Análisis del Huawei Mate 30 Pro a fondo y opinión


🎁💳 ¿Conoces la tarjeta Curve? Una sola tarjeta de crédito que aglutina el resto de tus tarjetas y manejas desde el móvil [ Llévate 5,5€ gratis ]

¿No tienes tiempo de leer el análisis completo? Dirígete directamente a la sección de Conclusiones para conocer lo que más y lo que menos me ha gustado del Huawei Mate 30 Pro.
Huawei está atravesando un momento complicado por culpa del veto estadounidense que impide a compañías como Google vender o licenciar su tecnología a la compañía china.

Sin embargo, Huawei no está dispuesto a rendirse y, recientemente, ha anunciado su nuevo buque insignia Huawei Mate 30 Pro, que llega con un hardware impresionante pero sin los servicios de Google ni Play Store.

El Huawei Mate 30 Pro llega con una pantalla OLED de 6,5″ curvada, procesador Kirin 990, 8GB de RAM, 256 GB de almacenamiento, cámara trasera cuádruple 40MP+40MP+8MP+ToF, cámara frontal de 32MP y batería de 4.500 mAh con carga rápida a 40W.

El Huawei Mate 30 Pro todavía no está a la venta en España pero, si no hay sorpresas, llegará al mercado por un precio oficial de 1.099 €. Tras haberlo utilizado durante varias semanas, a continuación, os presento mi análisis en profundidad.

 

Índice de contenidos

  1. Diseño
  2. Pantalla
  3. Hardware
  4. Biometría y gestos en el aire
  5. Batería
  6. Sistema Operativo
  7. Funcionalidades de EMUI 10
  8. Aplicaciones incluidas
  9. Multimedia
  10. Cámara
  11. Llamadas
  12. Precio
  13. Conclusiones

Diseño y construcción

La serie Mate de Huawei siempre se ha caracterizado por un aspecto menos llamativo y juvenil que la serie P, así como un diseño totalmente simétrico en el eje vertical tanto en el frontal como en la parte de atrás.

El Huawei Mate 30 Pro cuenta con un frontal dominado por una gran pantalla de 6.5″ con una prominente muesca en la parte superior.

La razón de esta gran muesca se encuentra en la presencia de un sistema de reconocimiento facial 3D, que permite desbloquear el teléfono utilizando la cara, además de un sensor para detección de gestos en el aire.

Resulta un poco extraño que Huawei haya incluido reconocimiento facial 3D dada la cantidad de espacio que ocupa. El lector de huella bajo la pantalla funciona muy bien, por lo que se podrían haber ahorrado el reconocimiento facial en favor de una muesca más pequeña.

Dejando a un lado la muesca, los marcos superior e inferior de la pantalla son bastante estrechos, aunque en este punto el Samsung Galaxy Note10+ con sus finísimos marcos todavía lleva la delantera.

Huawei ha optado por una pantalla con una curva muy pronunciada a ambos lados. La compañía habla de una «pantalla ultracurva de 88 grados» , es decir, con una caída prácticamente vertical. Como resultado, al mirar el teléfono de frente, no se ven los marcos laterales sino que parece que la pantalla fuera de lado a lado.

El inconveniente de las pantallas curvadas, sobre todo cuando la curvatura es tan pronunciada, es que los laterales se ven más oscuros que la zona central y pueden producir reflejos, por lo que no es del gusto de todos. Huawei es consciente de este problema y ha añadido una opción para eliminar los bordes laterales como área de visualización, tanto de forma general como solo para algunas apps.

El gran tamaño de la pantalla unido al ratio alargado hace que resulte prácticamente imposible manejar el smartphone con una sola mano de manera cómoda. Aunque es posible teclear sosteniéndolo con una sola mano, es muy complicado arrastrar la barra de notificaciones hacia abajo sin hacer malabarismos con el teléfono.

 

Un aspecto curioso del frontal del Huawei Mate 30 Pro es que no cuenta con un auricular para el oído. Huawei ha hecho uso de una tecnología que utiliza la propia pantalla como auricular cuando pegas el oído al cristal. En la práctica funciona bien siempre que pegues la oreja a la pantalla.

Otro aspecto innovador del diseño del Mate 30 Pro se encuentra en sus botones de volumen o, mejor dicho, en la ausencia de botones físicos para subir/bajar el volumen. En su lugar, Huawei ha incluido un control deslizante de volumen sobre la pantalla que se activa haciendo una doble pulsación en el lateral del dispositivo.

Aunque esta forma de controlar el volumen resulta muy original, en el día a día no lo encuentro un enfoque muy práctico. Resulta más sencillo y rápido pulsar un botón que hacer un doble toque y deslizar el dedo. En alguna ocasión me ha ocurrido que un vídeo se ha empezado a reproducir a un volumen muy elevado y me ha costado silenciar el teléfono. También resulta más complicado hacer una captura de pantalla (no puedes usar la combinación de botón de encendido + volumen abajo).

 

La parte trasera del Huawei Mate 30 Pro está fabricada en cristal curvado a los cuatro lados pero lo que realmente destaca es el gran módulo circular de cámara en color negro. Este módulo está rodeado por un anillo con acabado mate al que Huawei denomina «Halo.»

El módulo de cámara sobresale ligeramente de la superficie del teléfono aunque, al estar situado en el centro, el teléfono no baila al pulsar su pantalla mientras está apoyado sobre una mesa. A un lado de este módulo encontramos el flash en disposición vertical y la inscripción de LEICA.

El Huawei Mate 30 Pro tiene un grosor de 8.8 mm. y un peso de 198 gramos, por lo que es de los smartphones más contundentes que podemos encontrar. El hecho de que el grosor del terminal se reduzca en los bordes gracias a la curvatura de la pantalla y del cristal trasero ayuda a que el terminal parezca más delgado.

Dimensiones (mm.)Peso (gr.)PantallaBatería (mAh)Ratio pantalla a cuerpo (*)
Huawei Mate 30 Pro158 × 73 × 8.81986.5″4.50094%
Samsung Galaxy Note10+162 × 77 × 7.91966,8″4.30091%
Samsung Galaxy S10 5G163 × 77 × 7.91986,7″4.50089%
Samsung Galaxy S10+158 × 74 × 7,81756,4″4.10089%
Huawei P30 Pro157 × 73 × 8,61906,5″4.20089%
OnePlus 7 Pro163 × 76 × 8.82066,7″4.00088%
Xiaomi Mi 9T Pro157 × 74 × 8,81916,4″4.00086%
OnePlus 7158 × 75 × 8,21826,4″3.70086%
Honor 20 Pro155 × 74 × 8.41826,3″4.00084%
LG G8s ThinQ155 × 77 × 8,11806,2″3.55084%
Pixel 3 XL158 × 77 × 7,91846,3″3.43083%
iPhone XS144 × 71 × 7.71775,8″2.65883%
LG V50 ThinQ 5G159 × 76 × 8,31836,4″4.00083%
Sony Xperia 1167 × 72 × 8.21786,5″3.33082%
iPhone 11 Pro144 × 71 × 8.11885.8″3.04682%
Pixel 4147× 69 × 8.21625.7″2.80080%

(*) Datos de ratio de pantalla a cuerpo según la web GSM Arena

 

A continuación, vamos a revisar los elementos que encontramos en los laterales del teléfono.

En el lateral derecho encontramos el botón de encendido, con un detalle de color rojo, y, como hemos comentado, no hay ningún botón para el volumen.

 

En el lateral izquierdo no encontramos ningún elemento.

 

La parte superior del teléfono cuenta con el emisor de infrarrojos.

 

La parte inferior del teléfono posee un conector USB-C en el centro. A uno de los lados encontramos la ranura para albergar una tarjeta nano-SIM y, opcionalmente, una tarjeta NM Card de memoria de las que hablaremos más adelante. Al otro lado, el Huawei Mate 30 Pro posee un altavoz convencional.

 

El Huawei Mate 30 Pro está disponible en colores negro, space silver, emerald green y cosmic purple. Sin embargo, en principio a España solo llegará la variante space silver, que es un color plateado con cierto tinte violeta (el que se puede ver en las imágnes de este análisis).

Como ocurre con cualquier acabado en cristal, las huellas quedan fácilmente marcadas sobre su superficie, aunque me da la sensación de que en este caso no son tan visibles como en otros dispositivos que he probado.

El Huawei Mate 30 Pro cuenta con certificación IP68, por lo que no debes preocuparte si se da algún chapuzón. Como cualquier smartphone, no está indicado para ser sumergido en agua, por lo que no deberías utilizado para fotografía subacuática.

Pantalla

El Huawei Mate 30 Pro posee una pantalla OLED de 6,53″ con ratio 18.5:9 y resolución Full HD+ (1.176 x 2.400 pixeles), lo que implica una densidad de píxeles de 409 ppp.

Otros smartphones de gama alta cuentan con pantallas con resoluciones Quad HD+ más elevadas y, por tanto, densidades de píxeles superiores. Ahora bien, la nitidez que ofrece la pantalla del Huawei Mate 30 Pro es más que suficiente, por lo que en mi opinión no echarás de menos una resolución superior.

Además, los smartphones que poseen paneles Quad HD+ con una resolución más elevada muestran por defecto una resolución Full HD+ en lugar de Quad HD+ para reducir el consumo de batería y solo conmutan a Quad HD+ al mostrar ciertos contenidos.

Al tratarse de un panel OLED, la matriz de sub-píxeles es de tipo Pentile. Mientras que los paneles LCD utilizan una disposición de los sub-píxeles en hileras RGB, el Huawei Mate 30 Pro muestra un patrón conocido como RGBG, en el que el sub-píxel verde está dividido en dos.

Matriz Pentile del panel OLED del Huawei Mate 30 Pro

 

Además de contar con una buena nitidez, la pantalla del Mate 30 Pro ofrece una gran amplitud de color, siendo capaz de cubrir el 100% del gamut DCI-P3.

Espacios de color. Fuente: AVSForum

Si no estás familiarizado con los espacios de color, todos los smartphones de gama alta cubren de sobra el espacio de color estándar de Android: Rec. 709 / sRGB.

Los más avanzados tratan de cumplir con el espacio DCI-P3 utilizado en la industria cinematográfica, y unos pocos apuntan hacia el espacio de color aún más amplio Rec. 2020, que cubre un 76 por ciento del espectro visible

Ningún panel actual es capaz de mostrar el espacio de color completo Rec. 2020, pero muchos paneles sí que llegan a cubrir el espacio DCI-P3.

Por otro lado, la tecnología HDR incrementa el rango dinámico de tonos de color que se muestran en la pantalla. El panel del Huawei Mate 30 Pro es compatible con HDR, por lo que podemos disfrutar de contenidos compatibles de YouTube y otras fuentes.

Para analizar la calidad de la pantalla hemos realizado diversas pruebas con el software profesional CalMAN Ultimate y un colorímetro X-Rite i1Display Pro.

El Huawei Mate 30 Pro ofrece dos modos de reproducción de color: normal y vívido. Como su propio nombre indica, el modo vívido ofrece colores más vivos pero, a la vez, menos fieles a la realidad, mientras que el modo normal es el que pretende mostrar colores más cercanos a la realidad.

 

Con el modo normal activo, la fidelidad de color resulta ser bastante buena ya que el error medio se sitúa en 2.4 dE (un valor por debajo de 4 dE se considera excelente y por encima de 9 se considera inaceptable) y el error máximo en 5.8 dE. No llega a la excelente fidelidad del iPhone 11 Pro o el Pixel 4, pero no admite queja.

En este modo de color, la pantalla cubre el 97% del espacio sRGB, como era de esperar, y la temperatura de color resulta ser 6.164ºK, un valor que está algo alejado de la temperatura óptima de 6.500ºK.

La pantalla ofrece un ajuste de temperatura de color y, si elegimos el modo frío, la temperatura de color disminuye a valores mucho más cercanos al óptimo, en torno a 6.600ºK.

Resultados de las pruebas de pantalla en el modo de color normal

 

Si pasamos al modo vívido, que es el que está activo por defecto, la fidelidad de color empeora hasta un error medio de 4.6 dE y un error máximo de 8.7 dE. Esto se debe a que los colores se muestran más saturados de lo que son en realidad.

El modo de color vívido cubre más del 100% del espacio sRGB, el 93% del espacio de color más amplio DCI-P3 y el 68% del espacio Rec. 2020.

La temperatura de color resulta ser 7.235 ºK, un valor alto que aporta a la pantalla un tono azulado bastante marcado. Si elegimos el modo cálido, la temperatura de color disminuye a valores de 6.250 ºK, algo más cerca del óptimo.

Resultados de las pruebas de pantalla en el modo de color vívido

 

Todas estas pruebas se han realizado con la funcionalidad Tono natural desactivada para no alterar los colores. Esta función ajusta dinámicamente la temperatura del color de la pantalla según la luz ambiente para lograr una experiencia similar a la de la lectura en papel, de forma similar a como funciona True Tone en los últimos iPhone y iPad Pro.

Según mis propias mediciones, el brillo máximo del panel del Huawei Mate 30 Pro se encuentra alrededor de 455 nits con el brillo al máximo en modo manual, pero aumenta a 629 nits si establecemos el modo automático y nos encontramos bajo un entorno muy iluminado. Estas pruebas se han realizado, como es habitual, con la pantalla totalmente en blanco.

Si en lugar de mostrar toda la pantalla en blanco, reducimos la superficie iluminada a un rectángulo que ocupe un 25% de la superficie (estando el resto de los píxeles de color negro, es decir, apagados), el brillo del cuadrado iluminado se dispara y alcanza, en nuestras pruebas, los 845 nits (el brillo máximo de una pantalla OLED depende de la cantidad de píxeles encendidos).

En esta gráfica comparativa, sin embargo, reflejamos el valor de brillo máximo con la pantalla al 100% en color blanco, ya que es la forma habitual de medir el brillo de una pantalla.

 

Este valor máximo de brillo con la pantalla iluminada al 100% es muy alto, aunque queda ligeramente por debajo de otros smartphones de Samsung y Apple con pantalla OLED como el Samsung Galaxy Note10+ o el iPhone 11 Pro.

El color negro es muy profundo, por lo que el colorímetro ha sido incapaz de medir ningún nivel de brillo. Esto significa que el color negro es realmente negro y que el contraste es, teóricamente, infinito.

Las pantallas OLED tienen un comportamiento peculiar al ser observadas desde un ángulo. Por un lado los emisores de luz están más cerca de la superficie, y esto hace que el contraste y el brillo varíen menos al desplazarnos respecto al centro, pero por otro lado la matriz Pentile provoca que los colores se distorsionen.

En el caso del Huawei Mate 30 Pro, los ángulos de visión son amplios y los colores no se ven apenas alterados al observar la pantalla desde un ángulo. Ahora bien, dado que la pantalla está curvada a los lados, al observar el teléfono de frente se aprecia un color bastante más oscuro en los laterales.

Huawei ha incorporado la funcionalidad de encender la pantalla con un doble toque para ver si tenemos notificaciones pendientes, así como la funcionalidad Mostrar Siempre en Pantalla, aunque está algo escondida en Ajustes > Pantalla principal y fondo de pantalla > Mostrar siempre en pantalla.

Pantalla Always On Display (o, como le llama Huawei, Mostrar Siempre en Pantalla) 

 

Esta funcionalidad muestra en la pantalla de bloqueo la hora / fecha, nivel de batería e iconos de notificaciones de apps. Sin embargo, no muestra el lugar donde debemos colocar el dedo para activar el reconocimiento por huella dactilar, lo cual dificulta acertar con el dedo en el lugar correcto a la primera.

La pantalla del Huawei Mate 30 Pro ofrece un sistema de rotación inteligente muy útil que no había visto nunca antes. En lugar de rotar automáticamente la pantalla cuando giras 90 grados el teléfono, este sistema tiene en cuenta la posición de tus ojos para saber si estás tumbado o recto. De esta forma se evita el típico problema de que te echas en el sofá y la pantalla tiende a girarse cuando no debería hacerlo.

Por último, Huawei ha incorporado un modo lectura que filtra la luz para aliviar el cansancio visual. Puede ser activado manualmente o, si preferimos, programar la hora de inicio y final.

Hardware

El Huawei Mate 30 Pro posee un procesador Kirin 990, fabricado en un proceso de 7 nm. El Kirin 990 ofrece velocidades de reloj de CPU más rápidas y una nueva arquitectura Da Vinci de NPU para tareas de Inteligencia Artificial (IA).

El Kirin 990 cuenta con dos núcleos Cortex-A76 a 2.86 GHz, dos núcleos Cortex-A76 a 2.09 GHz y cuatro núcleos Cortex-A55 a 1.86 GHz.

Si te preguntas por qué Huawei no ha utilizado los últimos núcleos Cortex-A77, se debe a que el proceso de 7 nm de TSMC no permitía alcanzar la frecuencia deseada. Los núcleos A76 sí que podían alcanzar frecuencias más altas usando el mismo proceso y no hay mucha diferencia en el consumo de energía entre ambos diseños.

El nuevo chip consigue hasta un 10% de mejora en el rendimiento de un solo núcleo y un 9% en multi-núcleo en comparación con el Snapdragon 855, según ha explicado Huawei. Todavía más importante es que esto lo consigue con un menor consumo de energía que el procesador de Qualcomm.

El nuevo chip también incorpora una GPU Mali-G76 MP16 de 16 núcleos y soporta memoria LPDDR4-4266 con cache de baja latencia. En comparación con el Snapdragon 855, Huawei afirma que la nueva GPU ofrece un 6% más de rendimiento y un 20% más de eficiencia energética.

Huawei ha adoptado una nueva arquitectura llamada Da Vinci para su NPU.

Da Vinci utiliza una configuración big.LITTLE con un núcleo «grande» que soporta operaciones INT8 y FP16, así como núcleos «pequeños» para tareas de IA menos intensivas como la activación por voz o la carga adaptativa. Huawei afirma que la nueva NPU ofrece una mejora de rendimiento de hasta 6X y de eficiencia de hasta 8X en comparación con el chip Snapdragon 855 de Qualcomm.

Huawei también ofrece una variante del Mate 30 Pro con el chip Kirin 990 5G con un hardware algo más potente y un módem 5G integrado, pero por el momento el Huawei Mate 30 Pro 5G no se comercializará en España.

El Huawei Mate 30 Pro cuenta con 8 GB de RAM, que son más que suficientes para poder tener varias aplicaciones abiertas a la vez. Es cierto que hay en el mercado algunos smartphones 10 o 12 GB de RAM pero, en mi opinión, es más una cuestión de marketing que una mejora real para los usuarios ya que en la práctica no hay mucha diferencia.

A continuación, vamos a ver los resultados del teléfono en diversos benchmarks, lo que nos dará una idea de la potencia de este terminal en comparación con otros teléfonos.

El rendimiento del Huawei Mate 30 Pro en los benchmarks es muy elevado

 

En el benchmark AnTuTu v8 ha dado un resultado de 422.341 puntos, una puntuación excelente que supera a casi todos los smartphones de gama alta.

 

En el benchmark Geekbench 5 centrado en el rendimiento del procesador, ha conseguido 765 / 2.814 puntos en las pruebas mono/multi-núcleo, que son unos resultados excelentes.

 

En el apartado de almacenamiento, el teléfono obtiene unos resultados espectaculares en las pruebas de AndroBench de velocidad de lectura y escritura del almacenamiento.

Esto se debe a que Huawei utiliza el sistema de ficheros Extendable Read-Only File System (EROFS) para mejorar en gran medida la velocidad de lectura de los dispositivos de almacenamiento.

 

En el test de rendimiento general PCMark 2.0, ha obtenido una puntuación de 8.748 puntos, un valor que, siendo bueno, queda por detrás de algunos smartphones Android de gama alta.

 

En la prueba CPU Throttling que mide la caída de rendimiento de CPU al cabo de 15 minutos de carga sostenida, el teléfono ha visto caer su rendimiento hasta un 47% en dicho período. Esto significa que el desempeño al ejecutar apps muy exigentes (como juegos) se puede ver reducido en partidas largas.

Es extraño que la caída sea tan pronunciada dado que Huawei afirma que el Mate 30 Pro cuenta con un sistema de refrigeración multidimensional con el material de disipación más avanzado, la película de grafeno, que permite al teléfono disipar el calor muy rápidamente.

 

Los resultados que ha obtenido el Huawei Mate 30 Pro en los benchmarks son excelentes, a la altura de los mejores smartphones de gama alta del momento, aunque queda por debajo de algunos de ellos.

En el día a día, el Huawei Mate 30 Pro se mueve con total fluidez. No he sufrido parones a la hora de moverme por la interfaz del teléfono o cuando he utilizado apps comunes como Twitter, Facebook, Instagram, Gmail o Google Maps (más tarde hablaremos sobre cómo instalar estas apps en este teléfono).

Los 8 GB de RAM del Huawei Mate 30 Pro son más que suficientes para mantener en memoria un buen número de apps a la vez, y no he sufrido cierres de apps al ponerlas en segunda plano.

El Huawei Mate 30 Pro mueve sin problemas los juegos 3D más exigentes

 

En cuanto a capacidad gráfica, el Huawei Mate 30 Pro incorpora GPU Turbo, una tecnología que debutó en el Honor Play y que promete una mejora de rendimiento gráfico de hasta un 60% y un ahorro de batería de hasta 30% para los títulos compatibles como PUBG, Fortnite, NBA 2K18 y muchos más.

En la prueba de rendimiento gráfico SlingShot de 3DMark, el teléfono ha obtenido unos resultados significativamente por debajo de otros smartphones de gama alta.

 

En la prueba GFXBench con APIs tradicionales, el dispositivo ha obtenido unos resultados que, de nuevo, no destacan frente a otros smartphones de gama alta.

 

En las pruebas de GFXBench basadas en las APIs modernas de bajo nivel y alta eficiencia (Metal/OpenGL y Vulkan), el Huawei Mate 30 Pro tampoco destaca.

 

En las pruebas de rendimiento gráfico, la GPU ha obtenido unos buenos resultados en los benchmarks pero claramente por debajo de otros smartphones de gama alta. Esta siempre ha sido una debilidad de las GPUs Mali frente a las GPUs Adreno de Qualcomm, al menos en los resultados de los benchmarks.

Para comprobar el rendimiento gráfico en el día a día, he probado tres juegos 3D exigentes — Asphalt 9, Dead Effect 2 y PUBG — y, en todos ellos, la experiencia al jugar con el Huawei Mate 30 Pro ha sido muy satisfactoria. Por tanto, la aparente menor potencia de la GPU frente a otros smartphones no supone ningún problema con los juegos actuales.

Utilizando el software GameBench, he podido medir diversos parámetros de rendimiento en estos juegos y los tres títulos se mueven con una tasa de imágenes por segundo elevada (cerca de 30 o 60 FPS, según el juego) de manera muy consistente.

JuegoFPS medioEstabilidad FPSMin. FPSMax. FPS%GPU%CPU
Asphalt 930100%263111%
Dead Effect 260100%58617%
PUBG29100%26319%

 

Como todos los teléfonos de gama alta, se calienta al ser sometido a una carga elevada de trabajo, especialmente en juegos 3D. En el Huawei Mate 30 Pro, sin embargo, he medido una temperatura de 34ºC en ciertas zonas de la superficie trasera tras jugar algunas partidas, que es un valor bastante comedido.

Con objeto de optimizar el rendimiento, Huawei incorpora una aplicación llamada Optimizador que analiza el estado del teléfono y ofrece diversas formas de optimizar el funcionamiento del teléfono.

Entre otras, esta aplicación puede proponer cerrar ciertas aplicaciones para reducir el consumo de energía, borrar ficheros grandes o aplicaciones poco usadas para liberar espacio, o desactivar Bluetooth si no hay ningún dispositivo para enlazar.

Esta misma aplicación también permite bloquear llamadas y mensajes de ciertos orígenes, restringir el uso de datos móviles / WiFi por parte de las apps, reducir el consumo de datos limitando las conexiones en segundo plano, controlar las aplicaciones que pueden mostrar notificaciones flotantes, buscar virus, y gestionar el consumo de batería.

App Optimizador de EMUI

 

El Huawei Mate 30 Pro llega con 256GB de almacenamiento, por lo que no deberías tener problema a la hora de almacenar imágenes y vídeos incluso en calidad 4K.

Este almacenamiento se puede ampliar mediante un tipo de tarjeta llamado NM Card. Esta tarjeta es un formato propietario de Huawei que tiene el tamaño de una tarjeta nano-SIM, y cuyo precio está por encima de las tarjetas microSD tradicionales.

En el aspecto de conectividad, el Huawei Mate 30 Pro es compatible con WiFi 802.11 b/g/n/ac en las bandas de 2.4 GHz y 5 GHz (pero no soporta WiFi 6), Bluetooth 5.1, 4.5G/LTE, emisor de infrarrojos, GPS de frecuencia dual y NFC. No incorpora radio FM.

La conectividad WiFi alcanza velocidades de hasta 1.732 Gbps gracias al soporte del estándar 802.11ac wave2.

Aunque existe una variante 5G del Huawei Mate 30 Pro con chip Kirin 990 5G, por el momento no parece que este modelo vaya a llegar a España.

El conector USB-C soporta USB 3.1 Gen1 pero el cable que viene incluido en la caja solo soporta USB 2.0.

Una funcionalidad interesante del Mate 30 Pro es que permite compartir una conexión WiFi con otros smartphones — cualquier smartphone pueden compartir una conexión 3G/4G pero no todos pueden compartir una conexión WiFi.

El Huawei Mate 30 Pro incorpora un módem LTE Cat. 21 con velocidad de descarga hasta 1.6 Gbps.En las pruebas que hemos realizado la velocidad de red tanto por Wi-Fi como por 4G han sido satisfactorias.

En la prueba de WiFi, el Huawei Mate 30 Pro alcanzó los 411 Mbps de bajada y 92 Mbps con una conexión de fibra óptica. En la prueba de 4G, se alcanzaron los 30 Mbps de bajada y 7 Mbps de subida con una conexión de Vodafone.

Sistemas biométricos y gestos en el aire

El Huawei Mate 30 Pro cuenta con dos sistemas de autenticación biométrica: lectura de huella dactilar y reconocimiento facial 3D.

Huawei ha incorporado un lector de huella dactilar bajo la propia pantalla que permite desbloquear el teléfono colocando el dedo sobre la zona de la pantalla donde está ubicado el sensor.

Si tenemos activada la pantalla Always On Display, basta con poner el dedo encima de la pantalla para desbloquear el teléfono sin tener que tocar ningún botón — siempre y cuando coloquemos el dedo en la zona correcta. Lamentablemente, con la pantalla Always On Display activa, la zona de lectura de la huella no aparece marcada hasta que no tocamos la pantalla con el dedo.

El reconocimiento de huella es fiable siempre que coloquemos el dedo en la zona correcta ya que el área de reconocimiento es bastante reducida. El desbloqueo es muy rápido aunque, en mi opinión, no llega a superar al de OnePlus.

Lector de huella bajo la pantalla del Huawei Mate 30 Pro

 

Huawei ha incorporado también un sistema de reconocimiento facial 3D avanzado, que incorpora elementos como un proyector de puntos, un medidor de proximidad ToF, un iluminador y una cámara de infrarrojos.

Para activar el reconocimiento facial, basta con levantar el teléfono de la mesa ya que el acelerómetro detecta el movimiento, enciende automáticamente la pantalla y desbloquea el teléfono si detecta tu cara.

En caso de que ya tengas el teléfono en la mano con la pantalla Always On Display activa, es posible activar el reconocimiento facial al pulsar sobre el botón de encendido o hacer un doble toque en pantalla.

El reconocimiento facial funciona con bastante rapidez y, en mi experiencia, resulta incluso más cómodo que colocar el dedo en el lector de huella. El reconocimiento apenas falla, por lo que no tendrás problema para que el sistema te reconozca si utilizas gafas, dejas de afeitarte o realizas pequeños cambios sobre su rostro. Huawei también permite configurar una apariencia alternativa para que el reconocimiento funcione si cambias de imagen (es un teléfono clown-friendly 🤡).

El desbloqueo facial utiliza un sensor 3D como los últimos iPhone, por lo que en mis pruebas «amateur», no he conseguido engañar al sistema poniendo delante del teléfono una careta foto o un vídeo. Huawei incorpora una opción que permite especificar si queremos que el reconocimiento facial requiera contacto visual y ojos abiertos para funcionar (aprende, Pixel).

El reconocimiento facial del Huawei Mate 30 Pro funciona sin problemas

 

Lo único que no me gusta de Face Unlock es que, al arrastrar la pantalla hacia arriba para desbloquear, en ocasiones no se desbloquea sino que se muestran cinco atajos (grabadora, linterna, calculadora, temporizador, escáner de cámara) si comienzas a arrastrar desde muy abajo.

Una novedad del Huawei Mate 30 Pro es la presencia de un sensor de gestos de la mano en el aire que permite dos funcionalidades:

  • Scroll: Desplaza la mano hacia arriba y hacia abajo para hacer scroll sin tocar la pantalla
  • Captura de pantalla: Ciérrala mano frente a la pantalla para realizar una captura sin tocar la pantalla.

Ninguna de las dos funcionalidades son especialmente útiles y no siempre funcionan a la primera pero, dado que no hay botones de volumen, sí que he tomado capturas de pantalla cerrando el puño con frecuencia para preparar este análisis.

Batería

La batería del Huawei Mate 30 Pro posee una generosa capacidad de 4.500 mAh, por lo que cabe esperar una gran autonomía.

 

En la prueba de batería Work Battery Life 2.0 de PCMark, el teléfono ha dado un excelente resultado de 11 horas y 32 minutos, por encima de cualquier otro smartphone de gama alta que haya probado este año.

Esta prueba se ha realizado con la pantalla con el brillo de la pantalla calibrado a 200 nits, tal y como indica PCMark que debe realizarse para que los resultados sean comparables entre smartphones.

 

En el día a día, la autonomía del Huawei Mate 30 Pro es excelente. No he tenido ninguna dificultad en llegar al final del día a pesar de que hacer un uso bastante intenso del teléfono durante el día.

Además, Huawei ha incorporado una herramienta para gestionar el ahorro de energía dentro de la aplicación Optimizador. Esta herramienta permite escoger entre un modo de ahorro de energía estándar y otro Ultra.

El modo estándar restringe la actividad de las aplicaciones en segundo plano, reduce o deshabilita algunos efectos visuales y sonidos del sistema, y deshabilita la recepción de correo en segundo plano para ahorrar energía. El modo Ultra cambia la interfaz a uno más simple y solo ofrece acceso a Llamadas, Mensajes y Contactos, aunque podemos añadir algunas apps adicionales.

Una funcionalidad llamada Resolución Inteligente permite reducir automáticamente o manualmente la resolución de la pantalla para ahorrar batería aunque, tratándose de una pantalla de 6.5″, no parece recomendable reducir la resolución por debajo de Full HD+.

La compañía ha incluido un modo Oscuro que permite oscurecer los colores de la interfaz. Dado que la pantalla es OLED, esto tiene la ventaja de que los píxeles negros no consumen energía.

La app Gestor también realiza un análisis del estado del teléfono para incrementar el ahorro de energía sugiriendo diversas acciones.

Por ejemplo, la app indica qué aplicaciones son las que más energía consumen y qué ajustes podemos modificar para reducir el consumo de energía: reducir el tiempo de espera de la pantalla antes de apagarse, desactivar la vibración al pulsar, desactivar la vibración, etc.

Una funcionalidad que me ha gustado es que permite seleccionar individualmente qué apps pueden iniciarse automáticamente, así como cuáles pueden seguir ejecutándose una vez apagada la pantalla. Además, el teléfono también indica qué aplicaciones consumen mucha energía para que sepamos dónde vamos a obtener los mayores beneficios.

El Huawei Mate 30 Pro cuenta con la tecnología de carga SuperCharge 40W que es una de las más rápidas que podemos encontrar en un smartphone a día de hoy.

En mis pruebas, el proceso de carga completo ha tardado un total de 1 hora y 40 minutos con el cargador incluido. En solo media hora, ha conseguido el 70 por ciento de carga, lo cual es una marca excelente y, en una hora, ya tiene el 95 por ciento de carga.

El Huawei Mate 30 Pro alcanza un 70% de carga en 30 minutos.

 

El Huawei Mate 30 Pro es compatible con carga inalámbrica a 27W, que es significativamente más rápida que la carga a 7.5W que ofrecen otros smartphones aunque tendrás que hacerte con un cargador que soporte esta velocidad. Yo no lo tengo y por tanto no he podido probar la mayor velocidad.

Otra funcionalidad que está presente en el Huawei Mate 30 Pro es la carga inalámbrica inversa, que permite cargar de forma inalámbrica otros dispositivos que cuenten con soporte de carga inalámbrica..

Esto significa que, si el smartphone con carga inalámbrica de un amigo o tus auriculares con funda de carga inalámbrica se quedan sin batería, podrás transferirle carga colocando el dispositivo sobre la espalda. Ahora bien, el proceso de carga es bastante lento y me da la sensación de que no es muy eficiente, ya que el Mate 30 Pro pierde batería más rápidamente que lo que la gana el otro smartphone.

Software: Sistema operativo

En esta ocasión, vamos a separar el apartado software en dos — sistema operativo y funcionalidades de EMUI 10 — ya que merece la pena dedicar un tiempo a hablar sobre las particularidades de Android en este dispositivo. .

Debido al veto estadounidense, a pesar de que el Huawei Mate 30 Pro corre Android 10 con la capa de personalización EMUI 10, carece de los servicios de Google y de la tienda de apps Play Store.

En su lugar, Huawei ha incluido su propia versión de los Google Mobile Services llamada HMS (Huawei Mobile Services) y su propia tienda de aplicaciones App Gallery. Según Huawei, existen más de 45.000 apps que utilizan los HMS y su tienda App Gallery cuenta con más de un millón de apps.

El Huawei Mate 30 Pro viene con la tienda AppGallery preinstalada

 

En la práctica, sin embargo, el número de apps populares en esta parte del mundo que están adaptadas para utilizar los HMS es muy escaso. De igual forma, la App Gallery tiene muchas apps chinas pero no tantas apps occidentales.

A modo de ejemplo, ninguna de estas apps pueden ser descargadas desde la App Gallery en el momento de escribir este artículo: WhatsApp, Telegram, Facebook, Instagram, Uber, Cabify, Spotify o Dezer. Tampoco encontramos apenas apps de líneas aéreas, bancos, dispositivos de salud, streaming de vídeo/música, etc.

¿Qué apps encontramos en App Gallery? La mayoría de las apps son poco conocidas fuera de China aunque existen algunas excepciones notables como Twitter, Air Europa, AliExpress, Ryanair, Tik Tok, Amazon, Booking, El Tenedor, Orange TV, Atresplayer, laSexta, La Liga o Evo Banco. Todas estas sí que están en la tienda de Huawei.

Huawei tiene mucho interés en potenciar sus propios servicios HMS y planea incentivar a los desarrolladores para que adapten sus apps. Hasta que esto ocurra, sin embargo, la oferta de apps de App Gallery es insuficiente.

Por tanto, resulta fundamental instalar Play Store (u otra tienda de aplicaciones pero Play Store es la más completa y segura) para tener acceso a todas las apps que no están en la App Gallery y que, al menos para mí, son indispensables.

Instalar Play Store (u otra tienda de aplicaciones) o descargar el APK de tu app favorita no es complicado pero no es suficiente. Muchas apps requieren los servicios móviles de Google (GMS, Google Mobile Services) para funcionar correctamente.

Por ejemplo, apps como Uber o Cabify utilizan el servicio de Mapas de Google, por lo que solo con instalar la app no es suficiente. Lo mismo ocurre con juegos que utilizan Google Play Games para partidas multijugador.

Por tanto, también tenemos que instalar los servicios móviles de Google (GMS) para poder utilizar muchas aplicaciones. De nuevo, instalar GMS no es complicado ya que existen tutoriales para instalar Play Store y GMS que, en poco más de 10 minutos, te permitirán hacer uso de, por ejemplo, apps que usen los Mapas de Google.

En este punto queremos hacer una advertencia. Los métodos para instalar Play Store y los GMS requieren descargar e instalar APKs de Internet cuyo origen no es Huawei ni otra fuente fiable. Por lo tanto, nada impediría que estas apps tuvieran un malware que registrara tu actividad, enviase tus contraseñas, etc. No pretendemos sembrar miedo pero la realidad es que estamos instalando apps y servicios de origen desconocido.

En cualquier caso, una vez más, esto no es suficiente. Aunque instales Play Store y los servicios móviles de Google, el dispositivo no pasará la prueba de seguridad SafetyNet y aparecerá como dispositivo no certificado según Play Protect.

El Huawei Mate 30 Pro no supera el test SafetyNet de Google

 

En la práctica, esto significa que ciertas apps que verifiquen el estado del dispositivo no se dejarán instalar. Sorprendentemente, no hay tantas apps que realicen esta validación pero sí que encontramos algunas relevantes en el sector financiero: Apps de bancos como BBVA España o Caixabank aparecen como incompatibles, y Google Pay indica que el dispositivo no es apto para realizar pagos.

Netflix tampoco se deja instalar desde la Play Store y, aunque puedes instalar una versión antigua, la máxima resolución que vas a poder ver es SD ya que el dispositivo no cuenta con soporte Google Widevine. Además, dado que utilizas una versión antigua de la app, Netflix podría bloquear el acceso en cualquier momento.

Algunas apps no se dejan instalar desde Play Store

 

Lo que sí que vas a poder instalar y utilizar son las apps de Google (YouTube, Gmail, Play Music, Google Drive, etc.) y muchas otras apps de bancos (Santander, ING, Banco Sabadell), servicios de pago (Paypal, Bnext, Revolut), streaming (HBO, Movistar+, Spotify), juegos (Fortnite, PUBG, Asphalt 9) y más.

Por lo tanto, a día de hoy, con los métodos que nosotros conocemos para instalar los servicios de Google, no es posible utilizar el Huawei Mate 30 Pro como un smartphone Android convencional sino que hay algunas limitaciones para instalar ciertas apps, realizar pagos móviles o disfrutar de contenido protegido por DRM.

Software: Funcionalidades de EMUI 10

Como comentábamos en el apartado anterior, el Huawei Mate 30 Pro corre Android 10 y, por encima del sistema operativo, Huawei ha incorporado su propia capa de personalización EMUI 10.

EMUI es una de las capas de personalización con mayor número de ajustes y opciones ya que añade una gran cantidad de funcionalidades sobre Android.

Cuando Huawei presentó EMUI 10, destacó principalmente cuatro características: un nuevo diseño inspirado en una revista contemporánea, el modo oscuro en la interfaz, colores con baja saturación inspirados por el artista Giorgio Morandi y Pantalla Siempre Activa con temas rotando a lo largo del día.

El nuevo diseño inspirado en una revista contemporánea es el cambio de la interfaz más visible. La interfaz de EMUI y las apps propias de Huawei ahora ofrecen un diseño similar al de las revistas con más espacios en blanco.

El resultado es un aspecto más limpio en el que se destacan los elementos importantes de la página sin agobiar al usuario con mucha información.

Por ejemplo, si nos fijamos en la pantalla de ajustes rápidos, podemos observar que hay bastante espacio libre alrededor de la fecha y la hora. Aunque podríamos pensar que es un desperdicio de espacio, la legibilidad mejora. Lo mismo ocurre con las apps de correo electrónico o de contactos.

Esta sección de ajustes rápidos también refleja los colores con baja saturación de los que hablábamos al principio del apartado: en este caso se trata de un color gris apagado.

En la sección de Contactos, la zona superior con el nombre de la persona aparece sobre un fondo también apagado.

El uso de tonos apagados contrasta con el empeño que han puesto otros fabricantes en hacer que los colores salten a la vista, mostrando en muchas ocasiones colores más saturados que la realidad.

La nueva interfaz también se mueve ahora de forma más fluida y con animaciones más naturales.

Esto se nota especialmente cuando sales de una app arrastrando hacia arriba para volver a la pantalla de inicio. A medida que arrastras el dedo hacia arriba, el teléfono calcula la trayectoria y la velocidad a la que estás arrastrando el dedo y mueve la app en esa dirección hasta que la app se hace pequeña y se introduce en el lugar donde estaba su icono en el escritorio.

También encontramos una nueva animación al pulsar sobre el icono de una app en el escritorio para abrirla. Si te fijas bien, el icono reduce ligeramente su tamaño y después lo recupera, como si fuera un botón de verdad. Lo mismo ocurre al pulsar sobre una fotografía en la Galería.

Otro de los cambios estéticos tiene que ver con el modo Oscuro, que es una de las novedades de Android 10.

EMUI 10 permite activar el modo Oscuro y, al hacerlo, no solamente la interfaz a un esquema de color negro sino que las apps pre-instaladas de Huawei también conmutan a este modo.

El modo Oscuro de Huawei es similar al de otros fabricantes. Los fondos pasan a ser negros, lo que además de reducir el cansancio de la vista si estás en un entorno poco iluminado, contribuye a ahorrar batería debido al panel OLED.

Los colores poco saturados que comentábamos antes se oscurecen también ligeramente al activar este modo.

EMUI 10 también ha mejorado la interconexión entre el smartphone y los portátiles Matebook de Huawei.

Al conectar el Mate 30 Pro con un Matebook, aparece en la pantalla del ordenador un smartphone virtual que puedes manejar con el teclado y el ratón. Puedes incluso arrastrar ficheros entre el teléfono y el portátil.

Algunas otras características de EMUI 10 son ya viejas conocidas de versiones anteriores, por lo que solo las repasaremos aquí brevemente:

  • Pantalla de bloqueo con fondos de pantalla cambiantes que son descargados y rotados automáticamente por el teléfono.
  • Accesos rápidos si, estando en la pantalla de bloqueo, deslizamos el dedo desde la parte inferior hacia arriba para mostrar la grabadora, la calculadora, la linterna, el cronómetro y un reconocedor de códigos QR/traductor/buscador de productos para compras y reconocedor de objetos.
  • Gestor de temas que permite cambiar el aspecto del teléfono, personalizando incluso el estilo de la pantalla de bloqueo, el fondo de pantalla de bloqueo, el fondo de la pantalla principal y el estilo de los iconos, pero no la fuente utilizada para el tipo la letra.
  • Búsqueda EMUI al arrastrar la pantalla hacia abajo estando en el escritorio para  localizar contenido en aplicaciones, contactos, mensajes, etc.
  • Pantalla principal con estilo simple, donde solo se muestran unos pocos botones grandes para niños o personas mayores.
  • Navegación mediante gestos: deslizar el dedo hacia dentro desde los extremos para Volver, deslizar el dedo hacia arriba desde el extremo inferior para Inicio y deslizar el dedo hacia arriba desde el extremo inferior y parar a mitad de camino para ver Tareas recientes.

Uno de los aspectos que más me gusta de EMUI es la posibilidad que ofrece de gestionar individualmente los permisos de cada aplicación para distintos propósitos, ya que permite:

  • ajustar los permisos de cada aplicación para mostrar notificaciones y la ubicación de estas
  • elegir para cada aplicación si queremos que se muestre el símbolo en el extremo superior derecho del icono cuando hay notificaciones o mensajes
  • ajustar los permisos de cada aplicación para seguir ejecutándose una vez apagada la pantalla.
  • ajustar los permisos de cada aplicación para utilizar la conexión WiFi o de datos móviles en primer plano, en segundo plano y en itinerancia, y conocer el consumo de datos por cada tipo de conexión

De esta forma podemos tener un control absoluto sobre las aplicaciones, y ajustar su uso a nuestras necesidades. Por ejemplo, podemos decidir que Instagram no pueda ejecutarse en segundo plano para ahorrar batería, o que un juego no pueda hacer uso de la conexión de datos móviles en ningún caso.

Para ciertas apps que funcionan en segundo plano, es importante que ajustes los permisos convenientemente o te encontrarás con que no funcionan adecuadamente.Como queja, no hay un sitio donde puedas gestionar todos los aspectos de una app, sino que debes ir saltando entre distintos apartados.

 

Huawei ofrece una funcionalidad llamada Game Center que aglutina todos los juegos y permite mostrar un panel de herramientas de juego cuando estamos en una partida.

Este panel ofrece las siguientes herramientas:

  • Botones L/R para mapear dos zonas de la pantalla y simular su pulsación al tocar los extremos izquierdo y derecho del borde superior de la pantalla
  • Jugar sin interrupciones para bloquear las notificaciones en pantalla salvo llamadas, alarmas y alertas por nivel bajo de batería.
  • Captura de pantalla para guardar lo que vemos en pantalla como una imagen.
  • Grabación de pantalla para grabar lo que sucede en la pantalla junto con el audio captado por el micrófono.
  • Evitar operaciones accidentale para bloquea las teclas de navegación
  • Aplicaciones en ventana para abrir ciertas aplicaciones en una ventana sin salir del juego.

Huawei incorpora control por gestos mediante movimientos del dispositivos y gestos con nudillos:

  • Movimientos: Dar la vuelta para silenciar, levantar para disminuir el volumen del timbre o acercar al oído para responder/hacer llamadas.
  • Gestos con nudillos: tomar una captura de la pantalla o de parte de ella al golpear con un nudillo, realizar una grabación de la pantalla al golpear con dos nudillos, dividir la pantalla en dos para multi-tarea. En mis pruebas, el reconocimiento de estos gestos no siempre ha funcionado demasiado bien.

Huawei ofrece una interesante funcionalidad llamada Aplicación Gemela que permite iniciar sesión con dos cuentas diferentes en la misma app al mismo tiempo. Esto es útil para tener configuradas varias cuentas en apps como WhatsApp, Facebook o Snapchat.

Otra funcionalidad relacionada es Espacio Privado, que crea un nuevo escritorio donde mantener lejos de miradas ajenas apps, fotografías, vídeos, música y cualquier otro contenido. Huawei permite asociar un PIN y una huella dactilar diferente a este espacio, de forma que, si los utilizamos en la pantalla de bloqueo, accedemos directamente a este escritorio.

En caso de que queramos proteger únicamente fotografías, vídeos, música u otros archivos sin crear un nuevo escritorio, podemos hacerlo con Caja fuerte. Es posible añadir algunos de estos elementos a una caja fuerte protegida por contraseña o huella dactilar, e incluso podemos crear varias cajas fuertes con distinto contenido.

Si solo queremos restringir el acceso a una o varias apps, podemos hacer uso del Bloqueo de aplicaciones, que permite proteger mediante contraseña o huella dactilar el acceso a una aplicación.

Huawei incluye la funcionalidad de Gestor de contraseñas que guarda los nombres de usuario y las contraseñas y los utiliza para completar automáticamente la información cuando se inicia sesión en una aplicación. Estos datos se almacenan solo en el dispositivo.

El Huawei Mate 30 Pro también cuenta con la función Proyección, que permite conectar el teléfono a una pantalla para disfrutar de una experiencia de escritorio con aplicaciones ejecutándose en ventanas.

Para conectarse, ya no es necesario utilizar un cable sino que es posible hacerlo de forma inalámbrica si la pantalla es compatible con el protocolo Miracast. En mis pruebas, con una sola pulsación he conseguido conectarme a mi televisión LG y mostrar una interfaz de escritorio con ventanas como la de un ordenador.

La pantalla del teléfono se convierte en un trackpad aunque, si lo preferimos, podemos utilizar teclado y ratón externos por Bluetooth.

Modo escritorio del Huawei Mate 30 Pro

 

Huawei también ofrece una funcionalidad llamada Huawei Share que permite imprimir en impresoras cercanas de forma inalámbrica, compartir archivos entre dos dispositivos Huawei sin utilizar datos móviles, así como con ordenadores Windows o macOS conectados a la misma red WiFi.

Todavía es más sencillo compartir archivos como imágenes, vídeos, contactos o URLs entre dos dispositivos con NFC utilizando Huawei Beam. Esta funcionalidad se activa acercando los dos dispositivos por la parte posterior y pulsando la pantalla.

Aplicaciones incluidas

Huawei ha incorporado una aplicación llamada Salud que, como su propio nombre indica, permite controlar nuestra actividad física. La aplicación permite marcar objetivos de pasos al día y peso, registrar cuándo vamos a hacer ejercicio, y llevar el control del número de pasos caminados, la distancia recorrida y el número de pisos subidos.

La aplicación puede conectarse con fuentes externas de datos para hacer un mejor seguimiento de nuestra actividad física.

 

Si quieres migrar tus datos desde otro teléfono, puedes usar la app Phone Clone para transferir datos de cualquier otro smartphone (Android o iPhone) al Mate 30 Pro. Esta app transfiere a través de una zona WiFi que crea el propio teléfono datos como contactos, registro de llamadas, eventos del calendario, conexiones WiFi, archivos multimedia, datos de aplicaciones, etc.

Para hacer uso del emisor de infrarrojos, contamos con la app Controlador Inteligente, que permite añadir electrodomésticos a los que podremos dar órdenes directamente desde el teléfono. La app incluye una amplia base de datos de marcas.

Huawei también añade su app Vídeo, que ofrece contenidos en streaming de películas, series y eventos. Huawei ofrece contenido bajo suscripción (4,99 euros/mes), contenido gratuito y contenido de estrenos en alquiler.

Huawei ha incorporado una app llamada HiCare que permite diagnosticar problemas hardware del teléfono (sensores, WiFi, Bluetooth, altavoz, micrófono, pantalla, cámara, etc.), obtener ayuda a problemas frecuentes y habilitar un modo mantenimiento antes de enviar el dispositivo a reparar para que nadie tenga acceso a datos privados durante el proceso de reparación.

Huawei no ha incorporado aplicaciones de terceros salvo WPS Office, una app que permite abrir y editar ficheros de ofimática. Por último, como ya hemos comentado en el apartado anterior, el Huawei Mate 30 Pro no incluye la tienda Play Store de Google sino la tienda AppGallery de Huawei.

Multimedia

El Huawei Mate 30 Pro cuenta con un altavoz principal situado en la parte inferior del teléfono, junto al conector USB Tipo-C. La posición no es la mejor ya que resulta fácil tapar el altavoz con la mano al sostener el teléfono en horizontal.

El auricular del oído también actúa como altavoz al escuchar música pero Huawei no ha optado por un altavoz con rejilla convencional sino por una pantalla acústica que emite el sonido para vibración.

Aunque esta aproximación funciona bien a la hora de mantener una conversación de voz cuando tenemos el oído pegado a la pantalla, produce un sonido con muy poca potencia si queremos escuchar música a cierta distancia.

En mis pruebas con ambos altavoces, el sonido se ha escuchado potente y claro, aunque la calidad no puede competir con otros smartphones que cuentan con altavoces más equilibrados donde se nota tanta diferencia entre uno y otro.

Huawei ha prescindido del conector tradicional de auriculares, por lo que tendremos que utilizar unos auriculares USB-C (como los que incluye Huawei en la caja) o Bluetooth, o bien hacer uso de un adaptador de USB-C a 3.5 mm.

Si acostumbras a escuchar música con auriculares, te alegrará saber que Honor incluye una tecnología de audio 3D a la que denomina Histen. Esta tecnología permite disfrutar de diversos modos de reproducción a través de auriculares: automático, audio 3D, natural y estándar.

El Huawei Mate 30 Pro incorpora también un ecualizador de sonido de diez bandas con varios modos predefinidos.

En la práctica, el sonido se escucha muy bien con auriculares, aunque mi oído poco entrenado no aprecia una mejora sustancial con respecto a otros smartphones de gama alta.

Opciones de sonido del Huawei Mate 30 Pro

 

El Huawei Mate 30 Pro incorpora su propio software de reproducción de música con una interfaz que permite visualizar las canciones por título, álbum, artista y carpeta. La aplicación ofrece varias opciones de diseño interfaz, como podemos ver a continuación.

Diseños de la interfaz de la app Música del Huawei Mate 30 Pro

 

La app permite crear listas de reproducción y marcar canciones como favoritas, así como acceder a los ajustes de sonido desde la app.

El reproductor de música no es capaz de descargar portadas automáticamente desde Internet ni es posible reproducir música que esté almacenada en otros dispositivos de red. En la aplicación aparece una opción llamada Servicio de música en línea , pero, al pulsar sobre ella, aparece un mensaje que dice que el servicio no está disponible en la región.

Aplicación Música del Huawei Mate 30 Pro

 

La aplicación Galería se utiliza para visualizar y reproducir las fotos y vídeos almacenados en el teléfono. La nueva app incorpora capacidades de IA para crear Recuerdos (álbumes dinámicos según la fecha, la hora y la ubicación de las fotos) y Descubrir (clasificar fotos automáticamente en función del contenido).

La aplicación también permite editar las imágenes mediante diversas herramientas básicas para recortar, ajustar el color, modificar el contraste, etc. Nada nuevo que no hayamos visto antes.

Aplicación Galería del Huawei Mate 30 Pro

 

Huawei ha incluido una app específica para reproducción de vídeo, y el teléfono es capaz de reproducir sin problemas ficheros compatibles con suavidad gracias a su procesador.

He reproducido algunos vídeos 1080p y 4K codificados con los codecs H.264 y el más moderno HEVC, y todos ellos se han reproducido bien.

Ahora bien, mientras que en otros modelos de Huawei se incluía soporte Dolby Atmos para reproducir sonido codificado con el codec de audio AC-4 de Dolby, Dolby Atmos no está presente en el Mate 30 Pro. Esto podría deberse al veto estadounidense ya que Dolby es una empresa con sede en dicho país.

Como hemos comentado anteriormente, algunos servicios de streaming como HBO, Movistar+ o Amazon Prime TV están disponibles para descarga en la Play Store pero Netflix aparece como no compatible.

Cámara de fotos

El Huawei Mate 30 llega con una cámara trasera con cuatro lentes que ofrecen una gran versatilidad ya que cubren un amplio rango de distancias focales.

A continuación podemos ver los detalles técnicos de las tres cámaras principales, ya que la cuarta cámara es un sensor 3D ToF para medir profundidad.

Gran angularUltra gran angularTeleobjetivo (3X)
Distancia focal27 mm18 mm80 mm
Apertura f/1.6 f/1.8 f/2.4
Tamaño de sensor 1/1.7″1/1.54″1/4″
Resolución40 MP 40 MP 8 MP
EnfoquePDAFPDAFPDAF
Estabilización
óptica
No

 

Comenzando con la cámara principal, Huawei utiliza un sensor RYYB de 1/1.7” con una lente con apertura f/1.6 y estabilización óptica. Se trata de una apertura muy amplia que deja pasar una gran cantidad de luz, lo que debería producir mejores instantáneas en condiciones de poca luz.

Como ya hizo en el P30 Pro, Huawei ha sustituido el filtro de color tradicional RGBG (Rojo, 2 x Verde y Azul) que utilizan otros fabricantes por un filtro RYYB (Rojo, 2 x Amarillo y Azul). En palabras de Huawei, el cambio del filtro de color permite aumentar el rango de colores captado por el sensor y, especialmente, la cantidad de luz que llega al sensor.

Cámara cuádruple trasera del Huawei Mate 30 Pro

 

En condiciones de buena luz, el Huawei Mate 30 Pro es capaz de tomar excelentes capturas con buen colorido, gran nitidez y elevado rango dinámico, como podemos apreciar en las siguientes fotografías tomadas con la cámara principal por el día.

En condiciones de contraluz o escenas con una mezcla importante de luces y sombras, el Huawei Mate 30 Pro es capaz de equilibrar la exposición para que todas las zonas de la imagen sean perfectamente visibles.

Fotografías tomadas en condiciones de abundante luz con la cámara principal

 

El Huawei Mate 30 Pro es capaz de disparar a una sensibilidad máxima ISO de 409.600. Aunque disparar a valores tan elevados de ISO produce mucho ruido, el hecho de que sea posible hacerlo es una muestra de sus capacidades fotográficas.

En condiciones de escasa luz, la cámara principal del Huawei Mate 30 Pro ofrece una excelente calidad de imagen, conteniendo bien el ruido y preservando un alto nivel de detalle aún en situaciones complicadas. Los colores de las fotografías se mantienen vivos y fieles a la realidad.

A continuación, se pueden ver varias fotografías tomadas por la cámara principal por la noche o en interiores con poca luz.

Fotografías tomadas en condiciones de escasa luz con la cámara principal

 

El uso de la Inteligencia Artificial en fotografía es clave para Huawei y por ello el Mate 30 Pro incluye algunas funcionalidades como AI HDR+ y Segmentación por IA, que ajustan la exposición de una fotografía tomada a contraluz o con poca luz por zonas, identificando de forma inteligente para qué áreas debe aumentar o reducir el brillo según estén en primer plano o en el fondo, por ejemplo.

Una de las mejoras propiciadas por la IA es el disparo de larga exposición con el modo Noche, que permite tomar fotografías nocturnas sin trípode más luminosas.

Las capturas en modo Noche presentan un nivel de iluminación superior a las tomadas con el modo normal, por lo que es un modo útil para aquellas ocasiones en las que queremos que la escena se vea más iluminada de lo que realmente está. También detecto un tono más anaranjado en las fotografías tomadas en modo Noche.

Diferencia entre fotografías tomadas en modo normal y modo Noche

 

Aquí tenemos algunos ejemplos de fotografías de larga exposición en el modo Noche con la cámara principal.

Fotografías tomadas en modo Noche

 

A continuación, vamos a comparar la calidad de las fotografías captadas por la cámara principal del Huawei Mate 30 Pro con las obtenidas por el iPhone 11 Pro, Pixel 4, Samsung Galaxy Note10+, LG V50 5G ThinQ y Honor 20 Pro.

En primer lugar, he querido comparar la calidad en condiciones de buena iluminación y, para ello, he ampliado la misma zona de una imagen capturada por las cámaras de todos los smartphones en el mismo momento.

El Huawei Mate 30 Pro ofrece una imagen con buena nitidez, sin ruido y con colores realistas, aunque todos los smartphones de gama alta comparados ofrecen una calidad de imagen muy similar. Si nos fijamos, parece que en las imágenes captadas por el Huawei Mate 30 Pro y el iPhone 11 Pro se aprecian ligeramente mejor las letras del cartel que cuelga.

Comparativa de la calidad de la imagen en condiciones de buena luz

 

Aquí incluimos las fotografías originales, en caso de que quieras examinarlas en detalle.

 

A continuación, he repetido la misma prueba en una escena nocturna para apreciar el rendimiento del sensor principal con poca luz.

La calidad de imagen captada por la cámara del Huawei Mate 30 Pro en condiciones de poca luz es muy buena. Las letras del cartel que cuelga a la izquierda y los ladrillos de la pared se ven más nítidos que el resto de smartphones, a excepción del iPhone 11 Pro que me da la impresión de que se ven mejor definidas.

El contraste entre la oscuridad de la calle y la iluminación del interior de establecimiento también está bien resuelto en el Huawei Mate 30 Pro, y podemos distinguir algo del interior.

Comparativa de la calidad de la imagen en condiciones de poca luz

 

Aquí están las fotografías originales, en caso de que quieras examinarlas en detalle.

 

 

La cámara ultra gran angular cuenta con un sensor RGB estándar con resolución de 40MP y lente con apertura f/1.8, que también es un valor bastante amplio. No posee estabilización óptica pero esto no es tan necesario ya que, al tener un angular tan grande, los pequeños movimientos de la mano no se traducen en desplazamientos tan grandes en pixels.

Esta cámara aporta una gran versatilidad a la hora de capturar fotografías de paisajes o arquitectura, como podemos apreciar en estos ejemplos, así como de grupos grandes personas, sin tener que alejarnos.

Personalmente encuentro la cámara ultra gran angular muy útil ya que permite tomar fotografías mucho más espectaculares que la cámara normal.

Fotografías tomadas con la cámara ultra gran angular

 

La cámara teleobjetivo alcanza un zoom óptico 3x (e híbrido 5x), por debajo del zoom óptico 5x con cámara periscópica que vimos en el Huawei P30 Pro. Aunque algunos pueden pensar que esto es un paso atrás, en mi opinión es una decisión muy acertada.

A diferencia de las cámaras compactas o réflex con zoom variable, las cámaras de los smartphones poseen una distancia focal fija (80 mm, o sea, 3x), por lo que cualquier otra distancia focal inferior a la de la cámara teleobjetivo se consigue ampliando por software la imagen tomada por la cámara principal (27 mm), sin aprovechar para nada la cámara teleobjetivo..

Por tanto, siguiendo con el ejemplo del Huawei P30 Pro, cualquier fotografía que tomes con un zoom menor que 5x (por ejemplo, 3x) es un recorte y ampliación por software de la cámara gran angular. La calidad de imagen, por tanto, es inferior a la que se obtiene con un smartphone cuya cámara zoom fuera, en este caso, 3x.

Dado que normalmente no necesitamos ampliar hasta 5x, en mi opinión contar con una cámara con zoom 3x (o incluso 2x) es mejor que 5x, salvo que el uso que le vayas a dar al teléfono es fotografiar objetos lejanos como animales, aviones, detalles de arquitectura, etc.

A continuación, podemos ver algunos ejemplos de cómo puede acercarse la cámara teleobjetivo para ver los detalles con el zoom óptico (3x) e híbrido (5x).

Cámara principal y cámara teleobjetivo con zoom 3x  (óptico) y 5x (híbrido)

 

Otro aspecto que conviene conocer es que, en condiciones de poca luz, el Huawei Mate 30 Pro, como otros smartphones, prescinden de la cámara zoom y optan por ampliar la imagen de la cámara principal.

Esto se debe a que la cámara teleobjetivo tiene una apertura bastante limitada respecto a la cámara principal, por lo que con poca luz la imagen se ve con demasiado grano. En esas circunstancias, resulta mejor ampliar la imagen tomada con la cámara principal que capturar con la cámara zoom. Para más información, te recomiendo que visites nuestro artículo sobre las cámaras zoom

 

La cuarta cámara es un sensor ToF que permite determinar la profundidad gracias a la medición del tiempo que tarda la luz en ser reflejada por los objetivos. La principal utilidad de esta cámara es mejorar la fotografía tipo Retrato gracias a una medición más precisa de la distancia aunque también se utiliza para Realidad Aumentada (AR).

Gracias a este sensor y al procesado de imagen, el Huawei Mate 30 Pro es capaz de crear capas de profundidad y aplicar efectos bokeh diferenciados para cada capa de los modos Apertura y Retrato.

El modo Apertura permite re-ajustar la apertura de la lente entre f/0.95 y f/16 en cualquier momento, incluso tiempo después de haber tomado la fotografía.

El modo Retrato también difumina el fondo cuando tomamos una fotografía a una persona y, además, ajusta el color para el tono de la piel de la cara. Sin embargo, en el modo Retrato no podemos ajustar la profundidad de campo a posteriori.

Lo que sí que podemos hacer en el modo Retrato es modificar la forma del bokeh (círculos, corazones, remolino, discos) y ajustar el nivel de belleza de 0 a 10.

A continuación, podemos ver imágenes de ejemplo tomadas con el modo Retrato y, si nos acercamos a cualquiera de ellos, podremos apreciar que el Huawei Mate 30 Pro generalmente hace un buen trabajo a la hora de separar el sujeto del fondo, incluso en los espacios que quedan entre los brazos y el cuerpo, aunque el pelo se resiste en algunas ocasiones.

Fotografías tomadas en modo Retrato con la cámara principal

 

Por defecto, el modo Retrato utiliza la cámara principal (gran angular), por lo que el resultado al tomar fotografías de cerca (primeros planos) es que el rostro está algo deformado. Los mejores retratos se toman con una lente teleobjetivo de unos 50 mm (zoom 2x), pero en este caso la lente tele objetivo tiene 80 mm (zoom 3x), por lo que tendremos que alejarnos un poco más para tomar el retrato.

Aquí tenemos unas fotografías en modo Retrato tomada con la lente teleobjetivo que, en mi opinión, se ven mejor que con la cámara principal si nos acercamos mucho a la cara. El problema de esta cámara es que en condiciones de poca puede producir mucho ruido.

Fotografías tomadas en modo Retrato con la cámara teleobjetivo (3x)

 

El Huawei Mate 30 Pro también utiliza algoritmos basados en Inteligencia Artificial para reconocimiento en tiempo real de miles de escenas, siendo capaz de segmentar diferentes objetos en una sola fotografía. Los colores, el brillo y el contraste se ajustan automáticamente para cada elemento.

En función de la escena detectada, se aplican distintos ajustes de cámara para realzar la imagen. Por ejemplo, si estás haciendo una fotografía a comida, conmuta al modo Comida que satura los colores y eleva el contraste, mientras que si el cielo ocupa una parte importante, el modo Cielo Azul potencia el color azul del cielo.

Si no quieres utilizar el modo de disparo propuesto por la IA, puedes descartarlo fácilmente con solo pulsar sobre una ‘x’.

Aquí tenemos algunos ejemplos de fotografía sin / con el reconocimiento de escenas.

Fotografías tomadas sin / con detección de escenas mediante IA

 

Aquí puedes observar una galería de fotografías tomadas con el Huawei Mate 30 Pro en tamaño original para que puedas apreciar la calidad de las imágenes en una gran variedad de situaciones.

 

La cámara frontal del Huawei Mate 30 Pro tiene un sensor de 32MP con una lente con apertura f/2.0, pero carece de enfoque automático, por lo que solamente enfoca a una distancia fija. En cuanto a vídeo, permite grabar a 1080p.

Aunque no cuenta con un flash frontal, es capaz de iluminar la pantalla en un color blanco muy intenso al tomar un selfie para emular la presencia de un flash.

 

Como se puede apreciar en estas imágenes, la calidad de los selfies es elevada. Otros smartphones tienen un rango dinámico menos y los cielos de fondo se ven blancos pero el Huawei Mate 30 Pro expone correctamente toda la imagen.

Ahora bien, como suele ser habitual con estas cámaras, la calidad disminuye cuando nos encontramos en situaciones de poca luz, como en la tercera captura.

Selfie tomados con la cámara frontal del Huawei Mate 30 Pro

 

La cámara frontal también ofrece un modo Retrato en slefies que aplica el efecto bokeh para desenfocar el fondo de la imagen. A continuación, podemos ver un par de ejemplos de fotografías tomadas con este modo que, de nuevo, funciona bastante bien aunque pelos sueltos son confundidos con el fondo.

Selfies tomados con el modo Retrato de la cámara frontal del Huawei Mate 30 Pro

 

Huawei ha prestado una especial atención a la grabación de vídeo en este smartphone ya que no solamente es posible grabar buenos vídeos con la cámara principal sino también con la ultra gran angular. Además, por primera vez en un smartphone Huawei, podemos grabar vídeo a 4K@60fps.

Un aspecto interesante es que es posible seleccionar si queremos guardar los vídeos en el formato tradicional H.264 o en el formato más moderno H.265, que reduce el tamaño de los vídeos sin disminuir calidad, pero no es tan compatible.

A continuación, podemos ver un vídeo grabado con con la cámara principal del Huawei Mate 30 Pro en 4K@60fps durante el día, que ofrece una buena calidad de imagen.

Vídeo 4K@60fps grabado con la cámara principal

 

A continuación, podemos ver una comparativa entre la grabación de vídeo del Huawei Mate 30 Pro y la del iPhone 11 Pro con la cámara principal.

Aunque ambos smartphones graban con una excelente calidad, los colores captados por el iPhone 11 Pro se ven, en mi opinión, más vivos. La estabilización también parece funcionar algo mejor en el iPhone ya que la imagen tiembla menos, aunque en esto también puede influir que el angular del Huawei Mate 30 Pro es más cerrado y, por tanto, el movimiento se nota más.

Grabación 4K@60fps por el día: iPhone 11 Pro vs. Huawei Mate 30 Pro

 

Por la noche, la grabación de vídeos nocturnos con la cámara principal ofrece una calidad bastante buena, como podemos apreciar en estos ejemplos. En el primer vídeo la luz era realmente escasa, mientras que en el segundo la situación es muy complicada por el contraluz.

En el segundo vídeo la calidad empeora rápidamente al hacer uso del zoom ya que la lente teleobjetivo tiene una apertura bastante más reducida, lo que hace que aumente el ruido considerablemente.

Vídeos grabados con poca luz en 4K@60fps con la cámara principal

 

La cámara ultra gran angular del Huawei Mate 30 Pro recibe el nombre de Cine Camera, por lo que ha sido diseñada pensando también en la grabación de vídeo. Posee un gran sensor tamaño 1/1.54″ con un ISO de vídeo máximo de 51.200, lo que permite capturar vídeos incluso en condiciones de poca luz.

En el siguiente vídeo podemos comparar la grabación de vídeo 4K@60fps por la noche entre el Huawei Mate 30 Pro y el iPhone 11 Pro, tanto con la cámara principal como con la cámara ultra gran angular.

Con la cámara principal las diferencias no son muy acusadas, salvo por la pérdida momentánea de enfoque que experimenta el Huawei Mate 30 Pro. Sin embargo, con la cámara ultra gran angular, el Huawei Mate 30 Pro ofrece una gran ventaja ya que el ruido es mucho menor.

Grabación 4K@60fps por la noche: iPhone 11 Pro vs. Huawei Mate 30 Pro

 

Huawei ha incluido también algunos efectos de vídeo que hacen uso de la IA para, por ejemplo, separar el sujeto del fondo. En los siguientes vídeos podemos ver los efectos Fondo borroso Color con IA que, en mi opinión, son los más vistosos, pero hay muchos más para elegir.

El Huawei Mate 30 Pro hace un trabajo bastante bueno a la hora de separar a la persona que estamos grabando del fondo, y desenfocar el fondo de la imagen — todo esto en tiempo real durante la grabación del vídeo, sin ningún procesado posterior — en comparación con modelos anteriores.

Vídeos grabados con los modos de IA del Huawei Mate 30 Pro

 

Por último, Huawei ha incorporado un impresionante modo de captura en cámara super lenta que es capaz de grabar vídeo a 720P hasta 7.680 fps (256x).

A esta tasa es posible grabar tan solo 0,12 segundos, que se traducen en 30 segundos cuando lo reproducimos a 30 fps. Podemos iniciar la grabación manualmente o dejar que comience automáticamente cuando el teléfono detecte movimiento en un cuadro.

A continuación podemos ver unos vídeos con ejemplos de grabación a cámara lenta.

Escenas grabadas a cámara superlenta con el Huawei Mate 30 Pro

Llamadas de voz

El Huawei Mate 30 Pro cuenta con varios micrófonos con cancelación de ruido para eliminar el ruido de fondo y mejorar la calidad del sonido durante las llamadas.

En las pruebas que hemos realizado la calidad de la voz es correcta y hemos podido mantener perfectamente conversaciones en entornos moderadamente ruidosos sin dificultades.

La aplicación de Llamadas y de Contactos son la misma, con pestañas separadas para el marcador, la lista de contactos y los favoritos.

Precio y competidores

El Huawei Mate 30 Pro todavía no está a la venta en España pero, durante la presentación del smartphone, la compañía adelantó su precio: 1.099 € con 8GB de RAM y 256GB de almacenamiento. Actualmente puede reservar el Huawei Mate 30 Pro del 8 al 17 de noviembre y obtendrás con su compra un cheque de 299€ para utilizando en la tienda física Espacio Huawei de Madrid.

El Huawei P30 Pro (637 €) es una alternativa interesante si quieres un smartphone de Huawei ya que, además de traer los servicios de Google, cuenta con una pantalla OLED de 6,47″ Full HD+, procesador Kirin 980, 8GB de RAM, 128 / 256 / 512 GB de almacenamiento, cámara trasera cuádruple 40MP+20MP+8MP+ToF, cámara frontal de 32MP y batería de 4.200 mAh con carga inalámbrica directa e inversa.

Si nos fijamos en otras marcas, tenemos varias opciones interesantes que pueden competir frente al Huawei Mate 30 Pro en especificaciones técnicas y, por supuesto, todos ellos traen los servicios de Google preinstalados.

El Samsung Galaxy Note10+ (1.109 €) cuenta con una gran pantalla OLED de 6.8″, procesador Exynos 9825, 12GB de RAM, 256/512 GB de almacenamiento ampliable mediante micro-SD, cámara trasera 12MP + 12MP (teleobjetivo) + 16MP (gran angular), cámara frontal 10MP y batería de 4.300 mAh con carga rápida a 45W.

El OnePlus 7T Pro (759 €, cupón 10€ aquí) posee una pantalla de 6.7″, procesador Snapdragon 855+, 8/12GB de RAM, 256GB de almacenamiento, cámara trasera de 48MP + 8MP (teleobjetivo) + 16MP (ultra gran angular), cámara frontal emergente de 16MP y batería de 4.085 mAh.

Otro competidor interesante es el Pixel 4 (759 €), que posee una pantalla P-OLED de 5.7″, procesador Snapdragon 855, 6GB de RAM, 64/128 GB de almacenamiento, cámara trasera doble 12MP (gran angular) +16MP (teleobjetivo), cámara frontal de 8MP y batería de 2.800 mAh. También hay una versión de mayor tamaño, el Pixel 4 XL

Conclusiones

El Huawei Mate 30 Pro posee un diseño moderno, con una enorme pantalla de 6.5″ curvada a los lados que está rodeada por marcos bastante estrechos por encima y por debajo.

Huawei ha incluido una muesca bastante grande en la zona superior que alberga un escáner facial 3D y un detector de gestos en el aire.

Dado que también hay un lector de huella dactilar bajo la pantalla, no nos hubiera importado prescindir del reconocimiento facial 3D a cambio de una muesca más pequeña.

La curvatura de la pantalla es más pronunciada que en otros smartphones, lo que hace que los laterales de la pantalla se vean muy oscuros al observar el teléfono de frente — de hecho Huawei permite limitar el área de pantalla para que no use los extremos

Esta curvatura ha llevado a Huawei a  eliminar los botones físicos de volumen. Ahora es necesario dar dos golpes en el lateral para que aparezca un control deslizante en la pantalla. En la práctica, encuentro este sistema poco práctico, sobre todo si tienes que bajar el volumen rápidamente, realizar una captura de pantalla, etc.

Otra de las particularidades de diseño es que carece de un auricular para el oído en la parte superior. Huawei ha incorporado una pantalla que, al vibrar, hace llegar el sonido a tu oído cuando tienes apoyada la oreja.

La cubierta trasera de cristal, también curvada a los lados, posee un acabado brillante, por lo que las huellas dactilares tienden a quedar marcadas. Lo que más llama la atención, sin embargo, es el gran módulo de cámara circular, que sobresale ligeramente de la superficie y está rodeado por un anillo en acabado mate.

El lector de huella bajo la pantalla desbloquea el teléfono rápidamente aunque no tanto como uno convencional. El área de lectura es algo reducida y no aparece marcada en la Pantalla Siempre Activa, lo que a veces dificulta acertar. En cuanto al reconocimiento facial, funciona de manera rápida y fiable, incluso aunque lleves gafas, estés a oscuras, etc. Además no es fácilmente engañable dado que es 3D.

 

Huawei ha incorporado un panel OLED con resolución Full HD+, por lo que podrías preguntarte si se ve tan nítida como los paneles Quad HD+. En mi opinión, su densidad de 409 ppp es más que suficiente incluso para un panel OLED con matriz Pentile (menos nítida que la matriz RGB de los paneles LCD).

La pantalla del Huawei Mate 30 Pro es capaz de mostrar una amplia gama de colores, ya que no solo cubre espacio de color sRGB sino también el espacio más amplio DCI P3, utilizado habitualmente en la industria del cine, y además es compatible con contenidos HDR.

En el modo de color normal, la pantalla ofrece una fidelidad de color muy buena. Si optamos por el modo de color vívido, la fidelidad de color empeora ya que, como el propio nombre indica, los colores se muestran sobresaturados (aunque mucha gente prefiere colores intensos aunque sean irreales…).

El brillo máximo de la pantalla ronda los 629 nits (medidos con la pantalla totalmente iluminada en blanco), lo que supone un elevado nivel de brillo, aunque ligeramente por debajo de algunos otros smartphones de gama alta con 700 u 800 nits. Dado que el panel es OLED, el color negro es puro y el contraste es muy elevado (teóricamente infinito).

La pantalla ofrece el modo Pantalla Siempre Activa que muestra permanentemente la hora y otros datos de interés como nivel de batería e iconos de notificaciones. Es posible despertar la pantalla con un doble toque sobre la misma, así como hacer que se encienda momentáneamente cuando llegue una notificación.

El Huawei Mate 30 Pro estrena el procesador Kirin 990 fabricado en un proceso de 7 nm. Este procesador ofrece velocidades de reloj de CPU más rápidas y una nueva arquitectura Da Vinci de NPU.

El Kirin 990 cuenta con dos núcleos Cortex-A76 a 2.86 GHz, dos núcleos Cortex-A76 a 2.09 GHz y cuatro núcleos Cortex-A55 a 1.86 GHz. El nuevo chip incorpora una GPU Mali-G76 MP16 de 16 núcleos y soporta memoria LPDDR4-4266.

El Huawei Mate 30 Pro viene acompañado por 8GB de RAM LPDDR4X-3733, una cantidad más que suficiente para no tener problemas a la hora de hacer multi-tarea. En mi experiencia, las apps permanecen en memoria y no se sufren cierres inesperados.

En los benchmarks de CPU, el Huawei Mate 30 Pro ha obtenido unas puntuaciones altas, a la par de otros smartphones de gama alta. En el día a día, el Huawei Mate 30 Pro se mueve con rapidez y no he sufrido parones a la hora de moverme por la interfaz, cargar apps pesadas o hacer multi-tarea.

El rendimiento gráfico 3D es bueno pero queda por debajo de otros smartphones de gama alta en los benchmarks que he ejecutado. No obstante, he probado tres juegos 3D exigentes como Asphalt 9, Dead Effect 2 y PUBG, y en todos ellos he medido tasas medias de refresco muy elevadas, cercanas a los 30 o 60 FPS, en función de las limitaciones del título. Por tanto, a día de hoy, si eres aficionado a los juegos, no tendrás ningún problema para disfrutar al máximo de títulos 3D exigentes.

 

El Huawei Mate 30 Pro está disponible con 256 GB de almacenamiento, por lo que podrás almacenar un buen número de fotografías, vídeos y películas. Huawei ha añadido la posibilidad de ampliar el almacenamiento pero, en lugar de hacerlo mediante una tarjeta micro-SD, ha optado por un formato propietario llamado NM Card.

En el aspecto de conectividad, el Huawei Mate 30 Pro va bien servido con WiFi 802.11 b/g/n/ac (wave2), Bluetooth 5.1 (compatible con aptX, aptX HD, LDAC y HWA), 4.5G/LTE, emisor de infrarrojos y NFC. Aunque existe una variante del Mate 30 Pro con conectividad 5G, no es la que hemos probado y en principio no llegará a España.

El Huawei Mate 30 Pro cuenta con una gran batería de 4.500 mAh que, en mis pruebas, ha obtenido una autonomía espectacular en comparación con otros smartphones de gama alta.

Además, cuenta con carga rápida Super Charge 40W que permite recargar el 95% teléfono en aproximadamente 1 hora, así como con carga inalámbrica a 27W. Como curiosidad, el Huawei Mate 30 Pro es además capaz de cargar otros smartphones de forma inalámbrica, aunque lo hace bastante lento.

El Huawei Mate 30 Pro carece de conector de 3.5 mm. y, por tanto, tampoco ofrece radio FM. El altavoz principal se encuentra a un lado del conector USB-C, por lo que es fácil taparlo inadvertidamente al jugar o ver un vídeo.

Centrándonos en el software del teléfono, el Huawei Mate 30 Pro corre EMUI 10 sobre Android 10. Ahora bien, como es bien sabido, no incorpora los servicios móviles de Google (GMS) ni la tienda de apps Play Store.

Aunque existen formas de instalar los GMS y Play Store en el Mate 30 Pro, dista mucho de ser una solución ideal. Por un lado, tenemos que descargar e instalar APKs de origen desconocido, lo cual siempre supone un riesgo.

Por otro lado, algunas apps (no muchas) no funcionan ya que, aún después de instalar los GMS, el Mate 30 Pro aparece como «dispositivo no certificado por Google» y falla el test SafetyNet. Esto quiere decir que algunas apps de bancos (por ejemplo, BBVA o Caixabank), streaming (por ejemplo, Netflix) o Google Pay no funcionan. Incluso aunque puedas instalar una versión antigua, como ocurre con Netflix, no podrás ver contenido en HD al no tener la certificación Google Widevine.

Por tanto, a día de hoy, el Huawei Mate 30 Pro presenta limitaciones en el apartado software que no están presentes en otros dispositivos. Su importancia dependerá de las apps que utilices en tu smartphone ya que la mayoría de apps (WhatsApp, Facebook, Twitter, Instagram, YouTube, etc.) funcionan sin problemas una vez instalados los servicios de Google (GMS) por fuera.

 

EMUI 10 trae un nuevo diseño de la interfaz y las apps de sistema inspirado en una revista donde predominan los colores con baja saturación y los espacios en blanco, así como el modo oscuro en la interfaz.

Además, EMUI añade un gran número de funcionalidades que complementan Android como carrusel de fondos de pantalla, modos adicionales de ahorro de energía, permisos adicionales de aplicaciones, aplicación gemela, espacio privado, bloqueo de aplicaciones, caja fuerte de ficheros, proyección en modo escritorio de forma inalámbrica o copia de seguridad.

Por último, toca hablar de su excelente cámara cuádruple trasera formada por cámaras gran angular (40MP 1/1.7″, f/1.6), ultra gran angular (40MP 1/1.54″, f/1.8), teleobjetivo 3x (8MP 1/4″, f/2.4) y ToF para medir distancias.

Comenzando por la cámara principal, su rendimiento en condiciones de abundante luz es excelente. Cuando la luz escasea, la cámara principal también consigue buenas capturas con un nivel de ruido reducido, superando así a casi todos los rivales contra el que lo hemos enfrentado (el iPhone 11 Pro parece tener cierta ventaja a la hora de preservar el detalle). El modo Noche ha sido mejorado y es capaz de tomar fotografías de larga exposición sin trípode.

La cámara ultra gran angular posee un sensor de gran tamaño, lo que ayuda a tomar buenas capturas incluso en condiciones de poca luz. Otros smartphones descuidan esta cámara y la calidad de las imágenes suele ser bastante inferior por la noche, hasta el punto de que no se recomienda su uso.

 

La tercera cámara es la cámara teleobjetivo, con una lente que ofrece zoom óptico fijo 3x. Aunque la ampliación no es tan elevada como la cámara periscópica 5x del Huawei P30 Pro, en mi opinión esto es más bien una ventaja ya que normalmente no necesitas acercarte tanto.

No olvidemos que cualquier ampliación inferior a, en este caso, 3x (o 5x en el P30 Pro) se consigue mediante zoom digital de la cámara principal (más info aquí).

La última cámara es la cámara de profundidad ToF que ayuda a conseguir un efecto de desenfoque más natural en los retratos. En las pruebas que he realizado, el desenfoque se ve bastante natural, aunque ciertas zonas del pelo siguen suponiendo un reto.

Algunas fotografías tomadas con el Huawei Mate 30 Pro (más en la sección Cámara)

 

A la hora de grabar vídeo, el Huawei Mate 30 Pro ha dado un buen salto al ofrecer grabación 4K a 60 fps con estabilización. La calidad de la imagen es buena incluso por la noche y se nota una gran diferencia con otros smartphones al utilizar la cámara ultra gran angular.

Huawei ha incluido algunos modos curiosos que exprimen al máximo las capacidades de IA, como el modo Color IA que deja en blanco y negro toda la escena pero mantiene a las personas en color, y o el modo Fondo Borroso que aplica el efecto bokeh a la grabación de vídeo. Los resultados son mejores que con modelos anteriores.

Otra novedad de la cámara es la posibilidad de grabar vídeo a cámara super lenta a 7.680 fps, un valor nunca visto antes en un smartphone. Los vídeos resultantes son muy llamativos aunque posiblemente no sea algo que vayas a utilizar muchas veces.

La cámara frontal cuenta con una resolución de 32 MP y captura selfies con buena calidad siempre que nos encontremos en condiciones de buena luz. Permite tomar selfies en modo Retrato además de, por supuesto, aplicar efecto belleza.

En conclusión, el Huawei Mate 30 Pro es un smartphone muy recomendable por su potencia y cámaras, pero debes ser consciente de sus limitaciones software ya que no es un smartphone para todos los públicos.

Lo mejor:

  • Pantalla con buena fidelidad de color, elevado brillo, alto contraste, amplio gamut de color con soporte HDR y funcionalidad Tono Natural.
  • Rotación inteligente de la pantalla en función de la posición de tus ojos (útil para cuando estás tumbado)
  • Fluidez en el uso del teléfono gracias al nuevo chip Kirin 990 acompañado por 8GB de RAM.
  • EMUI 10 llega con un diseño renovado más moderno y funcionalidades útiles como Pantalla Siempre Activa, aplicación gemela, espacio privado, bloqueo de aplicaciones, caja fuerte, modo escritorio inalámbrico, copia de seguridad o Huawei Share.
  • Lector de huella integrado en la propia pantalla y reconocimiento facial 3D seguro. Ambos funcionan de forma rápida y fiable.
  • Cámara cuádruple trasera con cámara angular, cámara ultra gran angular, cámara teleobjetivo 3X y sensor ToF. Buen rendimiento incluso con poca luz.
  • Grabación de vídeo de alta calidad incluso con la cámara ultra gran angular. Soporte para grabación 4K@60fps con estabilización y cámara ultralenta (7.680 fps)
  • Elevada autonomía y carga rápida por cable a 40W (alcanza el 95% de batería en una hora). Carga inalámbrica rápida a 27W y carga inalámbrica inversa.
  • Dual SIM con 2 tarjetas nano-SIM o tarjeta nano-SIM + tarjeta NM Card.
  • Emisor de infrarrojos
  • Resistencia al agua IP68
Lo peor:
  • No incluye servicios móviles de Google (GMS) ni Play Store. Aunque pueden instalarse (desde orígenes desconocidos), ciertas apps y servicios (Google Pay) no funcionan.
  • Pantalla con una curvatura muy pronunciada a ambos lados, lo que perjudica la visibilidad de los extremos (aunque puede limitarse el área de visualización)
  • Ausencia de botones físicos de control de volumen, lo que dificulta subir/bajar el volumen rápidamente, realizar capturas de pantalla, etc..
  • Almacenamiento ampliable mediante un formato de tarjeta propietario (NM Card) poco extendido.
  • Ausencia de conector de auriculares de 3.5 mm y sin radio FM.
  • Ausencia de LED de notificaciones

Si te ha gustado el análisis, comparte el artículo en tus redes sociales. También puedes pulsar este botón:

Nota: El teléfono Huawei Mate 30 Pro ha sido proporcionado amablemente por Huawei para la realización de este análisis.