La estabilización óptica es cosa del pasado: Así funciona la estabilización tipo «gimbal»

💻 ¡Ofertón! Consigue Windows 10 Home por solo 11,09€ en CDKdeals [ Ofertón ]

Las cámara de los smartphones todavía tienen un buen camino por recorrer hasta que consigan producir imágenes con una calidad similar a las cámaras DSLR.

Recientemente, hemos visto a algunos smartphones incorporar tecnología de tipo periscópico que permiten ofrecer grandes niveles de zoom usando un diseño de túnel en forma de L.

OPPO presentó esta tecnología por primera vez a principios de 2019, y posteriormente otros fabricantes la han incorporado también en sus smartphones.

Ahora en 2020, tenemos otra innovadora tecnología de cámaras para smartphones que ha debutado con el Vivo X50 Pro: la estabilización tipo «gimbal».

 

La estabilización gimbal, explicada

Este smartphone supera las limitaciones de espacio y movimiento de la lente para lograr una estabilización física que eclipsa la actual tecnología de estabilización óptica de la imagen (OIS), lo que promete una salida de foto y vídeo muy estable, incluso con un movimiento excesivo del teléfono — por ejemplo, cuando corres, bajas por las escaleras o grabas un vídeo explorando el terreno accidentado de las montañas.

Vivo presentó esta tecnología a principios de año con el teléfono conceptual Apex 2020. La compañía china afirma que el sistema de gimbal ofrece un 300 por ciento más de rendimiento por encima de la estabilización de imagen óptica actual.

El módulo de la cámara trasera del Vivo X50 Pro alberga un sensor primario de 48MP (f/1.6) que es el que tiene el soporte de estabilización gimbal. Posee una estructura de doble bola para lograr la rotación de triple eje que básicamente hace que el objetivo flote dentro de la carcasa de la cámara.

No sólo se mueve en dos dimensiones, sino también en la tercera dimensión. Así que también compensa el movimiento de inclinación, que nunca antes se había visto en la cámara de un teléfono.

Combinada con la estabilización óptica de la imagen y la estabilización electrónica de la imagen, la cámara es prácticamente invencible cuando se trata de fotografiar en condiciones inestables.Además, una lente menos temblorosa significa más estabilización al disparar en modo de zoom. Cuantos más nivel de zoom haya, más se amplifica el movimiento del teléfono.

 

El siguiente paso a la estabilización óptica (OIS) y electrónica (EIS)

La estabilización de la imagen óptica (OIS) es una solución hardware que utiliza el giroscopio del sistema microelectromecánico (MEMS) para la detección de movimiento. Luego el sistema se adapta al movimiento de la lente para compensar las sacudidas. Por ejemplo, si, mientras se toma una foto, la mano se mueve ligeramente a la izquierda, entonces el objetivo se mueve a la derecha para compensar.

La estabilización de la imagen electrónica (EIS) también proporciona cierta estabilidad, pero es una solución de software que utiliza el acelerómetro del teléfono inteligente para detectar el movimiento y luego alinear los frames.

La configuración de cámara gimbal del Vivo X50 Pro lleva la corrección del movimiento al siguiente nivel, ya que toda la carcasa de la cámara se mueve para contrarrestar mejor los tres ejes. En combinación con el movimiento del objetivo dentro de la cámara gracias a OIS (cuando sea necesario), el teléfono puede tomar fotografías o vídeos ultrasuaves en condiciones de poca luz.

A continuación, podemos ver un vídeo de Engadget donde compara el rendimiento de la estabilización del Vivo X50 Pro frente al Samsung Galaxy S20 Ultra.

 

 

Otros fabricantes podrían introducir esta tecnología

Ahora que Vivo ha establecido un nuevo listón para la tecnología de disparo ultra estable, no sería raro que otros fabricantes sigan el ejemplo y empiecen a desarrollar su propia tecnología, como ya ocurrió en su día con las lentes periscópicas.

Ahora bien, el coste de esta tecnología es considerable. Una parte importante del precio de 650 dólares de Vivo X50 Pro se ha invertido sólo en la tecnología de la cámara y hay algunos compromisos en el camino.

Por ejemplo, viene con el Snapdragon 765G, mientras que la mayoría de los smartphones de gama alta vienen con Snapdragon 865. El almacenamiento interno es UFS 2.1, mientras que el UFS 3.0 es ya habitual en todos los smartphones de gama alta (y algunos smartphones ya cuentan con almacenamiento UFS 3.1)

Claramente, el teléfono está dirigido a un nicho de compradores que quieren una cámara de última generación y no les importan los otros compromisos de hardware, pero otros fabricantes podrían optar por incorporar esta tecnología en auténticos buques insignia.

💻 ¡Ofertón! Consigue Windows 10 Home por solo 11,09€ en CDKdeals [ Ofertón ]

¿Cuál es tu reacción?
Sorprendido
0%
Feliz
38%
Indiferente
0%
Triste
0%
Enfadado
0%
Aburrido
0%
Incrédulo
13%
¡Buen trabajo!
50%
Sobre el Autor
Teknófilo
Luis es el creador y editor jefe de Teknófilo. Se aficionó a la tecnología con un Commodore 64 e hizo sus pinitos programando gracias a los míticos libros de 'BASIC para niños'. Con el paso de los años la afición a los ordenadores se ha extendido a cualquier cacharrito que tenga una pantalla y CPU.
1 Comentarios
Deja un comentario

Deja un comentario