fbpx

Análisis del Huawei P30 Pro a fondo y opinión


🎓 ¿Eres estudiante universitario? Consigue una suscripción a Amazon Prime a mitad de precio por 18€/año con 90 días gratis [ Más información ]

Ir a página :

¿No tienes tiempo de leer el análisis completo? Dirígete directamente a la sección de Conclusiones para conocer lo que más y lo que menos me ha gustado del Huawei P30 Pro.
Huawei dio un golpe de efecto el año pasado con su buque insignia P20 Pro, que no solamente sorprendió con un diseño con colores muy llamativos sino también con una cámara triple que, con el tiempo, ha demostrado ser una de las mejores del año (o la mejor para algunos).

Es por ello que el listón estaba muy alto con la llegada del Huawei P30 Pro que, si bien supone una simple evolución natural con respecto al P20 Pro en muchos aspectos, ofrece algunas novedades revolucionarias en fotografía.

El Huawei P30 Pro llega con una pantalla OLED de 6,47″ Full HD+, procesador Kirin 980, 8GB de RAM, 128 / 256 / 512 GB de almacenamiento, cámara trasera cuádruple 40MP+20MP+8MP+ToF, cámara frontal de 32MP y batería de 4.200 mAh con carga inalámbrica directa e inversa.

El Huawei P30 Pro está a la venta por un precio oficial de 949 € (128GB), 1.099 € (256GB) y 1.249 € (512GB), y podemos adquirirlo online en sitios como Amazon. Tras haberlo utilizado durante varias semanas y algún que otro viaje extóico, a continuación, os presento mi análisis en profundidad.

 

Índice de páginas

  1. Diseño y Pantalla
  2. Hardware, Biometría y Batería
  3. Software, Apps y Multimedia
  4. Cámara y Llamadas
  5. Precio y Conclusiones

Diseño y construcción

Mientras que la serie Mate de Huawei se caracteriza por un aspecto más bien sobrio, la serie P siempre ha sido más vanguardista en cuanto a diseño y, especialmente, colores y materiales.

El año pasado, Huawei introdujo varias opciones de degradado de color para la cubierta trasera de cristal del P20 Pro y, por primera vez, un color distinto al negro — el degradado turquesa Twilight — fue el más vendido para dicho modelo.

Este año, Huawei no ha decepcionado ya que el P30 Pro está disponible en llamativos acabados – Nácar (Breathing Crystal), Aurora y Ámbar (Ambas Sunrise) – además del discreto y elegante color Negro.

El modelo que he probado es el Nácar, que posee un atractivo degradado de color de azul claro a morado, que refleja la luz en tonos violeta.

Como ocurre con cualquier acabado en cristal, las huellas quedan fácilmente marcadas sobre su superficie, aunque me da la sensación de que en este caso no son tan visibles como en otros dispositivos que he probado.

En la esquina superior izquierda de la parte de atrás encontramos un módulo vertical donde se sitúan tres cámaras. Este módulo sobresale ligeramente de la superficie del teléfono, por lo que el teléfono “baila” al teclear sobre la pantalla cuando está apoyado sobre una mesa.

Justo al lado del módulo de triple cámara se encuentra el flash y el sensor ToF de profundidad para mejorar el efecto bokeh. Debajo encontramos la inscripción habitual de LEICA que nos recuerda que esta cámara ha sido co-desarrollada con la firma alemana.

Los laterales del cristal de la parte de atrás están curvados en los bordes, lo que le aporta un toque de sofisticación y, además, contribuye a que el teléfono parezca más delgado de lo que realmente es ya que el grosor del metal se ve reducido en los laterales.

 

Si nos fijamos en la parte de delante, el Huawei P30 Pro llega con un frontal bien aprovechado, con unos marcos estrechos rodeando la pantalla. Al igual que en la parte de atrás, el cristal de la pantalla está ligeramente curvada a los lados, lo que aumenta la sensación de pantalla completa al hacer los marcos menos visibles.

En la zona superior de la pantalla encontramos una muesca de tipo gota de agua, que únicamente alberga la cámara frontal. Esto significa que el Huawei P30 Pro no posee un sistema de reconocimiento facial avanzado, como vimos en el Mate 20 Pro, sino que apuesta por un lector de huella bajo la pantalla.

Si la muesca no es de tu agrado, te alegrará saber que Huawei ofrece una funcionalidad software que permite ocultar la muesca oscureciendo la zona superior de la pantalla para crear un marco superior «de pega». No obstante, personalmente no le veo utilidad a ocultar la muesca.

El marco superior y los marcos laterales que rodean la pantalla son bastante estrechos y los tres tienen aproximadamente el mismo grosor. Sin embargo, el marco inferior de la pantalla (también llamada «barbilla») es considerablemente más ancho y, como resultado, el frontal del Huawei P30 Pro no es completamente simétrico.

Me hubiera gustado ver un marco inferior más delgado, como el del iPhone XS u otros smartphones recientes, pero según unas declaraciones recientes, Huawei cree que eliminar el marco inferior puede producir pulsaciones fantasma y dificultar el uso de gestos.

 

Un aspecto curioso del frontal del Huawei P30 Pro es que no cuenta con un auricular para el oído. Huawei ha hecho uso de una tecnología que utiliza la propia pantalla como auricular cuando pegas el oído al cristal. En la práctica funciona bien, por lo que no sería extraño que veamos a otros fabricantes implementarlo para lograr smartphones que sean todo pantalla.

El gran tamaño de la pantalla unido al ratio alargado hace que resulte prácticamente imposible manejarlo con una sola mano de manera cómoda. Aunque es posible teclear sosteniéndolo con una sola mano, es muy complicado arrastrar la barra de notificaciones hacia abajo sin hacer malabarismos con el teléfono.

Por suerte, Huawei ha incorporado un modo de una sola mano que se activa al arrastrar el dedo de izquierda a derecha (o viceversa) por encima de la barra de botones virtuales.

A continuación, vamos a revisar los elementos que encontramos en los laterales del teléfono.

En el lateral derecho encontramos el botón de encendido, con un detalle de color rojo, y encima de este botón, el control de volumen, de una sola pieza y alargado. Ambos botones presentan una buena sensación al tacto y un recorrido suficiente.

 

En el lateral izquierdo no encontramos ningún elemento.

 

La parte superior del teléfono cuenta con el emisor de infrarrojos.

 

La parte inferior del teléfono posee un conector USB-C en el centro. A uno de los lados encontramos la ranura para albergar dos tarjetas nano-SIM o una tarjeta nano-SIM y una tarjeta NM Card de memoria de las que hablaremos más adelante.

Al otro lado, el Huawei P30 Pro posee un altavoz convencional. En este aspecto, llama la atención que el Huawei haya abandonado el altavoz integrado en el propio puerto USB Tipo-C que estaba presente en el Mate 20, si bien es cierto que cuando el teléfono estaba cargando, la intensidad del sonido se veía reducida.

 

El Huawei P30 Pro tiene unas dimensiones de 158 x 73.4 x 8.4 mm y un peso de 192 gramos. A pesar de estas medidas, el Huawei P30 Pro no es un teléfono que se sienta excesivamente voluminoso en la mano.

Como ya he comentado, el hecho de que el grosor del terminal se reduzca en los bordes gracias a la curvatura de la pantalla y del cristal trasero ayuda a que el terminal parezca más delgado. Por otro lado, el peso del terminal está bien equilibrado y, en la mano, no se nota demasiado pesado.

El Huawei P30 Pro cuenta con certificación IP68, por lo que no debes preocuparte si se da algún chapuzón. Como cualquier smartphone, no está indicado para ser sumergido en agua, por lo que no deberías utilizado para fotografía subacuática.

Pantalla

El Huawei P30 Pro posee una pantalla OLED de 6,47″ con ratio 19.5:9 y resolución Full HD+ (2.340 x 1.080 píxeles), lo que implica una densidad de píxeles de 398 ppp.

Otros smartphones de gama alta, incluyendo el Huawei Mate 20 Pro (6.4″), cuentan con un panel con resolución superior QHD+ (3.120 x 1.440 píxeles), por lo que la decisión de Huawei de incorporar un panel Full HD+ puede resultar sorprendente.

La realidad es que la nitidez que ofrece el panel es más que suficiente, al menos para mis ojos.

A fin de cuentas, los smartphones que poseen paneles QHD+ muestran por defecto una resolución Full HD+ en lugar de QHD+ para reducir el consumo de batería y solo conmutan a QHD+ al mostrar ciertos contenidos.

Al tratarse de un panel OLED, la matriz de sub-píxeles es de tipo Pentile. Mientras que los paneles OLED de Samsung utilizan una disposición de los sub-píxeles en forma de diamante, el Huawei P30 Pro muestra un patrón triangular conocido como RGB-Delta, en el que el el sub-píxel verde está dividido en dos.

Este mismo patrón lo vimos el año pasado en el panel BOE de Huawei Mate 20 Pro, por lo que parece bastante probable que este año Huawei haya repetido con BOE, aunque no hay información oficial.

Matriz Pentile del panel OLED del Huawei P30 Pro

 

Además de contar con una buena resolución, Huawei asegura que la pantalla del P30 Pro ofrece una gran amplitud de color, siendo capaz de cubrir el 100% del gamut DCI-P3.

Espacios de color. Fuente: AVSForum

Si no estás familiarizado con los espacios de color, todos los smartphones de gama alta cubren de sobra el espacio de color estándar de Android: Rec. 709 / sRGB.

Los más avanzados tratan de cumplir con el espacio DCI-P3 utilizado en la industria cinematográfica, y unos pocos apuntan hacia el espacio de color aún más amplio Rec. 2020, que cubre un 76 por ciento del espectro visible

Ningún panel actual es capaz de mostrar el espacio de color completo Rec. 2020, pero muchos paneles sí que llegan a cubrir el espacio DCI-P3.

Por otro lado, la tecnología HDR incrementa el rango dinámico de tonos de color que se muestran en la pantalla. El panel del Huawei P30 Pro es compatible con HDR, por lo que podemos disfrutar de contenidos compatibles de YouTube y otras fuentes.

Para analizar la calidad de la pantalla hemos realizado diversas pruebas con el software profesional CalMAN Ultimate y un colorímetro X-Rite i1Display Pro.

El Huawei P30 Pro ofrece dos modos de reproducción de color: normal y vívido. Como su propio nombre indica, el modo vívido ofrece colores más vivos pero, a la vez, menos fieles a la realidad, mientras que el modo normal es el que pretende mostrar colores más cercanos a la realidad.

 

Con el modo normal activo, la fidelidad de color resulta ser espectacular ya que el error medio se sitúa en 1.9 dE (un valor por debajo de 4 dE se considera excelente y por encima de 9 se considera inaceptable) y el error máximo en 5,5 dE.

En este modo de color, la pantalla cubre el 98% del espacio sRGB, como era de esperar, y la temperatura de color resulta ser 6541ºK, un valor que está muy cercano a la temperatura óptima de 6.500ºK. El valor de gamma, 2.3, es bueno.

Resultados de las pruebas de pantalla en el modo de color normal

 

Si pasamos al modo vívido, que es el que está activo por defecto, la fidelidad de color empeora hasta un error medio de 5.1 dE y un error máximo de 8.7 dE. Esto se debe a que los colores se muestran más saturados de lo que son en realidad.

El modo de color vívido cubre el 100% del espacio sRGB (debido a la saturación excesiva de los colores), el 95% del espacio de color más amplio DCI-P3 y el 69% del espacio Rec. 2020.

La temperatura de color resulta ser 7.647 ºK, un valor alto que otorga a la pantalla un tono azulado bastante marcado. La pantalla ofrece un ajuste de temperatura de color y, si elegimos el modo cálido, la temperatura de color disminuye a valores mucho más cercanos al óptimo. El valor de gamma es excelente, 2.2.

Resultados de las pruebas de pantalla en el modo de color vívido

 

El Huawei P30 Pro no posee la funcionalidad tono natural que estaba presente en el Huawei Mate 20 Pro y que ajusta la temperatura de color a la luz ambiente para lograr experiencia similar a la de la lectura en papel. Desconocemos por qué Huawei la ha eliminado ya que nos parecía una funcionalidad muy útil.

Según mis propias mediciones, el brillo máximo del Huawei P30 Pro se encuentra alrededor de 446 nits con el brillo al máximo en modo manual, pero aumenta a 592 nits si establecemos el modo automático y nos encontramos bajo un entorno muy iluminado. Estas pruebas se han realizado, como es habitual, con la pantalla totalmente en blanco.

Si en lugar de mostrar toda la pantalla en blanco, reducimos la superficie iluminada a un rectángulo que ocupe un 25% de la superficie (estando el resto de los píxeles de color negro, es decir, apagados), el brillo del cuadrado iluminado se dispara y alcanza, en nuestras pruebas, los 740 nits (el brillo máximo de una pantalla OLED depende de la cantidad de píxeles encendidos).

En esta gráfica comparativa, sin embargo, reflejamos el valor de brillo máximo con la pantalla al 100% en color blanco, ya que es la forma habitual de medir el brillo de una pantalla.

 

Este valor máximo de brillo con la pantalla iluminada al 100% es muy alto, aunque queda ligeramente por debajo de otros smartphones de Samsung y Apple con pantalla OLED como el Samsung Galaxy S10+ o el iPhone XS. Los paneles OLED no destacan en brillo frente a los LCD cuando la pantalla es totalmente blanca, pero sí que lo hacen en entornos mixtos con píxeles blancos, negros y de otros colores.

El color negro es muy profundo, por lo que el colorímetro ha sido incapaz de medir ningún nivel de brillo. Esto significa que el color negro es realmente negro y que el contraste es, teóricamente, infinito.

Las pantallas OLED tienen un comportamiento peculiar al ser observadas desde un ángulo. Por un lado los emisores de luz están más cerca de la superficie, y esto hace que el contraste y el brillo varíen menos al desplazarnos respecto al centro, pero por otro lado la matriz Pentile provoca que los colores se distorsionen.

En el caso del Huawei P30 Pro, los ángulos de visión son amplios y los colores no se ven apenas alterados al observar la pantalla desde un ángulo. Ahora bien, dado que la pantalla está curvada a los lados, al observar el teléfono de frente se aprecia un color más oscuro en los laterales.

Pantalla Always On Display del Huawei P30 Pro

 

Huawei ha incorporado la funcionalidad de encender la pantalla con un doble toque para ver si tenemos notificaciones pendientes, así como la funcionalidad Always On Display, aunque está algo escondida en Ajustes > Pantalla principal y fondo de pantalla > Mostrar siempre en pantalla.

Esta funcionalidad muestra en la pantalla de bloqueo la hora / fecha, nivel de batería e iconos de notificaciones de apps. Sin embargo, no muestra el lugar donde debemos colocar el dedo para activar el reconocimiento por huella dactilar, lo cual dificulta acertar con el dedo en el lugar correcto a la primera.

Por último, Huawei ha incorporado un modo lectura que filtra la luz para aliviar el cansancio visual. Puede ser activado manualmente o, si preferimos, programar la hora de inicio y final.

Ir a página :