Análisis del Honor Play a fondo y opinión


¡Oferta! Auriculares inalámbricos 🎧TaoTronics S60 con cancelación de ruido por 44,99€ con cupón SKBM2TG5 [ Amazon ]

Ir a página

Hardware

El Honor Play llega con un procesador Kirin 970, un chip de 10 nm anunciado por Huawei a finales de 2017 que alimenta el actual smartphone estrella de la compañía, el Huawei P20 Pro.

Hace unos días, Huawei anunció su sucesor, el Kirin 980, que es el primer chip fabricado en 7 nm, pero todavía no hay ningún smartphone en el mercado que lo incorpore. El primero será el Huawei Mate 20 que será anunciado el 16 de octubre.

Volviendo al Kirin 970, su característica más destacada es la presencia de una NPU para tareas de Inteligencia Artificial. La NPU del Kirin 970 ofrece un rendimiento que es 25 veces el de una CPU, con una eficiencia energética 50 veces superior

El Kirin 970 cuenta con cuatro núcleos ARM Cortex A73 de alto rendimiento a 2.4GHz y cuatro núcleos ARM Cortex A53 de alta eficiencia a 1.8GHz. La GPU integrada es Mali G72 en una configuración MP12.

Junto al procesador encontramos 4GB de RAM, que son más que suficientes para poder tener varias aplicaciones abiertas a la vez. Es cierto que hay en el mercado algunos smartphones con 6GB de RAM o incluso más, pero en mi opinión es más una cuestión de marketing que una mejora real para los usuarios ya que en la práctica no hay mucha diferencia.

Huawei ha presentado recientemente una funcionalidad software llamada GPU Turbo que mejora el rendimiento gráfico de sus smartphones. Mientras que el resto de smartphones han recibido esta funcionalidad mediante una actualización de software, el Honor Play llega con GPU Turbo de serie.

GPU Turbo es una mejora software que se sitúa entre una aplicación en concreto y las APIs gráficas de Android, como OpenGL, y los drivers de la GPU. En palabras de Huawei, esta capa consigue mejorar el rendimiento gráfico hasta un 60 por ciento y reducir el consumo de energía en un 30 por ciento.

El secreto de esta tecnología es la creación de un modelo de red neuronal específico para cada juego y dispositivo. Para ello, se analiza el comportamiento del juego durante miles de horas y se crea un modelo que permite anticipar los requerimientos de energía/rendimiento. De esta forma, se consigue optimizar todos los elementos (CPU, GPU y Memoria) para lograr una tasa de FPS elevada y, sobre todo, estable.

Aunque en teoría suena bastante bien, la mala noticia es que GPU Turbo solo entra en funcionamiento en aquellos títulos para los que se ha hecho este trabajo de optimización. Inicialmente, los títulos compatibles son PUBG y un juego chino llamado Mobile Legends: Bang Bang. Con GPU Turbo 2.0, que debutará  junto al Mate 20, se añadirán NBA 2K18, Rules of Survival, Arena of Valor y Vainglory.

El rendimiento gráfico del Honor Play en juegos de última generación es excelente

 

Honor incorpora una herramienta llamada Game Suite que agrupa los juegos en una carpeta y ofrece varias funcionalidades para aumentar el rendimiento de los juegos (a costa de una mayor batería), jugar sin interrupciones (el dispositivo no vibra ni suena, y oculta la mayoría de las notificaciones) y activar 4D smart shock (el dispositivo vibra al ritmo de la acción con determinados títulos compatibles como PUBG).

Otra funcionalidad presente en Honor Play para mejorar la experiencia en juegos es 3D Game Sound, que funciona en títulos como PUBG y emula sonido 3D cuando juegas con auriculares.

A continuación vamos a ver los resultados del teléfono en diversos benchmarks, lo que nos dará una idea de la potencia de este terminal en comparación con otros teléfonos.

Aunque por precio deberíamos comparar el Honor Play con smartphones de gama media, hemos preferido incluirlo en las gráficas de terminales de gama alta ya que su procesador compite frente a los mejores del momento.

En el benchmark AnTuTu v7, ha dado un resultado de 204.745 puntos, una puntuación buena en comparación con otros smartphones de gama alta del año pasado pero por debajo de los actuales smartphones estrella con Snapdragon 845.

 

En el benchmark Geekbench de CPU, ha dado un resultado de 1.900/6.615 puntos, una puntuación alta, a la par de a otros smartphones de gama alta del año pasado.

 

En los tests de velocidad de lectura y escritura de datos en la memoria interna con Androbench, el teléfono obtiene unos resultados excelentes.

 

En el test de rendimiento general PCMark, ha obtenido una puntuación de 7.360 puntos, un valor muy alto frente a otros terminales de gama alta, incluso de este año.

 

Los resultados de rendimiento obtenidos en los benchmarks muestran un excelente rendimiento en comparación con otros smartphones, como era de esperar dado que incorpora un procesador potente, más propio de la gama alta que de un terminal de poco más de 300 euros.

Dejando a un lado los resultados de los benchmarks, el Honor Play se mueve con gran fluidez. No he experimentado parones ni tampoco he echado de menos más rendimiento al utilizar apps habituales con Facebook, WhatsApp, Telegram, Instagram o Twitter, por citar algunas.

El rendimiento del Honor Play en los benchmarks gráficos no está exento de polémica

 

Centrándonos en la potencia gráfica, conviene decir antes de nada que ha habido una cierta polémica con respecto a los resultados del Honor Play en los benchmarks de rendimiento gráfico.

Aparentemente, Honor Play detecta la ejecución de algunos benchmarks y activa un modo «bestia» de alto rendimiento (y alto consumo de batería) que hace que se produzcan resultados inusualmente altos.

Según podemos leer en Anandtech y hemos podido comprobar por nosotros mismos, al ejecutar el mismo benchmark con otro nombre para que no pueda ser detectado, los resultados son muy inferiores, en torno a la mitad, como podemos apreciar en los resultados de 3DMark.

 

Huawei ha admitido este modo de funcionamiento y ha confirmado que ofrecerá a los usuarios la posibilidad de activar este modo «bestia» de rendimiento manualmente. No obstante, dado que los resultados están adulterados, en esta ocasión vamos a obviar los resultados de las pruebas de 3DMark y GFXBench de rendimiento gráfico.

Dado que los benchmarks gráficos no son para representativos, vamos a centrarnos en la experiencia real de juego con tres títulos 3D exigentes — Asphalt 9, Dead Effect 2 y PUBG.

Utilizando la herramienta profesional GameBench, hemos podido medir diversos parámetros de rendimiento en estos juegos. Los tres títulos se mueven con una tasa de imágenes por segundo elevada y muy estable. Conviene recordar que, de estos tres títulos, solo PUBG está optimizado para la funcionalidad GPU Turbo.

JuegoFPS medioEstabilidad FPSMin. FPSMax. FPS%CPU
Asphalt 929100%243113%
Dead Effect 25999%466112%
PUBG29100%203214%

 

Como todos los teléfonos de metal, la superficie del Honor Play se calienta bastante al ser sometido a una carga elevada de trabajo, especialmente en juegos 3D y, por supuesto, benchmarks.

En nuestro caso, hemos medido una temperatura cercana a 40ºC en ciertas zonas de la superficie trasera tras jugar algunas partidas, lo que puede resultar un poco molesto al sostener el teléfono en la mano.

Sin embargo, lo que más nos preocupa es que al ejecutar algunos benchmarks, hemos recibido avisos de sobrecalentamiento del terminal.

El aviso mostrado indica que el dispositivo se está sobrecalentando y recomienda dejar de utilizarlo para evitar un oscurecimiento de pantalla, una pérdida de rendimiento del dispositivo o la ejecución incorrecta de algunas funciones.

Por suerte, estos problemas de sobrecalentamiento solo se han producido al ejecutar benchmarks y no al jugar a ninguno de los títulos 3D que hemos probado.

Como ya hemos comentado, el Honor Play activa un modo especial de alto rendimiento al detectar la ejecución de un benchmark, por lo que es posible que los problemas de sobrecalentamiento se deban a este modo especial y, por tanto, no se produzcan en otras circunstancias.

 

Honor incorpora una aplicación llamada Gestor que analiza el estado del teléfono y ofrece diversas formas de optimizar el funcionamiento del teléfono.

Entre otras, esta aplicación puede proponer cerrar ciertas aplicaciones para reducir el consumo de energía, borrar ficheros grandes o aplicaciones poco usadas para liberar espacio, o desactivar Bluetooth si no hay ningún dispositivo para enlazar.

Esta misma aplicación también permite bloquear llamadas y mensajes de ciertos usuarios, restringir el uso de datos móviles / WiFi por parte de las apps, reducir el consumo de datos limitando las conexiones en segundo plano, controlar las aplicaciones que pueden mostrar notificaciones flotantes o en el centro de notificaciones, buscar virus, y gestionar el consumo de batería.

 

El Honor Play llega con 64 GB de almacenamiento interno, que podemos ampliar mediante micro-SD a costa de perder la segunda tarjeta SIM.

Lamentablemente Honor ha desactivado la funcionalidad Adoptable Storage de Android, por lo que no podemos formatearlo como una extensión del almacenamiento interno (a decir verdad, solo unos pocos fabricantes lo permiten, por ejemplo Motorola o HTC).

En el aspecto de conectividad, el Honor Play es compatible con WiFi 802.11 b/g/n/ac a 2.4 GHz y 5 GHz, Bluetooth 4.2, 4G/LTE y NFC.

Honor no ha incluido radio FM, algo que muchos usuarios echarán de menos, ni tampoco un emisor de infrarrojos.

Como hemos comentado en el apartado de Diseño, el Honor Play ofrece la posibilidad de insertar dos tarjetas nano-SIM a costa de perder la ranura para tarjeta micro-SD.

El Honor Play incorpora un módem LTE Cat. 18 con velocidad de descarga hasta 1.2 Gbps.

En las pruebas que hemos realizado la velocidad de red tanto por Wi-Fi como por 4G fueron satisfactorias.

En la prueba de WiFi, el Honor Play ha alcanzado los 129 Mbps de bajada y 78 Mbps con un router con WiFi 802.11ac y una conexión a Internet de fibra óptica de 300 Mbps.

En la prueba de 4G, se alcanzaron los 21 Mbps de bajada y 14 Mbps de subida con una conexión de Vodafone.

El Honor Play llega con un lector de huella en la parte de atrás, por lo que no resulta cómodo desbloquear el teléfono cuando está apoyado sobre una mesa. Dejando este detalle a un lado, el reconocimiento de huella es fiable (no falla apenas nunca) pero en algunas ocasiones nos da la impresión de que sea algo más lento que otros dispositivos.

El uso de la huella no solamente permite desbloquear el dispositivo sino que también facilita proteger aplicaciones y contenidos multimedia de miradas no deseadas, así como acceder a un espacio privado.

El lector de huella del Honor Play está situado en la parte de atrás

 

Honor ha incorporado también un sistema de detección facial llamado Face Unlock que permite desbloquear el teléfono con el rostro con solo levantar el teléfono y colocarlo frente a tu cara, sin ni siquiera tener que apretar el botón de encendido. Es posible tener activada la detección por huella y por rostro a la vez, así que puedes utilizar uno u otro indistintamente.

El reconocimiento facial ha sido mejorado en EMUI 8.2 con machine learning o, como dice Huawei, Power AI, y ahora es capaz de reconocer tu cara incluso con pequeñas variaciones como vello facial o gafas de sol.

Face Unlock resulta fiable y rápido pero no es tan seguro como la huella. En nuestras pruebas, hemos conseguido engañarle con una simple careta hecha a partir de una fotografía en menos de cinco intentos, el máximo permitido por Honor antes de bloquearse y pedir el código de seguridad.

Ir a página