DESTACADO

Sony Cyber-shot DSC-RX100 III: Análisis y opinión

Sony RX 100 III

La tercera generación de la ya mítica Sony Cyber-shot DSC-RX100 ha pasado por nuestras manos. La cámara compacta responsable de establecer un nuevo estándar en la calidad de las cámaras de bolsillo ha sufrido dos mutaciones, que debemos calificar de evoluciones y no revoluciones, ya que el corazón y filosofía de la cámara permanecen intactos.

En este caso los principales titulares recaen sobre la aparición de una de las reivindicaciones que se han ido repitiendo en los análisis de esta cámara, el visor electrónico, y también sobre la adopción de un nuevo objetivo zoom, más angular, menos tele y, sobre todo, más luminoso que el original.

Puesto que una gran parte de las funcionalidades son iguales a sus predecesoras, en esta ocasión y para no repetirnos demasiado centraremos nuestro análisis en las diferencias entre las cámaras. Veamos que tal le sienta a la familia RX100 su tercera encarnación y cómo ha evolucionado frente a la RX100 original (nuestro análisis) y a la RX100 II (nuestro análisis).

 

Características principales de la cámara

  • Objetivo equivalente a un 24-70 mm con aperturas f1.8-2.8 (*) y estabilización óptica
  • Sensor Exmor CMOS de 20 megapíxeles tamaño 1”
  • Pantalla de 3” y 1,2M pix abatible.
  • Rango de sensibilidad de 125 a 12800 ISO (*), aunque se puede expandir combinando diversas tomas
  • Grabación de imágenes en jpeg y RAW
  • Grabación de video Full HD (1080p) a 60fps, con soporte a XAVC S a 50MBps
  • Funcionalidades wi-fi incorporadas
  • Visor electrónico retráctil (1,4M pix) y flash incorporados (*)

(*) Cambio respecto al modelo anterior (RX100 II)

 

Aspecto exterior, ergonomía y sistema de menús

Al primer golpe de vista, la nueva Sony Cyber-shot RX100 III sólo se distingue de su predecesora por la ausencia de la zapata en la parte superior. Si nos acercamos más, veremos que las novedades están concentradas en esa parte en concreto del cuerpo de la cámara.

Sony Cyber-shot DSC-RX100 III

 

Así, podemos ver que hay un botón que acciona el visor electrónico, que además de subir debe ser extraído hacia la parte de atrás de la cámara manualmente, para acabar de ajustar la óptica (si no lo hacemos se ve borroso).

Sony Cyber-shot DSC-RX100 III

Sony Cyber-shot DSC-RX100 III

 

Por otra parte también destaca el retorno del flash integrado, con la correspondiente palanca que lo acciona. Esto comporta la desaparición de la zapata para flash externo…¡todo no puede ser!

Sony Cyber-shot DSC-RX100 III

 

El flash integrado da cierta sensación de fragilidad, sobre todo cuando se retorna manualmente a su posición original. De todas formas, y como ha venido pasando con toda la familia, ésta no es una cámara que exija un uso intensivo del flash.

En lo referente al LCD trasero es que en la RX100 III la cámara puede girar 180º, para deleite de los ‘selfieros’.

Sony Cyber-shot DSC-RX100 III

 

Respecto a los botones, muy pocas variaciones. Tan solo vemos que el botón Fn actúa como acceso directo para el envío de imágenes a un smartphone (como ya hacía su prima la RX10), lo cual hemos encontrado francamente útil en el uso diario.

Sony Cyber-shot DSC-RX100 III

 

Por lo demás continúa la misma disposición de botones que en sus predecesoras (botón de vídeo, menú, 4 posiciones en el anillo giratorio, botón de reproducción y otro programable).

En cuanto al rendimiento, en una impresión subjetiva no hemos notado grandes cambios en el ciclo encendido/apagado, velocidad de enfoque,… Aunque no hemos hecho pruebas exhaustivas, sí nos ha parecido que la duración de la batería, uno de los puntos fuertes de la familia RX100, no estaba al mismo nivel de sus predecesoras. Esta sensación la teníamos más si hacíamos un uso más intensivo del visor electrónico, que es la principal diferencia de este modelo.

Tampoco hay diferencias en el enfoque manual, en el que la RX100 III sigue beneficiándose de la opción del focus peaking.

Pese a que ha habido un cambio de óptica, seguimos sin tener un modo macro específico en el que se nos permita enfocar desde distancias extremadamente cortas. Sin embargo, hemos seguido disfrutando, como sus antecesoras, de la capacidad de enfocar ‘relativamente cerca’ (unos 5cm) siempre que estemos en el lado corto del zoom. Esto, junto con la buena resolución del sensor produce los resultados mostrados en esta galería que adjuntamos.

 

Como podemos ver en la ampliación al 100% de una de las imágenes, el grado de detalle que se obtiene es notable:

Sony Cyber-shot DSC-RX100 III

 

El sistema de menús se beneficia de los avances conseguidos en la RX10, en la que también hay visor electrónico, e integra mucho mejor las funcionalidades wi-fi que su predecesora y los menús son más legibles y cómodos para la navegación.

Sony Cyber-shot DSC-RX100 III

 

El botón Fn ha sufrido una evolución positiva desde el primer modelo y en este caso permite incluir hasta 12 funcionalidades:

Sony Cyber-shot DSC-RX100 III

 

Una de las novedades es, por ejemplo, la inclusión de una pantalla informativa parta cuando estamos usando el visor electrónico.

Sony Cyber-shot DSC-RX100 III

 

 

Efectos digitales

Este apartado tampoco sufre mucha variación excepto que el acceso a las funciones de mejora de las sombras y del rango dinámico es más cómodo. Esta vez, en vez de navegar por las interminables opciones de cada una de ellas de forma secuencial, se puede acceder a cada apartado de forma directa.

Por lo demás, continúan las mismas opciones de filtros y efectos digitales y, una de nuestras debilidades, el modo panorámico, que merece una vez más un modo exclusivo en el dial. Recordemos que basta con desplazar la cámara horizontalmente y ella misma se encarga de juntar las fotos que va realizando produciendo una única imagen final.

Aunque la funcionalidad no ha cambiado respecto a modelos anteriores, no nos hemos podido resistir a realizar una galería.

 

 

Calidad de imagen

En este modelo, Sony vuelve a colocar el ISO base en 125 y no llega al ISO 25600 (se queda en 12800) en modo ‘normal’ (sin combinar imágenes). De hecho, sus argumentos principales son la incorporación del nuevo procesador de imagen Bionz X, también usado en cámaras de gama alta, y la mayor apertura en todo el rango focal de su nuevo objetivo.

En general, la sensación de las imágenes de este modelo en cuanto a nitidez y ruido es muy parecida las de sus antecesores, por lo que habrá que recurrir al detalle fino para conseguir ver si existe alguna diferencia.

Veamos primero el comportamiento de la Sony Cyber-shot DSC-RX100 III en nuestro test habitual de sensibilidad:

Sony Cyber-shot DSC-RX100 III

 

Podemos apreciar que las imágenes aguantan muy bien hasta ISO 1600, se degradan ligeramente en 3200 y 6400 y el valor 12800 ya queda más como emergencia (sin ser muy desastroso como sí ocurre con las sensibilidades máximas de la mayoría de cámaras).

Si comparamos las distintas generaciones, veremos que la tercera generación está más cerca de la segunda en cuanto a la gestión del ruido, y manteniendo la ISO 125 base como la primera generación:

 

Respecto al objetivo, el rango es menor y en estas imágenes podemos ver su alcance.

 

Respecto a la gestión de la profundidad de campo, la mayor apertura del zoom en su posición tele permite un mayor desenfoque, como podemos ver en estas imágenes:

 

También hemos realizado pruebas de nitidez para ver las diferencias entre centro y extremos, y la verdad es que éstas han resultado bastante similares a sus antecesoras, que compartían óptica. El objetivo pierde nitidez claramente en las esquinas, pero por contra es un objetivo mucho más luminoso. Podemos concluir por tanto que se ha cambiado rango de focal por luminosidad, manteniendo similar la nitidez:

 

El flare y aberraciones cromáticas, un punto algo problemático en las dos primeras RX100, se revela aquí quizás más contenido, impresión que hemos obtenido del hecho de que nos ha costado algo más ‘forzar’ estos efectos para mostrarlos. Aunque, cuando encuentras el punto, aparecen con rotundidad:

 

La incorporación de nuevo del flash integrado nos ha llevado a probar de nuevo el efecto de los ojo rojos, que, como es de esperar, no se manifiestan de forma apreciable.

 

 

Vídeo

Las funcionalidades de la Sony Cyber-shot DSC-RX100 III en el apartado vídeo representan un avance incremental e cuanto a los fps que soporta el modo full HD. De todas formas, hoy en día el gran salto lo representan la resolución 4K, que es un apartando donde no se aventura la tercera generación de la familia RX100 (ni lo hizo tampoco la RX10).

 

Conectividad Wi-Fi

La funcionalidad wi-fi de la Sony Cyber-shot DSC-RX100 III se parece sobre todo a su ‘prima’ la RX10 por lo que merece la pena revisar este apartado en el análisis que de esta cámara hicimos en Teknófilo.

Nos sigue gustando el botón que permite compartir una foto que estamos viendo con el móvil, para poderla a partir de ahí compartir en redes sociales, mandar por Whatsapp, etc.

Sony Cyber-shot DSC-RX100 III

 

Por variar, en esta ocasión probamos la funcionalidad de poder ver una foto en una smart TV y debemos decir que la conexión fue muy sencilla, aun no siendo un televisor Sony.

Sony Cyber-shot DSC-RX100 III

 

De todas formas, sigue siendo más práctica y rápida la conexión vía cable, aunque esta funcionalidad permite no estar pendiente de tener este elemento a mano para poder mostrar una foto.

 

Galería de imágenes

 

 

Precio

La Sony Cyber-shot DSC-RX100 III se encuentra actualmente por  EUR 644,35 en Amazon España.

Este es un precio netamente superior al de sus antecesoras. La adición del visor es una novedad muy bienvenida pero no tenemos claro si justifica el aumento de precio, juicio que corresponderá al consumidor dependiendo de sus circunstancias personales, y que tendrá que valorar también si el nuevo zoom responde mejor a sus preferencias.

 

 

Conclusiones

La tercera generación de la Sony Cyber-shot DSC-RX100, en esta ocasión con el sufijo III continúa puliendo los detalles que los exigentes consumidores le demandan en cada nueva encarnación.

En esta ocasión el foco se ha puesto en el visor electrónico, requisito necesario para que una cámara hoy en día sea ‘tomada en serio’. Y hay que decir que Sony lo ha resuelto con nota. Sin apenas variar el tamaño de la cámara, han conseguido introducir un visor de muy buena calidad y muy usable en la práctica.

El otro gran cambio lo encontramos en el objetivo zoom, que ha ganado en luminosidad (f4.9 a f2.8 en tele), ha aumentado ligeramente su capacidad angular (de 28 a 24mm equivalentes) pero por contra ha perdido alcance en la posición ‘tele’ (de 100 a 70mm). En este apartado no tenemos clara nuestra preferencia y dependerá de los usos que se le den a la cámara. Para fotografía ‘social’, de interiores con poca luz, retratos…está claro que se trata de una mejora. Pero para el que busca la polivalencia de una cámara más de viaje, el tele puede quedar corto.

Y en el resto de apartados las novedades son más ligeras, evolución de los menús, alguna opción más en vídeo, vuelve el flash incorporado,…pero poco sustanciales como para justificar un cambio de equipo.

En definitiva, la Sony Cyber-shot DSC-RX100 III sigue puliendo sus (pocas) aristas y se acerca al ideal de cámara de bolsillo ‘perfecta’…eso sí, la perfección hay que pagarla. ¿le podríamos pedir algo más? Pues a este concepto de cámara muy poco…alguno seguirá reclamando una pantalla táctil (útil en alguna ocasión pero no como sustituta de botón físico, en nuestra opinión), podría incorporar un GPS (aunque no es una cámara de acción),…y poco más le pediríamos ya.

Otra cosa es nuestra reivindicación, ya desde el primer modelo, de tener un cuerpo ligeramente mayor, quizás con algún control directo, que permita un mejor agarre de a la cámara y una mejor operación. También debería poder albergar un objetivo algo mayor, con el que conjugar luminosidad con un rango más versátil (24-140, por ejemplo…).

Sony ya respondió en parte a estos anhelos con la RX10, pero en lo que estamos pensando es en una cámara mucho más ligera, que quizás no quepa en un bolsillo de pantalón pero sí en una chaqueta (la RX10 está más cercano a las réflex en este apartado, necesita una bolsa adicional).

En resumen, la RX100 III continua en lo más alto del podio de las cámaras compactas de bolsillo, aunque cada vez nos resulta más caro acceder a esa posición de privilegio.

Lo mejor

  • Rendimiento en sensibilidad parecido a la RX100 II manteniendo la ISO base de la RX100
  • Inclusión de un muy buen visor electrónico manteniendo el tamaño
  • Nuevo objetivo muy luminoso en todo el rango
  • Vídeo de gran calidad que se continúa actualizando

Lo peor

  • Aunque la ergonomía mejora con el visor, el tamaño sigue impidiendo un mejor agarre e inclusión de algún botón auxiliar. La pantalla sigue sin ser táctil.
  • Zoom de rango corto
  • La batería se resiente con el uso del visor electrónico
  • Diferencia sustancial de precio con sus antecesoras