La tecnología Li-Fi podría reemplazar a Wi-Fi algún día

bg1[1]

La tecnología WiFi se ha convertido en algo cotidiano estos días, y cada vez es más frecuente encontrar este tipo de conectividad donde quiera que vamos.

¿Es Wi-Fi una tecnología de futuro? Por el momento parece que sí, pero podría haber otras tecnologías que desplacen a WiFi en un futuro. En particular, existe una tecnología muy prometedora llamada Li-Fi (Light Fidelity) que podría permitir la conexión a Internet a través de la luz.

Hay quien describe Li-Fi como la próxima generación de conexiones inalámbricas que podría reemplazar a Wi-Fi en algún momento. Se trata de una tecnología que basa en la transmisión de luz, y que teóricamente podría ofrecer velocidades de conexión unas 100 veces más rápida que Wi-Fi.

La tecnología Li-Fi surgió en 2011 en la Universidad de Edimburgo por el Profesor Harald Haas, que se preguntó qué ocurriría si cada bombilla de luz del Mundo pudiera transmitir datos. Gracias al parpadeo de un simple LED, un cambio demasiado rápido para ser percibido por el el ojo humano, es posible transmitir más datos que una estación inalámbrica, y hacerlo de forma más eficiente y segura.

Cuatro años después, la tecnología Li-Fi se ha popularizado gracias a la startup Velmenni, que ha demostrado el funcionamiento de esta tecnología. En las pruebas realizadas, Li-Fi ha conseguido alcanzar velocidades de gigabit, con un máximo teórico de 200 Gbps.

Lamentablemente la tecnología Li-Fi tiene algunas limitaciones. Por ejemplo, la luz no puede atravesar las paredes, lo que limita su alcance frente a las transmisión por ondas electromagnéticas. Otra limitación es que es incapaz de proporcionar una conexión a Internet sin interrupciones en exteriores bajo la luz del Sol, porque esta interferiría con la señal.

Deepak Solank, director de Velmenni, afirma que esta tecnología podría llegar a los usuarios en los próximos 3-4 años.