DESTACADO


¡SORTEOS! Sorteamos un Samsung Galaxy A5 (2016) + SIM Freedompop 4GB/mes [Participar]

Pentax MX-1: Análisis y prueba a fondo

Pentax MX-1Pentax ya tiene muchas cámaras compactas acumuladas en su catálogo: pequeñas, personalizables, algunas con superzoom, algunas bridge, y una línea de compactas ‘todo terreno’, la familia W, en continua evolución desde 2005.

Pero en esta gama compacta nunca se había hecho un énfasis especial en la calidad de imagen sino que se buscaba distinguirse por el aspecto exterior, relación calidad-precio, o por funcionalidades poco explotadas por otras marcas. Este era el caso de las mencionadas W, cuando pocas marcas apostaban por cámaras sumergibles sin carcasa.

Con la Pentax MX-1, la marca japonesa recientemente fusionada con Ricoh entra de lleno en el concurrido segmento de las cámaras compactas premium, que como explicamos en nuestro análisis de la Samsung EX2F, tiene como sus principales características la calidad de imagen y las prestaciones por encima del resto de categorías de compactas.

Hemos tenido la oportunidad de probar la Pentax MX-1 durante unas semanas y a continuación os presentamos nuestras conclusiones.

 

Características principales de la cámara

IMG_0542Pentax ha elegido rendir homenaje a una de sus cámaras más clásicas, la MX, una réflex totalmente manual muy apreciada por su excelente visor y su tamaño compacto.

Como vemos en las imágenes,  la MX negra y plata (hay una versión totalmente negra) guarda cierta similitud con la clásica de Pentax, aunque se trate más bien de cierto aire de familia solamente.

Las características principales de la cámara son:

  • Objetivo equivalente a un 28-112 mm con aperturas f1.8-2.5 con estabilización por desplazamiento del sensor
  • Sensor CMOS retroiluminado de 12 megapíxeles tipo 1/1.7”
  • Pantalla de 3” y 920.000 píxeles, abatible.
  • Rango de sensibilidad de 100 a 12800 ISO
  • Grabación de imágenes en jpeg y RAW (formato DNG).
  • Grabación de video Full HD (1080p) a 30fps
  • Superficie superior de latón que ‘envejece’ con el uso

 

Aspecto exterior

IMG_0533

Como hemos comentado en la introducción, la Pentax MX-1 rinde homenaje a su ‘antepasada’, la Pentax MX. Esto condiciona en parte su aspecto exterior y algunos de los elementos presentes en su diseño.

Uno de estos elementos de diseño es la superficie superior en latón (brass). Como se encarga de publicitar la propia marca, este elemento envejece con el uso como lo hacían las cámaras clásicas. aquí vemos una foto que podemos encontrar en la página de Pentax España correspondiente a la Pentax MX-1

Pentax MX-1

El plástico negro inferior es de tacto muy agradable y facilita el agarre de la máquina. A pesar de que el diseño también impone la ausencia de un saliente (grip), la cámara se sujeta bien gracias a su grosor.

IMG_0580

Al contrario de otras marcas, Pentax no ha optado por incluir un anillo alrededor del objetivo, a pesar de que hay espacio de sobra en él, y se ha conformado con incluir un plástico de tacto algo mejorable. Una lástima porque hubiese mejorado las alternativas para el manejo de la máquina.

En la parte superior derecha encontramos el botón de encendido, un discreto botón rojo con el siempre útil acceso directo a la grabación de vídeo, un dial de compensación de la exposición y el dial principal del modo de exposición. Este dial es de un tipo de plástico similar al que rodea el objetivo y transmite cierta sensación de fragilidad que no acaba de estar acorde con el diseño general de la cámara.

IMG_0537

La parte superior izquierda contiene el flash que debe ser levantado manualmente con una pequeña palanca y se baja con el dedo. A pesar de que parece haber espacio suficiente, se ha optado por no incluir una zapata para un flash externo y por tanto tampoco hay opción de visor externo.

IMG_0540

En la parte posterior se encuentran la mayoría de los controles de la máquina. Por una parte una rueda que permite cambiar parámetros como la apertura y velocidad de obturación en los modos PASM, o hacer zoom. La funcionalidad es similar a la de las hermanas mayores de la MX-1, en el sector réflex.

Pentax MX-1

Justo debajo tenemos un botón que permite bloquear la exposición y cambiar la funcionalidad de la rueda mencionada entre velocidad y apertura.

Bajo ese botón está el conocido (entre los pentaxeros) botón verde, que en este caso sirve también como botón de borrado. El botón verde permite revertir los ajustes a una serie de parámetros predetermidados (ISO automático, exposición multisegmento, …).

Más abajo está el botón de reproducción y a la derecha de estos dos botones el clásico control de cuatro direcciones, con el botón OK central. En el caso de la Pentax MX-1 los controles son:

  • Arriba: Modos de disparo (continuo, autodisparador,…)
  • Abajo: ISO
  • Derecha: Modos de enfoque (macro, infinito, autofoco)
  • Izquierda: modos de flash

Los últimos botones de la parte inferior son el botón INFO y el botón MENU. El primero viene a ser el equivalente al botón Fn o Func de otros fabricantes y el segundo conduce al menú principal, como veremos en detalle en la sección del sistema de menús.

La parte derecha de la cámara aloja los conectores USB y HDMI y la parte inferior la tapa de batería/tarjeta y rosca para flash.

IMG_0535

 

Ergonomía

Si bien Pentax ha perdido una gran ocasión de incluir alguna funcionalidad al anillo exterior del objetivo (lo que todavía la acercaría más a la MX original con los objetivos con anillo de apertura), hay que decir que el acceso a las funcionalidades de la cámara es muy correcto. En esto la marca ha sabido llevar el bagaje de las réflex, que siempre han sido conocidas por su buen estudio ergonómico, a esta compacta avanzada.

Mención aparte merece la pantalla. Hemos de clarificar que tenemos debilidad por las pantallas articuladas y, en especial, por la abatibles como la de la Pentax MX-1.

Pentax MX-1

Esto es debido a que, la presencia de una pantalla de este tipo, a parte de permitir disparar desde posiciones inusuales (puntos de vista altos, a ras de suelo, a la altura de niños), permiten a su vez componer desde posiciones más próximas al cuerpo y, por tanto, más estables. Esto es útil tanto en la composición de fotografías como en la grabación de vídeos.

Dentro de las pantallas móviles está también a pantalla articulada, como la que vimos en la Samsung EX2F, que permite más movilidad que la pantalla abatible de la Pentax MX-1 pero que tiene el inconveniente de tener que ser desplegada para poder adoptar una ángulo de visión distinto del habitual. Este movimiento es mucho más rápido en las abatibles, en las que se evita el plegado/desplegado.

Por otra parte la resolución de la pantalla es muy evidente. Cuando se cambia desde otras cámaras con menor resolución las imágenes aparecen en la Pentax MX-1 con una nitidez que sorprende.

A nuestro juicio, por tanto, la pantalla es uno de los puntos fuertes de la cámara sin duda que hacen la experiencia de uso más gratificante. Su único punto negativo es que rompe un poco la estética ‘retro’ de la cámara al sobresalir un poco del conjunto.

Otra sorpresa agradable es la presencia no de uno sino de dos sensores de nivel, uno para el horizonte y el otro para el eje paralelo, que nos dice si la cámara esta balanceada hacia adelante o hacia atrás.

Pentax MX-1
Indicadores de nivel en la parte superior derecha de la pantalla

Cada vez más cámaras incorporan el nivel horizontal pero el vertical es más raro de encontrar, y tiene su importancia para evitar efectos de perspectiva como las horizontales convergentes. En el uso normal es quizás algo ‘estresante’ el intentar cuadrar los dos niveles, pero lo hemos encontrado muy útil junto a un trípode.

En el aspecto negativo, hablando de ergonomía, situamos la pocas opciones de personalizar los botones para ajustarlos al gusto del usuario. También hay que acostumbrarse a la presencia de la tapa del objetivo, que si no se retira, impide el correcto encendido de la cámara. Por suerte si sólo se quiere revisar fotos, la cámara se puede encender manteniendo pulsado el botón de reproducción (como por cierto hacen la mayoría delas cámaras actualmente).

 

Reactividad y autonomía

Los tiempos de encendido y apagado de la Pentax MX-1 son buenos… ¡si recordamos quitar la tapa! Si no, como hemos comentado, la cámara se quejará y se quedará bloqueada.

La autonomía, sin ser de las peores que hemos probado, no es tampoco estelar. La batería empezaba a flojear en torno a los 250 disparos en nuestras pruebas.

El enfoque automático, para sujetos estáticos, funciona sin demasiados problemas incluso en condiciones de poca luz, donde se defiende bastante bien. El enfoque de sujetos móviles no acaba de convencer salvo el seguimiento de caras cuando éstas son identificadas claramente.

El enfoque manual no tiene ayudas salvo una escala de distancia a la izquierda de la imagen. En general no consideramos que estas cámaras sean demasiado indicadas para este tipo de enfoque y la Pentax MX-1 no es una excepción.

La cámara cuenta con dos modos de enfoque macro: uno a 3 cm y otro a 1 cm, que permite obtener resultados bastante espectaculares ya que permite acercarse al objeto hasta prácticamente tocarlo. Los amantes de este tipo de fotografía encontrarán un aliciente en este modo de enfoque.

 

Sistema de menús

La Pentax MX-1 hereda algunos de las características del sistema de menús de sus hermanas mayores en el segmento de las cámaras reflex digitales. Una característica curiosa es que el aspecto general de los iconos es…’anticuado’ por decirlo de alguna manera. Esto no tiene ninguna incidencia en la práctica, pero resulta algo extraño, sobre todo teniendo en cuenta que el sistema de otras cámaras de la marca no da esta sensación. Quizás sea una elección para ir acorde con el aspecto ‘retro’ de la cámara… ya se sabe que en algunos aspectos el gusto de los japoneses está lejos del occidental.

El manejo de la Pentax MX-1 se basa principalmente en los cuatro botones traseros y en el botón Info, desde el que se tiene una visión general de los ajustes principales de la cámara, además del dial de modo de disparo.

Por supuesto, contamos con el menú principal, en el que además de acceder a los reglajes a los que se puede acceder de forma directa por el menú Info o por botones de acceso directo, podemos entrar en una serie de ajustes más finos del comportamiento de la cámara.

Pentax MX-1

El dial de modos de disparo contiene los típicos modos P,Av,Tv,M, más un modo USER programable por los usuarios, un modo dedicado al HDR y el modo SCN con los ajustes preparados para determinadas situaciones (retrato, flores, paisaje, panorámicas, … hasta 21).

Además de estos existe un modo verde que es un modo totalmente automático con menos opciones que el modo P y un modo AUTOPIC que lo que hace es escoger uno de los modos de SCN dependiendo de la escena que la cámara piensa que se está retratando.

Una funcionalidad que nos ha gustado siempre en las cámaras réflex Pentax y que hemos visto aquí implementada también es el llamado hiperprograma, que consiste en permitir que en el modo P se puedan cambiar la apertura o la velocidad de obturación, por lo que eso como si la cámara pasara a modo Av o Tv. Si se quiere volver al modo P, basta con pulsar el botón verde y los ajustes volverán a los recomendados por el programa. Ciertamente, en una réflex es más útil porque el rango de aperturas es mayor, pero puede ir bien cuando queremos realizar algún ajuste de los programas sugeridos por la cámara.

El menú Info, puede llegar a permitir el ajuste de hasta 15 parámetros.

Pentax MX-1

  • Tono de la imagen: que puede ser el brillante (por defecto), neutro, vibrante, película negativa y monocromo.
  • Balance de blancos: con los ajustes típicos. En este sentido resaltar que la cámara permite un ajuste fino en el balance de blancos por luz de tungsteno, y que el que viene por defecto nos pareció insuficiente y preferimos el más fuerte.
  • Medición de luz: evaluativa, ponderada al centro, puntual.
  • Corrección del rango dinámico, que puede ser automática o forzada o desactivada.
  • Corrección de sombras, que puede ser activada o desactivada.
  • Filtro de densidad neutra, que además de estar activado o desactivado puede estar en modo automático, lo que nos parece una gran idea. Si la cámara detecta que hay demasiada luz para poder aplicar la apertura que le pedimos (es decir, no puede disparar con la rapidez requerida) el filtro se activa automáticamente y supone entre 2 y 3 pasos de luz.
  • Ajuste del AF, donde se escoge entre automático, puntual, seguimiento de sujeto y punto seleccionado.
  • Tipo de AF: que puede ser simple (AF.S) o continuo (AF.C).
  • Rejilla de pantalla: donde podemos seleccionar distintos tipos de rejilla (apagada, 3×3, 8×6 y escala)
  • Histograma: visualización o no del mismo.
  • Proporción de imagen: la proporción ‘nativa’ es 4:3 y se puede escoger además entre 16:9, 3:2 y 1:1
  • Tamaño de la imagen: que parte de los 12 mpix del sensor y desciende hasta 2 mpix dependiendo del la proporción.
  • Tipo de salida: jpeg, RAW o RAW + jpeg
  • Calidad de imagen: que puede ser normal o fina dependiendo de la compresión
  • Estabilización de imagen, que puede estar desactivada, por movimiento del sensor y dual (movimiento del sensor y electrónica).

Estas opciones cambian ligeramente en el modo de película, ya que se incluyen opciones como la reducción de viento y la calidad del vídeo grabado.

Además, hay otros ajustes básicos que se realizan con los cuatro botones alrededor del OK de la parte trasera:

  • Modos de disparo (simple, continuo bajo y alto, autodisparador con diversas opciones de retardo y disparo con mando a distancia)
  • ISO: que permite ajustar de forma sencilla el límite superior del modo automático o fijar una sensibilidad determinada
  • Modos de enfoque (además del AF ‘normal’ está el macro, con los dos ajustes comentados, infinito, hiperfocal y enfoque manual).
  • Modos de flash, con diversas opciones de ojos rojos, sincronización lenta e incluso ajuste a la segunda cortinilla para dejar un rastro con objetos en movimiento.

Aunque hay alguna redundancia entre el menú INFO y el menú principal, nos parece que los principales ajustes de la cámara están accesibles de forma rápida e intuitiva.

 

Efectos digitales

La Pentax MX-1 ofrece muchas posibilidades de postproceso de las imágenes, incluyendo efectos digitales y procesado de imágenes RAW a jpeg. De todas formas, nos hubiese gustado que algunos de estos efectos (por ejemplo el ojo de pez) estuviesen disponibles en modo disparo, es decir, que la foto se pudiese componer viendo ya por el visor el efecto final de la imagen.

Uno de estos efectos es el modo panorámico. Aquí la Pentax queda a medio camino entre el modelo Canon PowerShot S110, que ofrece asistencia en la composición pero luego requiere de software, y las Samsung EX2F o las Sony NEX, que realizan la composición en la propia cámara simplemente moviéndola mientras se mantiene pulsado el disparador. La Pentax por tanto asiste en la composición y luego junta las tomas en la propia cámara. Nosotros preferimos el método totalmente automático porque, aunque haya asistencia, se hace complicado el ser preciso en el LCD y los sistemas de Samsung y Sony funcionan bastante bien en la práctica. A continuación mostramos un ejemplo:

IMGP0026-pan

Otra funcionalidad de la Pentax MX-1 es un modo angular digital (digital wide), que permite aumentar el campo de visión aunque la imagen pierde en resolución (se queda en 5mpix):

Pentax MX-1
Foto con ‘digital wide’
Pentax MX-1
Foto sin ‘digital wide’

 

La Pentax MX-1 otorga una especial relevancia al modo HDR, dándole un espacio dedicado en el dial de modo de disparo. Al disparar la cámara toma varios disparos de forma bastante rápida (no lo parece) y los procesa en una. Hay tres niveles de proceso, el primero puede ser escaso a en ocasiones y el tercero muy exagerado como vemos en la muestra. En todo caso, aplaudimos la decisión de situar este ajuste tan a mano.

 

La Pentax MX-1 cuenta también con dos opciones para trabajar con el rango dinámico: la corrección de rango dinámico y la corrección de sombras. Hemos hecho bastantes pruebas y la verdad es que en muchas ocasiones el efecto es bastante sutil y cuesta distinguirlo. En el caso de forzar los efectos (on) lo que hacemos también es que la cámara aumente el ISO mínimo al doble con lo que se previene en parte la pérdida de detalle en los extremos del rango al disminuir el contraste. Por ello lo que hemos encontrado más práctico es dejar el DR en auto y que sea la cámara la que decida si vale la pena activarlo y el reductor de sombras en off y cambiarlo sólo si la escena lo demanda.

 

Calidad de imagen

El sensor de la Pentax MX-1 tiene el mismo tamaño que el de la Samsung EX2F y las Canon PowerShot S110, por lo que las reflexiones que hacíamos en nuestro análisis de la Samsung EX2F comparando los diferentes tamaños de sensor son validos para la Pentax MX-1.

La mismas reflexiones valen también respecto al avance que se ha producido en los últimos años en este tipo de sensores. En el caso de la Pentax MX-1 nos ha sorprendido especialmente cuando hemos utilizado su magnífico modo macro 1cm. De hecho, es en los primeros planos donde sacaremos el máximo rendimiento de estos sensores ya que en las escenas en gran angular el detalle que se puede obtener es mucho menor.

Hay que recordar que la Pentax puede disparar en formato RAW (formato Adobe DNG), para los que buscan el mayor control del resultado final, aunque la cámara ‘sufre’ algo en la escritura a la tarjeta ralentizando un poco el tiempo entre tomas. De hecho, hasta disparando en jpg podemos ver de vez en cuando el mensaje ‘escribiendo en la tarjeta’, pero en este caso no llega a ser obtrusivo.

Hemos observado que en algunas situaciones la cámara tiene tendencia a subexponer. Este comportamiento es bastante común en Pentax, que tiende a ser conservadora y a evitar que se quemen las luces altas.

 

Calidad de imagen: ruido

El sensor de la Pentax MX-1 soporta bien sensibilidades de hasta 800 ISO. A partir de ahí los efectos del ruido ya son bastante evidentes y en escenas poco iluminadas (donde son más necesarias) hay que manejar con cuidado las altas sensibilidades:

Pentax MX-1

 

Calidad de imagen: objetivo

El objetivo es uno de los puntos fuertes de la Pentax MX-1. Por una parte su rango (28-112 equivalente) que cubre la mayoría de las necesidades de las situaciones más corrientes. Y por otra se encuentra la luminosidad del objetivo: 1.8 a 28mm que se queda en 2.5 en la focal más larga. Aunque, como hemos visto, la sensibilidad ‘útil’ puede quedar por debajo de otros de su segmento, ésto queda compensado con la luminosidad, sobre todo al final del rango del zoom, donde otras cámaras ofrecen aperturas de entre f5 y f6.

Respecto a su comportamiento, en cuanto a la nitidez hemos observado mucha homogeneidad entre el centro y las esquinas en el gran angular. En la posición tele se observa cierta pérdida de nitidez en las esquinas en la apertura máxima (2.5), pero que difícilmente tendrá incidencia salvo que queramos ampliar mucho esa zona.

En la siguiente imagen podemos ver el detalle de la esquina superior derecha de una imagen tomada a f2.5 y a f4 en la focal 112mm:

Pentax MX-1
f2.5 vs f4 @ 112mm

Por otra parte la distorsión es importante en el extremo angular, pero existe una opción de corrección automática, activada por defecto, que como podemos ver en las imágenes adjuntas minimiza mucho este efecto:

 

Como ocurre en este tipo de objetivos, la imagen final presenta en ocasiones aberraciones cromáticas y es más proclive al ‘flare’ que en sistemas de mayores dimensiones.

La Pentax MX-1 incorpora dos sistemas de estabilización (Shake Reduction – SR en Pentax), uno por movimiento del sensor y uno digital. Hemos probado el primero y como se puede observar los resultados son apreciables:

Pentax MX-1
1 segundo
SR off
Pentax MX-1
1.3 segundos
SR on

 

Calidad de imagen: flash

El flash de la Pentax MX-1 se acciona manualmente y queda en una posición bastante elevada desde el objetivo. El resultado es bastante homogéneo y el efecto de ojos rojos poco pronunciado:

Pentax MX-1

 

Calidad de imagen: video

La Pentax MX-1 es capaz de grabar en resolución full HD hasta 30fps. Hay que tener cuidado cuando se empieza a utilizar la cámara ya que los ajustes por defecto son que no se permita la utilización del autofocus ni del zoom óptico durante la grabación. Estos ajustes se cambian de forma sencilla en el menú.

El tamaño de la cámara y sobre todo, la pantalla abatible, favorecen la grabación y los resultados son de una calidad muy aceptable. Eso sí, hay pocas posibilidades de cambiar los parámetros de exposición por lo que no se trata de una cámara para fanáticos del video.

A continuación adjuntamos un vídeo de ejemplo tomado por la Pentax MX-1 a la máxima resolución:

También existe una opción que imita el ‘stop-motion’ (video formado por la unión de muchas instantáneas) y una opción de cámara lenta aunque con limitaciones en resolución y duración.

 

Galería de fotos

 

Precio

La Pentax MX-1 se vende en Amazon España por -, que es un precio en el límite de la competitividad con la variada oferta que existe en el segmento. Suponemos que con el paso del tiempo podrá ir ajustándose algo más.

 

Conclusiones

La MX-1 es la primera incursión de Pentax en el segmento de compactas premium y eso se nota en ciertos aspectos, aunque no en dos de los que más cuida la marca en sus cámaras réflex: calidad de imagen y facilidad de uso.

Para el primer aspecto Pentax ha confiado en una pareja de sensor / objetivo de probada eficacia (se parecen sospechosamente al los de la Olympus Stylus XZ-2) y con su buena labor con los sensores Sony en la gama réflex ya han demostrado que le saben sacar un gran partido a la buena materia prima.

Respecto a la ergonomía, el sistema de menús de la Pentax MX-1 está bien optimizado y el botón Info es una buena implantación para poder acceder de forma rápida y visual a los principales ajustes. Eso sí, la guinda hubiese sido la inclusión de un anillo de objetivo con funciones programables, que la inspiración retro de la cámara pide a gritos.

La pantalla LCD merece una mención aparte. si bien en un primer momento puede decepcionar un poco la discutible integración estética en el conjunto, su gran definición y la posibilidad de abatirla son absolutamente clave en la experiencia de uso de la Pentax MX-1.

Y esta es la parte que nos gustaría destacar más en la conclusión. La Pentax MX-1 tiene defectos, sin duda: se podían haber incluido algunas funcionalidades más, o bajar algo el precio… pero lo fundamental es que hemos disfrutado mucho haciendo fotos con ella, hasta el punto de lamentar tener que devolverla, y eso es una de las mayores alabanzas que se pueden hacer a una cámara.

Lo mejor

  • Pantalla abatible y de gran definición
  • Facilidad de uso
  • Calidad de la lente y el sensor que resultan en una buena calidad de imagen
  • Funcionalidades heredadas de la gama refles (ej. ‘hiperprograma’)
  • Look ‘retro’ homenaje a la Pentax MX (aunque es cuestión de gustos)

Lo peor

  • Aspecto ‘retro’ no totalmente logrado (integración de la pantalla, algunos materiales)
  • Ligera tendencia a subexponer (un clásico en Pentax)
  • Duración de la batería justa
  • Ausencia de zapata de flash / visor y de anillo de objetivo
  • Precio de salida algo elevado respecto a la competencia

Nota: La cámara Pentax MX-1 ha sido cedida amablemente por Pentax España para la elaboración de este análisis.

Quizás te interese

Analisis Samsung Galaxy S4 Zoom

Análisis del Samsung Galaxy S4 Zoom y opinión

No es la primera vez que Samsung nos sorprende productos fuera de lo habitual. En …

  • alfred

    La MX-1 es la mejor cámara compacta que he tenido hasta el momento. Como bien dicen, es un placer tomar fotos con ella. Con decirles que vengo tomando más fotos con la mx-1 que con la Nikon d7100… creo que con eso les digo todo 😉 Saludos!

  • Leo

    Excelente análisis. De lo mejor que he visto en la red. Sin duda, dentro de su categoría una gran cámara y una gran desconocida.