunica de forma inalámbrica con el termostato inteligente Tado, que puedes colocar donde quieras.

Receptor inalámbrico a la derecha conectado por cables a la caldera

 

Eso es precisamente lo que yo he hecho. Conecté el receptor inalámbrico a la caldera siguiendo las instrucciones de instalación que vienen en la propia app (o puedes pedir a un técnico que lo haga si no te fías de abrir la caldera).

Por otro lado, coloqué el termostato inteligente en un lugar vacío de la pared del salón ya que, al ir con pilas, puedes ponerlo en cualquier lugar e incluso moverlo por la casa.

El termostato inteligente mide la temperatura del salón y envía por el aire la orden de encender/apagar al receptor inalámbrico, que está conectado por cable a la caldera en el mismo armario. De alguna forma, el receptor inalámbrico hace las veces del cable que en otras instalaciones iría por dentro de las paredes y uniría el termostato con la caldera.

Además de ir conectado a la caldera por cables, el receptor inalámbrico también va conectado a la corriente. En el frontal, tiene cuatro LEDs que indican que está encendido (primer indicador) y conectado de manera inalámbrica (segundo indicador), así como si hay algún problema (tercer indicador) y si el aparato está demandando calor a la caldera en ese momento (cuarto indicador).

Receptor inalámbrico en el armario de la caldera

 

Gracias a este aparato, en mi nueva casa puedo seguir utilizando tado° y, de esta forma, ahorrando en la factura del gas como en mi casa anterior — aunque actualmente, con lo poco que salgo de casa, la funcionalidad de geolocalización está bastante desaprovechada.

Si estas interesado, el kit de inicio tado° con el receptor inteligente y el termostato inteligente está a la venta por 196,11€.  Si tu caldera sí que cuenta con termostato cableado, solo necesitas el termostato inteligente tado°, que puedes encontrar por 139,72€.

🌼 ¡Rebajas Primavera! Consigue Windows 10 Pro por 7,40€ y más ofertas [ Ver ofertas ]

¿Cuál es tu reacción?
Sorprendido
0%
Feliz
0%
Indiferente
0%
Triste
0%
Enfadado
0%
Aburrido
100%
Incrédulo
0%
¡Buen trabajo!
0%
Sobre el Autor
Teknófilo
Luis es el creador y editor jefe de Teknófilo. Se aficionó a la tecnología con un Commodore 64 e hizo sus pinitos programando gracias a los míticos libros de 'BASIC para niños'. Con el paso de los años la afición a los ordenadores se ha extendido a cualquier cacharrito que tenga una pantalla y CPU.
Comentarios
Deja un comentario

Deja un comentario