Análisis del iPad Air (2019) a fondo y opinión

Ir a página

¿No tienes tiempo de leer el análisis completo? Dirígete directamente a la sección de Conclusiones para conocer lo que más y lo que menos nos ha gustado del iPad Air.
Hasta ahora, cualquiera que quisiera hacerse con un iPad tenía que elegir entre dos modelos muy diferentes: iPad y iPad Pro. Muchos usuarios que pedían un modelo intermedio están de enhorabuena ya que Apple ha lanzado recientemente los nuevos iPad Air y iPad mini.

El nuevo iPad Air llega con un diseño ultra delgado de solo 0,6 cm, pantalla Retina laminada de 10,5″ con tecnología True Tone, procesador A12 Bionic (el mismo que el iPhone XS) y soporte para Apple Pencil y Smart Keyboard.

Por otro lado, el nuevo iPad mini cuenta con unas especificaciones similares al iPad Air pero un tamaño de pantalla más reducido de 7.9″ y sin la posibilidad de acoplar el Smart Keyboard.

Por cortesía de Apple, he tenido la oportunidad de probar el iPad Air junto con el teclado Smart Keyboard y Apple Pencil. A continuación, os presento mis impresiones tras haber utilizado este tablet durante varias semanas.

Índice

  1. Diseño y pantalla
  2. Hardware, batería, software y multimedia
  3. Cámara, Apple Pencil y Smart Keyboard
  4. Precio y Conclusiones

 

Diseño y construcción

El iPad Air llega con un diseño similar al del iPad Pro de 10.5″ lanzado en 2017, por lo que presenta unos marcos laterales bastante estrechos pero unos marcos superior e inferior mucho más anchos.

La anchura de estos marcos está justificada por la presencia del botón Touch ID, que actúa como botón de inicio y lector de huella dactilar. Aunque los más recientes iPad Pro han prescindido de Touch ID en favor de Face ID, Apple ha preferido no dar el salto a esta tecnología con el iPad Air, posiblemente para no incrementar el coste.

El cristal que cubre el frontal del iPad Air es de color blanco o negro en función de la variante de color que elijas. El chasis es de aluminio, por lo que debería resistir bastante bien el paso del tiempo.

En mi casa todavía tengo un iPad Air (2013) que aguanta muy bien el paso del tiempo a pesar de ser maltratado utilizado casi a diario por un niño, por lo que cabe esperar que el nuevo iPad Air también resista muy bien pequeños golpes y arañazos.

El iPad Air presenta un aspecto similar al de otros modelos clásicos de iPad

 

Como ocurre con cualquier dispositivo con una gran pantalla, el uso de una funda protectora es una buena idea. Apple y otros fabricantes comercializan fundas en distintos colores, y la funda oficial Smart Cover permite sostener el tablet de pie sobre una mesa para utilizarlo cómodamente.

Las esquinas del cuerpo del iPad Air son redondeadas, y el borde lateral se curva en la parte inferior y se una a la pantalla mediante un bisel. Apple ha llevado el conector Smart Connector del iPad Pro al iPad Air y, en uno de los laterales, encontramos tres conectores que permiten acoplar el teclado Smart Keyboard, del que hablaremos más adelante.

Conectores Smart Connector para acoplar el teclado Smart Keyboard

 

En la parte de atrás podemos encontrar, en la esquina superior izquierda, la cámara de fotos, que está a ras de la superficie y no sobresale, y en el centro se encuentra el habitual logotipo de Apple.

Los modelos de iPad Air con conectividad celular presentan en la zona superior de la cubierta trasera una línea de antena en color gris oscuro que rompe la uniformidad del aluminio para facilitar la transmisión y recepción de ondas electromagnéticas. Los modelos con conectividad únicamente WiFi tienen un acabado completo de metal.

El iPad Air está disponible en tres acabados: plata, gris espacial y oro. Aunque en el pasado Apple ha comercializado el iPad Pro en color oro rosa, actualmente no hay ningún iPad a la venta con este acabado.

 

El iPad Air es uno de los tablets más finos y ligeros que podemos encontrar en el mercado, ya que posee un grosor de tan solo 6.1 mm y un peso inferior a medio kilogramo, tan solo 464 gramos.

A continuación, vamos a revisar todos los lados del iPad Air para ver qué elementos encontramos.

En el lateral derecho encontramos los botones de control de volumen y, en el modelo con conectividad celular, el compartimento para la tarjeta nanoSIM.

 

En el lateral izquierdo está libre de botones pero cuenta con el conector Smart Connector que hemos comentado antes.

 

En la parte superior encontramos el botón de encendido y el conector de auriculares.

 

En la parte inferior está el conector Lightning (nada de USB Tipo-C como en el iPad Pro) y los dos altavoces inferiores a ambos lados del conector.

 

La pantalla atrae las huellas con bastante facilidad, por lo que tendrás que limpiarla frecuentemente si quieres mantenerla en perfecto estado de pulcritud. El acabado mate del aluminio hace que las huellas no queden marcadas en la parte de atrás, aunque el logotipo de Apple con acabado en espejo tiende a ensuciarse con bastante facilidad.

Lamentablemente el iPad Air no es resistente al agua, por lo que debemos tener cuidado de que no se moje. En cualquier caso, ni siquiera el iPad Pro posee esta protección, por lo que era poco probable que la incorporase este nuevo iPad.

Pantalla

La pantalla del iPad Air posee un panel LCD IPS con una resolución de 2.244 por 1.668 píxeles, lo que implica la misma densidad de píxeles que encontramos en otras pantallas Retina: 264 ppp.

Esta densidad de píxeles es bastante elevada para un tablet, que se utiliza a una distancia mayor de los ojos que un teléfono. Las imágenes se ven muy nítidas y resulta imposible distinguir los píxeles individuales a simple vista.

Al tratarse de un panel IPS LCD, la matriz de sub-píxeles es RGB, como se puede apreciar en la imagen adjunta donde se ven los tres sub-píxeles — rojo, verde y azul — uno a continuación del otro.

Las matrices RGB ofrecen una resolución efectiva igual a la real, a diferencia de las matrices Pentile que encontramos habitualmente en las pantallas OLED. Estas últimas ofrecen una resolución efectiva menor por la disposición de los píxeles en formas geométricas, habitualmente en forma de rombo.

Matriz RGB del panel LCD IPS del iPad Air

 

Según Apple, el panel del iPad Air una gama de colores que alcanza el 100% del espacio de color DCI-P3, que es el utilizado habitualmente en la industria del cine. Este espacio de color supera con creces el espacio sRGB / Rec. 709 estándar y solo es cubierto por dispositivos de gama alta.

Para analizar la calidad de la pantalla hemos realizado diversas pruebas con el software profesional CalMAN Ultimate y un colorímetro X-Rite i1Display Pro.

El brillo máximo del iPad Air es bastante elevado, ya que se encuentra alrededor de los 519 nits según mis propias mediciones. Se trata de un valor ligeramente superior al del iPad (495 nits) aunque claramente inferior al del iPad Pro de 11″ (615 nits).

Gracias al elevado brillo, la laminación integral (no hay una capa de aire entre el cristal y el panel) y la presencia de una película anti-reflectante, el iPad Air produce menos reflejos que el iPad y, por tanto, puede utilizarse en exteriores con menos dificultades.

La gama cromática del panel del iPad Air es excelente ya que cubre un 100% del espacio sRGB y, según Apple, también del espacio DCI-P3. Lamentablmente no hemos podido comrpobarlo por nosotros mismos ya que no es posible forzar ese modo de color con el software de calibración.

El error medio en la fidelidad de los colores en el espacio sRGB es excelente, ya que resulta ser 1.5 dE (un valor por debajo de 4 dE se considera excelente y por encima de 9 se considera inaceptable), y el error máximo es 3.8 dE, de nuevo un valor espectacular.

 

Los ángulos de visión son amplios y los colores no se ven alterados al observar la pantalla desde un ángulo.

El color blanco presenta una temperatura de color de 6.819 ºK, por encima del nivel de referencia de 6.500 ºK, lo que implica un ligero tono azulado que es ligeramente apreciable en aplicaciones con fondo blanco, como el navegador, si lo comparamos con un dispositivo perfectamente calibrado que esté al lado.

Para ajustar el balance de blanco a la luz ambiental, el iPad Air cuenta con la funcionalidad True Tone. El dispositivo cuenta con sensores de luz ambiental que ajustan automáticamente el balance de blancos en función del color de la luz que ilumina nuestra estancia.

La tecnología True Tone pasa desapercibida la mayor parte del tiempo pero basta con desactivarla para notar la diferencia, sobre todo cuando estamos en un entorno iluminado por luz con cierto tono de color.

El color negro es bastante profundo incluso al nivel máximo de brillo, ya que se encuentra alrededor de 0,48 nits. No es un color negro puro como el que encontramos en una pantalla OLED, pero es bastante bueno para una pantalla LCD. El contraste resulta ser 1.080:1.

Apple no ha incorporado en el iPad Air la tecnología Pro Motion de 120 Hz presente en el iPad Pro, por lo que la tasa de refresco está limitada a 60 Hz.

Lo que sí que encontramos es el modo Night Shift que ajusta automáticamente los colores de la pantalla hacia la parte más cálida del espectro de colores para ayudarte a descansar mejor. Es posible activarlo manualmente o programarlo para que se active a ciertas horas o desde la puesta a la salida del sol.

Ir a página