Análisis del LG X Cam a fondo y opinión [REVIEW]


¡SORTEOS! Sorteamos un impresionante Moto G5s Plus, una PlayStation 4 y más [ Ver sorteos ]

Ir a página :

LG presentó los nuevos dispositivos de la serie LG X en febrero del año pasado, pero no llegaron a España hasta finales de septiembre.

Los nuevos LG X Cam, LG X Screen y LG X Power son tres teléfonos de gama media a los que LG ha querido dotar de una característica premium en cada uno de ellos. En el caso concreto del que nos ocupa hoy, el LG X Cam llega con una cámara dual trasera 13MP+5MP que sigue los pasos del LG G5.

El LG X Cam llega con una pantalla de 5.2″ con resolución Full HD, procesador Mediatek MT6753, 2GB de RAM, 16GB de almacenamiento ampliable mediante micro-SD y batería de 2520 mAh.

Se trata de unas especificaciones mucho más modestas que el LG G5, pero también su precio resulta mucho más asequible. El precio oficial del LG X Cam es de 299 euros, aunque puedes encontrarlo por bastante menos en Amazon España.

Hemos tenido oportunidad de probar el LG X Cam durante unas semanas, y a continuación, os presentamos nuestro análisis en profundidad.

Índice

  1. Diseño y construcción
  2. Pantalla
  3. Hardware y rendimiento
  4. Software y Apps
  5. Multimedia y Cámara
  6. Precio y Conclusiones

 

Diseño y construcción

A primera vista, el LG X Cam parece contar con un cuerpo de aluminio, pero basta cogerlo en la mano para notar que su construcción es enteramente de plástico.

A día de hoy cada vez hay más smartphones con diseños en metal y cristal, por lo que el uso de plástico sitúa al LG X Cam un escalón por debajo de algunos dispositivos con un precio similar como el ZTE Blade V7.

Dejando a un lado los materiales, el diseño del LG X Cam es bastante atractivo.

Los marcos superior e inferior son más bien anchos pero aportan un punto de originalidad ya que están ligeramente curvados hacia abajo en los extremos, al igual que ocurre en el LG G5.

Los marcos alrededor de la pantalla no son precisamente estrechos, pero en teléfonos de este rango de precios es complicado encontrar cuerpos estilizados. En el caso del LG X Cam, el ratio de pantalla a cuerpo se encuentra en torno a un 69%.

Si bien el color del teléfono es gris o dorado, posee un cierto patrón en el frontal que imita un acabado de metal cepillado. En los laterales encontramos dos piezas alargadas de plástico de color plata que contrastan bastante bien con el conjunto.

 

El uso de plástico en lugar de metal trae como ventaja que el LG X Cam es muy ligero, con solo 118 gramos de peso. Su grosor también es bastante comedido, con 6,9 milímetros de espesor, por es un teléfono que resulta fácil de transportar en cualquier bolsillo.

El LG X Cam cuenta con bordes redondeados, por lo que resulta cómodo de sostener en la mano. La pantalla es un poco grande para poder llegar a los extremos con una sola mano, pero es posible teclear con una sola mano con bastante facilidad.

El hecho de que el teléfono no sea curvado tiene la ventaja de que es más fácil operar con él cuando este está apoyado sobre una superficie plana, como una mesa, ya que otros teléfonos “bailan” al pulsar sobre la pantalla si la cubierta trasera es curvada.

El LG X Cam llega en dos colores diferentes – titanio (gris) y dorado – y nosotros hemos recibido la versión en titanio, como se puede apreciar en las fotografías.

La parte de delante del LG X Cam está ocupada principalmente por la pantalla, cuyos marcos son razonables para un teléfono de esta gama.

Encima de la pantalla encontramos el altavoz para el oído, la cámara frontal, el LED de notificaciones, y los sensores habituales de proximidad e iluminación.

En la parte inferior solamente encontramos el logotipo de LG ya que, como es habitual en la marca, el LG X Cam no posee botones físicos ni sensor de huella en el frontal.

Los botones virtuales se muestran sobre la pantalla cuando es necesario, como es ya habitual en la mayoría de los teléfonos.

LG ha hecho un trabajo correcto de optimización del tamaño del teléfono, aunque quizás podría haber aprovechado un poco más el espacio para reducir los márgenes superior e inferior.

En la parte de atrás encontramos la cubierta trasera de plástico, que no puede ser retirada para acceder a la batería.

El acabado de la cubierta trasera no es brillante, por lo que las huellas dactilares no quedan apenas marcadas sobre la superficie.

En la zona superior de la cubierta encontramos las dos cámaras, que se encuentran en una protuberancia con un acabado plástico similar al frontal.

Debajo de ambas cámaras encontramos el flash y una inscripción que dice “DUAL CAM”.

Aunque el cristal que protege la cámara parece ligeramente hundido, no nos atrevemos a decir que no haya riesgo de que se raye si se apoya boca abajo con frecuencia.

En el centro de la mitad superior del teléfono se encuentra el logotipo de LG, y en la parte inferior está el altavoz principal.

En el lateral derecho encontramos solamente el botón de encendido, como se puede apreciar en esta fotografía:

 

En el lateral izquierdo encontramos el botón de volumen, de una sola pieza, que tiene un buen recorrido y resulta cómodo de pulsar. También está ahí el compartimento para la tarjeta nano-SIM y la tarjeta micro-SD.

 

En la parte superior no encontramos ningún botón o conector, salvo un micrófono.

 

La parte inferior del teléfono posee el conector micro-USB y el de auriculares.

 

Lamentablemente el LG X Cam no cuenta con resistencia al agua, por lo que debemos tener un cierto cuidado para evitar que se derrame líquido por encima de nuestro teléfono o se caiga al agua.

Ir a página :