Google no cede ante las presiones por reducir la comisión que se lleva con cada compra de Play Store

En la presentación de los resultados financieros del cuarto trimestre de 2018, el director ejecutivo de Google, Sundar Pichai, respondió a una pregunta sobre los «canales alternativos de distribución de aplicaciones» y cómo podrían afectar a las ganancias de la empresa en Play Store.

En respuesta, el ejecutivo de Google insistió en que la empresa mantendrá la tasa del 30% que exige a todas las compras realizadas a través de la tienda Play Store.

Sin duda la pregunta estaba relacionada con la decisión de Epic Games de distribuir Fortnite en Android de manera directa, sin utilizar la tienda Play Store. Se estima que la decisión de Epic Games ha supuesto a Google unos 50 millones de dólares sólo en 2018, y si la industria de los videojuegos adopta esta tendencia, podría representar una amenaza significativa para Google. 

La decisión de Epic fue tomada principalmente para reducir costes, tal y como confirmó su CEO Tim Sweeney.

El impuesto del 30 por ciento es un alto coste en un mundo donde los desarrolladores deben cubrir con el 70 por ciento todos los costes de desarrollo, operación y soporte de sus juegos.

Hay una razón en la consola, donde hay una enorme inversión en hardware, que a menudo se vende por debajo del coste, y en campañas de marketing en amplia colaboración con los editores.

Pero el 30 por ciento es desproporcionado frente al coste de los servicios que prestan estas tiendas, tales como procesamiento de pagos, ancho de banda de descarga y servicio al cliente.

A Sweeney se le “olvidó” mencionar la importancia, desde el punto de vista de la seguridad, de tener una tienda centralizada para aplicaciones gestionada por Google. Poco después del lanzamiento de Fortnite en Android, un ingeniero de Google descubrió que la forma en que Epic estaba distribuyendo inicialmente el juego dejaba abierta una gran vulnerabilidad que podría permitir a los atacantes instalar APKs falsos de forma silenciosa durante el proceso de instalación.

Google podría intentar agradar a desarrolladores como Epic Games reduciendo el porcentaje que se lleva con cada compra en Play Store, pero Pichai cree que la actual división de ingresos es justa y no debería cambiarse.

“Creo que hay un intercambio de valor allí y ha sido el estándar de la industria,» afirmó Pichai. Ese estándar de la industria al que se refiere es, por supuesto, la App Store de Apple, que también cobra una tasa similar por las compras realizadas en dispositivos iOS.  Fuente: Business Insider