Huawei no podrá comprar componentes a compañías estadounidenses sin autorización

El Departamento de Comercio de EE.UU. dijo el miércoles que ha añadido a Huawei Technologies y a 70 de sus compañías afiliadas a la lista de compañías que tienen prohibido comprar componentes componentes de compañías estadounidenses sin la aprobación del gobierno de EE.UU.

Funcionarios estadounidenses dijeron a Reuters que la decisión también haría difícil, si no imposible, que Huawei, el mayor productor de equipos de telecomunicaciones del mundo, venda algunos productos debido a su dependencia de los proveedores estadounidenses.

Bajo esta orden, que entrará en vigor en los próximos días, Huawei necesitará una licencia del gobierno de Estados Unidos para comprar tecnología estadounidense.

El secretario de Comercio, Wilbur Ross, dijo en una declaración que el presidente Donald Trump respaldó la decisión que «evitará que la tecnología estadounidense sea utilizada por entidades de propiedad extranjera en formas que potencialmente socaven la seguridad nacional o los intereses de la política exterior de Estados Unidos».

Huawei nos ha hecho llegar una declaración ante esta medida:

Huawei es el líder indiscutible en 5G. Estamos listos y dispuestos a colaborar con el gobierno de EE. UU. y proponer medidas efectivas para garantizar la seguridad del producto.

Restringir a Huawei del negocio en Estados Unidos no hará que Estados Unidos sea más seguro o más fuerte. Solo servirá para limitar a EE. UU. con alternativas más caras y de menor calidad, dejando a EE. UU. rezagado en el despliegue de 5G y perjudicando los intereses de sus empresas y consumidores.

Además, las irracionales restricciones infringirán los derechos de Huawei y plantearán otros graves problemas legales.

La dramática medida se produce después de que la administración de Trump haya presionado a otros países para que no utilicen equipos Huawei en la próxima generación de redes 5G y pocos días después de que impusiera nuevos aranceles a los productos chinos en medio de una guerra comercial en escalada.

El Departamento de Comercio dijo que la medida se produce después de que el Departamento de Justicia de EE.UU. desvelara que la empresa había conspirado para proporcionar servicios prohibidos a Irán. El departamento dijo que tiene una base razonable para concluir que Huawei está «involucrado en actividades que son contrarias a la seguridad nacional o a los intereses de la política exterior de Estados Unidos».

En marzo de 2016, el Departamento de Comercio agregó a ZTE Corp a la lista de entidades por haber organizado un elaborado plan para ocultar su reexportación de artículos estadounidenses a países sancionados en violación de la ley estadounidense.

Las restricciones impidieron que los proveedores proporcionaran a ZTE equipos estadounidenses, lo que podría haber congelado la cadena de suministro, pero duraron poco. Estados Unidos suspendió las restricciones en una serie de aplazamientos temporales, lo que permitió a la empresa mantener vínculos con proveedores estadounidenses hasta que aceptó un acuerdo de declaración de culpabilidad un año después.