Análisis del Honor Play a fondo y opinión


🎁💳 ¿Conoces la tarjeta Curve? Una sola tarjeta de crédito que aglutina el resto de tus tarjetas y manejas desde el móvil [ Llévate 5,5€ gratis ]

Ir a página

Precio y competidores

El Honor Play Standard Edition se comercializa por 329 € (4GB/64GB), mientras que el Honor Play Player Edition con un acabado más original se vende por 349 € (4GB/64GB).

Se trata de un precio bastante asequible para las características del smartphone, aunque hay otras alternativas que también pueden resultar de tu interés.

Uno de los principales rivales es, sin ninguna duda, el Pocophone F1 (EUR 329), el primer smartphone de la sub-marca Pocophone de Xiaomi. Llega con una pantalla de 6.2″ con resolución Full HD+, procesador Snapdragon 845, 6/8GB de RAM, 64/128/256GB de almacenamiento, cámara trasera de 12MP+5MP, cámara frontal de 20MP y batería de 4.000 mAh

Otra opción interesante es, por ejemplo, el Xiaomi Mi 8 SE (EUR 251) ya que cuenta con una pantalla OLED de 5.9″, un procesador Snapdragon 710 (similar en potencia al Kirin 970 pero con menos capacidad gráfica), 6GB de RAM, cámara trasera 12MP+5MP, cámara frontal de 20MP y batería de 3.120 mAh.

Pocophone F1 (izquierda) y Honor Play (derecha)

Conclusiones

El Honor Play se sitúa como un smartphone para aficionados a los juegos pero, a diferencia de otros dispositivos creados para este fin, el dispositivo de Honor llega con un precio bastante asequible y un diseño menos llamativo.

El frontal posee un aspecto similar a otros smartphones de 2018, con una gran pantalla 19.5:9 con esquinas redondeadas y una generosa muesca en la zona superior. Si no eres fan de la muesca, te alegrará saber que puede ocultarse por software (aunque no se disimula tan bien como en pantallas OLED).

Los marcos que rodean la pantalla son bastante estrechos y no dejan apenas espacio libre, por lo que Honor ha colocado el lector de huella en la parte de atrás, lo cual no resulta tan cómodo como tenerlo en el frontal o en la propia pantalla.

Por suerte, Honor ha incorporado su sistema de reconocimiento facial que evita tener que llevar el dedo a la parte de atrás.

Este sistema se ha visto mejorado en EMUI 8.2 con un mejor reconocimiento si llevas complementos, pero sigue sin ser tan seguro como la huella — lo hemos conseguido engañar con una careta creada a partir de una fotografía.

El cuerpo del Honor Play es metálico y está disponible en colores negro, azul y violeta, así como en dos ediciones especiales Player Edition con acabados especiales en colores rojo y negro.

El uso de metal en la parte de atrás requiere líneas de antena visibles en los extremos superior e inferior.

En mi opinión, este diseño se ve algo antiguo en comparación con el acabado en cristal que predomina en los smartphones de gama alta de este año. No obstante, el metal también ofrece ciertas ventajas como una mayor resistencia y el hecho de que las huellas quedan menos marcadas en su superficie.

La pantalla de 6.3″ es de tipo LCD IPS y cuenta con una resolución 1080p, suficiente para ofrecer una buena nitidez. La fidelidad de color es muy buena en el modo normal, aunque muchos usuarios optarán por el modo vívido que ofrece colores más intensos (aunque menos realistas).

El brillo máximo de la pantalla resulta más bien bajo frente a otros smartphones, por lo que puedes tener alguna dificultad para ver la pantalla bajo la luz del sol. Los colores no se alteran al girar la pantalla pero el brillo se reduce ligeramente.

Echamos de menos las funcionalidades de Pantalla Siempre Activa para mostrar notificaciones permanentemente, la Pantalla Ambiente para que se encienda la pantalla al recibir una notificación o el gesto de doble toque sobre la pantalla para encenderla.

 

El procesador Kirin 970 que incorpora el Honor Play es muy potente y, aunque ya ha sido superado por el Kirin 980, que debutará en unas semanas con el Mate 20, sigue siendo una excelente opción.

El Honor Play responde con rapidez a cualquier pulsación y no hemos experimentado ningún parón a la hora de movernos por la interfaz o utilizar apps exigentes. Sus 4GB de RAM ayudan a mantener un gran número de apps en memoria y poder disfrutar de una buena multi-tarea.

A la hora de disfrutar de juegos, el Honor Play se beneficia de GPU Turbo, una funcionalidad software introducida por Huawei hace unos meses que mejora el rendimiento gráfico en aquellos títulos que han sido optimizados — por el momento, solo PUBG y un juego chino llamado Mobile Legends: Bang Bang.

En nuestras pruebas, hemos obtenido tasas elevadas y estables de FPS en juegos como Asphalt 9, Dead Effect 2 o PUBG. Estos resultados son mucho más significativos que los obtenidos en los benchmarks gráficos ya que, como se ha sabido recientemente, el Honor Play (y otros dispositivos de la marca Huawei/Honor) activan un modo «bestia» de rendimiento al detectar la ejecución de un benchmark.

A la hora de ejecutar juegos, el terminal se calienta bastante y hemos medido temperaturas cercanas a 40ºC en cierta zona de su superficie. De hecho, en ciertos benchmarks, hemos obtenido un aviso de sobrecalentamiento que nos ha obligado a dejar al teléfono que se enfríe.

Para los amantes de los juegos, Honor incorpora una herramienta llamada Game Suite que permite incrementar el rendimiento (a costa de menor batería), evitar distracciones durante el juego (como notificaciones o llamadas) y hacer vibrar el dispositivo mientras estás jugando (funcionalidad 4D Smart Shock).

En cuanto al sonido, el Honor Play cuenta con un único altavoz situado en la parte inferior. Esta posición tiene el inconveniente de que resulta fácil taparlo al sujetarlo en horizontal para jugar.

Si optas por auriculares (cuenta con conector de 3.5mm), el sonido ofrece una buena calidad e incorpora efectos 3D.

El Honor Play llega con 64 GB de almacenamiento interno, que podemos ampliar con una tarjeta micro-SD si no nos importa renunciar a la segunda tarjeta SIM. Lamentablemente no podremos formatearla como almacenamiento interno dado que no soporta Adoptable Storage.

En el aspecto de conectividad, el Honor Play va bien servido con WiFi 802.11ac, LTE Cat. 18 y NFC, aunque no cuenta con radio FM ni emisor de infrarrojos.

El Honor Play cuenta con una batería de 3.750 mAh, que ofrece una buena autonomía en comparación con otros smartphones. Si bien el Honor Play posee carga rápida SuperCharge, en nuestras pruebas la carga no ha sido tan rápida como esperábamos. Mientras que otros smartphones alcanzan el 50% en los primeros 30 minutos, el Honor Play se queda en poco más del 35%.

El Honor Play cuenta con su cámara dual, que cuenta con un sensor de 16MP f/2.4 y otro sensor de 2MP f/2.2 para efectos de profundidad.

La combinación de las dos lentes permite tomar fotografías en modo Retrato con un desenfoque del fondo bastante conseguido y efectos de iluminación, aunque echamos de menos no poder ajustar el efecto a posteriori — algo que sí que podemos hacer con el modo de Apertura.

Algunas fotografías tomadas con el Honor Play (galería completa en el apartado de Cámara)

 

Honor ha dotado a la cámara de capacidades de inteligencia artificial para reconocer más de 500 escenas pertenecientes a 22 categorías. En nuestras pruebas, los colores han quedado excesivamente saturados, aunque por suerte el teléfono guarda ambas versiones de la fotografía — con y sin IA — así que puedes elegir la que más te guste.

En condiciones de buena luz, la calidad de imagen es buena y las capturas ofrecen una excelente nitidez y un amplio rango dinámico. Cuando la luz escasea, las fotografías presentan un nivel de ruido bastante alto, como cabía esperar al carecer de estabilización óptica y tener  una lente con una apertura no demasiado amplia.

A la hora de grabar vídeo, echamos de menos estabilización electrónica al grabar vídeo en [email protected] o [email protected], que hace que los vídeos queden temblorosos. Por debajo de esas resoluciones, sí que disfrutamos de vídeos más estables.

La cámara frontal de 16MP ofrece selfies de buena calidad y, además, permite tomar fotografías en modo Retrato desenfocando el fondo de la imagen por software.

 

Centrándonos en el software, Honor ha incorporado la capa de personalización EMUI 8.2, con un diseño bastante alejado del original de Android. En mi opinión, EMUI lleva tiempo pidiendo un lavado de cara importante para hacerla más atractiva visualmente.

EMUI añade un gran número de funcionalidades interesantes que complementan a Android como el control por gestos, los modos de ahorro de energía, el control granular de consumo de batería y conexiones móviles por aplicación, una interfaz para manejo con una sola mano, la clonación de apps para configurar múltiples cuentas, la protección de apps y contenidos multimedia, la reproducción de música sincronizada entre varios dispositivos, etc.

En conclusión, el Honor Play es una excelente opción de compra, tanto si andas buscando un smartphone para jugar sin gastar mucho dinero como si buscas un smartphone equilibrado para el día a día.

El Honor Play Standard Edition se comercializa por 329 € (4GB/64GB), mientras que el Honor Play Player Edition con un acabado más llamativo se vende por 349 € (4GB/64GB).

Lo mejor:

  • Diseño con un gran aprovechamiento del frontal (ratio 83% de pantalla-a-cuerpo)
  • Pantalla con elevada nitidez, buena reproducción del color y ajustes manuales
  • Fluidez en el uso del teléfono gracias a un hardware potente y excelente rendimiento en juegos 3D
  • Cámara trasera dual con numerosos modos de disparo, funcionalidades de IA, modos Retrato y Apertura para controlar bokeh y modo Profesional con muchos ajustes. Cámara frontal con elevada resolución y modo Retrato
  • Lector de huella dactilar complementado por reconocimiento facial rápido y cómodo (aunque menos seguro)
  • Almacenamiento ampliable mediante tarjeta micro-SD (a costa de perder la segunda ranura SIM)
  • Gran número de funcionalidades software, algunas de ellas bastante útiles como el control granular de uso de energía y datos móviles a nivel de aplicación, la aplicación gemela, el espacio privado, etc.
  • Buena autonomía de la batería
  • Conector de auriculares de 3.5mm y NFC
  • Precio atractivo
Lo peor:
  • Pantalla con brillo máximo algo limitado. Ausencia de Pantalla Siempre Activa, Pantalla Ambiente o encendido de pantalla con doble toque
  • Calentamiento del terminal bajo ciertas condiciones de carga, que puede llegar a producir avisos de sobrecalentamiento (por ejemplo, en benchmarks)
  • Altavoz situado en la parte inferior, por lo que queda tapado fácilmente con la mano al sostenerlo en horizontal para jugar
  • Carga rápida SuperCharge algo más lenta que otras tecnologías similares
  • Rendimiento mejorable de la cámara trasera en condiciones de poca luz. Grabación de vídeo sin estabilización en [email protected] o [email protected]
  • Sin radio FM

Galería de fotografías del Honor Play

Nota: El Honor Play ha sido cedido amablemente por Honor España para la realización de este análisis.

Si te ha gustado el análisis, comparte el artículo en tus redes sociales. También puedes pulsar este botón:

Ir a página