La cámara del Samsung Galaxy S9 llega con apertura mecánica variable: ¿Para qué sirve?

El lema de Samsung para el evento de presentación del Galaxy S9 del 25 de febrero sugiere una cosa: una cámara “reimaginada”.

Dado que el diseño del nuevo smartphone va a ser prácticamente idéntico al del modelo del año pasado, está claro que Samsung va a tratar de diferenciarse todo lo posible en el apartado fotográfico.

Según una filtración publicada hoy por Evan Blass, la cámara del Galaxy S9 será una cámara “Super Speed Dual Pixel” de 12 megapíxeles con OIS y una apertura mecánica variable. Eso es un cambio significativo que no habíamos visto nunca antes, salvo en una ocasión.

El Galaxy S9 y el S9+ no serán los primeros teléfonos de Samsung con una apertura variable. Ese honor lo tiene el Samsung W2018, un teléfono móvil tipo concha que se lanzó en China.

 

¿Qué es la apertura variable y para qué sirve?

Modificar la apertura de una lente implica variar la cantidad de luz que pasa a través del objetivo mediante un polígono o círculo con un área variable, tal y como se puede apreciar en la siguiente imagen.

Aunque otros teléfonos pueden cambiar el tamaño de sus aperturas, en realidad lo hacen electrónicamente. El Samsung Galaxy S9 será capaz de variar la apertura de forma mecánica entre f/1.5 y f/2.4, como una cámara réflex convencional.

La posibilidad de modificar la apertura supone algunas ventajas para el Galaxy S9. Por un lado, con una apertura máxima como f/1.5, la cámara debería poder captar más luz que la mayoría de las cámaras de smartphones (en el LG V30 es f/1.6 y en el Galaxy S8 es f/1.7) y realmente ayudará en situaciones de poca luz.

También podría ayudar al Galaxy S9 a capturar fotos con menos profundidad de campo y un mejor efecto bokeh.

Al poder cambiar a f/2.4, tenemos flexibilidad adicional para cuando disparamos en mejores condiciones de iluminación, donde no necesariamente se necesita toda esa luz extra. Con un valor de apertura f/2.4, podremos capturar más detalles del fondo de la imagen.