El interés por el segundo iPhone con USB-C ha quedado muy, muy lejos del primero

🎁 ¡Rebaja total! ¡Consigue el auténtico Office 2021 pos solo 12.99€! [ Ofertón ]

Hace unos meses, un ingeniero llamado Ken Pillonel sustituyó el conector Lightning de un iPhone X por un puerto USB-C totalmente operativo y acabó vendiéndolo por casi seis cifras.

Inspirado por este logro, Gernot Jöbstl creó el segundo iPhone con USB-C, esta vez con resistencia al agua, y lo puso a la venta.

TE INTERESA:
¿Tendrá que venir el iPhone 14 con USB-C en Europa?

Sin embargo, el interés por el segundo iPhone del mundo con USB-C se ha quedado muy, muy lejos del primero.

Jöbstl fabricó lo que él mismo llamó el «primer iPhone USB-C resistente al agua del mundo». Se inspiró en el iPhone X original de Pillonel y retocó el diseño con una nueva pieza de soporte de fibra de carbono para el puerto USB-C junto con su impermeabilización.

Dado que el primer iPhone con USB-C se vendió por 86.000 dólares el pasado otoño, se esperaba que este segundo modelo también alcanzase un precio elevado.

Sin embargo, parece que lo que hizo que el primer iPhone se vendiera por una cifra tan elevada fue la novedad más que otra cosa.

Este segundo iPhone USB-C se ha vendido por su precio de salida en eBay de tan solo 3.000 dólares, ya que el primer y único postor ha ganado la subasta. Aunque se presentó como una «primicia mundial» al ser resistente al agua, el mercado de los coleccionistas no compró esa idea.

En cuanto a la funcionalidad, el listado confirmaba varias limitaciones del puerto USB-C, como la ausencia de carga rápida, el soporte unidireccional en lugar de bidireccional y la falta de garantía al tratarse de un prototipo.

🎁 ¡Rebaja total! ¡Consigue el auténtico Office 2021 pos solo 12.99€! [ Ofertón ]

¿Cuál es tu reacción?
Sorprendido
0%
Feliz
0%
Indiferente
0%
Triste
25%
Enfadado
50%
Aburrido
0%
Incrédulo
0%
¡Buen trabajo!
25%
Sobre el Autor
Teknófilo
Luis es el creador y editor jefe de Teknófilo. Se aficionó a la tecnología con un Commodore 64 e hizo sus pinitos programando gracias a los míticos libros de 🛒 'BASIC para niños' con 11 años. Con el paso de los años, la afición a los ordenadores se ha extendido a cualquier cacharrito que tenga una pantalla y CPU.
Comentarios
Deja un comentario

Deja un comentario