La compañía detrás del YotaPhone con segunda pantalla de tinta electrónica entra en bancarrota

El YotaPhone con su doble pantalla convencional y de tinta electrónica ha acaparado titulares desde 2012, pero parece que este peculiar dispositivo procedente de Rusia ha llegado a su fin.

Yota Devices se ha declarado en bancarrota, informan Cnews.ru y Liliputing, señalando un aviso de liquidación publicado en el Cayman Islands Gazette.

Según medios de comunicación rusos, todo se debe a una demanda de Hi-P Singapur, fabricante de los dos primeros YotaPhones, que ha llevado a la quiebra a la empresa.

Hi-P Singapur demandó por 126 millones de dólares en 2015 a YotaPhone porque esta se negó a aceptar la entrega (y presumiblemente el pago) del número mínimo de teléfonos que se comprometió a pedir. En 2016, The Financial Times informó que los dos primeros YotaPhones sólo vendieron alrededor de 75.000 unidades.

Hi-P había accedido a aceptar 17 millones de dólares en su lugar, pero aparentemente ese acuerdo no se cumplió.

A decir verdad, el YotaPhone no ha sido un smartphone relevante para Occidente – ni siquiera para Rusia – en los últimos años. La compañía no pudo comercializar el YotaPhone 2 en Estados Unidos en 2015 a pesar de haber superado su objetivo de financiación colectiva de Indiegogo, y a finales de 2016 decidió retirarse también del Reino Unido y Rusia, trasladando sus operaciones a China.

Con fábricas chinas e inversiones chinas, Yota terminó vendiendo el último YotaPhone 3 en China, a pesar de las promesas de que aparecería en «Rusia y otros mercados» también. El YotaPhone 3 ganó un premio de diseño iF en 2018, sin embargo.