Cuatro niños vacían la cuenta de sus padres jugando a FIFA 19

El sistema de cofres de premios que incorporan algunos juegos ha sido protagonista de muchas polémicas.

» Te interesa: La App Store ahora obliga a los desarrolladores a revelar las probabilidades de ganar en los cofres de premios

Los cofres son un tipo de transacción en el juego que no revela su contenido hasta que no la compras. Por tanto, conseguir un artículo u otro es cuestión de azar, lo que lleva a algunas personas a gastar bastante dinero antes de que finalmente logren lo que buscan.

Una de las compañías que hace uso de este sistema es EA, que ha venido incluyendo cofres de premios en títulos tan populares como FIFA 19. El modo Ultimate Team ofrece opción de compra de cartas que proporciona jugadores de fútbol aleatorios cuyas puntuaciones se basan en el rango (bronce, plata, oro) de la carta que compran.

Según la BBC, cuatro niños parecen haber llevado este sistema demasiado lejos. Tras observar cómo su padre compraba un pack de 8 libras (unos 9 euros) para en el juego FIFA 2019 de su Nintendo Switch, repitieron el proceso en numerosas ocasiones.

Los cuatro niños, todos ellos menores de 10 años, iban detrás de Lionel Messi, el jugador de mayor puntuación en el juego, y no estaban dispuestos a rendirse hasta conseguirlo.

Por tanto, hicieron una serie de compras durante las siguientes tres semanas para cumplir su deseo. Tras haber gastado un total de £550 (unos 612€), ni siquiera consiguieron la tarjeta de Messi.

Los padres no se dieron cuenta de lo que había pasado hasta que su tarjeta fue rechazada debido a que su cuenta bancaria estaba vacía. Tras contactar con Nintendo, la compañía acordó reembolsar todas las compras, eliminando a todos los jugadores comprados de la cuenta en cuestión.

En este caso, el padre tuvo la culpa por no haber tomado precauciones y proteger las compras en los juegos con algún sistema de validación. En todo caso, el debate sobre las implicaciones de los cofres como una forma de juego y sus efectos en los niños sigue encima de la mesa.