IKI Mobile ultima su planta en Portugal para fabricar smartphones de corcho

Una compañía portuguesa de tecnología llamada Ikimobile ha lanzado a la venta un smartphone Android cuyo chasis está hecho de corcho, un material natural y renovable cuya producción mundial procede en más de un 60 por ciento de Portugal.

El teléfono Ikimobile es uno de los primeros en utilizar materiales distintos del plástico, metal o vidrio, y representa un soplo de aire fresco en la fabricación de estos dispositivos.

Una capa de corcho cubre la parte posterior del teléfono proporcionando aislamiento térmico, acústico y anti-choque. El corcho viene en colores que van del negro al marrón claro, tiene propiedades antibacterias y protege contra la radiación de la batería.

El smartphone en cuestión se llama KF5 Bless Cork Edition, se vende por unos 250 euros y no es precisamente un gama alta: pantalla HD de 5″, procesador MT6753, 3GB de RAM, 32GB de almacenamiento, cámaras de 8MP y 13MP, batería de 3.000 mAh y Android 5.1 (!).

Este año se lanzará una versión Made in Portugal del teléfono, ya que Ikimobile está terminando una planta en su país a la que transferirá la mayor parte de su producción, actualmente en china. La planta será capaz de producir 1,2 millones de teléfonos al año.

“Ikimobile quiere poner a Portugal en el camino hacia el futuro y las tecnologías, haciendo hincapié en este producto portugués”, ha explicado el director ejecutivo Tito Cardoso a Reuters. “Creemos que el producto ofrece algo diferente, algo que la gente puede sentirse bien al usarlo”

Portugal es el mayor productor de corcho del mundo y el teléfono es también un esfuerzo por diversificar su uso, más allá de los tapones de las botellas de vino. El corcho se cosecha sólo cada nueve años sin dañar los robles y es totalmente reciclable.

Cardoso también ha dicho que Ikimobile está trabajando con la Universidad Minho del norte de Portugal para que el teléfono sea aún más “verde” y espera reemplazar pronto el uso de plástico en ciertas zonas con materiales naturales.