La nueva tecnología ISOCELL Plus de Samsung permitirá cámaras con más megapíxeles sin perder calidad

La calidad de las cámaras de los smartphones ha mejorado enormemente en los últimos años, gracias a los avances en el procesamiento de imágenes, la calidad de los sensores de cámara y las mejoras en la óptica de la lente.

Durante varios años, hubo una carrera por el número de megapíxeles, que hizo que el tamaño de los píxeles disminuyera gradualmente ya que los sensores no crecieron en tamañó físico al mismo ritmo.

El tamaño de píxeles en las cámaras disminuyó de 1,75 µm a 1,1 µm, pero últimamente han vuelto a aumentar a unos 1,4 µm en el caso de smartphones de gama alta con cámaras de 12M, aunque teléfonos de gama más baja tienen cámaras con píxeles de 1,0 µm.

El tamaño del píxel es más importante que la resolución de la cámara. El equilibrio entre la resolución de la cámara y el tamaño de los píxeles es complicado ya que una mayor resolución produce fotografías más detalladas a la luz del día pero tiene un efecto perjudicial en la calidad de la imagen con poca luz. 

Samsung explica que los sensores de imagen CMOS necesitan contener tanta luz (fotones) como sea posible y transmitir la información de color correcta al fotodiodo para tomar fotos de alta calidad.

La compañía desarrolló la tecnología ISOCELL, que forma una barrera física entre los píxeles vecinos, reduciendo así la interferencia de color. Esto permite que cada píxel absorba y mantenga más luz que los sensores de imagen BSI convencionales.

Ahora, Samsung ha introducido la tecnología ISOCELL Plus que permite a los sensores de imagen CMOS capturar más luz, aumentando la sensibilidad y fidelidad del color. Lo hace a través de una arquitectura de píxeles optimizada.

En la estructura de píxeles actual, se forman rejillas metálicas sobre los fotodiodos para reducir la interferencia entre los píxeles, pero esto también puede producir cierta pérdida óptica ya que los metales tienden a reflejar y/o absorber la luz entrante.

Ahora Samsung ha sustituido la barrera metálica de ISOCELL Plus por un “nuevo material innovador” desarrollado por Fujifilm, minimizando así la pérdida óptica y la reflexión de la luz.

El nuevo ISOCELL Plus ofrece una mayor fidelidad de color junto con una mejora de hasta un 15 por ciento en la sensibilidad a la luz. Según Samsung, permite que los sensores de imagen tengan píxeles de 0,8 µm y menos sin pérdida de rendimiento. Esto permite el desarrollo de cámaras con más de 20MP de resolución y excelente calidad.

Samsung utiliza los sensores ISOCELL (junto con los sensores Sony) para sus dispositivos de gama alta (así como para muchos dispositivos de gama media y asequible).

Es probable que el Samsung Galaxy Note 9 (cuya presentación está prevista para el 9 de agosto) y/o el Galaxy S10 cuenten con esta tecnología.