🎁 ¡Sorteo! Sorteamos una 🎮 Xbox One S 1 TB Edición FortniteParticipar ]

Huawei pone freno a su ambición de superar a Samsung este año

Huawei ha explicado que su ambición de convertirse en el fabricante número uno de smartphones en todo el mundo tendrá que esperar después de los recientes acontecimientos.

«Nos habríamos convertido en los más grandes en el cuarto trimestre (de este año), pero ahora sentimos que este proceso puede llevar más tiempo», dijo Shao Yang, director de estrategia de Huawei Consumer Business Group.

A principios de este año, el fabricante chino superó a Apple como número dos del mundo y dijo que creía que superaría a Samsung «como pronto este año, o el año que viene a más tardar.”  

Esta previsión ya tenía en cuenta que sus smartphones no se venderían en Estados Unidos, donde la compañía lleva encontrando dificultades para entrar desde hace mucho tiempo, pero fue antes de que se le prohibiera comerciar con empresas estadounidenses.

Mientras que muchos fabricantes de smartphones ha sufrido los efectos de la saturación del mercado, Huawei ha conseguido lograr una posición relevante gracias a dispositivos con buenas características a precios asequibles. Además, en la gama alta, la compañía ha conseguido innovar en aspectos tan relevantes como la fotografía.

Sin embargo, la buena marcha de la compañía ha sufrido un fuerte revés por la decisión tomada el mes pasado por el Departamento de Comercio de los Estados Unidos que prohibía a las empresas estadounidenses hacer negocios con Huawei, lo que significa que los teléfonos de la empresa ya no recibirán actualizaciones del sistema operativo Android de Google ni acceso a sus aplicaciones populares.

Las consecuencias exceden la previsión inicial, ya que el diseñador de chips ARM, con sede en Gran Bretaña, ha dicho a sus empleados que suspendan todas sus actividades con Huawei.

Los críticos temen que Huawei tenga vínculos con el gobierno chino y que sus equipos puedan tener puertas traseras que sirvan de plataforma para el espionaje patrocinado por el estado o para el cierre de la red en un momento en que la infraestructura móvil se está convirtiendo en parte integrante de la vida cotidiana.