Probamos Samsung Pay en un pequeño comercio en España

Samsung Pay

Hace unos meses recorrí una gran distancia desde mi casa hasta un centro comercial situado en la otra punta de la ciudad y, cuando llegué, me di cuenta de que me había dejado la cartera en casa.

Aunque mi intención era hacer algunas compras y quedarme a comer, pronto me di cuenta de que mis planes iban a tener que cambiar. Mi único acompañante era un niño de ocho años que obviamente no llevaba dinero, y yo solo llevaba en el bolsillo mi móvil, con el que no podía pagar ni sacar dinero.

Por suerte las cosas han cambiado desde entonces y hoy empieza a ser posible pagar desde el móvil. Una de las alternativas más interesantes es Samsung Pay, que está disponible en España desde hace unas semanas.

Para utilizar Samsung Pay necesitas cumplir dos requisitos:

  • poseer un smartphone compatbile con Samsung Pay, que actualmente son el Samsung Galaxy S7 / S7 edge, Galaxy S6 /S6 edge / S6 edge+ y, en las próximas semanas, el Galaxy A5 (2016).
  • poseer una tarjeta de crédito de una entidad financiera adherida a Samsung Pay, por el momento CaixaBank o imaginBank y, en un futuro cercano, también Abanca y Banco Sabadell

El proceso de registro de una tarjeta no podría ser más sencillo. Basta con introducir los datos de la tarjeta manualmente dentro de la aplicación Samsung Pay o dejar que los lea automáticamente la cámara del smartphone.

Una vez que la tarjeta esté registrada podemos pagar en casi cualquier establecimiento con solo acercar nuestro móvil al datáfono, confirmar el pago en el móvil con nuestra huella dactilar e introducir el PIN en el datáfono. El único requisito es que el datáfono sea de tipo contactless, y podemos pagar en cualquier país.

Samsung asegura que se trata de un sistema con todas las garantías de seguridad. En primer lugar, todos los pagos deben ser confirmados mediante la huella dactilar. A diferencia de un PIN, la huella es imposible de averiguar o robar.

En segundo lugar, la tarjeta está protegida mediante la plataforma KNOX de Samsung, que protege el terminal antes incluso de iniciar el sistema operativo. De esta forma, la tarjeta permanece segura incluso aunque nos roben el móvil.

Quizás te estés preguntando qué ocurre si donde vas a pagar no hay cobertura. Por suerte, no hay ningún problema, ya que Samsung Pay funciona aún estando sin cobertura.

Aquí os dejamos un vídeo en el que podéis ver lo sencillo que es pagar con Samsung Pay utilizando un datáfono convencional, en un pequeño comercio en el que jamás habían oído hablar de este sistema de pago.

Samsung Pay no es el único sistema de pago con el móvil. Otro conocido sistema es Vodafone Wallet, pero tiene como inconveniente que debes ser cliente de Vodafone, necesitas una SIM NFC especial y requiere un terminal compatible. La ventaja es que es compatible con tarjetas de muchas entidades bancarias.

Samsung se ha guardado un as en la manga ya que, además de permitir pagos con tarjetas de crédito, el sistema Samsung Pay también puede almacenar tarjetas de fidelización o de pago de terceras entidades.

De hecho Samsung ya ha anunciado que está colaborando con compañías como Cepsa, Cervecería La Sureña, Domino´s Pizza, Fridays, Ginos, Grupo DIA, MediaMarkt, Mercadona, Phone House, Repsol, Rodilla, Saba, Starbucks, The Good Burger, The Wok,  VIPS, VIPSmart, 100 Montaditos, así como con El Corte Inglés, que se convertirá en el primer emisor de tarjetas privadas de España que ofrecerá a sus clientes la posibilidad de integrar y pagar a través de Samsung Pay.

Quizás te interese

Samsung Pay en el Gear S3 no es compatible con los Pixel / Pixel XL

Como seguramente sepas, Samsung Pay funciona en el Gear S3 incluso aunque no tengas un …