Los ingenieros no se ponen de acuerdo sobre unos términos menos ofensivos para amo/esclavo

📱 Ofertón: Xiaomi Mi 11 Lite 5G NE con hasta 70€ de descuento en Goboo [ Saber más ]

Casi un año después de que el Grupo de Trabajo de Ingeniería de Internet (IETF) se hiciera cargo de un plan para sustituir términos de tecnología que pudieran considerarse racistas, el debate sigue abierto y nadie se pone de acuerdo.

Según el New York Times, una medida que empezó de forma inocente se ha estancado porque los miembros del grupo de trabajo están debatiendo sobre la historia de la esclavitud y la prevalencia del racismo en la tecnología.

Al parecer, uno de los grandes problemas es el uso de los términos «amo» y «esclavo» («master» y «slave» en inglés), que tienen significados diferentes para cada persona. Está resultando difícil que haya acuerdo sobre qué términos deberían sustituir a estos.

Otros términos polémicos son «lista blanca» y «lista negra» («whitelist» y «blacklist» en inglés), que se perciben como racistas.

IETF evita las votaciones y suele buscar el consenso pidiendo a las facciones opuestas de ingenieros que murmullen durante las reuniones. Los murmullos se evalúan por su volumen y ferocidad. Un murmullo intenso, incluso de unas pocas personas, podría indicar un fuerte desacuerdo, señal de que aún no se ha alcanzado el consenso.

Vint Cerf, uno de los fundadores del grupo de trabajo y vicepresidente de Google, dijo: «Tenemos grandes peleas entre nosotros, pero nuestra intención es siempre llegar a un consenso».

En julio del año pasado, Linux eliminó términos como «lista negra», «amo» o «esclavo» del código fuente, ya que podían ser considerados como ofensivos.

📱 Ofertón: Xiaomi Mi 11 Lite 5G NE con hasta 70€ de descuento en Goboo [ Saber más ]

¿Cuál es tu reacción?
Sorprendido
0%
Feliz
0%
Indiferente
0%
Triste
0%
Enfadado
0%
Aburrido
0%
Incrédulo
100%
¡Buen trabajo!
0%
Sobre el Autor
Teknófilo
Luis es el creador y editor jefe de Teknófilo. Se aficionó a la tecnología con un Commodore 64 e hizo sus pinitos programando gracias a los míticos libros de 🛒 'BASIC para niños' con 11 años. Con el paso de los años, la afición a los ordenadores se ha extendido a cualquier cacharrito que tenga una pantalla y CPU.
Comentarios
Deja un comentario

Deja un comentario