Este smartphone de 1.600 dólares llega con Sir Alan, un asistente que es mitad virtual y mitad humano

No es fácil destacar en el mercado de los smartphones , donde Apple y Samsung dominan el mercado con dispositivos de alto rendimiento y diseño atractivo.

Sin embargo, la marca Turing Robotic Industries ha decidido innovar con un teléfono llamado Appasionato que cuesta 1.600 dólares y llega con un año de suscripción a un asistente llamado Sir Alan.

El Appasionato ha sido fabricado en una antigua fábrica de Nokia en Finlandia y cuenta con una construcción en metal líquido, una pantalla OLED de 5.5″, procesador Snapdragon 821, 6GB de RAM, 128GB de almacenamiento y corre una versión propia de Android. La parte de atrás tiene un diseño muy particular, con plumas de ave que cambian de color dependiendo de la luz.

La funcionalidad estrella del Appasionato es su servicio de “conserje”, al que accedes pulsando un botón dedicado del teléfono. Tras pulsar el botón, entras en contacto con un asistente personal que puede reservar viajes, hacer reservas en restaurantes y conseguir tickets para conciertos.

Los asistentes humanos de Turing aprovechan información recogida por un sistema de inteligencia artificial que tiene acceso a tu agenda, tus emails, tus chats y más. Por ejemplo, si le pides que reserve un viaje a Tailandia, el sistema de inteligencia artificial recopilará información de tu teléfono sobre si has viajado antes, con qué compañía lo hiciste, dónde te alojaste y con quién viajaste. Toda esta información pasa al asistente humano, que te sugerirá un plan de viaje.

Turing es la última compañía en entrar en el mercado de los smartphones de lujo. Vertu, que fue fundada por Nokia en 1998, ha tenido que abandonar el mercado recientemente, pero todavía quedan otras como Gresso, que vende smartphones que con precios que van de 3.000 a 9.500 dólares. La compañía ha lanzado recientemente una versión en titanio del famoso Nokia 3300 por 3.500 dólares.

Turing espera vender 1 millón de unidades del Appasionato, una cantidad ridícula en comparación con los cientos de millones de teléfonos que venden Apple y Samsung cada año, pero un gran logro para una compañía desconocida.

El primer smartphone de Turing llegó el año pasado pero, en lugar de utilizar Android, empleaba un sistema operativo poco conocido llamado Sailfish. Aunque Touring destacó la seguridad y durabilidad de este teléfono, no tuvo gran éxito debido a su rendimiento mediocre, su poca batería y su cámara inferior.  |  Fuente: Bloomberg