El Samsung Galaxy Fold deja un pequeño hueco en la zona de la bisagra cuando está cerrado

El pasado miércoles, Samsung presentó el Galaxy Fold, su primer smartphone plegable y, si las cosas no cambian, también el primero que podremos comprar en las tiendas.

Durante la presentación, Samsung explicó la complejidad técnica que ha supuesto crear un mecanismo de bisagra que resista los dobleces a lo largo del tiempo. El smartphone es un prodigio de ingeniería y estamos expectantes por poder probarlo en persona.

Samsung no puso el Galaxy Fold a disposición de la prensa en el evento Unpacked de San Francisco, por lo que las únicas imágenes que tenemos son las que se pueden ver en la página web y las que se mostraron durante la retransmisión del evento. 

Los chicos de Engadget han examinado con atención las imágenes y se han dado cuenta de que el Galaxy Fold parece no cerrarse por completo cuando está plegado. O dicho de otra forma, queda un hueco entre las dos partes del teléfono en la zona de la bisagra.

El espacio no parece ser muy grande pero hará que el perfil del dispositivo cuando esté plegado no sea rectangular sino que más bien tenga forma de cuña. Esto significa que, cuando el teléfono esté apoyado sobre una mesa, la pantalla de fuera no estará paralela a la mesa sino algo inclinada.

La razón de esto podría estar en la tecnología de pantalla plegable. A pesar de todo el trabajo de ingeniería, estas pantallas se comportan de forma muy similar al papel. Si pliegas una hoja de papel sobre sí misma, te quedas con un bucle que tienes que  empujar hacia abajo para formar un pliegue plano.

Samsung no puede doblar por completo la pantalla ya que esto crearía un pliegue visible en el centro de la pantalla cuando esta se abre. Además, un pliegue totalmente plano probablemente acabaría destruyendo la pantalla. A día de hoy, las pantallas parecen ser flexibles más que plegables.

También podríamos pensar que Samsung ha hecho esto para que las pantallas no se toquen pero en las imágenes que hemos visto de la pantalla anterior queda claro que los bordes de la pantalla sobresalen ligeramente con respecto al panel, posiblemente para evitar cualquier contacto entre las pantallas cuando se cierra.

En cualquier caso, toca esperar unas semanas hasta que podamos ver el Galaxy Fold en vivo y comprobemos cómo se ve en la realidad cuando está cerrado.