No te pierdas la peculiar batería con curvas del iPhone XS

Ahora que los nuevos iPhones de Apple están en el mercado, una de las primeras cosas que ha hecho la gente después de ponerle las manos encima ha sido abrirlo y ver qué había dentro. 

Las baterías rectangulares o cilíndricas son bastante comunes, pero la batería en forma de L del iPhone XS es más extraño. El año pasado, en el iPhone X, Apple conectó dos baterías rectangulares para encajar su batería en el teléfono, pero esta vez, según iFixit, Apple ha utilizado capas de varios tamaños para crear una batería con curvas que se adapta perfectamente a otros componentes internos importantes del iPhone como la placa, el motor háptico y la memoria.

Curiosamente, la capacidad de la batería del iPhone XS de 2.659 mAh es ligeramente inferior a la de la batería de 2.716 mAh del iPhone X, aunque la mayor eficiencia del procesador lo compensa de sobra. 

Por otro lado, en el iPhone XS Max más grande, Apple ha optado por un diseño de dos celdas más simple para ofrecer la batería más grande vista en un iPhone, con una capacidad total de 3.179 mAh.

Batería del iPhone XS vista con rayos X

 

Una de las pocas diferencias externas que encontramos con el iPhone X del año pasado está en la asimetría de las rejillas de los altavoces y micrófonos en la parte inferior de XS y XS Max. Al eliminar dos orificios de la izquierda, Apple ha hecho espacio para una banda de antena adicional, que según los resultados de las pruebas  resulta en una mejora seria en las velocidades de datos 4G.

En cuanto a la cámara, mientras que la cámara gran angular trasera del iPhone XS y XS Max tiene la misma resolución de 12 megapíxeles que la del iPhone X, el tamaño físico real del sensor ha aumentado en un 32 por ciento.

Esto significa que cada píxel individual del sensor debe ser más grande, lo que permite que el iPhone capte más luz y mejore la calidad de las fotos tomadas en entornos poco iluminados.