Quitar este panel

Análisis del Honor Play a fondo y opinión

💿💻 ¡Ofertón! Consigue tu clave Windows 10 Pro por 9,76€ y Office 2019 Pro por 39,54€ en MMORC [ Ver oferta ]

¿No tienes tiempo de leer el análisis completo? Dirígete directamente a la página de Conclusiones para conocer lo que más y lo que menos nos ha gustado del Honor Play.

E

l año 2018 no solamente pasará a la historia como aquél en el que se popularizó la moda de las pantallas con muesca, sino también como el año de los lanzamientos de smartphones para juegos.

En los últimos meses hemos visto varios modelos de smartphones específicamente diseñados para jugar de fabricantes como Razer, Nubia o Xiaomi pero todos ellos adolecían del mismo problema: un precio bastante elevado.

Honor ha querido entrar en este mercado lanzando el Honor Play, un smartphone ideado para jugar pero con un precio más asequible y un aspecto menos llamativo.

El Honor Play cuenta con una gran pantalla pantalla LCD de 6.3″ con resolución Full HD+, procesador Kirin 970, 4GB de RAM, 64GB de almacenamiento, cámara trasera de 16MP+2MP, cámara frontal de 16MP y batería de 3.750 mAh.

El Honor Play Standard Edition se comercializa por 329 € (4GB/64GB) en sus variantes de color estándar (negro, azul y violeta), mientras que el Honor Play Player Edition con un acabado más llamativo en rojo o negro se vende por 349 € (4GB/64GB).

Por gentileza de Honor, tuvimos oportunidad de asistir a la presentación del Honor Play en Berlín y hemos podido probar el Honor Play durante varias semanas, por lo que, a continuación, os traemos nuestro análisis en profundidad.

 

Índice de páginas

  1. Diseño y Pantalla
  2. Hardware
  3. Batería y Software
  4. Multimedia, Cámara y Llamadas
  5. Precio y Conclusiones


Diseño y construcción

El Honor Play posee un diseño menos llamativo que otros smartphones para juegos. Su aspecto es similar al que encontramos en otros smartphones de reciente aparición, con una gran pantalla con muesca en la zona superior.

La muesca alberga el auricular para el oído, la cámara frontal, los sensores de iluminación y proximidad, y un LED de notificaciones. Si el aspecto de la muesca te disgusta, Honor da la posibilidad de ocultarla oscureciendo la franja horizontal a los lados de la misma, aunque el efecto no es tan bueno como en una pantalla OLED.

El marco inferior está presente (como en todos los smartphones Android) pero es bastante estrecho y no alberga ningún elemento salvo el logotipo de Honor.

La muesca y los pequeños marcos han permitido a Honor aumentar el tamaño de la pantalla hasta 6.3″ sin que sea un teléfono exageradamente grande. Su aprovechamiento del frontal es muy elevado, en torno a un 83% de ratio pantalla-a-cuerpo.

Además, el uso de un ratio de pantalla alargado, 19.5:9, hace que el Honor Play no sea demasiado ancho y, por tanto, resulte bastante manejable en la mano.

No obstante, como ocurre con todos los teléfonos de un tamaño similar, no es fácil alcanzar todas las zonas de la pantalla con el pulgar al sostener el teléfono con una sola mano. Por suerte, Honor ha incorporado una función en el interfaz de usuario que reduce el tamaño de la pantalla y la mueve a un lado.

Otra funcionalidad relacionada con el tamaño de la pantalla es la posibilidad de mostrar un botón flotante en la pantalla llamado dock de navegación, que se puede utilizar para emular las pulsaciones sobre los botones de Volver, Inicio y Tareas recientes.

Si nos fijamos en el resto del teléfono, nos llama la atención encontrar un cuerpo completamente de metal en estos días, ya que se trata de un material que este año estamos viendo menos debido a que muchos fabricantes han optado por cristal.

El uso de metal tiene algunas ventajas como una mayor resistencia, una mayor disipación térmica y una menor propensión a que las huellas queden marcadas. A cambio, resulta menos vistoso, es algo más pesado y no permite la carga inalámbrica.

El cuerpo de metal obliga a Honor a incluir líneas de antena para facilitar la transmisión de las ondas. En este caso, Honor ha optado por unas líneas en las zonas superior e inferior de la parte de atrás y en los laterales similares a las de los antiguos iPhone. No me acaban de convencer pero, al menos, Honor las ha coloreado en un tono similar al resto del cuerpo.

El Honor Play posee un cuerpo de metal y un frontal con un gran aprovechamiento del espacio

 

El Honor Play está disponible en tres colores — Midnight Black, Navy Blue y Ultra Violet — siendo este último el que hemos probado. Se trata de un color violeta claro que tiende bastante hacia el rosa. También hay dos variantes especiales Player Edition en colores rojo y negro, que simulan tener una placa de circuito impreso en la cubierta trasera.

Dada la estrechez del marco inferior de la pantalla, Honor ha situado el lector de huella dactilar en la parte de atrás, a una altura bastante cómoda que hace que el gesto de colocar el dedo encima resulte natural.

La cámara trasera está situada en la esquina superior izquierda y sobresale ligeramente, por lo que el teléfono baila al pulsar sobre la zona superior izquierda pantalla mientras está apoyado en una superficie horizontal. No es grave pero puede resultar algo molesto si usas el teléfono sobre una mesa.

La parte de atrás es completamente plana, por lo que no se adapta tan bien a la mano como otros terminales pero, a cambio, no es demasiado grueso.

A continuación vamos a revisar los laterales del teléfono para ver qué botones y conectores encontramos.

En el lateral derecho encontramos el botón de encendido y, encima, el botón de volumen, de una sola pieza y alargado. Ambos botones presentan una buena sensación al tacto y un recorrido suficiente.

 

En el lateral izquierdo solamente encontramos la ranura para albergar dos tarjeta nano-SIM o, si preferimos, una tarjeta nano-SIM + microSD

 

La parte superior del teléfono únicamente cuenta con un micrófono.

 

La parte inferior del teléfono posee un conector USB-C en el centro. A un lado está el conector de auriculares y, al otro lado, el altavoz.

 

El agarre del teléfono es cómodo ya que los bordes laterales del teléfono son redondeados y, por tanto, no se clavan en la mano al sujetarlo con fuerza.

Por último, el Honor Play no es resistente al agua, por lo que debemos tener precaución para que no se moje. Nos hubiera gustado ver este añadido en el teléfono, ya que es algo que cada vez más smartphones incorporan y que incluso encontramos en ciertos smartphones de Honor como el Honor 7X.


Pantalla

El Honor Play posee una pantalla con una diagonal de 6,3″ y un ratio 19.5:9, como es cada vez más habitual en smartphones que adoptan diseños con marcos estrechos con muesca.

La resolución del panel es Full HD+ (2340 x 1080 píxeles), lo que resulta en una densidad de píxeles muy elevada de 409 ppp. Esto significa que es la pantalla del Honor Play es muy nítida, siendo los píxeles individuales indistinguibles a simple vista.

La pantalla del Honor Play es de tipo IPS LCD, mientras que muchos smartphones de gama alta poseen paneles OLED, que ofrecen una mayor amplitud cromática, un mayor contraste, un mayor nivel de brillo máximo y un menor consumo de energía. No obstante, dado el precio del Honor Play, parece un sacrificio razonable.

La matriz de sub-píxeles del Honor Play es de tipo RGB, como es habitual en los paneles LCD. En las pantallas RGB, los sub-píxeles se organizan uno a continuación de otro en hileras rojo-verde-azul (RGB), como se puede apreciar en la siguiente imagen.

Matriz RGB del panel LCD del Honor Play

 

Para analizar la calidad de la pantalla hemos realizado diversas pruebas con el software profesional CalMAN Ultimate y un colorímetro X-Rite i1Display Pro.

El Honor Play ofrece dos modos de pantalla: Normal y Vívido. El modo normal está pensado para ofrecer colores más realistas, mientras que el modo vívido ofrece un colorido más vivo y viene activado por derecto.

En el modo normal, la fidelidad de los colores es bastante buena ya que el error medio (Delta E) es 4.3 dE (un valor por debajo de 4 dE se considera excelente y por encima de 9 dE se considera inaceptable). El error máximo de fidelidad se da con un valor de 6.4 dE.

En este modo, el smartphone cubre prácticamente el 100% del espacio de color sRGB pero queda a un 72% del espacio de color más amplio, DCI-P3, utilizado habitualmente en la industria cinematográfica. El color blanco presenta una temperatura de color de 7.323ºK, lo que indica que la pantalla posee un cierto tinte azulado.

Modo de pantalla Normal del Honor Play

 

En el modo vívido, que es el que viene activado por defecto, la fidelidad de los colores empeora ya que este modo satura excesivamente los colores para que sean más vivos. El error medio (Delta E) es 6.2 dE (un valor por debajo de 4 dE se considera excelente y por encima de 9 dE se considera inaceptable) y el error máximo alcanza los 11.3 dE.

En este modo, el smartphone cubre el 100% del espacio de color sRGB y el 88% del espacio de color más amplio, DCI-P3, utilizado habitualmente en la industria cinematográfica.

El color blanco presenta una temperatura de color de 8.663ºK, lo que indica que la pantalla posee un tinte azulado bastante marcado. Honor incorpora un ajuste que nos permite corregir la temperatura de color y hacerla más cálida, si así lo deseamos.

Modo de pantalla Vívido del Honor Play

 

El brillo máximo del Honor Play se encuentra alrededor de 456 nits con el brillo al máximo en modo automático.

Este valor de brillo es bajo incluso para un teléfono de gama media, como se puede apreciar en la siguiente gráfica comparativa. Esto significa que, en condiciones de mucha luz, por ejemplo bajo el sol, podemos tener algunas dificultades para leer la pantalla con claridad.

 

El color negro es relativamente profundo (0,3 nits) y el contraste ofrece un valor no muy alto, alrededor de 1.400:1. 

Los colores no se ven alterados al observar la pantalla desde un ángulo, aunque el nivel de brillo decrece al girar el teléfono.

Honor ha incorporado un modo lectura que viene a ser el equivalente al modo noche que vemos en otros smartphones. En este modo, se filtra la luz para aliviar el cansancio visual. Puede ser activado manualmente o, si preferimos, programar la hora de inicio y final.

Por último, Honor no ha incorporado la funcionalidad de encender la pantalla con un doble toque, algo que resulta bastante cómodo cuando tenemos el teléfono apoyado sobre la mesa, ni tampoco cuenta con Pantalla Siempre Activa (Always On Display) o la Pantalla Ambiente.

Hardware

El Honor Play llega con un procesador Kirin 970, un chip de 10 nm anunciado por Huawei a finales de 2017 que alimenta el actual smartphone estrella de la compañía, el Huawei P20 Pro.

Hace unos días, Huawei anunció su sucesor, el Kirin 980, que es el primer chip fabricado en 7 nm, pero todavía no hay ningún smartphone en el mercado que lo incorpore. El primero será el Huawei Mate 20 que será anunciado el 16 de octubre.

Volviendo al Kirin 970, su característica más destacada es la presencia de una NPU para tareas de Inteligencia Artificial. La NPU del Kirin 970 ofrece un rendimiento que es 25 veces el de una CPU, con una eficiencia energética 50 veces superior

El Kirin 970 cuenta con cuatro núcleos ARM Cortex A73 de alto rendimiento a 2.4GHz y cuatro núcleos ARM Cortex A53 de alta eficiencia a 1.8GHz. La GPU integrada es Mali G72 en una configuración MP12.

Junto al procesador encontramos 4GB de RAM, que son más que suficientes para poder tener varias aplicaciones abiertas a la vez. Es cierto que hay en el mercado algunos smartphones con 6GB de RAM o incluso más, pero en mi opinión es más una cuestión de marketing que una mejora real para los usuarios ya que en la práctica no hay mucha diferencia.

Huawei ha presentado recientemente una funcionalidad software llamada GPU Turbo que mejora el rendimiento gráfico de sus smartphones. Mientras que el resto de smartphones han recibido esta funcionalidad mediante una actualización de software, el Honor Play llega con GPU Turbo de serie.

GPU Turbo es una mejora software que se sitúa entre una aplicación en concreto y las APIs gráficas de Android, como OpenGL, y los drivers de la GPU. En palabras de Huawei, esta capa consigue mejorar el rendimiento gráfico hasta un 60 por ciento y reducir el consumo de energía en un 30 por ciento.

El secreto de esta tecnología es la creación de un modelo de red neuronal específico para cada juego y dispositivo. Para ello, se analiza el comportamiento del juego durante miles de horas y se crea un modelo que permite anticipar los requerimientos de energía/rendimiento. De esta forma, se consigue optimizar todos los elementos (CPU, GPU y Memoria) para lograr una tasa de FPS elevada y, sobre todo, estable.

Aunque en teoría suena bastante bien, la mala noticia es que GPU Turbo solo entra en funcionamiento en aquellos títulos para los que se ha hecho este trabajo de optimización. Inicialmente, los títulos compatibles son PUBG y un juego chino llamado Mobile Legends: Bang Bang. Con GPU Turbo 2.0, que debutará  junto al Mate 20, se añadirán NBA 2K18, Rules of Survival, Arena of Valor y Vainglory.

El rendimiento gráfico del Honor Play en juegos de última generación es excelente

 

Honor incorpora una herramienta llamada Game Suite que agrupa los juegos en una carpeta y ofrece varias funcionalidades para aumentar el rendimiento de los juegos (a costa de una mayor batería), jugar sin interrupciones (el dispositivo no vibra ni suena, y oculta la mayoría de las notificaciones) y activar 4D smart shock (el dispositivo vibra al ritmo de la acción con determinados títulos compatibles como PUBG).

Otra funcionalidad presente en Honor Play para mejorar la experiencia en juegos es 3D Game Sound, que funciona en títulos como PUBG y emula sonido 3D cuando juegas con auriculares.

A continuación vamos a ver los resultados del teléfono en diversos benchmarks, lo que nos dará una idea de la potencia de este terminal en comparación con otros teléfonos.

Aunque por precio deberíamos comparar el Honor Play con smartphones de gama media, hemos preferido incluirlo en las gráficas de terminales de gama alta ya que su procesador compite frente a los mejores del momento.

En el benchmark AnTuTu v7, ha dado un resultado de 204.745 puntos, una puntuación buena en comparación con otros smartphones de gama alta del año pasado pero por debajo de los actuales smartphones estrella con Snapdragon 845.

 

En el benchmark Geekbench de CPU, ha dado un resultado de 1.900/6.615 puntos, una puntuación alta, a la par de a otros smartphones de gama alta del año pasado.

 

En los tests de velocidad de lectura y escritura de datos en la memoria interna con Androbench, el teléfono obtiene unos resultados excelentes.

 

En el test de rendimiento general PCMark, ha obtenido una puntuación de 7.360 puntos, un valor muy alto frente a otros terminales de gama alta, incluso de este año.

 

Los resultados de rendimiento obtenidos en los benchmarks muestran un excelente rendimiento en comparación con otros smartphones, como era de esperar dado que incorpora un procesador potente, más propio de la gama alta que de un terminal de poco más de 300 euros.

Dejando a un lado los resultados de los benchmarks, el Honor Play se mueve con gran fluidez. No he experimentado parones ni tampoco he echado de menos más rendimiento al utilizar apps habituales con Facebook, WhatsApp, Telegram, Instagram o Twitter, por citar algunas.

El rendimiento del Honor Play en los benchmarks gráficos no está exento de polémica

 

Centrándonos en la potencia gráfica, conviene decir antes de nada que ha habido una cierta polémica con respecto a los resultados del Honor Play en los benchmarks de rendimiento gráfico.

Aparentemente, Honor Play detecta la ejecución de algunos benchmarks y activa un modo «bestia» de alto rendimiento (y alto consumo de batería) que hace que se produzcan resultados inusualmente altos.

Según podemos leer en Anandtech y hemos podido comprobar por nosotros mismos, al ejecutar el mismo benchmark con otro nombre para que no pueda ser detectado, los resultados son muy inferiores, en torno a la mitad, como podemos apreciar en los resultados de 3DMark.

 

Huawei ha admitido este modo de funcionamiento y ha confirmado que ofrecerá a los usuarios la posibilidad de activar este modo «bestia» de rendimiento manualmente. No obstante, dado que los resultados están adulterados, en esta ocasión vamos a obviar los resultados de las pruebas de 3DMark y GFXBench de rendimiento gráfico.

Dado que los benchmarks gráficos no son para representativos, vamos a centrarnos en la experiencia real de juego con tres títulos 3D exigentes — Asphalt 9, Dead Effect 2 y PUBG.

Utilizando la herramienta profesional GameBench, hemos podido medir diversos parámetros de rendimiento en estos juegos. Los tres títulos se mueven con una tasa de imágenes por segundo elevada y muy estable. Conviene recordar que, de estos tres títulos, solo PUBG está optimizado para la funcionalidad GPU Turbo.

JuegoFPS medioEstabilidad FPSMin. FPSMax. FPS%CPU
Asphalt 929100%243113%
Dead Effect 25999%466112%
PUBG29100%203214%

 

Como todos los teléfonos de metal, la superficie del Honor Play se calienta bastante al ser sometido a una carga elevada de trabajo, especialmente en juegos 3D y, por supuesto, benchmarks.

En nuestro caso, hemos medido una temperatura cercana a 40ºC en ciertas zonas de la superficie trasera tras jugar algunas partidas, lo que puede resultar un poco molesto al sostener el teléfono en la mano.

Sin embargo, lo que más nos preocupa es que al ejecutar algunos benchmarks, hemos recibido avisos de sobrecalentamiento del terminal.

El aviso mostrado indica que el dispositivo se está sobrecalentando y recomienda dejar de utilizarlo para evitar un oscurecimiento de pantalla, una pérdida de rendimiento del dispositivo o la ejecución incorrecta de algunas funciones.

Por suerte, estos problemas de sobrecalentamiento solo se han producido al ejecutar benchmarks y no al jugar a ninguno de los títulos 3D que hemos probado.

Como ya hemos comentado, el Honor Play activa un modo especial de alto rendimiento al detectar la ejecución de un benchmark, por lo que es posible que los problemas de sobrecalentamiento se deban a este modo especial y, por tanto, no se produzcan en otras circunstancias.

 

Honor incorpora una aplicación llamada Gestor que analiza el estado del teléfono y ofrece diversas formas de optimizar el funcionamiento del teléfono.

Entre otras, esta aplicación puede proponer cerrar ciertas aplicaciones para reducir el consumo de energía, borrar ficheros grandes o aplicaciones poco usadas para liberar espacio, o desactivar Bluetooth si no hay ningún dispositivo para enlazar.

Esta misma aplicación también permite bloquear llamadas y mensajes de ciertos usuarios, restringir el uso de datos móviles / WiFi por parte de las apps, reducir el consumo de datos limitando las conexiones en segundo plano, controlar las aplicaciones que pueden mostrar notificaciones flotantes o en el centro de notificaciones, buscar virus, y gestionar el consumo de batería.

 

El Honor Play llega con 64 GB de almacenamiento interno, que podemos ampliar mediante micro-SD a costa de perder la segunda tarjeta SIM.

Lamentablemente Honor ha desactivado la funcionalidad Adoptable Storage de Android, por lo que no podemos formatearlo como una extensión del almacenamiento interno (a decir verdad, solo unos pocos fabricantes lo permiten, por ejemplo Motorola o HTC).

En el aspecto de conectividad, el Honor Play es compatible con WiFi 802.11 b/g/n/ac a 2.4 GHz y 5 GHz, Bluetooth 4.2, 4G/LTE y NFC.

Honor no ha incluido radio FM, algo que muchos usuarios echarán de menos, ni tampoco un emisor de infrarrojos.

Como hemos comentado en el apartado de Diseño, el Honor Play ofrece la posibilidad de insertar dos tarjetas nano-SIM a costa de perder la ranura para tarjeta micro-SD.

El Honor Play incorpora un módem LTE Cat. 18 con velocidad de descarga hasta 1.2 Gbps.

En las pruebas que hemos realizado la velocidad de red tanto por Wi-Fi como por 4G fueron satisfactorias.

En la prueba de WiFi, el Honor Play ha alcanzado los 129 Mbps de bajada y 78 Mbps con un router con WiFi 802.11ac y una conexión a Internet de fibra óptica de 300 Mbps.

En la prueba de 4G, se alcanzaron los 21 Mbps de bajada y 14 Mbps de subida con una conexión de Vodafone.

El Honor Play llega con un lector de huella en la parte de atrás, por lo que no resulta cómodo desbloquear el teléfono cuando está apoyado sobre una mesa. Dejando este detalle a un lado, el reconocimiento de huella es fiable (no falla apenas nunca) pero en algunas ocasiones nos da la impresión de que sea algo más lento que otros dispositivos.

El uso de la huella no solamente permite desbloquear el dispositivo sino que también facilita proteger aplicaciones y contenidos multimedia de miradas no deseadas, así como acceder a un espacio privado.

El lector de huella del Honor Play está situado en la parte de atrás

 

Honor ha incorporado también un sistema de detección facial llamado Face Unlock que permite desbloquear el teléfono con el rostro con solo levantar el teléfono y colocarlo frente a tu cara, sin ni siquiera tener que apretar el botón de encendido. Es posible tener activada la detección por huella y por rostro a la vez, así que puedes utilizar uno u otro indistintamente.

El reconocimiento facial ha sido mejorado en EMUI 8.2 con machine learning o, como dice Huawei, Power AI, y ahora es capaz de reconocer tu cara incluso con pequeñas variaciones como vello facial o gafas de sol.

Face Unlock resulta fiable y rápido pero no es tan seguro como la huella. En nuestras pruebas, hemos conseguido engañarle con una simple careta hecha a partir de una fotografía en menos de cinco intentos, el máximo permitido por Honor antes de bloquearse y pedir el código de seguridad.

Batería

La batería del Honor Play posee una capacidad de 3.750 mAh, una cantidad que a priori debería ser suficiente para un smartphone con este tamaño de pantalla.

 

En la prueba de autonomía de PCMark 2.0, con la pantalla calibrada a 200 nits, el teléfono ha dado un resultado de 7 horas y 54 minutos. Este resultado es bueno, como podemos ver en la siguiente gráfica, aunque se ve superado por algunos smartphones.

 

En el día a día, la autonomía del Honor Play es más que suficientey no tendrás problemas para llegar al final del día con una cantidad suficiente de batería restante. Ahora bien, si dedicas mucho tiempo a jugar, la carga de batería al llegar la tarde será inevitable.

Honor ha incorporado un modo Ultra Ahorro de energía que solamente permite acceder a Llamadas, Mensajes, Contactos y tres aplicaciones de nuestra elección, así como un modo de Ahorro de Energía que limita la actividad de las apps en segundo plano, deshabilita los sonidos y la sincronización automática del correo y reduce los efectos visuales.

Otra opción que encontramos es la posibilidad de bajar la resolución de la pantalla a 720p para reducir el consumo de energía, bien sea manualmente o de manera automática, aunque no es una opción que recomendemos ya que el ahorro es mínimo y la nitidez se reduce significativamente.

Una funcionalidad que nos ha gustado es que permite seleccionar para cada aplicación si puede iniciarse automáticamente, ser iniciada por otras aplicaciones y ejecutarse en segundo plano para ahorrar batería. El teléfono también indica qué aplicaciones consumen mucha energía para que sepamos dónde vamos a obtener los mayores beneficios.

Por último, el Honor Play puede realizar un análisis del estado del teléfono para incrementar el ahorro de energía sugiriendo diversas acciones. Por ejemplo, la aplicación indica qué aplicaciones consumen energía con la pantalla apagada y qué ajustes podemos modificar para reducir el consumo de energía: bajar brillo de la pantalla, desactivar la vibración, desactivar la sincronización, etc.

 

El Honor Play cuenta con el sistema de carga rápida Honor SuperCharge 9V/2A que, según la compañía, permite cargar el teléfono rápidamente.

En nuestras pruebas, el proceso de carga completo ha tardado un total de 1 horas y 50 minutos. A pesar de la carga rápida, el proceso de carga es bastante más lineal que lo que encontramos en otros smartphones ya que el 50% se alcanza en unos 45 minutos (otros smartphones lo hacen en 30 minutos).

 

Lamentablemente el Honor Play no cuenta con carga inalámbrica, una funcionalidad que cada vez está más presente en smartphones de gama alta pero que ni Huawei ni Honor incorporan en sus dispositivos habitualmente.


Software

El Honor Play corre Android 8.1.0 Oreo y, por encima del sistema operativo, Huawei incorpora incorporado su propia capa de personalización EMUI 8.2.

EMUI es una capa de personalización que modifica en gran medida el aspecto de Android y añade muchas funcionalidades adicionales.

Personalmente, la estética de algunos iconos, como el de Galería, no me acaban de convencer ya que tienen un look un poco antiguo. Creo que va siendo hora de que Huawei, creador de EMUI, dé un lavado de cara a esta capa para que se vea más moderna.

Un aspecto curioso de EMUI es que la pantalla de bloqueo puede alternar entre diferentes fondos de pantalla que son descargados automáticamente por el teléfono.

Estando en la pantalla de bloqueo, en la esquina inferior derecha tenemos un acceso a la cámara de fotos. Si deslizamos el dedo desde la parte inferior hacia arriba, aparecen unos accesos directos a la grabadora, la calculadora, la linterna, el cronómetro y el lector de QR/código de barras. Lamentablemente, estas acciones rápidas no están disponibles con el teléfono desbloqueado

Encima de estos accesos rápidos tenemos algunos controles para interactuar con el fondo de pantalla de la pantalla de bloqueo. Pulsando sobre el icono de la derecha, podemos acceder al apartado Portadas donde podemos suscribirnos a fondos de pantalla temáticos de Honor, Fotografía Leica, Viajes, Transporte, Celebridades, Estilo, General y Deportes. .

El Honor Play llega con un gestor de temas que permite cambiar el aspecto del teléfono. Es posible incluso personalizar cada tema en particular alterando el estilo de la pantalla de bloqueo, el fondo de pantalla de bloqueo, el fondo de la pantalla principal y el estilo de los iconos, pero no la fuente utilizada para el tipo la letra.

Estos temas también afectan a los esquemas de color de las aplicaciones incluidas de serie en el teléfono. El teléfono llega con 10 temas pre-instalados y no parece que sea posible descargar nuevos temas.

El Honor Play incorpora un gestor de temas que permite modificar el aspecto de la interfaz

 

Al arrastrar la pantalla hacia abajo estando en el escritorio, se abre la búsqueda de EMUI que permite localizar contenido en aplicaciones, contactos, mensajes, etc. e incluso sugiere algunas apps. Esta es una funcionalidad bastante útil que nos gustaría ver en más smartphones.

El Honor Play permite recuperar el cajón de aplicaciones para que los iconos de las apps no se muestren en el escritorio sino que estén todos reunidos en un solo lugar. También permite establecer una pantalla principal con estilo simple, donde solo se muestran unos pocos botones grandes. Se trata de una opción indicada para niños o personas mayores

 

El dispositivo no cuenta con botones físicos sino que muestra una barra inferior de navegación con los habituales botones virtuales – Atrás, Inicio y Tareas – que son personalizables ya que el teléfono permite elegir entre cuatro combinaciones.

La zona de notificaciones presenta cinco accesos rápidos en la parte superior, que se expanden a muchos más si arrastramos la pantalla hacia abajo. Debajo de estos accesos encontramos el control de brillo de la pantalla (que no incluye un botón para activar el ajuste automático) y, a continuación, las últimas notificaciones.

 

EMUI ofrece algunas funcionalidades curiosas como alinear automáticamente los iconos al eliminar una aplicación o agitar el teléfono para alinear los iconos de la pantalla principal. Podemos establecer distintos efectos de transición entre las pantallas del escritorio, así como escoger el tamaño de la cuadrícula: 4×6, 5×5 o 5×6.

EMUI permite elegir si queremos que los iconos muestren un símbolo (un punto de color) que indique si hay una notificación pendiente o un mensaje no leído, o incluso escogerlo a nivel individual para cada app.

 

Uno de los aspectos que más me gusta de EMUI es la posibilidad que ofrece de gestionar individualmente los permisos de cada aplicación para distintos propósitos, ya que permite:

  • ajustar los permisos de cada aplicación para mostrar notificaciones y la ubicación de las mismas
  • elegir para cada aplicación si queremos que se muestre el símbolo en el extremo superior derecho del icono cuando hay notificaciones o mensajes
  • ajustar los permisos de cada aplicación para seguir ejecutándose una vez apagada la pantalla.
  • ajustar los permisos de cada aplicación para utilizar la conexión WiFi o de datos móviles en primer plano, en segundo plano y en itinerancia, y conocer el consumo de datos por cada tipo de conexión

De esta forma podemos tener un control absoluto sobre las aplicaciones, y ajustar su uso a nuestras necesidades. Por ejemplo, podemos decidir que Twitter no pueda ejecutarse en segundo plano para ahorrar batería, o que un juego no pueda hacer uso de la conexión de datos móviles en ningún caso.

 

El Honor Play ofrece una función de reconocimiento de voz. Si no encuentras el teléfono y sabes que está cerca, o si tienes las manos ocupadas y necesitas realizar una llamada, puedes utilizar el control por voz para buscar el teléfono y hacer llamadas.

El comando de voz por defecto ser «Dear Honor» pero también podemos grabar nuestra propia frase de activación, aunque Huawei advierte de que el reconocimiento puede no funcionar tan bien.

Honor incorpora control por gestos que permiten dar la vuelta para silenciar, levantar para disminuir el volumen del timbre, acercar al oído para responder/hacer llamadas, capturar la pantalla con tres dedos o agitar para reorganizar iconos. Sin embargo, no hemos encontrado las habituales funciones de gestos con los nudillos.

Honor ofrece una interesante funcionalidad llamada Aplicación Gemela que permite iniciar sesión con dos cuentas diferentes en la misma app al mismo tiempo. Esto es útil para apps como WhatsApp o Facebook que no permiten configurar varias cuentas.

Otra funcionalidad útil es Espacio Privado, que crea un nuevo escritorio donde mantener lejos de miradas ajenas apps, fotografías, vídeos, música y cualquier otro contenido. Honor permite asociar un PIN y una huella dactilar diferente a este espacio, de forma que si los utilizamos en la pantalla de bloqueo, accedemos directamente a este escritorio. El único problema es que, si tienes activado el reconocimiento facial y te reconoce la cara, accedes automáticamente al escritorio principal.

Si solo queremos restringir el acceso a una o varias apps, podemos hacer uso del Bloqueo de aplicaciones, que permite proteger mediante huella dactilar o reconocimiento facial el acceso a una aplicación. También es posible crear una Caja Fuerte para proteger el acceso a ciertos contenidos como imágenes, vídeos o archivos.

Honor incorpora una funcionalidad llamada Huawei Share que permite compartir archivos entre dos dispositivos Huawei sin utilizar datos móviles, así como con ordenadores Windows o macOS conectados a la misma red WiFi.


Aplicaciones incluidas

Honor ha incorporado una aplicación llamada Salud que, como su propio nombre indica, nos permite controlar nuestra actividad física. La aplicación permite marcar objetivos de pasos al día y peso, registrar cuándo vamos a hacer ejercicio, y llevar el control del número de pasos caminados, la distancia recorrida y el número de pisos subidos.

La aplicación puede conectarse con fuentes externas de datos como Google Fit para hacer un mejor seguimiento de nuestra actividad física.

 

Otra de las aplicaciones que incorpora es App Gallery, una tienda que recomienda juegos y aplicaciones pero que no aporta nada frente a Play Store salvo descargar las apps propias de Huawei. Algo parecido ocurre con la app Honor, que simplemente abre la página web de Honor en tu país.

En mi opinión, Honor ha incorporado demasiado bloatware de terceros, ya que no solamente ha pre-instalado apps como Booking, Netflix, Facebook y eBay, sino que también ha pre-cargado el teléfono seis juegos. Por suerte todas las apps y juegos pueden ser desinstaladas si no las vas a utilizar.

Multimedia

El Honor Play incorpora un único altavoz en la parte inferior del teléfono, junto al conector USB, por lo que resulta bastante fácil taparlo con la mano cuando utilizamos el teléfono en horizontal — algo bastante habitual en un smartphone para juegos.

Centrándonos en la calidad del sonido, el Honor Play ofrece una experiencia de sonido correcta a la hora de reproducir música y, sobre todo, ver vídeos o jugar.

Lógicamente no está a la altura de otros dispositivos con altavoces estéreo o, por ejemplo, del LG G7 ThinQ con su sistema BoomBox, pero suena con bastante potencia.

Si acostumbras a escuchar música con auriculares, te alegrará saber que Honor incluye una tecnología de audio 3D a la que denomina Histen.

Esta tecnología permite disfrutar de diversos modos de reproducción a través de tus auriculares: automático, audio 3D, natural y estándar. El Honor Play incorpora también un ecualizador de sonido de diez bandas con varios modos predefinidos.

En la práctica, el sonido se escucha bastante bien con auriculares, aunque mi oído poco entrenado no aprecia una mejora sustancial con respecto a otros smartphones de gama alta.

 

Como curiosidad, el Honor Play incorpora una funcionalidad llamada Fiesta que permite sincronizar la reproducción de música a través de múltiples teléfonos para crear un efecto de sonido envolvente inmersivo.

Para que funcione es necesario que todos los teléfonos estén conectados a la misma red WiFi, y los amigos pueden unirse escaneando un código QR que aparece en la pantalla o acercando los teléfonos para emparejarlos por NFC.

 

El Honor Play incorpora su propio software de reproducción de música con una interfaz simple y minimalista que permite visualizar las canciones por título, álbum, artista y carpeta.

El color de fondo del reproductor de música se ajusta a la portada del disco que se está reproduciendo en cada momento, lo cual le añade un toque colorido bastante atractivo.

La portada en sí misma se muestra dentro de un círculo, y en caso de que el fichero de música incorpore la letra de la canción, esta también aparece en el reproductor. La app permite crear listas de reproducción y marcar canciones como favoritas.

El reproductor de música no es capaz de descargar carátulas automáticamente desde Internet y, aunque es posible reproducir la música en un dispositivo de sonido externo, no es posible reproducir música almacenada en otros dispositivos de red.

 

La aplicación Galería se utiliza para visualizar y reproducir las fotos y vídeos almacenados en el teléfono. La nueva app incorpora ahora capacidades de IA para crear Recuerdos (álbumes dinámicos según la fecha, la hora y la ubicación de las foto) y clasificar fotos automáticamente en función del contenido.

En mi caso, sin embargo, tras varias semanas de uso, no ha aparecido ningún contenido en Recuerdos, Personas o Cosas sino únicamente en Ubicación.

La aplicación también permite editar las imágenes mediante diversas funcionalidades integradas, aunque no incorpora nada que no hayamos visto antes en otras similares.

 

Honor ha incluido una app específica para reproducción de vídeo, y el teléfono es capaz de reproducir sin problemas ficheros compatibles con suavidad gracias a su procesador. Esta app además va a permitir acceder al servicio Huawei Video que acaba de ser lanzado en España.

Hemos reproducido algunos vídeos 1080p y 4K codificados con H.264 y con el codec más moderno HEVC, y todos ellos se han reproducido bien.

Por supuesto, también hemos podido disfrutar de películas de servicios de streaming como Netflix sin problemas.

El Honor Play cuenta con la certificación Widevine L1, por lo que es posible ver contenidos en HD procedentes de Netflix — muchos smartphones se quedan en Widevine L3 y solo reproducen el contenido en SD. De hecho, el Honor Play es de los pocos smartphones que hemos visto que reproducen contenido de Netflix en Full HD (1080p) en lugar de solo HD (720p).


Cámara de fotos

El Honor Play llega con una doble cámara trasera: la cámara principal cuenta con un sensor con resolución de 16MP y apertura f/2.4, mientras que la cámara secundaria posee un sensor con resolución de 2 MP y apertura f/2.2. Las lentes carecen de estabilización óptica.

La cámara principal se encarga de capturar la imagen, mientras que la cámara secundaria tiene como objetivo captar información de profundidad, discerniendo entre el sujeto y el fondo. El teléfono incorpora un modo Apertura que simula una lente con apertura variable y nos permite difuminar las zonas de la imagen alejadas, así como un modo Retrato.

En el modo Apertura, tras tomar la fotografía, podemos editarla para ajustar el valor de apertura en caso de que no el resultado no sea el deseado.

Aquí podemos ver un ejemplo con modo Apertura en el que conmutamos entre dos aperturas diferentes.

» Fotografías originales: Menor apertura y Mayor apertura

 

Lamentablemente, esto no es así al utilizar el modo de Retrato, por lo que nos la jugamos a que la fotografía salga bien. Honor ha añadido algunos efectos de belleza e iluminación al modo Retrato, pero estos tampoco pueden ser aplicados a posteriori sino que debes utilizarlos al tomar la fotografía.

Aquí podemos ver una fotografía tomadas con el modo Retrato, donde podemos apreciar que el Honor Play hace un buen trabajo de desenfoque pero tiene algunos problemas a la hora de distinguir el pelo y el contorno del cuerpo del fondo de la imagen, como es habitual.

Modo Retrato del Honor Play

 

El Honor Play presume de utilizar algoritmos basados en Inteligencia Artificial (IA) para reconocimiento en tiempo real de más de 500 escenas pertenecientes a 22 categorías.

En función de la escena detectada, el Honor Play aplica distintos ajustes de cámara para realzar la imagen. Por ejemplo, si detecta que estás haciendo una fotografía a una planta, conmuta al modo Vegetación que realza los tonos verdes. Si fotografías comida, potencia los colores de los alimentos para que parezcan más apetitosos. El uso de la IA también activa el modo HDR cuando detecta que es necesario.

Si no quieres utilizar el modo de disparo propuesto, puedes desactivar fácilmente el modo de IA. Incluso es posible desactivarlo a posteriori, desde la Galería de imágenes, lo cual es muy interesante porque, en mi experiencia, las fotografías con IA tienden a mostrar colores demasiado artificiales.

A continuación, podemos ver algunos ejemplos de fotografías tomadas con el modo normal y con el modo IA. En general, los colores al tomar las fotografías con el modo IA activado resultan demasiado saturados, como se puede apreciar.

La buena noticia, como hemos comentado antes, es que el teléfono guarda las dos versiones de la misma fotografía: con y sin IA.

 

En la pantalla de bloqueo existe un acceso directo a la cámara pero podemos tomar una captura de manera aún más rápida en poco más de un segundo si pulsamos el botón de bajar volumen dos veces rápidamente. El teléfono apenas tiene tiempo para enfocar al tomar una de estas fotos ultra-instantáneas, por lo que la captura no es siempre perfecta.

Como en todo el interfaz, Honor ha optado por un diseño minimalista de la aplicación de cámara. A la izquierda tenemos controles para acceder a los Ajustes, activar el modo de IA, activar las fotos con movimiento, ajustar el flash y activar el modo escáner.

El modo escáner permite leer códigos QR y, si instalas la app Amazon Assistant, realizar búsquedas de productos para comprar en Amazon.

La cámara dual del Honor Play llega con funcionalidades de Inteligencia Artificial

 

A la derecha, encontramos los botones para capturar fotografía y conmutar entre la cámara frontal y trasera (curiosamente, no es posible conmutar entre ambas cámaras arrastrando el dedo de izquierda a derecha por la pantalla). Al lado, podemos encontrar botones rápidos para acceder a los modos Apertura, Lente AR, Retrato, Foto, Vídeo y Más.

Este último botón muestra todos los modos de captura: profesional, cámara lenta, noche, panorámica, pintura con luz, HDR, cámara rápida, filtro, panorámica 3D, marca de agua, reconocimiento de documentos, creador 3D y modo artístico. Son tantos los modos de disparo que resultan algo abrumadores.

Si escogemos el modo de fotografía profesional, a la derecha de la pantalla aparecen las opciones de la cámara: nivel de sensibilidad ISO (Automático, 50-3200), la zona de medición de la exposición, la velocidad de disparo, la compensación de exposición, el modo de enfoque, y el balance de blancos.

En cuanto a la velocidad de la cámara, el arranque de la aplicación Cámara es casi instantáneo y el enfoque resulta ser bastante rápido.

En condiciones de buena luz, la cámara del Honor Play toma buenas capturas con un colorido bastante intenso y un contraste elevado, como podemos apreciar en estas imágenes.

 

Cuando la luz escasea, la IA entra en escena tratando de mejorar el contraste y la saturación de los colores pero el ruido resulta bastante visible y, en consecuencia, la calidad de la imagen se resiente.

Las zonas de color plano, como el cielo de las siguientes fotografías, se ven con bastante grano y, si se amplía el detalle, los detalles de la escena carecen de nitidez. La ausencia de estabilización óptica y una apertura de lente no demasiado amplia obligan al teléfono a elevar la sensibilidad ISO hasta valores de 2.000 o 3.000 y, en consecuencia, aparece mucho ruido.

Fotografías en condiciones de escasa luz

 

En cuanto a la grabación de vídeo de la cámara trasera, el Honor Play puede grabar vídeo a 1080p a 60 fps, así como a resolución 4K a 30 fps. Sin embargo, la estabilización electrónico solo funciona a resoluciones 1080p a 30 fps o inferiores.

Un aspecto interesante es que es posible seleccionar si queremos guardar los vídeos en el formato tradicional H.264 o en el formato más moderno H.265, que reduce el tamaño de los vídeos sin disminuir calidad pero no es tan compatible .

Los vídeos tienen una calidad correcta, como se puede apreciar en el siguiente vídeo capturado por el teléfono, pero la imagen se ve bastante temblorosa al capturar vídeo en 4K debido a la ausencia de estabilización.

Vídeo grabado con el Honor Play a [email protected]

 

La cámara frontal es de 16MP con apertura f/2.0 pero carece de enfoque automático, por lo que, en función de la distancia, la imagen puede ser algo desenfocada.

Como muchos otros teléfonos, ofrece modos de belleza para mejorar nuestro aspecto en los selfies y también es capaz de simular un modo Retrato para desenfocar el fondo de la imagen.

La calidad de la imagen es bastante correcta, como podemos apreciar en esta imagen.

Selfie tomado con la cámara frontal del Honor Play

 

Aquí os dejamos con una galería de fotografías tomadas con el Honor Play en tamaño original para que podáis apreciar la calidad de las imágenes en una gran variedad de situaciones.


Llamadas de voz

En las pruebas que he realizado la calidad de la voz es correcta y he podido mantener perfectamente conversaciones en entornos moderadamente ruidosos sin dificultades.

La aplicación de Llamadas y de Contactos son la misma, con pestañas separadas para el marcador, la lista de contactos y los favoritos.

Precio y competidores

El Honor Play Standard Edition se comercializa por 329 € (4GB/64GB), mientras que el Honor Play Player Edition con un acabado más original se vende por 349 € (4GB/64GB).

Se trata de un precio bastante asequible para las características del smartphone, aunque hay otras alternativas que también pueden resultar de tu interés.

Uno de los principales rivales es, sin ninguna duda, el Pocophone F1 (EUR 329), el primer smartphone de la sub-marca Pocophone de Xiaomi. Llega con una pantalla de 6.2″ con resolución Full HD+, procesador Snapdragon 845, 6/8GB de RAM, 64/128/256GB de almacenamiento, cámara trasera de 12MP+5MP, cámara frontal de 20MP y batería de 4.000 mAh

Otra opción interesante es, por ejemplo, el Xiaomi Mi 8 SE (EUR 251) ya que cuenta con una pantalla OLED de 5.9″, un procesador Snapdragon 710 (similar en potencia al Kirin 970 pero con menos capacidad gráfica), 6GB de RAM, cámara trasera 12MP+5MP, cámara frontal de 20MP y batería de 3.120 mAh.

Pocophone F1 (izquierda) y Honor Play (derecha)


Conclusiones

El Honor Play se sitúa como un smartphone para aficionados a los juegos pero, a diferencia de otros dispositivos creados para este fin, el dispositivo de Honor llega con un precio bastante asequible y un diseño menos llamativo.

El frontal posee un aspecto similar a otros smartphones de 2018, con una gran pantalla 19.5:9 con esquinas redondeadas y una generosa muesca en la zona superior. Si no eres fan de la muesca, te alegrará saber que puede ocultarse por software (aunque no se disimula tan bien como en pantallas OLED).

Los marcos que rodean la pantalla son bastante estrechos y no dejan apenas espacio libre, por lo que Honor ha colocado el lector de huella en la parte de atrás, lo cual no resulta tan cómodo como tenerlo en el frontal o en la propia pantalla.

Por suerte, Honor ha incorporado su sistema de reconocimiento facial que evita tener que llevar el dedo a la parte de atrás.

Este sistema se ha visto mejorado en EMUI 8.2 con un mejor reconocimiento si llevas complementos, pero sigue sin ser tan seguro como la huella — lo hemos conseguido engañar con una careta creada a partir de una fotografía.

El cuerpo del Honor Play es metálico y está disponible en colores negro, azul y violeta, así como en dos ediciones especiales Player Edition con acabados especiales en colores rojo y negro.

El uso de metal en la parte de atrás requiere líneas de antena visibles en los extremos superior e inferior.

En mi opinión, este diseño se ve algo antiguo en comparación con el acabado en cristal que predomina en los smartphones de gama alta de este año. No obstante, el metal también ofrece ciertas ventajas como una mayor resistencia y el hecho de que las huellas quedan menos marcadas en su superficie.

La pantalla de 6.3″ es de tipo LCD IPS y cuenta con una resolución 1080p, suficiente para ofrecer una buena nitidez. La fidelidad de color es muy buena en el modo normal, aunque muchos usuarios optarán por el modo vívido que ofrece colores más intensos (aunque menos realistas).

El brillo máximo de la pantalla resulta más bien bajo frente a otros smartphones, por lo que puedes tener alguna dificultad para ver la pantalla bajo la luz del sol. Los colores no se alteran al girar la pantalla pero el brillo se reduce ligeramente.

Echamos de menos las funcionalidades de Pantalla Siempre Activa para mostrar notificaciones permanentemente, la Pantalla Ambiente para que se encienda la pantalla al recibir una notificación o el gesto de doble toque sobre la pantalla para encenderla.

 

El procesador Kirin 970 que incorpora el Honor Play es muy potente y, aunque ya ha sido superado por el Kirin 980, que debutará en unas semanas con el Mate 20, sigue siendo una excelente opción.

El Honor Play responde con rapidez a cualquier pulsación y no hemos experimentado ningún parón a la hora de movernos por la interfaz o utilizar apps exigentes. Sus 4GB de RAM ayudan a mantener un gran número de apps en memoria y poder disfrutar de una buena multi-tarea.

A la hora de disfrutar de juegos, el Honor Play se beneficia de GPU Turbo, una funcionalidad software introducida por Huawei hace unos meses que mejora el rendimiento gráfico en aquellos títulos que han sido optimizados — por el momento, solo PUBG y un juego chino llamado Mobile Legends: Bang Bang.

En nuestras pruebas, hemos obtenido tasas elevadas y estables de FPS en juegos como Asphalt 9, Dead Effect 2 o PUBG. Estos resultados son mucho más significativos que los obtenidos en los benchmarks gráficos ya que, como se ha sabido recientemente, el Honor Play (y otros dispositivos de la marca Huawei/Honor) activan un modo «bestia» de rendimiento al detectar la ejecución de un benchmark.

A la hora de ejecutar juegos, el terminal se calienta bastante y hemos medido temperaturas cercanas a 40ºC en cierta zona de su superficie. De hecho, en ciertos benchmarks, hemos obtenido un aviso de sobrecalentamiento que nos ha obligado a dejar al teléfono que se enfríe.

Para los amantes de los juegos, Honor incorpora una herramienta llamada Game Suite que permite incrementar el rendimiento (a costa de menor batería), evitar distracciones durante el juego (como notificaciones o llamadas) y hacer vibrar el dispositivo mientras estás jugando (funcionalidad 4D Smart Shock).

En cuanto al sonido, el Honor Play cuenta con un único altavoz situado en la parte inferior. Esta posición tiene el inconveniente de que resulta fácil taparlo al sujetarlo en horizontal para jugar.

Si optas por auriculares (cuenta con conector de 3.5mm), el sonido ofrece una buena calidad e incorpora efectos 3D.

El Honor Play llega con 64 GB de almacenamiento interno, que podemos ampliar con una tarjeta micro-SD si no nos importa renunciar a la segunda tarjeta SIM. Lamentablemente no podremos formatearla como almacenamiento interno dado que no soporta Adoptable Storage.

En el aspecto de conectividad, el Honor Play va bien servido con WiFi 802.11ac, LTE Cat. 18 y NFC, aunque no cuenta con radio FM ni emisor de infrarrojos.

El Honor Play cuenta con una batería de 3.750 mAh, que ofrece una buena autonomía en comparación con otros smartphones. Si bien el Honor Play posee carga rápida SuperCharge, en nuestras pruebas la carga no ha sido tan rápida como esperábamos. Mientras que otros smartphones alcanzan el 50% en los primeros 30 minutos, el Honor Play se queda en poco más del 35%.

El Honor Play cuenta con su cámara dual, que cuenta con un sensor de 16MP f/2.4 y otro sensor de 2MP f/2.2 para efectos de profundidad.

La combinación de las dos lentes permite tomar fotografías en modo Retrato con un desenfoque del fondo bastante conseguido y efectos de iluminación, aunque echamos de menos no poder ajustar el efecto a posteriori — algo que sí que podemos hacer con el modo de Apertura.

Algunas fotografías tomadas con el Honor Play (galería completa en el apartado de Cámara)

 

Honor ha dotado a la cámara de capacidades de inteligencia artificial para reconocer más de 500 escenas pertenecientes a 22 categorías. En nuestras pruebas, los colores han quedado excesivamente saturados, aunque por suerte el teléfono guarda ambas versiones de la fotografía — con y sin IA — así que puedes elegir la que más te guste.

En condiciones de buena luz, la calidad de imagen es buena y las capturas ofrecen una excelente nitidez y un amplio rango dinámico. Cuando la luz escasea, las fotografías presentan un nivel de ruido bastante alto, como cabía esperar al carecer de estabilización óptica y tener  una lente con una apertura no demasiado amplia.

A la hora de grabar vídeo, echamos de menos estabilización electrónica al grabar vídeo en [email protected] o [email protected], que hace que los vídeos queden temblorosos. Por debajo de esas resoluciones, sí que disfrutamos de vídeos más estables.

La cámara frontal de 16MP ofrece selfies de buena calidad y, además, permite tomar fotografías en modo Retrato desenfocando el fondo de la imagen por software.

 

Centrándonos en el software, Honor ha incorporado la capa de personalización EMUI 8.2, con un diseño bastante alejado del original de Android. En mi opinión, EMUI lleva tiempo pidiendo un lavado de cara importante para hacerla más atractiva visualmente.

EMUI añade un gran número de funcionalidades interesantes que complementan a Android como el control por gestos, los modos de ahorro de energía, el control granular de consumo de batería y conexiones móviles por aplicación, una interfaz para manejo con una sola mano, la clonación de apps para configurar múltiples cuentas, la protección de apps y contenidos multimedia, la reproducción de música sincronizada entre varios dispositivos, etc.

En conclusión, el Honor Play es una excelente opción de compra, tanto si andas buscando un smartphone para jugar sin gastar mucho dinero como si buscas un smartphone equilibrado para el día a día.

El Honor Play Standard Edition se comercializa por 329 € (4GB/64GB), mientras que el Honor Play Player Edition con un acabado más llamativo se vende por 349 € (4GB/64GB).

Lo mejor:

  • Diseño con un gran aprovechamiento del frontal (ratio 83% de pantalla-a-cuerpo)
  • Pantalla con elevada nitidez, buena reproducción del color y ajustes manuales
  • Fluidez en el uso del teléfono gracias a un hardware potente y excelente rendimiento en juegos 3D
  • Cámara trasera dual con numerosos modos de disparo, funcionalidades de IA, modos Retrato y Apertura para controlar bokeh y modo Profesional con muchos ajustes. Cámara frontal con elevada resolución y modo Retrato
  • Lector de huella dactilar complementado por reconocimiento facial rápido y cómodo (aunque menos seguro)
  • Almacenamiento ampliable mediante tarjeta micro-SD (a costa de perder la segunda ranura SIM)
  • Gran número de funcionalidades software, algunas de ellas bastante útiles como el control granular de uso de energía y datos móviles a nivel de aplicación, la aplicación gemela, el espacio privado, etc.
  • Buena autonomía de la batería
  • Conector de auriculares de 3.5mm y NFC
  • Precio atractivo

Lo peor:
  • Pantalla con brillo máximo algo limitado. Ausencia de Pantalla Siempre Activa, Pantalla Ambiente o encendido de pantalla con doble toque
  • Calentamiento del terminal bajo ciertas condiciones de carga, que puede llegar a producir avisos de sobrecalentamiento (por ejemplo, en benchmarks)
  • Altavoz situado en la parte inferior, por lo que queda tapado fácilmente con la mano al sostenerlo en horizontal para jugar
  • Carga rápida SuperCharge algo más lenta que otras tecnologías similares
  • Rendimiento mejorable de la cámara trasera en condiciones de poca luz. Grabación de vídeo sin estabilización en [email protected] o [email protected]
  • Sin radio FM

Galería de fotografías del Honor Play

Nota: El Honor Play ha sido cedido amablemente por Honor España para la realización de este análisis.

Si te ha gustado el análisis, comparte el artículo en tus redes sociales. También puedes pulsar este botón:

💿💻 ¡Ofertón! Consigue tu clave Windows 10 Pro por 9,76€ y Office 2019 Pro por 39,54€ en MMORC [ Ver oferta ]

¿Cuál es tu reacción?
Sorprendido
0%
Feliz
0%
Indiferente
0%
Triste
0%
Enfadado
0%
Aburrido
0%
Incrédulo
0%
¡Buen trabajo!
100%
Sobre el Autor
Teknófilo
Luis es el creador y editor jefe de Teknófilo. Se aficionó a la tecnología con un Commodore 64 e hizo sus pinitos programando gracias a los míticos libros de 'BASIC para niños'. Con el paso de los años la afición a los ordenadores se ha extendido a cualquier cacharrito que tenga una pantalla y CPU.
Comentarios
Deja un comentario

    Deja un comentario