El creador del conector USB explica por qué es tan difícil acertar a la primera

Conector USB

Seguro que alguna vez te ha pasado que, al conectar un ratón, una llave de memoria o cualquier otro periférico al puerto USB de tu ordenador, te has encontrado con que no entra bien. Le das la vuelta al conector y lo intentas de nuevo. Tampoco entra. Vuelves a la posición original y ahora sí que entra.

Si alguna vez te has peleado con un conector USB que no entra a la primera, no estás solo. Incluso el creador de USB ha sufrido el problema de tener que dar la vuelta al conector más de una vez.

Ajay Bhatt, líder del equipo que diseñó el conector USB a mediados de los 90, reveló en una entrevista con NPR Friday que es muy consciente de las molestias que los usuarios experimentan por la no reversibilidad de los conectores USB, pero hay una razón por la que está diseñado de la manera que es.

A priori, parece que diseñar el conector USB para que fuera reversible no es algo tan complicado. Sin embargo, Bhatt explicó que eso habría duplicado el coste de la tecnología, requiriendo el doble de cables y circuitos.

Otra opción que presentó el equipo de Intel fue un diseño redondo, pero hubiera sido aún más difícil de conectar correctamente sin mirar.

El diseño del rectángulo que todos conocemos fue finalmente el elegido y adoptado por casi todos los fabricantes de hardware desde que Apple puso por primera vez los puertos USB en sus ordenadores en 1998.

Existen alternativas al clásico USB, como el mucho más nuevo USB-C, que es reversible, pero que aún no ha sido adoptado ampliamente. Tal vez algún día será tan omnipresente como el USB original pero, por el momento, toca fallar (o acertar) la mitad de las veces que introducimos un conector.