Análisis del iPhone XR a fondo y opinión


🎁💳 ¿Conoces la tarjeta Curve? Una sola tarjeta de crédito que aglutina el resto de tus tarjetas y manejas desde el móvil [ Llévate 5,5€ gratis ]

Ir a página

Pantalla

El iPhone XR llega con un nuevo panel LCD de 6.1″ al que Apple ha bautizado bajo el nombre de Liquid Retina HD. Según la compañía, se trata del panel LCD más avanzado y con la mayor precisión de color de la industria.

La resolución de la pantalla es 1.792 × 828 píxeles, lo que implica una densidad de píxeles de 326 ppp. Si bien el iPhone XS posee una densidad de píxeles superior, 458 ppp, no debemos olvidar que, por encima de 300 ppp, es prácticamente imposible distinguir los píxeles individuales a una distancia normal.

En la práctica, la pantalla del iPhone XR se ve muy nítida y es poco probable que notes diferencia con otros smartphones de resolución superior. Obviamente, si colocas el iPhone XR junto al iPhone XS y te acercas mucho a la pantalla, las letras se ven menos nítidas pero estamos hablando de colocar los ojos a menos de 10 centímetros.

El panel es LCD, por lo que no tiene las mismas propiedades visuales que el panel OLED del iPhone XS. Las pantallas LCD ofrecen tiempos de respuesta más lentos, mayor pérdida de brillo desde ángulos extremos y un menor contraste dado que los píxeles no pueden apagarse por completo.

El panel LCD del iPhone XR utiliza una matriz de tipo RGB, en la que los sub-píxeles rojo, verde y azul están dispuestos uno a continuación del otro en una hilera. Este tipo de matriz ofrece mayor nitidez que la matriz Pentile utilizada habitualmente en los paneles OLED, lo cual también explica por qué la densidad de píxeles puede ser menor que en el iPhone XS.

Matriz de sub-píxeles de la pantalla del iPhone XR

 

El iPhone XR es capaz de mostrar los dos espacios de color más importantes de la industria: el espacio sRGB / Rec. 709, que es el estándar utilizado por la mayoría de las apps, y el más amplio DCI-P3 que se emplea en la industria del cine. El rango de colores del DCI-P3 es un 26 por ciento superior al del espacio sRGB / Rec. 709.

El iPhone XR cuenta con un sistema automático de gestión de color que conmuta automáticamente al espacio DCI-P3 cuando el contenido a mostrar así lo requiere. Por ejemplo, las fotografías tomadas por la cámara se guardan y muestran en este espacio de color.

De esta forma, los colores se ven siempre de forma correcta, ni sobre-saturados ni infra-saturados. Esta es una ventaja de iOS frente a Android, donde la gestión del color no es tan consistente a pesar de los avances realizados por Google.

El iPhone XR es compatible con la reproducción de contenidos HDR10 y Dolby Vision que expanden el color, contraste y brillo para una mejor experiencia visual. A día de hoy, es posible disfrutar de películas y vídeos con esta tecnología en iTunes, Netflix e incluso YouTube.

Para analizar la calidad de la pantalla del iPhone XR hemos realizado diversas pruebas con el software profesional CalMAN Ultimate y un colorímetro X-Rite i1Display Pro.

El brillo máximo que hemos medido en la pantalla del iPhone XR muy elevado, ya que se encuentra alrededor de los 647 nits según nuestras propias mediciones (Apple habla de un valor máximo típico de 625 nits en su hoja de características).

Este valor de brillo máximo supera al iPhone X y iPhone XS, así como a otros smartphones con pantalla OLED.

 

En este punto merece la pena recordar que estamos midiendo el brillo sobre un rectángulo blanco que ocupa el 100% de la pantalla. En estas circunstancias, las pantallas LCD tiene ventaja sobre las OLED en cuanto a brillo máximo ya que en estas últimas, el brillo depende de la cantidad de píxeles blancos encendidos.

Centrándonos en la reproducción del color, la fidelidad del panel del iPhone XR es espectacular ya que el error medio en la reproducción de los colores es de tan solo 1.4 dE (un valor por debajo de 4 dE se considera excelente y por encima de 9 se considera inaceptable) y el error máximo se queda en tan solo 3.1 dE. El valor de gamma es bueno, 2.4, bastante cercano al valor deseado de 2.2.

 

La pantalla del iPhone XR muestra un color negro que no es totalmente puro, ya que posee un brillo de 0,425 nits. Esto significa que el contraste no es tan elevado como en un panel OLED sino que nos quedamos en un contraste de 1.522:1 según nuestras propias mediciones (Apple hable de un contraste típico de 1.400.1).

El iPhone XR cuenta con la funcionalidad True Tone para ajustar el balance de blanco a la luz ambiental. El dispositivo cuenta con sensores de luz ambiental de cuatro canales que ajustan el balance de blancos en función del color de la luz que ilumina la habitación para que la pantalla se comporte como una hoja de papel, que absorbe la luz del entorno.

La tecnología True Tone pasa desapercibida pero basta con desactivarla para notar la diferencia, sobre todo cuando estamos en un entorno iluminado por luz artificial con un cierto tono de color — por ejemplo, una lámpara en casa.

Con la funcionalidad True Tone desactivada, la temperatura de color resulta ser 6.593ºK, lo que implica un valor muy cercano al blanco ideal de 6.500 ºK. Al activar True Tone, el tono de la pantalla se adapta perfectamente al entorno.

La pantalla del iPhone XR es la mejor pantalla LCD que hemos analizado

 

El iPhone XR ofrece un modo Noche que cambia el balance de blancos de la pantalla para reducir la emisión de luz azul, ya que según ciertos estudios afecta negativamente al sueño. Es posible ajustar el nivel de luz azul emitido por la pantalla, así como programar el encendido y apagado de este modo de pantalla.

El iPhone XR ofrece unos ángulos de visión amplios. Los colores de la pantalla apenas se ven alterados al observar el teléfono desde un ángulo extremo, aunque sí que se aprecia que el brillo se reduce.

Una funcionalidad interesante de la pantalla es que se enciende con solo un toque con el dedo, lo que resulta muy cómodo para comprobar notificaciones. Lamentablemente, Apple no ha implementado la funcionalidad de Pantalla Siempre Activa que encontramos en otros teléfonos.

La pantalla del iPhone XR no incorpora 3D Touch, por lo que no es sensible a la presión. No obstante, en ciertas zonas de la interfaz (por ejemplo, en el centro de control o la pantalla de bloqueo), una pulsación larga tiene el mismo efecto.

Ir a página