¿Qué hay de cierto en las críticas sobre el rendimiento del Samsung Galaxy Note 7?

Analisis Samsung Galaxy Note 7 - Teknofilo - 34

El Samsung Galaxy Note 7 es el nuevo teléfono de moda del que todos hablan. Aunque las críticas que está recibiendo son mayoritariamente favorables, también hay algunas publicaciones que han criticado su rendimiento.

En concreto, los chicos de XDA publicaron la semana pasada los resultados de ciertas pruebas y benchmarks que mostraban que el Galaxy Note 7 era más lento que el HTC 10 y el OnePlus 3. Sobre la misma fecha, alguien publicó un vídeo de comparativa de velocidad entre el iPhone 6s y el Galaxy Note 7 en una prueba tan poco realista como abrir y cerrar inmediatamente cada app de tu smartphone.

Naturalmente todos estos testimonios han puesto en duda el rendimiento del Galaxy Note 7.

Ahora bien, debemos tomar los números con cierta dosis de sentido común. Por ejemplo, XDA afirma que el Note 7 abre Chrome en 0,493 segundos mientras que el HTC 10 lo hace en tan solo 0,298 segundos. Lo mismo ocurre con otras apps que han probado pero ¿es perceptible una diferencia de 0,2 segundos? Yo diría que no.

IMG_20160821_191349[1]

Ahora que tenemos el Galaxy Note 7 entre manos hemos colocado el smartphone junto a otros de gama alta y la realidad es que todos ellos se mueven con gran fluidez, incluido por supuesto el Galaxy Note 7.

El rendimiento de un smartphone es un parámetro importante a considerar en terminales con un hardware asequible, donde es fácil experimentar parones en interfaz, saltitos al hacer scroll en webs complejas, tiempos de carga dilatados, etc.

Sin embargo, entre teléfonos de gama alta de marcas de prestigio con procesadores como el Exynos 8890 o el Snapdragon 820, las diferencias de velocidad y fluidez entre unos y otros son prácticamente nulas. Esto no quita para que nos guste pasar benchmarks y comprobar lo rápido que es el terminal, pero es más por curiosidad que por necesidad.

Entre teléfonos de gama alta, las diferencias que de verdad importan deben buscarse en otros aspectos – el diseño, la capacidad de la batería, la velocidad de carga, las funcionalidades software, los sensores integrados, la rapidez de actualizaciones del fabricante, etc. – pero no en la rapidez a la hora de abrir apps.