Norte América se queda sin direcciones IPv4 y esta vez parece que es en serio

there_is_no_place_like_127_0_0_1_by_kryuko-d5v54za-640x360[1]

Ayer Norte América se quedó sin direcciones IPv4, y esta vez parece que va en serio.

No es la primera vez que oímos una noticia parecida. En julio, ARIN (American Registry for Internet Numbers) activó su política de lista de espera, mediante la cual aquellas organizaciones que solicitaban un bloque de direcciones IPv4 superior al mayor bloque disponible se quedaban a la espera de que se liberase un bloque de mayor tamaño. Las organizaciones que solicitaban bloques de direcciones más pequeños las recibían sin problemas.

Sin embargo, el 24 de septiembre, ARIN se ha quedado sin ninguna dirección IPv4 disponible para entregar a las organizaciones. Las direcciones IPv4 se han agotado. Esta vez, es de verdad.

Organizaciones de Estados Unidos, Canadá y parte del Caribe, así como algunas islas, tendrán que quedarse en lista de espera, comprar direcciones IPv4 a alguien, o utilizar direcciones IPv6.

En una entrevista con Ars Technica, el CEO de ARIN indicó que esperaba que se liberasen muy pocos bloques de direcciones IP, así que aquellos que estén en lista de espera pueden olvidarse de conseguirlas.

La compraventa de direcciones IPv4 se ha convertido en un negocio lucrativo en los últimos años. Este mercado funciona bien para bloques pequeños de direcciones IP pero no está claro qué ocurrirá con ISPs muy grandes que gestionan millones de direcciones IP y necesitan bloques más grandes.

Mientras tanto, el 99,967% del espacio de direcciones IPv6 todavía está disponible. El problema es que ambos lados de la conexión, cliente y servidor, tienen que tener IPv6 para que la conexión sea posible. Durante mucho tiempo, pocos servidores y todavía menos usuarios utilizaban IPv6, pero esto ha estado cambiando últimamente.

Entre semana, el siete por ciento de los usuarios que visitan Google son compatibles con IPv6, pero los fines de semana este porcentaje aumenta a nueve por ciento (aparentemente, más gente tiene IPv6 en casa que en las empresas). Estas cifras son casi el doble que hace un año.  |  Fuente: Ars Technica