Análisis del Huawei P20 Pro a fondo y opinión

Ir a página

¿No quieres leer el análisis completo? Dirígete directamente a la sección de Conclusiones para conocer lo que más y lo que menos me ha gustado del Huawei P20 Pro.
Huawei anunció hace unos días en París la nueva serie de smartphone P20, que está formada por el P20 Lite, P20 y P20 Pro. Los tres modelos guardan similitudes en diseño, pero presentan diferencias importante en potencia y, especialmente, en el apartado fotográfico.

El Huawei P20 Pro es el modelo más ambicioso de los tres ya que llega con pantalla OLED de 6.1″ con resolución Full HD+, procesador Kirin 970, 6GB de RAM, 128GB de almacenamiento, cámara frontal de 24MP, cámara trasera triple y batería de 4.000 mAh.

La funcionalidad estrella del Huawei P20 Pro es su innovadora cámara trasera, que llega con sensores de 40MP + 20MP + 8MP y ha sido catalogada por DxOMark como la mejor cámara de smartphone, por encima de pesos pesados como el Samsung Galaxy S9+, Google Pixel 2 XL o iPhone X.

El Huawei P20 Pro está a la venta en España a un precio oficial de 899,90 euros en sitios como Amazon. Se trata de un precio bastante elevado, que refleja su condición de gama alta. Tras haberlo utilizado durante algo más de una semana de forma intensiva, a continuación, os presentamos nuestro análisis en profundidad.

Índice de páginas

  1. Diseño
  2. Pantalla
  3. Hardware y Batería
  4. Software, Apps y Multimedia
  5. Cámara y Llamadas
  6. Precio y Conclusiones

Diseño y construcción

Como la mayoría de los fabricantes de gama alta, Huawei se ha unido este año a la tendencia de los smartphones con pantalla FullView. Este tipo de pantallas cuentan con un aspecto más alargado, 18.7:9 frente a 16:9, y unos marcos estrechos que permiten aprovechar mejor el espacio.

El Huawei P20 Pro apenas cuenta con un marco superior, ya que este que ha sido sustituido casi por completo por una “muesca” similar a la del iPhone X, aunque más pequeña.

Esta muesca (o “notch”, como se le conoce en inglés) ocupa la zona central de la parte superior de la pantalla y alberga la cámara frontal, el auricular para el oído, algunos sensores y el LED de notificaciones.

La ventaja de la muesca frente a un marco tradicional es que se puede aprovechar el espacio de la pantalla a izquierda y derecha mostrando notificaciones, la hora, el icono de la batería y otros elementos de interés. En un smartphone tradicional, todo ese espacio estaría ocupado por el marco superior.

Si eres de los que huyes de los smartphones con muesca, te alegrará saber que Huawei ha incorporado una funcionalidad software que permite ocultar la muesca oscureciendo la zona superior de la pantalla crear un marco superior “virtual”. La ventaja es que se sigue aprovechando el espacio ya que los iconos de notificaciones y otros elementos siguen presentes.

El hecho de que el Huawei P20 Pro tenga un panel OLED, en el que los píxeles se pueden apagar por completo, ayuda a que la muesca pase desapercibida al activar esta funcionalidad, como se puede apreciar en la imagen.

 

El marco inferior es bastante estrecho pero está bien aprovechado ya que Huawei ha colocado allí un un lector de huella que puede hacer las veces de botón multi-función, reemplazando los controles virtuales sobre la pantalla.

Los marcos a izquierda y derecha de la pantalla son bastante estrechos, como puede apreciarse en las fotografías, y la pantalla tiene una elegante curva 2.5D que se introduce en el chasis de metal brillante.

El Huawei P20 Pro llega con una gran pantalla con “muesca” con cuerpo de cristal y metal

 

El Huawei P20 Pro cuenta con una cubierta trasera acabada en cristal que está disponible en tres colores: Black, Midnight Blue y Twilight. El más espectacular es este último color, que es el que hemos probado, ya que refleja la luz en tonos violeta y turquesa muy llamativos.

El inconveniente de los acabados en cristal es, como podéis imaginar, que las huellas y la suciedad quedan marcadas con bastante facilidad, por lo que tendrás que acostumbrarte a limpiarlo con cierta frecuencia si quieres llevarlo impoluto.

El Huawei P20 Pro con color Twilight produce reflejos muy llamativos al sol

 

El gran tamaño de la pantalla unido al ratio 19:9 hace que resulte prácticamente imposible manejarlo con una sola mano de manera cómoda. Aunque es posible teclear sosteniéndolo con una sola mano, es muy complicado arrastrar la barra de notificaciones hacia abajo sin hacer malabarismos con el teléfono.

Por suerte, Huawei ha incorporado un modo de una sola mano que se activa al arrastrar el dedo de izquierda a derecha (o viceversa) por encima de la barra de botones virtuales.

A pesar de su gran pantalla, el Huawei P20 Pro no es un teléfono que se sienta demasiado grande en la mano ya que el espacio está muy bien aprovechado. Sus dimensiones son 155 x 73.9 x 7.8 mm y pesa 180 gramos. Los bordes curvados ayudan a que la sensación al agarrarlo con fuerza sea buena.

A continuación, vamos a revisar los elementos que encontramos en la superficie del teléfono.

La parte de delante del Huawei P20 Pro está ocupada principalmente por la pantalla, cuyos marcos laterales e inferior son muy estrechos como ya hemos comentado.

En la parte superior de la pantalla encontramos la muesca, que alberga el altavoz para el oído, la cámara frontal y los sensores habituales de proximidad y luminosidad.

También encontramos un LED de notificaciones multi-color, que no es visible cuando está apagado.

Es un acierto que Huawei haya incluido un LED de notificaciones, ya que muchos fabricantes prescinden ya de este elemento.

En el marco inferior encontramos el lector de huella dactilar que, como hemos comentado, puede hacer las veces también de botón multi-función en lugar de los controles virtuales sobre la pantalla.

En la parte de atrás encontramos la cubierta trasera de cristal, que no se puede retirar y, por tanto, no tenemos acceso a la batería.

En la esquina superior izquierda, encontramos la triple cámara situada en vertical.

Mientras que las dos cámaras superiores están montadas en un módulo que sobresale, la tercera cámara está a ras de la superficie del teléfono.

El mayor grosor del módulo de las dos cámaras hace que, al estar apoyado sobre una superficie plana, el teléfono “baile” al pulsar sobre su pantalla.

Debajo de la cámara encontramos el flash LED y, justo debajo, una inscripción que dice “LEICA” y, debajo, las características de la cámara.

En la esquina inferior izquierda podemos ver el logotipo de HUAWEI, que está orientado en vertical, como se puede apreciar en la imagen.

En el lateral derecho encontramos el botón de encendido y, encima de este botón, el control de volumen, de una sola pieza y alargado. Ambos botones presentan una buena sensación al tacto y un recorrido suficiente.

 

En el lateral izquierdo solamente encontramos la ranura para albergar dos tarjetas nano-SIM.

 

La parte superior del teléfono cuenta con el emisor de infrarrojos.

 

La parte inferior del teléfono posee un conector USB-C en el centro. A uno de los lados encontramos unos orificios que ocultan el altavoz principal y, al otro lado, un orificios simétricos que no tienen ninguna función en particular.

 

En mi opinión, el Huawei P20 Pro posee un aspecto muy atractivo, aunque es una opinión totalmente subjetiva que depende mucho del amor/odio que tengas a la controvertida muesca de la pantalla.

El Huawei P20 Pro cuenta con certificación IP67, por lo que no debes preocuparte si se da algún chapuzón.

Ir a página