Análisis de la cámara del Samsung Galaxy S9+ y comparativa con sus principales rivales

Samsung ha puesto un gran foco en la cámara de su nuevo buque insignia, que según ha compañía ha sido “reimaginada” para ofrecer funciones nunca vistas antes en un smartphone. Esto es especialmente cierto en el caso del Galaxy S9+ que, a diferencia de su hermano pequeño Galaxy S9, llega con una doble cámara trasera.

En particular, el Samsung Galaxy S9+ posee dos cámaras traseras, una gran angular (77º) y otra teleobjetivo (45º) que nos ofrece la posibilidad de acercarnos a objetos sin pérdida de calidad gracias a su zoom óptico 2X.

La cámara gran angular tiene un sensor con un tamaño 1/2.55” y una lente con apertura dual de la que hablaremosa continuación, mientras que la cámara teleobjetivo posee un sensor más pequeño, con tamaño de 1/3.6”, y una lente menos luminosa, con apertura f/2.4.

La mayor novedad se encuentra en la apertura de la lente gran angular, que puede ser ajustada a f/1.5 o f/2.4, algo que no se ha visto en ninguna otra marca. Es importante notar que la lente puede conmutar entre ambas aperturas, pero no se puede escoger un valor intermedio.

Así conmuta la cámara principal entre las dos aperturas de lente

 

La lente con apertura f/1.5 está indicada para tomar fotografías con poca luz, ya que su gran apertura deja pasar mucha luz y, de esta forma, se reduce la cantidad de ruido producida por el uso de altos niveles de sensibilidad (ISO). La lente con apertura f/2.4 está pensada para tomar fotografías con buena iluminación.

Por suerte, el usuario no tiene que preocuparse de nada sino que es el propio software de la cámara el que escoge la apertura más adecuada en función de las condiciones de luz en el modo Automático. En el modo Pro, podemos seleccionar una de las dos aperturas manualmente.

A continuación podemos ver la misma escena capturada con f/1.5 y f/2.4. Como es lógico, la imagen con apertura f/1.5 presenta menos ruido que la tomada con apertura f/2.4 y, por ello, esta es la apertura elegida por la cámara al tomar esta fotografía en modo automático.

 

Ahora bien, en condiciones de buena luz, no he notado apenas diferencia entre la calidad obtenida por ambas lentes f/1.5 y f/2.4 — salvo la diferencia obvia de profundidad de campo al tomar fotografías a objetos cercanos. En mi opinión, Samsung podría haber optado por una única apertura de f1.5.

La segunda cámara tiene una lente teleobjetivo y, por tanto, permite tomar fotografías con zoom óptico 2X, lo que permite acercarnos a objetos lejanos sin perder calidad. Esto puede resultar muy útil para aquellas ocasiones en las que queremos centrar la atención sobre un elemento en particular.

A continuación, podemos ver una misma escena tomada con ambas cámaras desde el mismo lugar. Mientras que la primera fotografía muestra la calle completa, en la segunda hemos conseguido centrar la atención en la zona de farolillos, que es la más interesante.

Además, al utilizar la lente teleobjetivo conseguimos reducir la distorsión de perspectiva que se produce en los extremos al tomar una fotografía con gran angular, por lo que el resultado es mejor que si nos acercásemos y disparásemos con la cámara principal. El único inconveniente es que la cámara teleobjetivo es menos luminosa y, por la noche, la calidad de la imagen disminuye.

 

La presencia de dos cámaras también ayuda al Galaxy S9+ tomar fotografías con “enfoque dinámico”, es decir, detectando la profundidad de los objetos y reduciendo mediante software la profundidad de campo para conseguir el deseado efecto bokeh (fondo difuminado) en los retratos.

A continuación podemos ver un ejemplo de una fotografía tomada con enfoque dinámico. Como podemos apreciar, el Galaxy S9+ hace un buen trabajo a la hora de separar a la persona del fondo de la imagen, aunque el pelo siempre presenta dificultades.

» Fotografías originales: Normal y Enfoque dinámico

 

Samsung ha puesto un gran foco en mejorar la calidad de la imagen en condiciones de poca luz, y ahora incorpora un sistema de reducción de ruido multiframe que combina hasta 12 capturas para ofrecer una imagen con menos ruido.

El resultado, como se puede apreciar en la siguientes imágenes, es excelente. El ruido es contenido incluso en las zonas muy oscuras, como el cielo de la segunda fotografía, donde no encontramos el habitual “grano” producido por otras cámaras.

En la tercera fotografía también llama la atención cómo el Galaxy S9+ ha conseguido exponer adecuadamente la imagen para que las lámparas iluminadas no se vean quemadas pero, a la vez, las zonas oscuras retengan detalle y no sean una mancha negra.

 

Samsung ha dotado al Samsung Galaxy S9+ de un modo de cámara super-lenta, que es capaz de capturar 0,2 segundos a 960 fps, lo cual se traduce en aproximadamente 6 segundos de vídeo al reproducirse a 30 fps. En un mismo vídeo podemos capturar varios fragmentos a cámara lenta, aunque la duración máxima de cada uno son 0,2 segundos.

En este modo de grabación, la resolución está limitada a 720p, por lo que en este aspecto los recién anunciados Sony Xperia XZ2 y XZ2 Compact llevan la delantera al ser capaces de grabar a 960 fps en resolución 1080p.

A los vídeos en cámara lenta se les puede añadir música, tanto una de las melodías pre-cargadas por Samsung como una de nuestra propia lista. También es posible crear GIF animados con tres tipos de bucles — marcha atrás, hacia delante o movimiento — e incluso utilizar un vídeo a cámara lenta en la pantalla de bloqueo.

 

El principal problema de la captura en cámara super-lenta es la dificultad de acertar con el momento exacto ya que solamente se graban 0,2 segundos. Samsung ha incorporado un sistema que detecta automáticamente el movimiento en un recuadro y comienza a grabar pero, en mis pruebas, he tenido que repetir en numerosas ocasiones la grabación hasta capturar el instante adecuado.

A continuación podemos ver un vídeo capturar a cámara super-lenta. Para conseguir capturar el momento exacto, tuvimos que repetir la prueba tantas veces que a nuestra compañera Sonia se le puso mal cuerpo de dar tantas vueltas.

Otra de las novedades de la cámara del Samsung Galaxy S9 es el modo Emoji de AR, que permite crear un avatar animado inspirado en nuestro rostro al que podemos dar vida mediante nuestra voz y movimientos faciales. Es una funcionalidad similar a los Animoji del iPhone X pero con algunas mejoras interesantes.

El proceso de creación del avatar o, como le llama Samsung, del emoji, es muy sencillo ya que basta con tomarse un selfie y dejar al teléfono trabajar durante unos segundos. El resultado es un emoji que, supuestamente, se parece a nosotros y que, además, puede ser personalizado cambiando el tipo y color de pelo, modificando la ropa y añadiendo accesorios.

Samsung ha hecho un trabajo bastante bueno a la hora de crear los Emoji y, en mi caso particular, debo admitir que se parece bastante. En el caso de nuestra compañera Sonia, el parecido es menor ya que no hay un estilo de peinado parecido, por lo que al final parece que es cuestión de suerte.

Una vez que tenemos creado nuestro emoji, Samsung crea automáticamente 18 stickers que podemos utilizar en aplicaciones de mensajería (por ejemplo WhatsApp), redes sociales o donde queramos ya que son GIFs animados convencionales.

 

Utilizando la app de cámara, podemos grabar vídeos de nuestro emoji pronunciando nuestras palabras e imitando nuestros gestos faciales. En mis pruebas, el seguimiento de los movimientos de la cara presenta algunas dificultades ya que es necesario exagerar los gestos para que el Galaxy S9+ los reconozca.

 

Samsung ha anunciado que, en un futuro, será posible descargar Emojis de Disney y Pixar para animar con nuestros movimientos faciales algunos personajes populares como Mickey Mouse o Los Increíbles.

El Samsung Galaxy S9+ también permite aplicar filtros de Realidad Aumentada al estilo de Snapchat, añadiendo accesorios y otros elementos a nuestro rostro.

 

En caso de que seas de esas personas que publican en redes sociales lo que comen (¡uf!), te alegrará saber que Samsung incorpora un modo comida, que incrementa la saturación y crea un efecto de desenfoque para hacer más apetecibles nuestras capturas.

 

Centrándonos en la calidad de la fotografía, a continuación vamos a comparar un par de imágenes captadas por el Samsung Galaxy S9+ con las mismas imágenes capturadas por algunos de los mejores smartphones del momento: HTC U11 Plus, Huawei Mate 10, iPhone X, LG V30, Pixel 2 XL, Samsung Galaxy Note8 y Samsung Galaxy S8+.

En primer lugar, hemos querido comparar la nitidez de la imagen y, para ello, hemos ampliado la misma zona de una imagen capturada a plena luz del día (aunque era un día nublado)

El Samsung Galaxy S9+ ofrece una imagen nítida, similar a la de otros teléfonos de gama alta que cuentan con sensores de resolución similar y también de aquellos con resolución superior, como el Huawei Mate 10.

La reproducción de colores del Samsung Galaxy S9+ es buena, y las fotografías muestran un colorido vivo y fiel a la realidad.

 

A continuación puedes encontrar las imágenes originales, en caso de que quieras compararlas por ti mismo.

 

Para comprobar el rendimiento de la cámara con poca luz, hemos repetido la misma prueba en una escena nocturna.

La cámara del Samsung Galaxy S9+ ofrece una excelente calidad de imagen, aunque en esta comparativa no se diferencia demasiado de sus antecesores, el Galaxy S8+ o el Galaxy Note8.

La aproximación del Pixel 2 XL con la fotografía nocturna es algo diferente a la de Samsung, ya que el teléfono Google no aplica una reducción de ruido tan agresiva, preservando algo más de detalle a costa de un mayor nivel de grano.

El tratamiento del color también es diferente, y el Pixel 2 XL refleja mejor los colores reales, como se puede apreciar en los tonos azul y rojo del cartel del metro. Lo mismo ocurre con el iPhone X, que aplica una reducción de ruido menos agresiva pero capta los colores con mayor realismo.

El LG V30 vuelve a sorprendernos con una imagen muy limpia aunque la mayor distancia focal de la lente (la cámara principal es más “zoom” que las del resto de smartphones) estándar juega a su favor en esta comparativa en la que hemos recortado una zona de la imagen.

En cuanto al Huawei Mate 10, la imagen ha quedado algo sub-expuesta y el tratamiento del ruido que hace es algo errático ya que, por ejemplo, la pared de ladrillos presenta zonas muy nítidas y zonas muy borrosas.

El HTC U11+ es el claro perdedor de esta comparativa, con una gran cantidad de ruido que hace casi imposible leer los carteles.

 

A continuación puedes encontrar las imágenes originales, en caso de que quieras compararlas por ti mismo.

 

Aquí podéis ver una galería de fotografías tomadas con el Samsung Galaxy S9+ en tamaño original para que podáis apreciar la calidad de las imágenes en una gran variedad de situaciones.

 

El Samsung Galaxy S9+ es capaz de grabar vídeos en resolución UHD (3840×2160), QHD (2560×1440), Full HD (1920×1080), 18.5:9 (2224×1080),1:1 (1440×1440), HD (1280×720). Además, por primera vez es posible grabar vídeo UHD a 60 fps (así como Full HD a 60 fps).

Durante la grabación en resolución UHD (60 fps), UHD, QHD y FHD (60 fps) no están disponibles las funciones de Rastreo AF y efectos de vídeo. Además, tampoco está disponible la estabilización electrónica de vídeo en las resolución UHD (60 fps) y 1:1.

Los vídeos UHD grabados a 60 fps están codificados con MPEG-4 AVC, con una tasa de bits de unos 72Mbps y sonido estéreo a 48kHz. Es interesante notar que tanto la cámara frontal como la trasera son capaces de grabar vídeo en el formato HEVC (High Efficiency Video Coding), también conocido como H.265.

Se trata de un nuevo formato de compresión de vídeo que consigue que los vídeos ocupen la mitad de tamaño que el formato MPEG-4 AVC, algo que será muy útil para quienes graben vídeo en 4K. El inconveniente es que los vídeos en formato HEVC no pueden ser reproducidos en todos los reproductores, por lo que debes tener cuidado si tienes pensado exportar los vídeos a otros dispositivos.

A continuación, podemos ver un vídeo grabado con resolución UHD@60fps en formato estándar MPEG-4 AVC con el Samsung Galaxy S9+.

 

La cámara frontal posee un sensor de 8MP de tamaño 1/3.6″ con una lente que tiene una apertura f/1.7 y enfoque automático. Al igual que el Galaxy S8, posee una función de flash frontal que ilumina toda la pantalla en un color blanco intenso para iluminar nuestra cámara.

A continuación podéis ver un selfie captado con la cámara del Galaxy S9+, que en general ofrece una buena calidad de imagen.

 

La cámara frontal ofrece un modo Enfoque Selfie que puede difuminar el fondo para producir el efecto bokeh. A continuación podemos ver un ejemplo de selfie tomado con esta funcionalidad donde podemos apreciar que Samsung ha hecho un buen trabajo a la hora de implementar este procesado.

 

La cámara frontal posee un ángulo de visión bastante amplio pero, si quieres incluir a más gente en la fotografía, puedes hacer uso del modo selfie panorámico. Otro aspecto interesante es que la cámara frontal es capaz de grabar vídeos en formato QHD (2.560 x 1.440 píxeles), algo que agradecerán aquellos que acostumbren a grabarse en vídeo.

En definitiva, la cámara del Samsung Galaxy S9+ no decepciona sino que ofrece una calidad de imagen excelente y funcionalidades únicas que la hacen destacar sobre muchos de sus competidores.