Steve Jobs presentó el primer Macintosh con una pintura japonesa: Esta es la historia

👉 No te lo pierdas: Así cuidan de tu ❤️ salud los últimos dispositivos de Huawei [ Entérate ]

Steve Jobs ha pasado a la historia como el genio detrás de innovaciones como los ordenadores Mac y los iPhones, pero no tanta gente sabe que el fundador de Apple era un apasionado de la cultura japonesa.

A menudo hablaba de cómo se inspiró en el budismo zen y su amor por la cocina japonesa, pero había otra faceta menos conocida del interés de Jobs en la cultura japonesa: era un ardiente fan y coleccionista de shin-hanga, o grabados modernos en madera.

TE INTERESA:
Bill Gates explica cuál es la diferencia fundamental entre Elon Musk y Steve Jobs

Cuando Jobs reveló el primer ordenador Macintosh a los medios de comunicación en enero de 1984, la pantalla mostró una imagen de una impresión en madera: «Una mujer peinándose», de Hashiguchi Goyo.

Jobs compró dos impresiones de esta pieza, en junio de 1983 y febrero de 1984. Se supone que se quedó con una para él y con la otra para su empresa.

La obra es un ejemplo de shin-hanga, grabados en madera producidos a principios del siglo XX. Se caracterizan por el uso de colores modernos y marcan una transición de los tradicionales estampados ukiyo-e que fueron populares desde principios del siglo XVII hasta finales del XIX.

👉 ¿Quieres mejorar tu salud? No te pierdas lo último que ha anunciado Huawei [ ♥ Entérate ]

El shin-hanga se utilizaba a menudo en carteles y calendarios para atraer a los turistas a Japón. Se exhibieron en exposiciones en los Estados Unidos, lo que los llevó a ser más populares en el extranjero que en Japón. El pico del movimiento del shin-hanga fue a mediados de la década de 1930.

Steve Jobs era un enamorado de la cultura japonesa

 

Jobs visitaba frecuentemente galerías de arte en Japón

En marzo de 1983, tres jóvenes en vaqueros y camisetas visitaron una conocida galería en el distrito Ginza de Tokio. Uno de ellos era Steve Jobs, el presidente de 28 años de Apple. Los otros dos eran el cofundador Steve Wozniak y Rod Holt, un colega.

Matsuoka Haruo les dio la bienvenida. «No tenía ni idea de quiénes eran», dice Matsuoka. «Pero cuando llegué a casa, vi por casualidad un artículo en el periódico sobre Jobs. Fue entonces cuando me di cuenta de quiénes habían estado en la galería.»

Matsuoka dice que recuerda haber sido sorprendido por la tarjeta de visita que le dio Jobs. Presentaba un diseño colorido, lo cual era raro en ese entonces. «Me la dio y luego me pidió que le enseñara sobre el shin-hanga», dice Matsuoka. «Quería coleccionarlo».

Tarjeta de visita de Steve Jobs

 

Jobs compró dos grabados de shin-hanga durante su primera visita a la galería. Uno representaba el Monte Fuji y las flores de cerezo, y el segundo era un raro y caro retrato de una mujer.

Este encuentro en Ginza marcó el comienzo de una amistad que duró dos décadas. Cuando Jobs llegaba a la galería, Matsuoka le mostraba los grabados en una trastienda. Luego Jobs consultaba libros que mostraban varios grabados de shin-hanga.

«Me llamó la atención su sentido estético», dice Matsuoka. «Sabía qué obras se consideraban obras maestras. Parecía que hubiera estado estudiando el shin-hanga durante décadas.»

En 2011, 28 años después de visitar la galería de Ginza, Jobs murió de cáncer. Tenía 56 años. Años más tarde, Matsuoka leyó la biografía de Jobs de Walter Isaacson. Se dio cuenta de una foto tomada en la casa de Jobs en 2004, que incluía una impresión colgada en una pared. Era una de las dos piezas que había comprado cuando visitó por primera vez la galería de Ginza.

«Supe por esa foto que siguió siendo un ávido fan del shin-hanga hasta su muerte», dice Matsuoka. «Me hizo muy feliz ver que la impresión era tan valiosa para él.»

👉 No te lo pierdas: Así cuidan de tu ❤️ salud los últimos dispositivos de Huawei [ Entérate ]

¿Cuál es tu reacción?
Sorprendido
0%
Feliz
50%
Indiferente
0%
Triste
25%
Enfadado
0%
Aburrido
0%
Incrédulo
0%
¡Buen trabajo!
25%
Sobre el Autor
Teknófilo
Luis es el creador y editor jefe de Teknófilo. Se aficionó a la tecnología con un Commodore 64 e hizo sus pinitos programando gracias a los míticos libros de 'BASIC para niños'. Con el paso de los años la afición a los ordenadores se ha extendido a cualquier cacharrito que tenga una pantalla y CPU.
Comentarios
Deja un comentario

Deja un comentario