Evacúan un vuelo de Alaska Airlines por un móvil que se incendia

📱 Oferta: Hazte con el realme GT Master Edition por solo 🛒 228,69€ en Wisecart [ Oferta ]

Un teléfono móvil se ha incendiado en la cabina de un vuelo de Alaska Airlines, aunque por suerte la aeronave ya había aterrizado en Seattle procedente de Nueva Orleans el lunes por la noche.

El teléfono era un Samsung Galaxy A21, según recoge The Seattle Times.

TE INTERESA:
Tus dedos pueden ser una fuente de energía inagotable para wearables

«Después de mucho indagar, puedo decir que el teléfono estaba quemado hasta quedar irreconocible», dijo un portavoz del aeropuerto.

«Sin embargo, durante una entrevista con uno de nuestros oficiales de la Policía del Puerto de Seattle, el pasajero se ofreció a decir que el teléfono era un Samsung Galaxy A21 De nuevo, no pudimos confirmarlo mirando los restos del dispositivo».

Un portavoz de Alaska Airlines explicó a The Verge que la tripulación del avión utilizó extintores y una bolsa de contención de la batería para «evitar que el teléfono echara humo.»

Los pasajeros fueron evacuados del avión a través de las rampas de evacuación «debido a las condiciones de humo dentro de la cabina», y dos de ellos fueron tratados en un hospital, dijo el portavoz. Un usuario de Twitter que dijo que estaba en el vuelo describió la cabina como «una máquina de humo».

Aunque la situación puede traer a la memoria la retirada del Galaxy Note7 por parte de Samsung por temor a que las baterías se incendiasen, no está claro si hay algún tipo de defecto con algún modelo del Galaxy A21 en este momento.

En el pasado, ha habido muchos incidentes de baterías de teléfonos que se han incendiado de muchas marcas diferentes, aunque obviamente resulta bastante peligroso que esto ocurra en un vuelo.

📱 Oferta: Hazte con el realme GT Master Edition por solo 🛒 228,69€ en Wisecart [ Oferta ]

¿Cuál es tu reacción?
Sorprendido
100%
Feliz
0%
Indiferente
0%
Triste
0%
Enfadado
0%
Aburrido
0%
Incrédulo
0%
¡Buen trabajo!
0%
Sobre el Autor
Teknófilo
Luis es el creador y editor jefe de Teknófilo. Se aficionó a la tecnología con un Commodore 64 e hizo sus pinitos programando gracias a los míticos libros de 🛒 'BASIC para niños' con 11 años. Con el paso de los años, la afición a los ordenadores se ha extendido a cualquier cacharrito que tenga una pantalla y CPU.
Comentarios
Deja un comentario

Deja un comentario